martes, 4 de marzo de 2014

MARZO HA LLEGADO












Llegó marzo, el mes de los comienzos, después de los calurosos meses del verano, el tibio tercer mes del año, nos acerca al otoño y lucen los árboles, sus últimas flores, sus frutos y semillas secándose al sol. Ellas serán las encargadas de retornar a la tierra y dejar salir los tiernos brotes que llevan dentro para llenar de vida nuestro suelo en cuanto la primavera se presente al final.
Mientras nos preparamos para la llegada del invierno, transitamos este tiempo que se nos presenta lluvioso en la llanura pampeana. Es hora de sembrar la huerta de otoño, aunque sea en un rinconcito del pequeño jardín o en las macetas del balcón. Tendremos verduritas para las ricas sopas, los guisos y las comidas sabrosas y nutritivas que aprendimos de nuestras abuelas, de las madres y las tías de la familia. Haremos honor a las causas importantes, llevaremos a cabo actividades productivas, nos pondremos en marcha, porque el tiempo es oro y la vida avanza.
Guardaremos los recuerdos de lo bello que hemos vivido y desecharemos lo que no ha servido, haremos un repaso de todo lo que hicimos y aprenderemos las lecciones del pasado. Queremos caminar hacia el trabajo, hacia la escuela, al almacén o a sentarnos en la plaza del pueblo en que vivimos.
Deseamos la oportunidad de encontrar lo que buscamos, sin dañar a los demás, queremos ser felices y tener una linda vida, encontrando el mejor sitio y hacerlo nuestro lugar en el mundo. Nos propondremos dejar de lado las tristezas, no permitirles que nos llenen de dolor el alma, buscaremos nuevas emociones y sembraremos nuestra vida de esperanza, para llegar con alegría a presenciar el nuevo ciclo que la madre tierra, con ayuda de Dios, nos regalará.

Lydia Musachi- 4 de marzo de 2014





No hay comentarios: