domingo, 20 de diciembre de 2015

LA NAVIDAD EN EL NOA ARGENTINO



Desde principios de Diciembre, en todo el Noroeste Argentino se vive la navidad de una manera muy, pero muy especial. “La devoción de la gente se advierte con mayor expresividad en el despliegue del pesebrismo y de las Adoraciones al Niño”.
Tal vez la provincia que mayores preparativos realiza en torno al nacimiento del Niño Jesús, es la provincia de Jujuy.

Pesebres y adoraciones

Apenas iniciado el último mes del año, las quebradas y la puna, así como de los valles salto-jujeños, se preparan para la Navidad. Las actividades comienzan una vez “finalizadas las celebraciones a la Purísima” y en algunos pueblos continúan hasta la primera quincena de enero según se vayan “levantando” los pesebres.

”La natividad conserva en la región del noroeste argentino, piadosas y antiguas tradiciones religiosas como son la representación del pesebre o nacimiento por una parte, y las denominadas adoraciones en honor al Niño Jesús”.

De recorrida por la Puna Jujeña nos enteramos de algunas particularidades de las fiestas navideñas en el norte del país. La costumbre de armar Pesebres arraigó desde antiguo en él y se mantiene hasta el presente.

En la puna y en las quebradas es posible distinguir diversos tipos de Nacimientos: como son los pesebres públicos (que se realizan en los atrios de las iglesias – o en su interior -, en las plazas o en cualquier espacio al efecto). A su ves estos nacimientos se pueden subdividir en “Estáticos” – están compuestos por una cantidad de figuras que representan a los diversos personajes- y los “Vivientes” – en los que los personajes están representados por personas y animales reales.
A su vez hay Pesebres Privados que se realizan en casas y oratorios, los que también se subdividen “Íntimos o de devoción doméstica” y los de “puertas abiertas” (nacimientos que se hacen en casas particulares, que se mantienen abiertas para ser visitados por los vecinos.
Tanto los salteños, como los jujeños, realizan “Las adoraciones” en torno al Niño Dios. Es decir representaciones de Dios Hijo recién nacido. La figura central del pesebre en su pequeño y humilde lecho, recibe diferentes nombres según la zona: “Niño Jesús, Niño Dios, Niño Manuelito, o simplemente Manuelito, así como Cuzqueño, esta última denominación remite más precisamente a la imagen y su vinculación al lugar”.

Danzas y villancicos

En esta región del noroeste, el término adoración se emplea para hacer referencia a diversas expresiones coreográficas. En las “adoraciones” dedicadas al Niño Dios se destacan la llamada danza de las cintas o de los trenzados, el huachi torito y los serpenteos.
En los trenzados, o danza de las cintas, los participantes – sin distinción de sexo – realizan “diversas evoluciones en torno a un palo de cuyo extremo superior penden cintas, éstas son tomadas por sus extremos por los que adoran con una de sus manos y, al son del acompañamiento instrumental, trenzan y destrenzan las cintas alrededor del palo que recuerda a los antiguos Palos Mayo europeos; entre cada trenzado y destrenzado hacen un alto y entonan los villancicos”.
Los lugareños nos contaron que las adoraciones al Niño son una práctica infantil, sin embargo antiguamente también los adultos adoraban en los pesebres, pero lo hacían de noche.

No hay comentarios: