miércoles, 16 de agosto de 2017

LUNA TAMBERA





                                                                  LUNA TAMBERA


Montando el nochero y fumando su pucho de armar
en frias noches de invierno mi padre va,
potrero de alfalfa, buscando las vacas
en la madrugada, para orde;ar.

Luna tambera, su compa;era, en la oscuridad,
como todas las veces llegando al corral,
camino de rocio, arreando las vacas,
silbando bajito, el Tonio va,
balar de terneros, taloneando al nochero,
por los potreros mi padre va.


Lydia Musachi

JULIO DOMINGUEZ ( EL BARDINO)




JULIO DOMINGUEZ (El Bardino)


Nació en Algarrobo del Águila el 20 de diciembre de 1933. Artista popular desde su origen, formación y desde el modo que ha elegido para expresar y reelaborar la tradición poético-musical a la que pertenece. Por eso su obra tiene acentos regionales auténticos y un tono de dignidad y de valoración de esa misma región.
Como autodidacta ha realizado grandes esfuerzos para lograr un crecimiento intelectual propio y, sobre todo, la evolución poética que manifiesta su obra. Fue socio fundador de la Asociación Pampeana de Escritores y de Coarte, primera cooperativa pampeana de trabajo artístico.
Entre sus obras se destacan: "Tríptico para el Oeste", "Canto al Bardino", "Rastro Bardino", "A Orillas de Santa Rosa", "Comarca", en tanto que otros muchos poemas aguardan, aún inéditos. Su creación trasciende el rubro "poesía" para proyectarse en la música, en los medios de comunicación y en la escuela porque "La Chilquita" y "Milonga Baya" son como banderas identificatorias de un paisaje, de un canto y están ya en la savia que alimenta nuestra pampeanidad. Su última edición es "No tan cuentos. Cuentos y relatos de La Pampa" (2004).
Falleció el 11.02.2007.

miércoles, 2 de agosto de 2017

PARA AGOSTO CAÑA CON RUDA


Caña con ruda es una tradición milenaria enraizada originalmente en el área guaranítica, sea el litoral argentino, especialmente en las provincias de Misiones y Corrientes, pero que se extendió por todo el país, como así también Paraguay. La creencia dice que, cada 1 de agosto del año, hay que beber tres tragos en ayunas para obtener sus beneficios. ​
"Caña con ruda es un remedio ecológico, es un popular sortilegio de este tiempo. Circula como el rumor, seduce porque es el emergente de lo que la gente cree y autojustifica cada uno a su manera".
La tradición de la caña con ruda tiene origen en los guaraníes. De acuerdo a los cronistas de Indias, en el mes de agosto de todos los años se producían grandes lluvias que junto al frío estacional, provocaban enfermedades epidemiológicas que llegaban incluso a diezmar las aldeas. Los nativos para combatir los males recurrían a sus chamanes que elaboraron un remedio consistente en mezclar hierbas con licores, del cual debía beberse un trago al comenzar la estación de las lluvias chaqueñas. Originalmente se utilizaban licores fabricados con chañarpataytunas o algarroba, a los que se les agregaba la contrayerba o hierbas medicinales.
Con la llegada de los europeos los componentes se "modernizaron" hasta como lo conocemos hoy en día. Con la introducción del cultivo de caña para la fabricación de azúcar, en la época de la colonización española, se empezó a producir paralelamente el aguardiente de caña. A esto se le agrega la llegada de la ruda en América cuyas capacidades medicinales no pasaron desapercibidas utilizándose la ruda macho contra parásitos y malestares estomacales. También era usada para calmar el ardor y la irritación de picaduras de bichos y alimañas. ​
Luego el imaginario guaraní le fue adosando propiedades y virtudes tanto a la planta como a la bebida misma. De allí se derivó una creencia popular que considera a la ruda como un conjuro contra la envidia ajena y la mala suerte, por lo tanto, la bebida es considerada para «espantar los males del invierno».​
Según la tradición, cada día 1 de agosto al levantarse y en ayuna se toma tragos de caña con ruda (generalmente tres) para atraer la salud y la suerte y alejar los maleficios. La fecha coincide con el Día de la Pachamama, celebrado en América del Sur​.


viernes, 21 de julio de 2017

RODRIGO PEQUEÑO

En los finales de los '90, este artista salteño estuvo emparentado con los aplausos y las ovaciones. Su melodiosa voz, acompañada de la buena presencia, le permitió ocupar un lugar de privilegio dentro del folclore. Los Nocheros fueron su padrino artístico. Un día se alejó hacia otro camino."Fueron trece largos años que me alejé de mi gran pasión, quizás fue desilución, impotencia o vaya a saber que motivo. Prefiero no volver sobre mis pasos, ahora quiero vivir el presente y empezar a soñar con mi carrera artística. Que mis canciones hoy se escuchen por Cadena 3 de Córdoba es regresar por la puerta grande", aseguró Pequeño.
Siempre lo definieron como un folclorista romántico, que apuntaba al corazón. "Me encuentro en un excelente momento de mi voz, inclusive gané en caudal; también llegué a una maduración exacta como compositor, tanto en las melodías como en la letra", añadió el salteño.
Durante el 2016, Rodrigo editó su segundo material discográfico titulado "Hoy", que contiene "siete temas de mi autoría, también compuse con La Moro, Daniel Cuevas, Griselda Ramello y Alejandro Montalba. Lo grabé en la ciudad de Córdoba. Los Tekis, gentilmente, participaron como invitados", sentenció finalmente Rodrigo Pequeño.

martes, 11 de julio de 2017

EL OJO DEL HACHA

                                                            





Un sol brillante y tibio no me alcanza hoy para disipar tanto frío. Es Junio y las sierras se ven grises y amarillas con puntitos anaranjados y blancos. El valle está silencioso y me siento con toda mi soledad a cuestas, esta amiga tan cercana  que no se ve, pero se siente instalada a mi costado como en guardia. No es material, pero al alma se la presto yo y el color se lo da mi tristeza.
Pronto debo regresar a mi llanura, hay obligaciones que cumplir, esta vez son elecciones legislativas. Acabo de recordar que yo elijo siempre mal…desde gobernantes hasta amores: siempre resultan imposibles.
Las sagitarianos tenemos un arquero como símbolo, tal parece que el mío tiene muy mala puntería, siempre le doy a lo mas inconveniente.
Vivir automáticamente, muy robotizada y con una parte de mi cuerpo que no obedece al control remoto, también es una manera de irse despacito, aunque tarde y con dolor, iré llegando a la meta. Cuesta salir de la cama por las mañanas, duele poner una pierna en el suelo y después seguir la rutina del robot ama de casa.
Disfruto de mi vida en las sierras, de mi casita hecha con esfuerzo y de a pedacitos. No recibo órdenes, el silencio es roto sólo cuando sopla el viento, leo mucho, tejo para mis nietos, duermo muchas horas y camino por senderos flanqueados de espinas secas y filosas, ansiando llegar hasta  el río. Es invierno y el paisaje difiere mucho del que se ve en verano. Los colores que prevalecen son el gris de las sierras, el amarillo de los pastos y el verde oscuro de los ligustros y los pinos. Es un marco perfecto para disimular las tristezas de la soledad entrometida y tenaz de este robot de larga trenza y de mirada brillante de ausencias.

En el río revuelto de mis pensamientos, se inmiscuye aquél que llega para alegrar mi  corazón chamuscado y lleno de agujeros como un gruyere. No podría ese alguien tan especial para mí, tomar una súbita determinación y llamarme para calentar mis oídos con su voz? Entonces el sol brillaría sobre mi paisaje brumoso de invierno y de golpe la primavera se vería resplandecer sobre mi valle. Pero el divague cesa y mis pupilas divisan  los tonos apagados y el vuelo silencioso de una palomita de la Virgen. Disgustada por soñar tantas pavadas, me doy la vuelta y rezongando, suelto: qué tiene que ver el amor con el ojo del hacha! 

Lydia Musachi

sábado, 24 de junio de 2017

FIN DE SEMANA

                                                 



Me gusta el sábado desde siempre. En mis años jóvenes vivía en el campo, lejos de todo , por eso mi mayor preocupación era cómo hacer para salir a los bailes sin que se me notara que no había ido a la peluquería. Porque eso en una chica de 16 años era primordial. Siempre me ha gustado llevar el pelo largo, de hecho aún lo uso así. Mis vecinas de los campos cercanos, jóvenes de mi edad, también preocupadas para que no se note la diferencia entre las del “campo” y las del “pueblo”, venían a mi casa cruzando potreros, especialmente a peinarse. Así nos preparábamos para salir a la noche. El hermano de Graciela, nos llevaba, pobre, cargaba con la hermana y las amigas en su flamante Falcon celeste. Claro que el pago era guardarle turno para bailar alguna cumbia, lo que para mí era un problema: era tan patadura!!!.
Al pasar los años, ya casada y viviendo en mi pueblo natal, con marido viajante de comercio, esperaba el sábado para ir a la peluquería e ir al cine; en esos tiempos había tres cines, teníamos para elegir. Después, pasar a tomar un café por el bar del centro y caminar hasta nuestra casa. Una vez al mes el sábado era de baile… en cualquiera de los dos clubes o en las escuelas de campo de la zona, todas tenían su cena y baile repartidas en distintas fechas en el año. En invierno en pista techada con lonas y en verano al aire libre. Qué lindo era! Asistíamos en grupos de matrimonios o con chicas amigas. Siempre me gustó el sábado, será porque nací en ese día, dedicado a Saturno, que astrológicamente representa el lado oculto y restrictivo de las cosas, pero gracias a Dios que mi regente es Júpiter que es todo lo contrario, dándome la alegría y la expansión en mi vida. La luz disipa la oscuridad, la alegría rompe con las barreras de las restricciones y así lo percibe mi espíritu. Puedo tener una motivación muy importante, pero a la vez, si no me pongo los límites adecuados nunca lograría llevarla  a cabo. Mi Saturno y mi Júpiter siempre están y me lo recuerdan. Se dice que Júpiter puede firmar alegremente los cheques pero es Saturno el que los paga. Los domingos mates en la cama y radio con folklore….
Más tarde en mi vida, vino mi hija y mis hermanos quedaron a mi cargo. Ya los sábados fueron distintos, con más ropa que lavar, con más cabezas que arreglar y esperar que regresen mis hermanas de la “confitería” como se le llamaba entonces aquí al boliche bailable de ahora. Y ya no hubo tantas cenas y bailes de campo, seis chicos en edad escolar no lo permitía. Pero igual me siguieron gustando los fines de semana, el domingo un rato más en la cama, los mates en la bandeja, con Mónica en el medio, la única que se despertaba temprano ¡siempre!. Los almuerzos en familia, la cancha o una salida para dar la “vuelta del perro” a la tardecita, ya  motorizados con nuestro rastrojero.
Un día cambio de casa y de vida, chicos más grandes, problemas más grandes también, divorcio y sábados de soledad….. con libros y televisión, esperando el regreso de mi hija y mis hermanos. De todas maneras siempre me arreglé para que mis fines de semana fueran de relax…..pese al trabajo y a las rispideces propias de manejar una casa con varios adolescentes y sin esposo.
Hoy después de que ha corrido mucho agua bajo el puente, que mis hermanos se han casado, he tenido una nueva pareja , tres hijos más y ya voy por los seis nietos, elijo el sábado para dedicármelo , aunque sea en una pequeña parte; en mi arreglo personal, en la elección de una buena película en la televisión o leyendo un libro interesante. No soporto la violencia y en soledad espero que mis dos hijos varones, que todavía viven en casa, regresen sanos y salvos de su salida nocturna.


Lydia Musachi-  

CUMPLEAÑOS DE UN CANTOR

                                        


  
Este es un día especial para celebrar, porque mi gran amigo cantor está cumpliendo años. Voy a aprovechar para contarte querido Omar, que llevo en mi alma, con alegría, los momentos que hemos pasado junto a tu guitarra y a mis bailarines y a aquélla vez que me llevaste en ancas por el centro de tu pueblo, que es, en mi corazón, un poco mío también. Rescato tu amor por la música y el folklore yupanquiano que te gusta crear e interpretar, tus hermosas letras, con olor a tu tierra y a su gente, tu amor por la familia y el respeto por  la amistad. Aunque el tiempo y la vida nos ha ido alejando, escucho tu música y festejo cuando me entero de tus actuaciones. Seguirás cumpliendo años rodeado de tus amores y de tu guitarra, acompañado por los abrazos de los amigos y  a la sombra de tu alero. Pero hoy es un día especial, tus 70 años te están premiando con un montón de cariño y de merecidos aplausos.

Lydia Musachi


martes, 9 de mayo de 2017

VIVIR

                                                                







Vivir hace que pasemos por una serie de acontecimientos  que están determinados por una serie de imponderables que hacen a la vida de una persona. Alguien puede afirmar, de esta manera, que existe un destino señalado, que nos llevó a ser de una forma y un fondo que estaba precisado de antemano. Tal vez las cosas sucedan así en la vida o puede ser que no. Pero lo cierto es que cuando algo es original, auténtico, cuando se dan valores realmente vitales, se debieran recibir en cambio los mismos valores o mejores quizás. Pero no siempre es así, o mejor dicho, casi nunca. Dios nos ha dado para que podamos incidir en lo que está escrito o predeterminado, en vaya saber que libro, una virtud que llamamos libre albedrío. También nos da la sabiduría para saber utilizarlo, claro que a veces nos cegamos y no sabemos ver en una encrucijada, el camino correcto que debemos tomar.
Hay cosas que traemos en los genes, desde que venimos al mundo a trajinar la vida que se nos ha dado sin nosotros solicitarla. Se nos dá por la gracia de Dios.
Vaya tarea que se nos encomienda, después de nacer a los gritos, doloridos y chirleados, tenemos la obligación de crecer, cosa que cuando somos mayorcitos no queremos que acontezca, porque al llegar a la etapa en que se nos considera adultos,  se espera de nosotros que seamos una persona  “como la gente”. Deducimos, que debe esperarse que seamos a imagen y semejanza de nuestro Creador y claro está que también nuestro “criador” alberga la esperanza de que nos parezcamos a él.
Decididamente hay cosas que nos complican la vida, suerte que también existen los sentimientos y éstos son más fáciles de entender cuando son reconfortantes  como el amor,  la emoción, la felicidad, la alegría o la amistad.
Nos cuesta sobrellevar  los sentimientos negativos, ésos que aparte de jorobarnos a nosotros, conforman una maraña intrincada de dolores, odios, pereza, envidia, lágrimas, etc. que aportan una alta dosis de infelicidad en nuestro entorno. Son  altamente contagiosos.
Hay cosas que nos suceden día tras día, sumando cada suceso llegamos a un resultado final que puede ser positivo o  negativo, según como hayamos usado la inteligencia superior con que se nos ha regalado.

Está en nosotros, seres privilegiados del universo, superar con felicidad, cada escalón que tenemos diseñado en nuestro complejo plano astral.

sábado, 29 de abril de 2017

DÍA DEL ANIMAL

A todos los animales en su día, a las mascotas y a los que viven felizmente en su hábitat de cualquier provincia de mi Argentina. Cuidar a los animales es como cuidarnos nosotros, los animales que pueden razonar de todo el Universo y tantísimas veces no lo hacen, obran por instinto y ofenden a los que realmente viven siendo fieles a su creador.











domingo, 9 de abril de 2017

CUANDO CAE LA LLUVIA

                                                                     





A veces siento que he vivido mil años. Porqué será que percibo que las experiencias no me caben en el cuerpo? Creo que he vivido en la edad media, la moderna y en la contemporánea. He usado polizón, miriñaque, minifalda, minishort, de todo, menos cinturón de castidad. Se puede deducir que tan tonta no he sido, al menos. Tampoco he sido una cortesana ligera de cascos, ni acróbata de cama redonda, ni geisha oriental sobre cojines, no creo haber sido copera de cabaret y mucho menos botinera, o sí, casi me olvido que una vez me gustó un arquero y además granadero de hermoso porte y buen bailarín. Ahora les dicen botineras a las chicas que salen con jugadores de fútbol. Estoy un poco confundida pero no del todo. Hago balance de amores de vez en cuando. Qué habrá sido del chico de la carpintería? del flaco rubio que no sabía bailar pero que lindo era sentir que te miraba y te decía al pasar ¿te puedo acompañar a la parada del colectivo? Nunca se rendía y me esperaba a la salida de la peluquería para pedirme que lo escuche. Y del morocho mas lindo que conocí, el de los ojos negros y de largas pestañas, tímido y tan educado ! Bailé tantos rocks con él, que acumulé movimientos para el resto de mi vida. Cuando me duelen las articulaciones digo que será por tantas piruetas y contorsiones que hice para ganar una torta y una botella de vino en las fiestas patronales del pueblo de las dos lagunas. Y los tangos que aprendí a bailar en el comedor de mi tío en el pueblo serenísimo, bonaerense y milonguero. Y aquel carnaval donde me llevaron mis primos y que en pleno trencito se me rompió uno de mis tacos. Terminé el baile descalza y subiendo al escenario para recibir un recuerdo por buena bailarina pero además por ser, según ellos rosarina, aunque fuera de un pueblo cercano a Rosario. Cuando llueve me pongo melancólica y me da por meterme en el túnel del tiempo, creo que es como conectarme con la alegría, cuando la vida aún no había comenzado a mostrarme la parte oscura, la que se va descubriendo a medida que van cayendo las hojas del árbol que nos regalan los que plantaron nuestra semilla. Mis hijos se aburren si les cuento, ellos piensan quizás, que nunca me he divertido. Los años han pasado, es cierto, pero tampoco soy Matusalén, recuerdo muchas cosas que han dejado  marcas en mi espíritu y era la época donde la juventud se vivía más con el cuerpo que con el alma. Hoy las cosas son al revés, se vive con el alma a flor de piel.

