martes, 1 de abril de 2014

DÍA DEL VETERANO Y DE LOS CAÍDOS EN LA GUERRA EN MALVINAS






LA GUERRA DE MALVINAS
Del 19 al 21 de marzo: la expedición argentina llega a las islas Georgias. Inglaterra amenaza dos veces con el uso de la fuerza
Del 22 al 30 de marzo: la prensa califica como invasión las acciones de Argentina. Argentina manda 14 soldados para protegerá los trabajadores. Se preparan las tropas para recuperar las islas. USA. Toma conocimiento acerca del movimiento de tropas argentinas.
Del 31 de marzo al 1 de abril: la Task Force inglesa toma rumbo hacia Malvinas. Inglaterra se entera de que Argentina planea desembarcar en Malvinas.
2 de abril: La Argentina recupera las islas. Se produce la rendición del gobernador ingles en Malvinas aproximadamente a las 9:15, junto al cese de fuego. Se traslado al gobernador Hunt, a su familia, su comitiva, y los royal marines hacia Comodoro Rivadavia. Luego son enviados hacia Uruguay. Se avisa oficialmente que las Islas han sido recuperada. El general Mario Benjamín Méndez es nombrado gobernador de las islas. Inglaterra prevee sanciones económicas para la Argentina.
Del 4 al 22 de abril: No hubo combate. Se recuperan las Georgias. El Papa pide una solución pacifica. Galtieri se comunica con Reegan y dice que esta dispuesto a encontrar una solución pacifica al hecho. El presidente argentino acude al tratado de asistencia reciproca ante la OEA.
Del 25 de abril al 24 de mayo: se lleva a cabo el combate mayor. Las Georgias son recuperadas por los ingleses. Reegan declara su apoyo hacia Inglaterra. Perú y la ONU proponen acuerdos de paz. Es hundido en una zona de exclusión el ARA Gral Belgrano. La ONU propone como medida de paz que ambas partes retiren sus tropas. Parten 3000 soldados ingleses desde Southampton más un regimiento de gurkhas. Los argentinos capturados en las Georgias llegan a Buenos Aires. Perú y Venezuela ofrecen ayuda militar. El Papa convoca a los cardenales argentinos y británicos a celebrar una misa por la paz. Los británicos logran establecer una cabecera de playa en Puerto San Carlos.
Del 25 de mayo al 14 de junio: tres harriers y seis buques ingleses quedan fuera de combate: Día de gloria para la Fuerza Aerea. La prensa argentina comienza a desprestigiarla campaña argentina. Juan Pablo II formula un reclamo de paz en Londres. Cae Darwin. Se informa la realización del “operativo invencible”, y el Buque ingles Invencible es Hundido. Las gestiones de paz vuelven a fracasar. USA Y Gran Bretaña rechazan otro proyecto de cese del fuego. La Fuerza aérea Rechaza un desembarco ingles. Llega a la Argentina El Papa. Las tropas inglesas comienzan a avanzar en puerto Argentino. En Buenos Aires se realiza una manifestación en contra de la rendición.
Fin del conflicto. Se decreta el cese del fuego por las dos partes.

Bajas Argentinas:
Soldados muertos en combate: 649
Soldados heridos: 1082
Aeronaves perdidas: 47 más 13 helicópteros
Buques perdidos: 2 más 4 barcos.

A Daniel... un chico de la guerra 
(Autor: A. Cortez)
A mí los dieciocho me pasaron de largo, 
estrenando opiniones, intenciones y cantos, 
a esa edad, como todos, con el puño cerrado, 
en las puertas abiertas el futuro esperando.
Al tuyo, bruscamente te lo desamarraron 
y te hiciste a la niebla en el mar del espanto, 
encallaron tus sueños Daniel, en la turba y el barro, 
fue la muerte bandera y la vida un milagro.
Lo mío fue distinto, Daniel, 
lo mío no fue nada, 
yo no tengo esa sombra 
que vaga en tu mirada.
Mi batalla fue el riesgo de un "machete" escondido 
y mi "pozo de zorro", un amor y un olvido, 
mi fusil, las pintadas en los muros vacíos 
y morir por la Patria, un discurso florido.
Tu excusa de ser hombre fue algo más que el motivo 
de la barba y el porte y el salir con amigos, 
fue volverte habitante, Daniel, de la lluvia y el frío, 
asumir el naufragio con los cinco sentidos.
Lo mío fue distinto, Daniel, 
lo mío no fue nada, 
yo no tengo esa sombra 
que vaga en tu mirada.
Para mí fue un asunto de madre preocupada 
que no fuera muy tarde mi regreso a la casa, 
de domingo a domingo me peinaba las alas 
sin andar cada jueves reclamando su alma.
La tuya, sin embargo, agotaba hasta el alba 
las escasas noticias de las islas lejanas, 
aunque fuera un indicio, Daniel, un rumor le bastaba, 
aunque fuera mentira, era ya la esperanza.
Lo mío fue distinto, Daniel, 
lo mío no fue nada, 
yo no tengo esa sombra 
que vaga en tu mirada.
El tiempo irá trayendo la amnesia inexorable , 
habrán muchas condenas y pocos responsables, 
dirán que fue preciso, dirán, inevitable 
y, al final, como siempre, sera Dios el culpable.
La historia necesita en sus escaparates 
ocultar el trasfondo de tanto disparate, 
no es tuya la derrota, Daniel, no cabe en tu equipaje, 
acaso las gaviotas otra vez en el aire.
Lo mío fue distinto, Daniel, 
lo mío no fue nada, 
yo no tengo esa sombra 
que vaga en tu mirada.


No hay comentarios: