lunes, 25 de mayo de 2015

PATRIA



Patria si eternamente proclamada
Siempre más derrotada que vencida
Siempre más asustada que atrevida
Siempre más que querida, violentada.

Patria, que el veinticinco, nos contaran,
Naciste. Y nació un mito con tu vida:
Te inventamos lluviosa y conmovida,
Te pintamos pacífica y romana,
Tan altiva, de trigos bien poblada,
Tan soberbia, de glorias más erguida,
De blanco peplo toda revestida,
Señora de laureles coronada.

Apenas nos sostienes la mirada
Cuando en tu espejo nuestro afán se mira
Pues en los niños lloran tus heridas
Y sobre la indigencia te derramas.
Patria completamente traicionada,
Patria que desayunas con mentiras,
Patria que te recuestas sobre espinas,
Patria desconsolada,
De desaparecidos alumbrada,
De deudas confundida,
De demagogos harta y convencida,
De sabios que se fueron olvidada.

Aquí tienes la sangre renovada,
Aquí tienes tu fuerza renacida:
Ellos dirán tu nombre una mañana,
Tendrán que decidirse por la vida,
Tendrán que establecer las cuentas claras,
Ser la verdad, ser toda la justicia,
Ser el pan solidario y el trabajo,
El estudio, la honra, el sacrificio,
Como el abuelo que empezó de abajo
Con su silencio y su sencillo oficio…
O dejaremos de llamarte “Patria”
O dejarán de festejar tus días.
Diles, ¿qué esperas? ¡Qué se acaba el tiempo,
Que necesitas de su juramento,
Que tienes esperanza todavía!

María Rosa Meléndez
Fábulas para el siglo niño

martes, 19 de mayo de 2015

BERTA ELENA VIDAL DE BATTINI



Nació en San Luis el 10 de Julio de 1900 y dejó de existir el 19 de mayo de 1984. Realizó sus estudios primarios y secundarios en dicha ciudad, y se doctoró en Filosofía y Humanidades en la Universidad nacional de Buenos Aires.

Cumplió una larga carrera docente en el Consejo Nacional de Educación hasta llegar al rango de Inspectora General. En la docencia universitaria se desempeñó en las cátedras de Folklore e Historia de la Lengua Española. Inició la carrera de investigadora en el Instituto de Filosofía de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Buenos Aires, que dirigía el Dr. Amado Alonso y formó parte de su equipo de colaboradores. Su orientación es la Filosofía y el Folklore en sus estudios referidos a la Argentina.

Desde 1945 realizó más de cien viajes de investigación. Visitó Europa en 1960 y 1963 asistiendo a los principales Centros de Filosofía y Folklore.

Fue investigadora del Instituto de filología y del Instituto de Ciencias Antropológicas de la U.N.B.A. y realizó la: "Determinación de las regiones folklóricas del país y su contenido cultural" y "El español en la Argentina. El léxico".

Obtuvo varios premios: 1º Premio Poesía del Congreso de Artes e Industrias de San Luis, 1946; Beca de la Comisión de Cultura, 1957; 2 º Premio de la Comisión Nacional de Cultura por su libro "El habla rural de San Luis", 1969; 1º Premio Wallance del Instituto Panamericano de Geografía e Historia, 1960; Condecoración de la Prefectura de Distrito Federal, Brasil, por la labor folklórica realizada. Condecoración de la asociación Cultural Sanmartiniana de San Luis por la obra literaria y científica realizada.

Dentro de sus publicaciones literarias se encuentran: "Alas", 1924; "Mitos Sanluiseños", 1925; "Agua serrana", 1934; "Tierra puntana", 1937; "Campo y soledad", 1937; "Cuentos y leyendas populares de la Argentina", 1960; "La ciudad de San Luis", 1960.

Entre sus trabajos de investigación: "El habla rural de San Luis", 1949; "Voces marinas en el habla rural de San Luis", 1949; "La narrativa popular



domingo, 17 de mayo de 2015

CUANDO EN SANTA FE HABIA TIGRES





Cuenta Raúl L. Carman en su interesante trabajo “Apuntes sobre fauna argentina”, que la presencia del yaguareté era frecuente a mediados del siglo XVIII en jurisdicción de lo que hoy es la provincia de Santa Fe y como muestra de su increíble abundancia nos acerca un testimonio del jesuita Florián Paucke (1719-1780) quien estuvo en esta provincia como misionero entre los indios mocovíes de San Javier y escribió que el tigre: “se encuentra por todas partes y vuelve muy inseguros los campamentos nocturnos y los caminos”, aclarando que “En una ocasión estuve catorce días en el bosque con el propósito de preparar madera para construcciones. En ese tiempo logramos matar dieciocho tigres en parte por medio de lanzas y en parte con mi fusil. Estos eran sólo los que por casualidad se nos presentaron donde trabajábamos. ¡Cuántos habríamos muerto si hubiéramos organizado una cacería de tigres!”.
Tomado de: Carman, Raúl Leonardo. 1988. “Apuntes sobre fauna argentina”. Vazquez Mazzini Editores.

Norberto Juan Nigro

Quedan yaguaretés en Formosa, Salta, Misiones, controlados por monitoreo y protegidos como especie en peligro de extinción.