martes, 15 de noviembre de 2011

ANIVERSARIO DE LA CIUDAD DE SANTA FE






La ciudad de Santa Fe fue fundada por Juan de Garay el 15 de noviembre de 1573, sobre una loma vecina a la actual ciudad de Cayastá, junto al Río de los Quiloazas (hoy San Javier).
El colonizador fue parte de distintas expediciones y fundaciones de la corona española en el territorio del Río de la Plata. Le encomendaron fundar un puerto y pueblo en el río Paraná para que sirviera de apoyo a los navíos y armadas que llegaran de España a favor de la ciudad de Asunción.
En su ubicación original, Santa Fe estaba muy expuesta a los conflictos territoriales y las crecientes del río. Además, la zona era muy desfavorable para el tránsito de carretas, que debían desviar el recorrido y atravesar muchos pantanos para llegar a la ciudad.
La antigua ciudad fue totalmente abandonada por sus pobladores en los primeros años de la década de 1660 y durante varios siglos quedó sujeta a la acción de los agentes naturales. Su emplazamiento y el territorio rural circundante no fueron ocupados durante el resto del período colonial. En 1868 en sus inmediaciones se fundó el Pueblo de Cayastá, con inmigrantes de origen europeo y los terrenos de la primitiva ciudad fueron convertidos en tierras de labor.
En la primera mitad del siglo XX, en medio de las tierras de labor, montículos de terreno formados por el derrumbe de las antiguas construcciones y objetos hallados al azar permitían suponer que allí había existido la ciudad de Santa Fe entre 1573 y 1660.
Las excavaciones en el sitio fueron iniciadas en 1949 por Agustín Zapata Gollan, dejando al descubierto un conjunto de estructuras arquitectónicas de tierra cruda y restos arqueológicos correspondientes a la etapa de ocupación de la antigua ciudad de Santa Fe.
La autenticidad del registro arqueológico y su identificación con Santa Fe la Vieja pudo ser confirmada por testimonios de muy diversa escala y naturaleza. La ubicación de las estructuras arquitectónicas en relación con la traza urbana original y su correlación con la traza de la actual ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz, así como las características, procedencia y cronología de los artefactos asociados con estas estructuras excavadas por Zapata Gollan reforzaron la verificación de la hipótesis de que el sitio correspondía a las ruinas de la primitiva ciudad de Santa Fe.
El descubrimiento de las tres iglesias, en perfecta concordancia con la localización que tuvieron en la ciudad nueva fue uno de los principales argumentos que permitieron probar la identidad de lo descubierto. No sólo se reprodujo el padrón de tierras urbanas, sino que también se mantuvieron los derechos de sepultura de acuerdo a los padrones que las iglesias llevaban de sus enterratorios. Así lo confirman numerosos documentos históricos que permitieron identificar algunos de los entierros, como el de Hernandarias de Saavedra, primer gobernador criollo del Río de la Plata, y de su esposa, hija del fundador.
La cronología del sitio también puede verificarse a partir de algunos de los artefactos recuperados en las excavaciones asociados con las estructuras arquitectónicas.
Casi un siglo después se decidió un nuevo emplazamiento entre los ríos Salado y Saladillo, en terrenos pertenecientes a Juan de Lencinas. El traslado se inició en 1651 y se completó casi una década después.
La ciudad se fue extendiendo junto a la laguna Setúbal y el río Coronda y frente a las islas que la separan del Río Paraná.
Un hito que configuró la historia santafesina fue la declaración de la ciudad como “Puerto Preciso” por la Corona Española en 1662. Esto significaba que todas las embarcaciones que se dirigían al Paraguay por le río Paraná, debían registrarse y hacer escala obligada en Santa Fe. Durante casi 120 años, Santa Fe tuvo un crecimiento comercial sostenido a través de su puerto, hasta que en 1780, el virrey Vértiz retiró el privilegio de “Puerto Preciso”.
La Constitución Nacional se sancionó el 1º de Mayo de 1853 en el Cabildo de Santa Fe, demolido en 1906. La aprobación de la Constitución puso fin a las guerras civiles y sentó las bases del Estado moderno argentino.
Cuando se realizó en Santa Fe la Convención Constituyente, la ciudad tenía todavía características coloniales y ocupaba pocas manzanas. No existían hoteles ni pensiones donde pudieran alojarse los constituyentes. Por lo tanto se dispuso que la mayoría de ellos se ubicaran en los conventos de franciscanos y dominicos; y unos pocos, en cuartos de alquiler.
A partir de 1853, desde que se sancionó la Constitución Nacional, se realizaron seis Asambleas Constituyentes: 1860, 1866, 1898, 1949, 1957 y en 1994, en estas dos últimas ocasiones la Ciudad recibió nuevamente a los constituyentes.
En la actualidad se puede visitar el emplazamiento original de la ciudad en el Parque Arqueológico “Santa Fe la Vieja”.
Feliz Aniversario querida Santa Fe, histórica capital de nuestra provincia.

No hay comentarios: