sábado, 28 de febrero de 2015

PEDRO BONIFACIO PALACIOS

Pedro Bonifacio Palacios, (Almafuerte) nació en San Justo, provincia de Buenos Aires, Argentina, el 13 de mayo de 1854 y falleció a los los 62 años, el 28 de febrero de 1917.

DECIMAS


Yo soy flor que se marchita
al sol de la adversidad,
el arbolito en mitad
de la llanura infinita.

La paloma, pobrecita
que arrastran los aquilones,
entre oscuros nubarrones
de tempestades airadas,
soy la barca abandonada
en el mar de las pasiones.

Soy el ave que al bajar
de los aires fatigada,
no tiene ni una enramada
ni un árbol en que anidar;

y si vuelve a levantar
las tristes alas del suelo,
encuentra nublado el cielo
y desecha la tormenta,
y el pájaro se lamenta
y vuelve a tender su vuelo.

Yo no canto por llamar
la atención que no merezco,
yo canto porque padezco
penas que quiero olvidar;

que tan solo con cantar
se va al viento nuestra pena,
y yo tengo el alma llena
de pesares y amarguras,
¡Más que en La Pampa hay anchura
más que en la mar hay arena!

¡Adiós primorosa flor!
Adiós lucero invariable,
solamente comparable
a la estrella de mi amor;

cuando sientas un dolor
parecido al que yo siento,
Dios quiera que tu lamento
no sucumba en la ignorancia,
y atraviese la distancia
sobre las olas del viento.


 http://www.poemas-del-alma.com/almafuerte

jueves, 5 de febrero de 2015

HERNAN FIGUEROA REYES


Decir Hernán Figueroa Reyes es hablar hoy de esos cantores populares argentinos que conquistaron el corazón de su pueblo (…y no es exageración como por ejemplo: Jorge Cafrune, el Chango Nieto, el mismísimo Horacio Guarany que son años sigue siendo evacionado, el uruguayo recordado Don Alfredo Zitarrosa como sucede con el Chaqueño Palavecino o Soledad Pastorutti hoy alejada un poco de los escenarios pero sigue vigente o convocante. Y en tango como no recordar a un Julio Sosa, Alberto Castillo, un “Polaco” Goyeneche o un Edmundo Rivero y en el Cuartetazo Cordobés recordando a Rodrigo que hizo bailar el cuartetazo un ritmo marginal a los sectores acomodados con su “Soy Cordobés” o “La mano de Dios” y sin dejar de lado a la Mona Jiménez.
Hernán Figueroa Reyes nació en Salta, La Linda en una familia de artistas.
Hernán Figueroa Reyes salteño el hombre nacido el 14 de septiembre de 1936 nos abandonó el 5 de febrero de 1973 fue un popular músico, cantante y compositor salteño de música folclórica de Argentina.
Su padre fue el poeta José Hernán Fiqueroa Aráoz y su madre la actriz y poetisa, Mariela Reyes.
La vinculación de Hernán con el folclore comenzó en los patios provincianos, lugares en donde, mientras él se entregaba a los juegos infantiles y guitarreadas “interminables” - hasta que las velas ardan- como dice el dicho popular con Juan Carlos Dávalos, Eduardo Falú, Jaime Dávalos, Manuel J. Castilla, Gustavo “Cuchi” Leguizamón, entre otros…
De pequeño trabajó como empleado de kiosco, en una perfumería en la Estación de Retiro, vendedor de terrenos, corredor de seguros, Oficial Principal del Juzgado de Instrucción en lo criminal Nº 20 de la Capital Federal. Hizo de todo, hasta que se decidió dedicarse definitivamente a la música. San Isidro lo recibió en sus tradicionales peñas.
Luego de la separación de sus padres Hernán y Robustiano Figueroa Reyes se radicaron con su madre en San Isidro, Provincia de Buenos Aires. Luego de concluir la secundaria empezó la carrera de abogacía en la Universidad de Buenos Aires, mientras trabajaba.
Aprendió a cantar y tocar guitarra con el folclorista José María de Hoyos.
Hernán Figueroa Reyes debuta el 10 de octubre de 1960 en un baile de carnaval, con un conjunto vocal que hizo historia en la interpretación del cancionero nativo, los Huanca Huá junto con Juan Carlos de Franco Terrero, Guillermo Urien y los hermanos Chango Farías Gómez y Pedro Farías Gómez. La primera voz de dicho grupo era Hernán Figueroa Reyes, cantor de raza. El grupo revolucionó el modo de interpretar la música folclórica introduciendo la polifonía y el uso de fonemas y onomatopeyas para marcar el ritmo. Integró el quinteto hasta 1963, cuando se separó para iniciar su carrera como solista; fue reemplazado por Marián Farías Gómez. Para el folclore la década del 60 fue algo espectacular e innovador ya que inauguró otro modo de expresar lo coral.
Fuente: El Reginense Guillermo Pirri