Lydia Musachi


sábado, 11 de marzo de 2017

Llegan los Colonos






LA INMIGRACION SUIZA EN ARGENTINA
La inmigración suiza en Argentina es el movimiento migratorio de ciudadanos provenientes de la Confederación Suiza hacia la República Argentina. La migración de helvéticos en Argentina ha sido una de las corrientes más destacadas, no solo en cantidad, sino también por su integración, su aporte y su contribución al poblamiento del país, especialmente en la región pampeana, así como en el resto del país donde se han formado numerosos asentamientos suizos Según datos del Archivo General de la Nación Argentina, entre 1857 y 1924 emigraron a la Argentina 37.017 suizos, que se asentaron principalmente en las provincias de CórdobaSanta Fe y Mendoza y, en menor medida, en provincias como Buenos Aires y Misiones. En 1856, se fundó en Santa Fe, la colonia agrícola Esperanza, la madre de colonias agrícolas en Argentina, y así comenzó un largo proceso de colonización europea e inmigración en suelo argentino. Hoy en día, en Argentina hay alrededor de 300.000 suizos contando a sus descendientes, encontrándose en el país la comunidad más grande de suizos en América Latina.2 De dicha cifra, unos 16.000 poseen la nacionalidad suiza. Historia, asentamientos y colonias
En febrero del año 1856 llegó a la provincia de Santa Fe el primer grupo con un total de 421 colonos europeos y para el mes de junio ya se habían establecido alrededor de 200 familias de agricultores, unas 1.400 personas, de las cuales más del 50% eran suizos de habla francesa y alemana. La primera colonia fundada por estos colonos suizos se llamó Esperanza, siendo ésta la principal y más grande colonia suiza en Argentina. Las concesiones se adjudicaron por sorteo y en 1862 se dio entrega de la propiedad definitiva a sus nuevos ocupantes. El principal motivo de la emigración suiza fue el cierre de fronteras provocado por las Guerras Napoleónicas que redujo las fuentes de recursos para las regiones suizas más pobres. También hacia mediados de los años 1800 un embalse en el río Rodano se rompió, arrasando con sembradíos, ganado, viviendas e incluso población.5 El país también sufría de hambruna por las pocas tierras cultivables. La mayoría de los inmigrantes suizos provenían de los cantones rurales. Asimismo, la provincia de Entre Ríos recibió una gran cantidad de inmigrantes suizos, especialmente aquellos provenientes de la Suiza romanda. Muchos de estos franco-suizos junto a inmigrantes franceses contribuyeron con la fundación de varias colonias en dicha provincia. En 1857 se fundó la primera colonia agrícola-ganadera en Entre Ríos: San José bajo el amparo del entonces presidente Justo José de Urquiza. Sus habitantes hablaban francés, italiano y/o alemán y algunos eran católicos y otros protestantes. Se introdujeron normas de convivencia democrática y se enyasó el sufragio secreto por primera vez en la historia argentina. Otra colonia fue la de Villa Urquiza conformada por familias de suizos que tenían como destino original la provincia de Corrientes. En 1869 se fundó Grutly y luego Santa María, Colonia Nueva y Rivadavia, con inmigrantes suizos e italianos.2 En Río Negro hay un pueblo llamado Colonia Suiza donde el asentamiento suizo se formó a finales del siglo XIX. A la ciudad de Bariloche y sus alrededores llegaron suizos que habían pasado más de una década en Chile. Uno de los principales pioneros en la colonización fue el germano-suizo Guillermo Lehmann (hijo de padres suizos, nacido en SigmaringendorfBaden-Wurtemberg),9 quien fundó varios pueblos y ciudades entre 1870 y 1880, con Rafaela (Santa Fe) como uno de los asentamientos más importantes. En 1872, el inspector colonial Guillermo Wilcken registró 16.678 habitantes extranjeros distribuidos en 34 colonias en las provincias de Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba. De esta cifra, 5.957 eran colonos suizos, seguidos por italianos, "nuevos argentinos" (hijos de colonos extranjeros y extranjeros naturalizados), franceses y alemanes. Mientras tanto, un informe del Consulado Suizo de la misma fecha indica un total de 10.000 residentes suizos en Argentina; con alrededor de 2.000 viviendo en Buenos Aires.
Uno de los principales factores que favorecieron el asentamiento de los inmigrantes en el interior del país fue el ferrocarril. Así sugieron las localidades y colonas de Roldán (originalmente Bernstadt, que en alemán significa «Ciudad de Berna», capital de Suiza), CarcarañáCañada de GómezTortugasArmstrongSan JavierRomang (fundada como Colonia Mal Abrigo), entre otras. Hubo pequeños contingentes de suizos arribados a Rosario, Ciudad de Córdoba, provincia de Tucumánprovincia de MendozaMar del Plata y Bahía Blanca.
Un ejemplo de la inmigración suiza en la provincia de Buenos Aires es el de la colonia suiza de Baradero. Dicha colonia fue establecida en 1856 por cinco familias de labradores provenientes de Châtel-Saint-Deniscantón de Friburgo.2 10 Baradero está hermanada con Châtel-Saint-Denis desde febrero de 2006. Otro ejemplo es la localidad de Helvecia fundada en la provincia de Santa Fe en 1865 que lleva el nombre de la Confederación Helvética, nombre oficial de Suiza, debido a que el fundador del pueblo, Teófilo Romang, y el agrimensor que realizó el trazado de las calles, Pedro Branslow, eran inmigrantes suizos. La localidad fue fundada junto a un grupo de inmigrantes suizos que se desprendieron de la localidad de Esperanza. Hacia fines del siglo XIX, habitantes de algunas colonias suizas santafesinas se levantaron contra la autoridad provincial (acusada de corrupción) en defensa de sus derechos. Esto llevó a que el Estado Argentino controle el asentamiento de colonias para evitar un posible separatismo. Luego de la Primera Guerra Mundial ocurrió otra inmigración suiza que se instaló en la región circundante al lago Nahuel Huapi (en las provincias de Río Negro y Neuquén), y en las provincias de Mendoza, Misiones y Chaco. Estas comunidades fueron menores a las de Santa Fe y Entre Ríos. Durante la década de 1930 llegaron suizos a las localidades de Montecarlo y Puerto Rico en Misiones. En 1937 los gobiernos de Argentina y Suiza firmaron un convenio de inmigración y colonización, donde el consulado suizo en Buenos Aires ubicó unos 400 suizos en dicha provincia. Para 1882 ya existían más de 30 colonias suizas. Entre 1883 y 1889 se registró la máxima llegada de suizos hacia la Argentina, decayendo bruscamente en 1890. En 1890 se contabilizaron unos 30.000 suizos en la Argentina, de los cuales algunos ya tenían la doble nacionalidad suiza-argentinaHacia 1940 el 33% de los suizos residentes en la Argentina era ya propietario de alguna vivienda. Además, el 35% de los suizos llegados entre 1857 y 1890, regresó a Suiza. La cifra llegó a alcanzar el 52% de los inmigrantes. La crisis política, económica y social en Argentina acentuada en 2001, provocó un movimiento migratorio temporal de argentinos descendientes de suizos hacia Suiza. Algunos retornaron en años posteriores.
 Regiones de origen
  Cantón de Valais
Inmigrantes valesanos en San Jerónimo Norte, Santa Fe.
En Argentina existen comunidades de inmigrantes y organizaciones de descendientes,14 originarias del Cantón del Valais que mantienen vínculos estrechos con la población del cantón desde 1989.De hecho, la mayoría de los inmigrantes suizos llegados a la Argentina provenían de dicho cantón. Se estima que un 85% de los valesanos que emigraron, eligió Sudamérica como destino, de los cuales el 70% se radicó en Argentina.5 Otras cifras indican que más de 17.000 de los más de 35.000 suizos arribados al puerto de Buenos Aires (es decir un 50%) entre 1850 y 1930 provenían del cantón de Valais. Las primeras colonias suizas en las provincias de Entre Ríos y Santa Fe fueron fundadas por valesanos y otros suizos franceses de Romandía. Los valesanos que se instalaron en Bariloche (provincia de Río Negro) y sus alrededores, había arribado desde Valais primero a Chile y luego cruzó la cordillera de los Andes. Existen centros valesanos en la ciudad de Buenos Aires,17 San Carlos de Bariloche (Río Negro),5 Córdoba,18 Paraná (Entre Ríos),19 Humboldt (Santa Fe), entre otras ciudades. La mayoría de estas organizaciones están nucleadas entorno a EVA (Entidades Valesanas Argentinas).5 La Asociación Valais-Argentina tiene su sede en el cantón suizo y regularmente hace visitas a las colonias suizas en Argentina. Dicha asociación fue creada en Suiza para recrear los vínculos entre los descendientes de los valesanos en Argentina y los habitantes actuales de cantón. Junto con el gobierno local y fundaciones, realiza ayudas a instituciones valesanas argentinas. También motiva viajes de intercambio cultural y pasantías. La ciudad de Sion, capital valesana, y la ciudad enterriana de Colón están hermanadas desde 2006. Esta última ciudad fue fundada por suizos franceses desde la colonia de San José por Urquiza en 1863. Dicha ciudad también aloja el Centro de Estudios Valais Argentina, una banda musical valesana y una escuela de idioma francés adherida a la Alianza Francesa. Suiza Alemana
Según la publicación «Familias alemanas y suizas alemanas en el Departamento Las Colonias 1869 y 1895», la mayor parte de los suizos del departamento Las Colonias de la provincia de Santa Fe provenía de la Suiza alemana
Descripción: Flag of Canton of Tessin.svg Tesino
La mayor parte de los inmigrantes originarios del Cantón del Tesino llegados a la Argentina se caracterizaron por la inmigración individual y urbana hasta 1880. La mayoría fueron obreros de la construcción y artesanos. También hubo localidades y colonias fundados por otros originarios de la Suiza italiana.2 La localidad de Ticino en la provincia de Córdoba lleva el nombre en idioma italiano del cantón del Tesino y fue fundada por dos ítalo-suizos, Ricardo Simonini y Juan Thiele. Otros inmigrantes suizos del Tesino fueron los arquitectos Agustín y Nicolás Cánepa, quienes se dedicaron a la construcción de la Catedral de Salta y de la Antigua Iglesia y Convento de Santo Domingo, en San Miguel de Tucumán. En la Ciudad de Buenos Aires, José Ferdinando Francisco Soldati (nacido el 30 de mayo de 1864 en el cantón del Tesino y emigrado a la Argentina en los años 1880) decidió crear un pueblo al sur de la ciudad, adquiriendo una granja para ello. Debido a que Soldati procedía de Lugano y que las condiciones geográficas de las elevaciones que hoy en día se pueden observar en las calles del barrio eran muy similares a la de su ciudad natal, decidió ponerle al barrio Villa Lugano, que fue fundado el 18 de octubre de 1908. Posteriormente, el 29 de noviembre de 1908, nació el barrio de Villa Soldati, al subdividir y vender sus tierras.
Colonia Suiza, Río Negro.
El alemán suizo de Argentina (Argentinien-schwyzertütsch) es el nombre que recibe un dialecto del Alemánico hablado en dicho país sudamericano. Es hablado mayoritariamente por argentinos de origen suizo y sus descendientes.
 Arquitectura]
La localidad de Colonia Suiza en la provincia de Río Negro, mantiene su arquitectura orginal de origen suizo y similar a la encontrada en el sur de Chile. Las construcciones son de entramado de madera de un piso y medio o dos pisos de altitud con techo a dos aguas y cubierta de tejas de madera o chapas de zinc. La madera utilizada generalmente es de ciprés (Austrocedrus chilensis). Algunas de las edificaciones han sido consideradas patrimonio histórico de Bariloche. La vivienda más antigua data de 1899.
 Eventos
En la localidad de Romang, provincia de Santa Fe, se lleva a cabo la Fiesta Provincial Suiza en el mes de agosto.35 En San Jerónimo Norte, provincia de Santa Fe, se lleva a cabo la Fiesta Nacional del Folclore Suizo anualmente en el segundo fin de semana del mes de junio. Buenos Aires posee un coro suizo.
Suizos en Argentina Julio Ulises Martín
Personas y aportes
Entre los suizos llegados en el siglo XIX, se destacan personas ilustres que aportaron mucho al desarrollo del país. Entre ellos el arquitecto Francisco Righetti, la escritora Alfonsina Storni, el médico Enrique Pichon-Rivière, la actriz Myriam Stefford y el aventurero Aimé Tschiffely. Asimismo, Argentina tuvo dos presidentes de ascendencia suiza, Carlos Pellegrini y Néstor Kirchner. En la actualidad entre los argentinos con ascendencia suiza se encuentra el ex piloto de Fórmula 1 Carlos Alberto Reutemann, el tenista Eduardo Schwank, el médico y político Hermes Binner y la Gobernadora de la provincia de Santa Cruz Alicia Kirchner.
Entre las familias tradicionales de las primeras colonias suizas en Santa Fe y Entre Ríos se encuentran Juan Genoud, José Cardinaux, José Liandat, Carlos Beck y Jacob Reutemann.2
Félix Fernando Bernasconi era un fabricante de calzado argentino suizo a quien Francisco Pascasio Moreno le vendió una propiedad en la zona sur de Buenos Aires. En este sitio Moreno ya había establecido una escuela de caridad. Tras la muerte de Bernasconi en 1914, la financiación adicional por parte del gobierno argentino permitió construir la escuela más grande de Buenos Aires en el momento, llamado el Instituto Bernasconi, que se inauguró en 1929. Organizaciones
En Argentina existen numerosas organizaciones y asociaciones que nuclean a los suizos y sus descendientes, especialmente  valesanas.
En marzo de 1935 se crea la Federación de Sociedades Suizas en la República Argentina, por inicitiva de Antonio Demarchi, que en ese entonces era cónsul suizo en Buenos Aires. Allí se decide crear organizaciones sociales suizas en varias ciudades del Cono Sur, siendo la primera la Sociedad Filantrópica Suiza de Buenos Aires. Ese mismo año en la Casa Suiza de Buenos Aires, se reúne por primera vez la denominada «Magna Asamblea Constitutiva de la Federación de Sociedades Suizas en la República Argentina», que nucleó a 22 de las 30 organizaciones suizas de Argentina en ese momento. En diciembre del mismo año aparece la revista Helvetia como boletín mensual de la federación.39
Luego de años de inactividad en octubre de 2002 se lleva a cabo una reunión en la ciudad de Resistenciaprovincia del Chaco, entre representantes de asociaciones suizas donde se reflota la Federación de Asociaciones Suizas de la República Argentina. Hoy en día, existen asociaciones suizas en la ciudad de Buenos Aires, y las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Misiones, Río Negro y Chaco.  

miércoles, 8 de febrero de 2017

VALLE HERMOSO






Los bellos paisajes de Valle Hermoso en el verano 2016/2017, con mucha agua en los rios y arroyos, con un buen clima. Las fotos son para recordar.




sábado, 21 de enero de 2017

ESPERANDO LAS MARGARITAS AMARILLAS


En pleno verano y en las Sierras Cordobesas, espero ver florecer las margaritas amarillas, aun es pronto, pero cuando llegue el otonio, ellas seguro que apareceran en los pocos terrenos naturales que quedan en mi barrio de Villa Los Angeles, Valle Hermoso.
                                             
Las margaritas amarillas en grandes ramilletes, festejan la lluvia de otoño. Escondidos en sus nidos o refugiados en las ramas del pino, los pájaros que habitan mi jardín serrano, trinan tímidamente esperando que llegue el sol y entibie sus cuerpos y le saque lustre a sus alas. Desde la ventana de vidrios empañados, dibujo paisajes en mi corazón y respirando el aire puro de las sierras, cosquillea tu nombre en la nostalgia.
Un manto gris cubre los cerros y refleja a hurtadillas algún rayo de sol extraviado en la tormenta, sin querer una sonrisa modifica el ánimo tristón de esta mañana de abril en Punilla. Preparo mi mate y acompaño mis delirios con tu recuerdo y el suave sabor de la yerba. Penas y alegrías del amor dice el poema, más penas que alegrías digo yo, pero no cuenta en mi vida la tristeza, porque siempre abono la esperanza  y le echo leña al fuego que perdura en un rincón de mi corazón.
Al fin, cuando se asome el sol entre las nubes, livianas ya como algodones, se llenará mi patio de  trinos y aleteos, festejando la luz y el alimento que les brinda el pasto semillado de este otoño. Yo festejaré con los rayos de sol, el renacer de mi esperanza de encontrarte de improviso en cualquier esquina de mi pueblo o en alguna curva del camino.