miércoles, 31 de octubre de 2012

ALFREDO R. BUFANO

                                                           
Fue uno de los poetas más importantes en la historia de la literatura contemporánea de Mendoza y el país. Nació el 21 de agosto de 1895 en un lugar todavía no determinado, ya que algunos sostienen que fue en Italia y otros en Guaymallén, y sus padres fueron Leonardo Bufano y Concepción de Cristo.
De origen muy humilde, se ganó la vida desde niño como lustrabotas y después ingresó como empleado en una librería de Mendoza, donde tuvo los primeros contactos con las letras. En 1917 contrajo matrimonio con Ada Giusti y escribió su primer libro, "El viajero indeciso", dedicado a ella, en una experiencia que lo llevaría definitivamente a volcarse por la literatura.
En 1925 el poeta se instaló en San Rafael, atraído por sus paisajes y la tranquilidad pueblerina, enamorándose de la Villa 25 de Mayo, a quien le dedicó sus mejores poemas de una manera magistral. Al poco tiempo fue designado profesor de literatura, castellano y geografía en la Escuela Normal de nuestra ciudad, cuando la misma funcionaba en la esquina de la avenida Mitre (actual Hipólito Yrigoyen) y Buenos Aires, una casona que todavía existe. En ese ínterin fue aceptado como miembro de la Academia Argentina de Letras, siendo autor de obras literarias y premiadas por la profundidad del autor, entre ellas "Canciones de mi casa" (1919), por la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires; "Valle de Soledad" (1930), primer premio de las provincias de Cuyo; "Romancero" (1932) (así llamó luego a su señorial casona ubicada donde hoy funciona el Jockey Club de San Rafael de calle Belgrano), que recibió el Premio Nacional de las Artes.
Varias de sus obras fueron traducidas al italiano por Folco Testena, al portugués por Pedro Aratanha y al inglés por Sydney Thomas. En la plenitud de su vida poética, Bufano prefirió el silencio y la mansedumbre de la villa vieja para transcurrir su vida, a la que dedicó los mejores versos de su cosecha literaria. Allí, en ese valle de "fresco verdor", construyó su casa donde pasó gran parte de su vida y fue entre sus paredes donde le arrancó a su virtuosa pluma las mejores obras. Fue entonces que pidió que cuando se fuera de esta vida lo sepultaran en ese pueblo recostado sobre el río Diamante, un pedido que los sanrafaelinos cumplieron.
El poeta falleció el 31 de octubre de 1950 y hoy sus restos descansan el cementerio de la Villa 25, su lugar de ensueños donde le dio vida a la mayor parte de sus obras literarias.
http://www.diariosanrafael.com.ar/ima/spacer.gif

No hay comentarios: