jueves, 15 de marzo de 2018

ARQUÍMEDES ZATTI


ENFERMERO ARQUÍMEDES ZATTI
El Vaticano tiene previsto iniciar una profunda investigación religiosa
y médica que arrojen señales visibles para certificar un milagro de
carácter médico ocurrido en Filipinas que podría convertir en santo al
viedmense Artémides Zatti.
Ya es conocido como “El enfermero santo de la Patagonia o el enfermero
de los pobres”. Vivió en la capital rionegrina entre 1902 y 1951 en una
casa que estaba ubicada en calle Mitre al 400.
La posibilidad de convertirse en santo surgió a través de una comunicación
desde Roma el sacerdote Pedro Narambuena, quien
articula los procesos de santos salesianos, y además formó parte de la
organización que consagró beato a Ceferino Namuncurá durante una multitudinaria
misa en Chimpay.
“Si bien no tengo detalles (del caso de Filipinas) recibí información de
Roma, es muy firme la etapa de análisis diocesano, y
se trataría de un hecho reciente que ahora lo deben evaluar (en capital
italiana) los tribunales eclesiático y médico”.
Ante la posibilidad de que las observaciones se extiendan en el tiempo,
a su entender, si se aprueba el documento médico podría salir en forma
rápida aunque “no de un día para otro”.
Zatti, un laico que nunca pudo llegar a la carrera eclesiástica, fue
consagrado por el Papa Juan Pablo II en 2002 por un milagro que lograron
confirmar dos años antes los médicos de la Sagrada Congregación de los Santos
en Roma.
El fenómeno reconocido estuvo vinculado a la cura del entonces
seminarista salesiano Carlos Bosio ocurrida en 1980. Una
apendicitis que generalizó una infección había colocado al borde de la
muerte a esta persona.
Tuvo que ser derivada de urgencia ese año desde Bahía Blanca al hospital
Muñíz de Buenos Aires en un estado grave producto de la infección que no tardó
en provocar una septicemia.
Paralelamente, un grupo de salesianos cercanos al sacerdote inició
jornadas de oraciones invocando al enfermero viedmense y en la de Semana Santa
del mismo año -pocos meses después de enfermar- el joven sacerdote por
entonces de 24 años despertó un buen día sin fiebre y se recuperó
definitivamente.
Bosio, quien sostiene que su curación fue un milagro, se desempeñó luego
como responsable salesiano en las provincias de Santa Fe, Entre Ríos,
Corrientes y Misiones.
l actual obispo de Viedma Esteban Laxague tiene un
elogioso recuerdo de esta figura ligada a los salesianos, pues vivió
pensando por los demás, y dedicó su vida al cuidado de los pobres y los
enfermos de Viedma y Carmen de Patagones, ciudades que recorría
incansablemente en una bicicleta. Hoy, se cumplen 67 años de su muerte.
“Viedma debería estar más movilizada que nunca con
el ejemplo que dejó Don Zatti porque era un hombre comprometido con
la realidad a partir de su vocación de enfermero” atendiendo principalmente a
los pobres, destacó el prelado.
Narambuena, a su vez, resalta la “riqueza de su
perfil” que es “conocido en el mundo”.
La referencia solidaria está vinculada a los
pedidos que hacía a las enfermeras del hospital San José (que funcionaba en el
actual edificio del Obispado) y esos momentos quedaron grabados en las memorias
de todos: “Prepare un lecho para el Señor”, “¿Tienes sopa caliente y
vestidos para un Jesús de 10 años?....”; requería.
El significado básico de santificación es la acción por medio de la cual
algo es separado o consagrado para Dios. En este sentido, pueden ser
santificados no solamente los hombres sino también los utensilios, los lugares,
o los días.
En el Antiguo Testamento, la santificación abarca a las cosas y a las
personas, mientras que en el Nuevo Testamento está limitada a éstas
últimas. Los creyentes, al ser santificados, son separados para Dios.

FUENTE: www.guillermopirriargentino.blogspot.com









No hay comentarios: