lunes, 2 de abril de 2012

DIA DE LOS VETERANOS Y DE LOS CAÍDOS EN LA GUERRA DE MALVINAS




Historia breve de la ocupación de Malvinas
Cuando ocurrió la ocupación inglesa de las islas, Argentina acababa de librar dos guerras trascendentales; la de la Independencia y la del Brasil y se hallaba ocupada en una ardua controversia interna para fijar su futuro político e institucional, situación que el Reino Unido concía perfectamente.
En la Guerra de la Independencia, la Argentina no sólo se liberó de España sino que libertó a Chile y al Perú y aún intervino en la Independencia del Ecuador. Más aún no estableció lazos de unión política o comercial con las naciones liberadas, sino que dejó a ellas completamente libres, pese al precio pagado con la sangre de sus hombres. En ese sentido la gesta Sanmartiniana fue ejemplar en su realización y uno de los raros hechos históricos de ese tipo de generosidad en la historia universal.
Esta Nación liberadora de naciones, se vio luego abocada a la defensa de lo que siempre había sido su territorio y debió librar una dura lucha con el Imperio del Brasil, durante la cual desgastó su pequeño poderío naval.
La lucha civil fue un producto de ideas diferentes y respetables, sobre la organización del país, pero produjo una situación de debilidad interna.
Fue en ese momento de la Argentina herida y desorganizada, que Inglaterra aprovechó un zarpazo dado por la Corbeta de Guerra USS "Lexinton", para despojar a una nación de la cual era buena amiga, ya que complementaba su economía basándose en la fuerza que le daba su condición de reina de los mares.
¿Habrá que creer que las naciones del Hemisferio Norte desconocen estos acontecimientos o que los intereses comerciales o económicos tienen más importancia para ellos que la justicia?
Pocas veces se actuó tan unánimemente y con sanciones tan duras como las que se le dieron a la Argentina, y lo repetímos, por seguir una lucha no provocada por ella y que empezó en 1833, sin que esto justifique el camino elegido.
Remontándonos en el tiempo, hacia mediados del Siglo XVI, España era la primera nación del mundo y dominaba los mares con sus flotas de guerra y con sus naves descubridoras y aquéllas que traían los tesoros de América.
El Imperio de España se basó en la conquista de América, donde reinos y tribus tenían un cierto grado de civilización, pero no eran fuertes en el mar. Lo distinto fue que América estuviese a tanta distancia de Europa y que todo el poder español debiera ser transportado a través del Océano.
La constitución del Imperio Inglés se hizo también en América, en Asia, en Oceanía y en Africa, posiciones situadas también alejadas y separadas por grandes océanos y para consolidar su Imperio Inglaterra consideró necesario ser la "Reina de los Mares", es decir, dominar absolutamente el ámbito marítimo. El período cumbre de la creación de ese imperio ocurrió en el siglo XIX y su decadencia comenzó con la pérdida de esa supremacía absoluta en el mar, después de la Segunda Guerra Mundial.
Inglaterra libró una larga lucha para consolidar su Imperio y se consideró dueña de los mares en 1805, luego de haber librado la decisiva batalla naval de Trafalgar, el 21 de Octubre de 1805.
En 1588 la Armada Invencible de Felipe II de España fue vencida.
Don Alvaro de Bazán, Marqués de Santa Cruz, era quien había formado esa poderosa Armada Invencible, pero su muerte dejó a España sin su conductor.
La Reina Isabel, sus corsarios o piratas, comenzaron el ataque al enorme imperio español y comprobaron que era vulnerable. Francia y Holanda, las otras dos potencias marítimas se lanzaron a la conquista de la América castellana y de la India y el Asia, de influencia portuguesa.
Aunque ya en el Siglo XVI comenzaron a capturar posiciones españolas, los ingleses afirmaron esta tendencia en el siglo XVII. España estaba en gran peligro, su flota no existía, pues se había agotado luchando contra las tres potencias marítimas.
Inglaterra durante este siglo XVII continuó con sus fructíferas expediciones corsarias y se estableció en las Antillas y en Nueva Inglaterra.
Por entonces podemos decir que el Tratado de Tordesillas (7 de Junio de 1494) que protegía los dominios de España al W de una línea situada a 370 leguas de las Islas de Cabo Verde, era sólo un papel en el Atlántico Norte y en el Caribe; en cambio su vigencia en el Atlántico Sur y en el Pacífico llegaría hasta mediados del siglo XVIII.
El Peñón de Gibraltar debió ser devuelta a España, pero Inglaterra no lo hizo y consolidó su posesión con el Tratado de Utrecht (1713).
La guerra de los siete años terminó con la Paz de París de 1763, durante esa guerra Inglaterra ataca por primera vez al Río de la Plata, con intenciones de obtener su dominio.
La estrategia de formación imperial había concluido y se tenían vastas posesiones para realizar comercio, traer productos naturales de las colonias y devolverlos manufacturados, todo con buques ingleses. Para esto último el Acta de Cromwell (Navegation Act de 1641) había convertido a Inglaterra en la potencia mercantil más importante.
Si observamos en un planisferio, veremos que la única zona de comunicación entre todos los océanos, está situada en el Hemisferio Sur, en distintas latitudes que van del 0° a 60° S. Es justamente el sur de nuestro país donde el pasaje es más austral y estrecho y en Australia pasa por el S y el N, aunque hasta ahora es más importante el del N. En Africa del Sur se encuentra entre 35° y la Antártida.
Inglaterra ocupó, al formar su imperio, todas las penínsulas e islas necesarias para dominar el pasaje a los océanos excepto un lugar: Sudamérica.
En efecto, después de la Batalla de Trafalgar, se inicia el orden imperial británico. Ciudad del Cabo es tomada en 1806. Buenos Aires ve su hora más gloriosa al rechazar al invasor británico en 1806 y 1807, en uno de los pocos reveses que sufrieron en su historia los ingleses. Inglaterra había perdido definitivamente su gran colonia de América del Norte (los Estados Unidos),pero aún conservaba al Canadá. Las posesiones insulares en las Antillas del Caribe, Nueva Zelanda, Hong Kong, Oceanía, Gibraltar y Suez completan el poderoso imperio.
Es precisamente durante el Siglo XIX que el Imperio Inglés, con la época victoriana, alcanza su máximo esplendor.
Solamente le faltaba Sudamérica y por eso planeó numerosas expediciones, de las cuales llevó a cabo contra nuestro país nada menos que ocho incursiones en toda su historia. Malvinas en 1833, Georgias del Sur en 1906/1908 y las Sandwich del Sur se las anexa en 1908, aunque nunca las ocupó y solamente realizó en ellas expediciones científicas que ni siquiera dejaron en estas islas una baliza. También incorporó a las míticas Rocas Aurora y un Sector de la Antártida, que contiene totalmente al nuestro.

