viernes, 31 de julio de 2015

CHANGO RODRIGUEZ


Se llamaba José Ignacio Rodríguez, "Chango Rodríguez" cantautor y poeta del cancionero popular argentino. De padre catamarqueño y madre riojana, nace en Córdoba, Argentina un 31 de julio de 1914 en el domicilio de Sucre 327. Cursó sus estudios primarios y secundarios en el colegio San José de Villa del Rosario. En su juventud fue jugador del fútbol del Rioja Junior ( Provincia de la Rioja )
Vivió junto a su madre en calle Chubut 34, Córdoba.
Un 8 de enero 1965 contrae nupcias con Lidia Haydeé Margarita Bay "La gringa", la musa inspiradora de la zamba "MI LUNA CAUTIVA".
De esta unión nació, un 21 de septiembre de 1973 su hija amada, Claudia Alejandra Rodríguez Bay, hecho que quedó plasmado por el cantautor en aquella zamba "NIÑA DE CARA MORENA".
Un 7 de octubre de 1975, fallece en Córdoba.
Su familia del matrimonio está actualmente constituida por La Gringa, su hija Claudia - casada con Fernando -, Jóse Armando y Fernando Emilio Jesus - los hijos de ambos y nietos del Chango
Por otro lado, el chango tuvo 3 hijos, Marcos Alberto, María Argentina y Matilde Adriana Rodriguez, quienes también les dieron nietos y bisnietos.
Su madre María Rivolta, era directora de la escuela de Matorrales; su padre Alberto Rodriguez, murió cuando él tenía apenas cuatro años; su hermano Alberto, seis y su hermana Angélica, por aquel entonces tenía ocho años.
Desde niño El Chango tuvo afición por la guitarra. Cuando su madre preparaba la fiesta de fin de curso, con el consabido Patio Criollo, les enseñaba a los alumnos aficionados acompañamiento con guitarra y canto. Él no se separaba de su lado. Luego en la intimidad de su hogar, un día le dijo a su madre en tono serio: "Mamá, si me enseña la guitarra, le voy a dar $ 0,05". A su madre, dicha salida le causo gracia, pero fue así como empezó a tocar la guitarra. Una de las muestras de que su espíritu inquieto ya soñaba con los escenarios, era la respuesta a alguien que le preguntaba cómo sé llamaba, contestándole ¡Eduardo Toberán! (seudónimo artístico por él creado) hasta que un día su padre lo reprendió. Como consecuencia de eso su madre lo llamaba Eduardo.
Estando él muy enfermo, y siendo muy pequeño, su madre hizo una promesa a San Nicolás pidiendo por su salud, en razón de que los médicos no le daban más que horas de vida. Esa promesa la hizo en una noche de gran tormenta y frente a una pila de leña. A consecuencia de este milagro él es devoto de San Nicolás, y de la Virgen de Luján, años después compone San Nicolás - vidala chayera.
Teniendo aproximadamente 14 años, edad esta en que todavía no podía definir su carrera ni saber para qué rumbo tomar, fue a la Rioja y le hizo una promesa a San Nicolás, pidiéndole que lo encaminara en la vida y que lo dejara vislumbrar qué camino seguir. Ese viaje pasó al olvido. Pasó el tiempo, y una noche sintió una inquietud que le provocaba gran angustia; a la madrugada tomó un lápiz y se puso a escribir sobre el sueño que tuvo. Vio un hombrecito reclinado en un árbol que cantaba " Vidala tengo una copla no me la vas a quitar". Fue su primera composición "Vidala de la copla" - vidala Chayera.-
Toda su vida estuvo dedicada a su gran pasión: la música.. Su enorme talento e Imaginación le inspiraban coplas de profundo contenido con versos impregnados de dulce melancolía y destellos de alegría, típico reflejo del sentir popular, y ejemplo de su versátil personalidad: alegre, jubilosa, contador de cuentos, pero otras veces, de miradas silenciosas, que provocaban en él una gran satisfacción al escribirlos. -
Para este folklorista, sus composiciones obedecían a la necesidad de decir las cosas con simpleza; inspiradas en la llanura, la montaña o la selva, va pintando el sentimiento derivado de los sueños y anhelos de los hombres de campo.-
El chango, de grandes ojos oscuros y tonada bien Cordobesa, va aprendiendo las diferentes costumbres de cada región. Decía él "...son canciones como leñita seca, rescoldo de fogones que me invitan a matear..."
Y en su andar por la Córdoba doctoral del hablar ingenioso, recorría los viejos barrios, las tapias, los aguaduchos, la Cañada con su Abrojal, el Infiernillo, el Bajo de los Perros, el Potrero Ducasse, la Bajada del Pucará, los típicos manifestantes de las orillas, ya son sólo eco en su cantar "...tranquilo nomás...tranquilo... " (Del Cordobés - Chacarera-)
Hombre de cuño arrabalero, habla con la tonada y el cariño a sus viejos amigos. Recuerda sus maestros de entonces y a los hombres que conoció en su mocedad. Aprendiendo guitarra y música al lado del"Cabeza Colorada", los cuentos y la picardía del "Negro la Juana".
Su debut ante el público lo hizo en la Rioja y después bajo a Buenos Aires, donde fue compañero de Acosta Villafañie en Radio Belgrano en el año 1939 y de José Ramón Luna. La gran ciudad le dio de inmediato el espaldarazo, por que advirtió en él un autentico folklorista. Para ese entonces había escrito " La Mayor" - Chacarera -
Ausente del país por cuatro años y medio, viajo a Bolivia y Perú, allá por 1940.Estudio literatura andina, sus lugares históricos, la costumbre del Carnaval Cuyano.
Conoció: Machupichu, Pumakurca, Comayo, Yari. En Bolivia la región de Chusquisaca, Santa Cruz de La Sierra, Cochabamba, La Paz y el Lago Titicaca. Sus creaciones "La Chusquisaca" -cueca- y"Chicheriar del Cusco" -huayno-, son sin duda auténticas expresiones que le dejaron aquellos parajes.-
Noches de canto y guitarra sin éxito le traerán nostalgia. Son los recuerdos de juventud: El aroma del patio "....Azahares de blanco jazmines...el caserón blanco...su niñez...". Es la ausencia de su madre, doña María, que lo vio partir la noche de abril, allá en Chubut 34.-
El chango decide retornar al país, a su pago provinciano, la Córdoba doctoral. Ya en Córdoba, "... Como vuelo de ave que vuelve a su nido / encuentra en su madre un alivio...", pues sus discos no tienen el éxito que él esperaba. Para ese entonces había grabado tres LP: "Puñado de mis canciones ", " Creaciones folklóricas " y " Chango Rodriguez ".El chango se decide a grabar de nuevo, pero en una conversación con su madre le dice: "Sí no tengo suerte con lo que grabe, dejaré de cantar y tocar la guitarra y pondré un kiosco". La madre le respondió: " Eduardo, Usted no va a poner nada por que va a triunfar, y será muy famoso" ( Gringa ). El chango logra su éxito con "De Mi Madre" -Zamba- , "Zamba de Abril" -Zamba-, y "Del Cordobés" - Chacarera -
Alberdi; barrio de estudiantes, el de la plaza Colón, el del Clínicas, el de la calle Chubut. Pronto se transformaría en escenario de nueva vida folklórica; la casa del chango es escuela de canto y guitarra; tenía cerca de setenta alumnos; y será sólo eco de serenatas, zambas y chacareras. Cuenta la gente: "que este lugar era de; meta canto y guitarrear; y que por las tardes, se compraba vino, ahí en el boliche de las Tucumanas ( lugar de reunión y cuenterío )"; manifestaciones éstas, que luego expresaría en "De Alberdi" - Zamba -, "Del Clínica" - Zamba -, "La Refranera" - Chacarera -, "Zamba del Estudiante" - Zamba -.
Más tarde aparecerán nombres como Los de Córdoba, Los del Suquia, Los de Alberdi, Los Cuatro de Córdoba, Los Llaneros, Los Ballisco, Los Vagabundos, El Rata Barrionuevo,guitarrero de Guaraní, Edgar Difulvio. - entre otros, quienes hicieron sus primeros pasos en esta escuela.
También para la expresión de este cantautor, tuvieron importante significado las revueltas populares del Cordobazo, y la trágica desaparición del estudiante Santiago Pampillón, a quien le dedicara la canción"Marea del Estudiante" -Marea -
La Gringa, quien años más tarde sería la esposa de Rodríguez, conoció a éste aproximadamente a los 10 años; ella vivía en Córdoba, con su madre y sus cinco hermanos. Recuerda esta Rafaelina: " una tarde cuando el chango fue a casa para hablar con mi cuñado Contrera, su amigo, puso la guitarra sobre la mesa y luego la tocó como si fuese un piano. Eso fue lo que me impresiono de él".
El chango tuvo dos aficiones: La hípica, con su caballo de nombre Chango Rodríguez, y el Fútbol. Amaba a su club, Instituto Atlético Central Córdoba " La Gloria " a quien le escribiera, con la orquesta de Leonardo Miranda, en ritmo de marea " La Gloria ".
La vida folklórica, del Chango Rodríguez está marcada por dos etapas: el antes y el ahora. El antes con el folklore tradicional, y el ahora con las creaciones de ritmos para el folklore. En un reportaje que le hiciera el periódico " Nuevo Diario " (Santa fe, 29 de agosto 1969), dice el chango: "...Mi inquietud se proyecta en la creación de una música popular bailable y de nuevos ritmos que atraigan a la juventud, tomando siempre como punto de partida a la más típica expresión argentina, el Folklore. Véalo con el sentido de lo bailable..."
El chango creó casi 10 ritmos folklóricos: LA MAREA, TAQUIRARI DE FUEGO, EL PLAYERO, LA MILONGA RAPIDA, CARNAVAL MODERNO, CARPERO, AIRE DE GATO, LITORALEÑA Y BURBUJAS.
Pronto, estos ritmos pegadizos del cantar y bailar, le darán grandes satisfacciones al chango de la mano de "Los de Córdoba" conjunto folklórico cordobés, que fuera integrado por cuatro excelentes músicos: Héctor Pacheco, Hugo Monges, Roque Martinez y Oscar Bobadilla, quienes en el festival Cosquín VI edición del año ' 66, en el rubro Consagración canción más popular, obtuvieron el segundo puesto, con la obra del chango Rodríguez y Randulfo Rodas, "El Mundial" - Aire de gato - ; el primer puesto por muy pocos votos de diferencia, fue para "El Corralero".
En la edición del Festival de Cosquín VII del año ' 67, este mismo conjunto obtuvo de nuevo el segundo lugar con "La Balandra" - Marea del Chango Rodriguez.
El Chango tuvo un programa de radio en LV2 Radio General Paz allá por el año 1969. Éste se llamaba "El fogón de los arrieros", que iba todos los martes, en el horario de 18 a 18:30 hs.
Ese año, conoce en la LV2, al conjunto Los Dantes (de género bolero); Lito Soria - uno de sus integrantes- cuenta: "... El chango nos escuchó, y luego nos propuso que cantáramos los ritmos nuevos que él estaba innovando para el folklore, así fue que nació el conjunto musical "Los tres de la cantina", a mediados de la década del '70, integrado por Roberto Sarrión, El Chango Rodríguez y yo ( Lito )".
Los ensayos se realizaban en la casa de la Señora del Chango, Riobamba esquina Colón; hoy en día este lugar atesora los recuerdos, canciones y anécdotas, que son sólo eco de una mujer, " la gringa " y una destinataria Claudia, su hija.-
Este Trío con ritmos de canciones inéditas, hizo su debut en Cosquin Xª Edición del año' 71. El desaire de disconformidad expresada por algunos de los miembros integrantes de la Comisión Nacional de Folklore en aquel año para con el conjunto, no los desanimó. Pronto los aplausos, el asombro, y el cariño de la plaza, se hicieron sentir en aquella noche de Cosquin, que sólo fue para ellos. El jurado popular, dictaminó que la canción ganadora en el rubro Canción Inédita Popular fuese para "María Cosquin" - ritmo marea- del Chango Rodríguez
El popular grupo grabó su primer LP " Los tres de la Cantina" con 12 canciones, la mayoría de ritmo marea. Entre ellas," El soldado desconocido"- Litoraleña, "Eres mi tentación"- Marea, "Para ti, Córdoba" - Taquirari de fuego, "Jacito Araos" - Marea , "Amor y juramento"- Marea, "De Alberdi"- Zamba; y un disco Simple con "María Cosquin"- Marea y "Bosques de pinos"- Marea.
Un 31 de julio del ' 73, Roberto, Lito y Quique Villagra formaron el famoso conjunto Los de Alberdi, y lo hicieron en esa fecha en conmemoración al cumpleaños de José Ignacio Rodríguez. - El Chango
A Rodríguez le gustó andar al medio en la escala del éxito. Él siempre decía: " ...No me gusta ser primero ni último; quiero tirar y regular.... Porque sí tiro flojo, me caigo, y si tiro fuerte se corta...." ( Diario de Río Cuarto, 1963 )
Para este hombre de profunda inspiración poética, precursor en la creación de ritmos modernos en el folklore, que tenía la virtud de puntear la guitarra y acompañarse sólo, la Pampa sureña, el Litoral rumoroso de agua, la quietud colonial del Norte, los trigales Santafecinos, las vides Cuyanas, la Patagonia de vientos agrestes, las sierras de Córdoba, serán el fruto para sus maravillosas creaciones.-
"...Yo tengo un mundo diferente en mis manos. Yo tengo mi guitarra y mi canto, y eso es mi vida. Las canciones que han salido de mí, traspasaron las fronteras y están en la calle. Es como si yo estuviera en libertad. ¡ Qué hermoso !

¿ Verdad Amigo ?....." ( Revista Folklore Argentino, año 1966 )


"Chango Rodríguez"







Fuentes: http://www.changorodriguez.com

lunes, 27 de julio de 2015

DÍA DEL ANTROPOLOGO





El 27 de julio de 1972 se fundaba el Colegio de Graduados en Antropología. En nuestro país ese día quedaría establecido como el Día del Antropólogo. Por este motivo queremos saludar en este envío del mes de Agosto a todos los colegas del país que ejercen nuestra querida profesión.


Edgardo Garbulsky, In Memoriam


Confluimos en Rosario en 1962. De los cuatro rumbos, esperanzados estudiantes de antropología armamos un congreso para conocernos. Cruzamos tonadas y proyectos y nos animamos a crear la ONEA, Organización Nacional de Estudiantes de Antropología. Ahí estaban los locales, ofreciéndonos sus casas para alojarnos, compartiendo almuerzos en el comedor estudiantil, cenando y farreando tupido. Y entre ellos una figura flaca, de rostro irónico, polemista acérrimo a quien apodamos El Fauno. Edgardo Garbulsky. No sé qué tuvo ese congreso que nos ató para siempre. No nos vimos demasiado, creo que tampoco supimos ni sabemos demasiado de nuestras vidas. Pero el encuentro siempre enciende esa solidaridad fuerte, como si nos hubiéramos visto ayer y la sintonía de ideales y sueños. Hace unos años nos llegó un colega peruano, “compañero de la ONEA”, credencial suficiente para recibirlo. Nos desparramamos, arqueólogos y sociales (que entonces nos llamábamos todos antropólogos), por los cuatro rincones del país. Y luego fuera de él.

Las dictaduras golpearon duro nuestras carreras. Rosario sufrió intervenciones y cierres. Por mucho tiempo sólo pudieron ser profesores de Historia especializados en antropología, no antropólogos, pese a la excelencia de sus maestros. Y en la lucha, siempre Edgardo Garbulsky. En la lucha propia y en las nuestras. Tuvo que exiliarse en Chile en una época, y regresar de prisa tras una estada en un campo de concentración pinochetista. Después aguantó, cuando otros de nosotros debimos probar suerte en otros ámbitos. En mi caso, con la ayuda de los compañeros de la ONEA radicados en Brasil.

Recuerdo mi primer retorno a la patria, la dictadura casi en fuga, en 1983 en el Primer Congreso de Antropología Social en Posadas. Desembarqué en medio de una fiesta de bienvenida, todo el mundo bebiendo y bailando. Y alguien me abrazó. Espié la credencial del efusivo amigo: EDGARDO GARBULSKY. Apreté el abrazo. Estaba más gordo, pero su rostro mostraba la inolvidable sonrisa faunesca. Me sentí contento de volver a la patria y ahí empezó a madurar la idea del retorno. Por recuperar a esas personas ya valía la pena pegar la vuelta.

Después nos enganchamos en la vida “normal”: congresos, cursos, concursos, reuniones. Algunas comidas juntos. Y él siempre comprometido en todas las causas, multiplicando por e-mail los avisos de colegas y de indígenas, insobornable hombre político. Siempre se podía contar con Edgardo Garbulsky.

Y ahora, la partida. Junto con otros colegas que nos dejaron, algunos muy jóvenes, otros en estas edades en que el fin pasa a ser lógico. Entonces, el pedido de escribir algo. ¿De quién? ¿De ese ser casi desconocido, de cuya trayectoria no guardamos detalle? Dudamos. Es difícil transmitir el enorme afecto forjado en tan pocas ocasiones. Edgardo es la antropología en este país. Antropólogo desde los huesos. Escudriñador de la historia de nuestra ciencia, animador de congresos, partidario extremoso de este Colegio de Graduados que peleó varias causas rosarinas. A una edad en que ya se puede dormir cómodamente en los laureles, preparaba su tesis doctoral. Nos la debe.

Nada más. Solo el dolor, pero al mismo tiempo la alegría de haberlo conocido.

Hasta siempre, Edgardo.


Hugo Ratier




www.cgantropologia.org.ar

sábado, 18 de julio de 2015

MANUEL GÁLVEZ






Manuel Gálvez (ParanáEntre Ríos18 de julio de 1882 - † Buenos Aires,14 de noviembre de 1962), narrador, poeta, ensayista, historiador y biógrafo argentino.
De una antigua familia criolla (descendía del fundador de Buenos Aires,Juan de Garay), acomodada y entregada a la política, recibió una esmerada educación en la provincia de Santa Fe, y estudió Leyes en Buenos Aires, pero no quiso hacer carrera política ni entregarse a la abogacía y fundó en 1903 la revista Ideas. Viajó después por toda Europa. Junto a Ricardo Rojas y Leopoldo Lugones se comprometió con la denominada "reacción nacionalista" cuyo objetivo fue rescatar el legado cultural español y fomentar el orgullo por pertenecer a una misma raza hispánica. Hizo por entonces su única aproximación a la lírica con dos libros, El enigma interior (Buenos Aires: [s.p.i.], 1907) y Sendero de humildad (Buenos Aires: Moen, 1909), de sesgo posmodernista y centrados en las preocupaciones religiosas del autor, recientemente convertido al Catolicismo.El 21 de abril de 1910, Manuel Gálvez (Manolo) contrae matrimonio con Delfina Bunge, reconocida escritora argentina.Desde la prensa defendió la profesionalización del escritor y se convirtió en un activo promotor de empresas culturales, revitalizando la vida literaria y periodística de la nación. Publicó las primeras obras de no pocos autores jóvenes desde las empresas editoriales que llegó a dirigir y propagó generosamente sus méritos mediante la crítica literaria en sus artículos periodísticos. Su primera obra importante fue El diario de Gabriel Quiroga. Opiniones sobre la vida argentina (Buenos Aires: Moen, 1910), novela que suponía ya su acercamiento a la "reacción nacionalista" luego reforzado con su novela El solar de la raza, (1913); luego siguió una multitud de novelas que hacen pensar en él como el Benito Pérez Galdós argentino, por su intención de reflejar fielmente todos los aspectos de historia reciente y de la sociedad contemporánea en su país. Así se lo propuso conscientemente el propio autor, como declaró en sus Memorias:
"Me refiero al plan que tracé en 1912. ¿Había en ese plan ambicioso alguna influencia de Balzac, de Zola, y, acaso, de Pérez Galdós y Baroja? No es imposible, sobre todo, del primero. La formidable construcción del maestro, que comprende toda, o casi toda, la sociedad francesa de su época, me tenía impresionado. Yo también soñé con describir, a volumen por año, la sociedad argentina de mi tiempo. El plan abarcaba unas veinte novelas, agrupadas en trilogías. Debían evocar la vida provinciana, la vida porteña y el campo; el mundo político, intelectual y social; los negocios, las oficinas y la existencia obrera en la urbe; el heroísmo, tanto en la guerra con el extranjero como en la lucha contra el indio y la naturaleza; y algo más."
Obtuvo el premio Municipal con Nacha Regules (1919) y el Nacional con El general Quiroga (1932). Acaso su novela más célebre sea El mal metafísico (1916), que pretende describir a su generación. Muy lograda es su novela El gaucho de los cerrillos. Como ensayista, si dejamos fuera sus innumerables artículos periodísticos, empezó con Informe sobre el paro forzoso (Buenos Aires: Alsina, 1913).
Fue elegido académico de la Argentina de Letras y miembro correspondiente de la Real Academia Española en 1928. Fundó la sección argentina del Pen Club en Buenos Aires y fue nominado en tres ocasiones para el premio Nobel de Literatura (1933, 1934 y 1951).
Dejó cincuenta y ocho libros publicados y diez inéditos. Entre su obra novelística la crítica destaca las obras siguientes: La maestra normal (Buenos Aires: Nosotros, 1914), El mal metafísico (Buenos Aires: Nosotros, 1916), La sombra del convento(Buenos Aires: Agencia General de Librería y Publicaciones, 1917) y Nacha Regules(Buenos Aires: Pax, 1919), Historia de un arrabal (Buenos Aires: Agencia General de Librería y Publicaciones, 1922), Hombres en soledad (Buenos Aires: Club del Libro, 1938).
Del conjunto de su obra se destacan tres de sus biografías: la de Hipólito Yrigoyen, la de Juan Manuel de Rosas y la de Domingo Faustino Sarmiento. También escribió una inspirada biografía de Ceferino Namuncurá: "El santito de la toldería".


martes, 14 de julio de 2015

LA VIRGEN DE LA GHITA





LA VIRGEN DE LA GHITA

En la ciudad de El Trébol, en la Pcia de Sta Fe., hay una capilla ubicada a la altura de la curva sur de la ruta Provincial Nro:13, llamada comúnmente "de la Ghita", por ser la Sra. Ursula Ghita la dueña de la casa donde aparece, en 1907, una mancha de humedad, donde se puede ver la imagen de la Virgen con el Niño en brazos. Al ser la Sra. Ghita, devota de la Virgen del Pilar, cree que es su imagen la que aparece en la pared y así le adjudica esa advocación . Cada 12 de Octubre se festeja su Fiesta Patronal, convergen allí fieles promesantes de muchos lugares, algunos tan lejanos como Tucumán. Le otorgan a la imagen el poder de cumplir con las súplicas de los fieles, haciendo milagros, por lo que muchas personas de nuestra ciudad llevan como nombre Pilar. La Capilla consta de dos grandes salas, en una se encuentra la tan polémica mancha, que algunos ven, a simple vista, como la Virgen y otros necesitan mirarla muchas veces para reconocerla.

En otros tiempos se hacía una gran fiesta, con carpas, vendedores ambulantes de imágenes, velas, comidas, etc. Hoy en día, la fiesta se circunscribe al rezo del Santo Rosario, por los fieles promesantes o vecinos y una Procesión alrededor de la cuadra, portando una imagen de la Virgen del Pilar. La Iglesia Católica no reconoce su culto por lo que no la preside un sacerdote ni se realizan misas , solamente los fieles rezan a voluntad, por pura devoción. En el interior de la Capilla hay bancos y reclinatorios ,para orar, además de lugares especiales para colocar las velas. Cientos de exvotos , cuadros, fotos y otros objetos llenan las paredes de esta sala y en la contigua se guardan las ofrendas mas importantes o delicadas como trajes de novias, de quince años o joyas. En otros tiempos sus dueños efectuaban remates con los objetos entregados como ofrendas y en cumplimiento de promesas ,en forma periódica, para conseguir fondos y mantener en condiciones el lugar. Hoy en día el edificio tiene nuevos dueños y la familia propietaria es la encargada de mantenerla, a tal efecto venden allí velas, imágenes,rosarios, estampitas, etc.

Si pasa por mi ciudad visite la Capilla de la Virgen de la Ghita, se sorprenderá y lo reconfortará si necesita ayuda espiritual.Se divisan desde la ruta su sencillo campanario y sus blancas paredes.