Veterano de Malvinas
(Doménico Bova)

Tu rostro sigue marcado
a través de tantos años
tu tristeza no se borra
tu valentía no se olvida.
Muchacho joven aún
de niño fuiste soldado
y supiste de la guerra
sin haberla deseado.
Las vivencias te dejaron
aquellos gritos ahogados.
Tu patriotismo no se mella
aunque fuiste derrotado.
Tu grito de libertad
en las islas usurpadas
se agiganta y da un abrazo
a todos como a un hermano.
Soldado que las quisiste defender,
tus camaradas allí quedaron,
desde el cielo hoy los cubre
un manto celeste y blanco.
Con emoción te agradecemos
soldado de las Malvinas
siempre en ti y en nosotros viven
nuestras islas argentinas.

NO ESTAMOS SOLOS

Siguiendo con lo que se había hablado en la cumbre de la UNASUR, algunos países latinoamericanos mostraron su apoyo a la causa Argentina en la defensa de su soberanía sobre las Islas Malvinas.
Durante esa cumbre, los presidentes del bloque acordaron impedir el ingreso a sus puertos de barcos con bandera británica de las Islas Malvinas.
Recordamos y honramos a nuestros Veteranos de Malvinas y recordamos con una lágrima a los caídos en la guerra.
Por nuestra parte, le damos un abrazo a Satu Martinez y Oscar Scaglia, sobrevivientes del A.R.A. Gral. Belgrano y recordamos al Cabo I Daniel Romero, que descansa en su tumba del Mar Argentino.

No hay comentarios: