miércoles, 30 de noviembre de 2011

DÍA NACIONAL DEL TEATRO


Se conmemora hoy el Día Nacional de Teatro, recordando la fecha en que se incendió el primer teatro de la ciudad de Buenos Aires, llamado de la Ranchería.
Los espectáculos teatrales en Buenos Aires se iniciaron a fines del siglo XVIII. En tiempos del Virrey Vértiz, se construyó el teatro de la Ranchería, en la actual esquina de Perú y Alsina.
Allí se estrenó, en 1789, la primera versión de “Siripo” de Manuel José de Labardén. Como complemento de los dramas y comedias, se ofrecían tonadillas -como se hacía en España- que cantaban las actrices y los actores con acompañamiento de guitarra y concluían con el baile de boleras y seguidillas.
El Teatro de la Ranchería, o Casa de Comedias, fue destruido por un incendio en agosto de 1792. Hasta la construcción del Teatro Coliseo en 1804, Buenos Aires permaneció sin teatro, pero la actividad se realizaba en cualquier lugar adecuado y accesible a la concurrencia.
URL: http://www.aimdigital.com.ar/aim/?p=62206
Publicado el 23 nov 2011. Archivado bajo Cultura

lunes, 28 de noviembre de 2011

V ENCUENTRO DE ESCRITORES Y POETAS




El 17 y 18 del cte se llevó a cabo en Villa Gral. Belgrano, en el precioso Valle de Calamuchita, Sierras de Córdoba, un nuevo Encuentro de Escritores y Poetas. Allí volvimos por tercera vez a compartir gratos momentos e intercambiar poesías y relatos con gente de muchos puntos de nuestro país. La Sociedad Argentina de Letras, Artes y Ciencias ( S.A.L.A.C.) filial Gral. Belgrano, nos recibió con la calidez de su presidenta la Poetisa María Elba Benitez y su comisión. Fue presentado el tercer libro de Fulguraciones en que participamos la delegación de El Trébol, integrada por el corresponsal Darío Brocca, Haydeé Beltrán, Néstor Musachi, Agustín Torre, Lydia Musachi, Edita Gaite, Delia Winholzt, Las Voces del Yaraví, integradas por Uvalter Ojeda, Tito Muya y Carlos Fredes y el acordeonista Ricardo Parissi. Muchas gracias a la gente de Villa Gral. Belgrano por los gratos momentos compartidos.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

FLORENCIA MOLINA CAMPOS










Florencio de los Ángeles Molina Campos nació en Buenos Aires el 21 de agosto de 1891. Hijo de don Florencio Molina Salas y de doña Josefina del Corazón de Jesús Campos y Campos, miembros de una familia tradicional cuyos orígenes se remontan en el país a la época de la Colonia. Entre sus ilustres y heroicos antecesores se cuentan los generales Luis María, Gaspar y Manuel Campos, entre otros.Florencio Molina Campos, muy distante del ámbito castrense, pasó su vida alternando entre la Ciudad de Buenos Aires y los campos de sus padres en los pagos del Tuyu y General Madariaga, en provincia de Buenos Aires, y Chajarí, provincia de Entre Ríos.El 31 de julio de 1920 contrajo matrimonio en la Iglesia del Salvador con María Hortensia Palacios Avellaneda, hija de don Rodolfo Palacios y de doña María Avellaneda -integrantes de encumbradas familias tradicionales de nuestro país-, con la que inició su vida matrimonial en un departamento ubicado en la Calle Paraguay 339.El 11 de junio de 1921 nació la que sería su única hija, Hortensia, a la que llaman "Pelusa". Tiempo después el matrimonio se separó de hecho, quedando la tenencia de Pelusa a cargo de su madre María Hortensia. Pelusa, luego de un largo noviazgo, contrajo enlace con don Antonio “Buby” Gimenez, hijo único de una familia castrense tradicional de gloriosos expedicionarios al Desierto. Transcurridos 11 años de matrimonio, nació el que sería también su único hijo, Gonzalo Gimenez Molina.En 1926, Florencio Molina Campos -a instancias de sus amigos y aprovechando que sus antepasados eran socios fundadores y él había sido empleado y en ese entonces ya era socio- presentó su primera exposición en el Galpón de Palermo de la Sociedad Rural Argentina. Su muestra fue visitada por el Presidente de la Nación, Marcelo T. De Alvear, quien se convirtió en ferviente admirador de su obra y lo premió otorgándole una cátedra en el Colegio Nacional Nicolás Avellaneda.Durante una exposición que llevó a cabo en Mar del Plata en el año 1927, Florencio conoció a una joven mendocina, María Elvira Ponce Aguirre, a la que no volvió a ver por un largo período. Años después formaron pareja y convivieron hasta la muerte de Florencio en el año 1959. Como en la Argentina no estaba legalizado el divorcio, y por lo tanto no se permitía el casamiento de personas separadas, la pareja contrajo matrimonio sucesivamente en Uruguay en 1932, Estados Unidos en 1937 y, finalmente, por civil en Buenos Aires el 9 de marzo de 1956, favorecidos por la Ley Perón.En 1931 el pintor realizó su primer viaje a Europa y expuso en París. Más adelante viajaría infinidad de veces, invitado por diferentes gobiernos como representante cultural argentino. Fue profesor de las nuevas generaciones, tanto en el Colegio Nacional Nicolás Avellaneda como en Bellas Artes.En esa época inició el contrato para ilustrar los almanaques de la firma Alpargatas, que se editaron desde el año 1931 a 1936, 1940 a 1945, 1961 y 1962. Constituyeron, quizá, su obra más difundida, y sobre ellos dijo Ruy de Solana: “los almanaques constituían un sinónimo elemental de lo barato y despreciable. Pero desde que este artista empezó a difundir sus trabajos por ese medio humilde y anual, los almanaques se convirtieron en la pinacoteca de los pobres”.A partir de 1942, Molina Campos estrechó su relación con Walt Disney y fue contratado para asesorar al equipo de dibujantes para tres películas que los Estudios Disney estaban por realizar, ambientadas en la Argentina y basadas en obras del artista argentino y en los paisajes que habían visto en sus viajes a nuestro país.Molina Campos había sido convocado cuando ya estaba bastante avanzada la primera de las tres películas que planeaban realizar. El pintor argentino no compartía las extravagancias que el estudio cinematográfico quería hacer protagonizar a los paisanos y, tras varios intentos fallidos por lograr una representación más fiel del gaucho argentino, renunció. Ya sin Molina Campos, Disney decidió convertir las tres películas en una sola, que se conoció como “Saludos, amigos”.Como muda huella de su paso por los estudios de la Disney, quedaron las fotografías que se exhiben en el Museo Florencio Molina Campos entre las que aparecen Walt y sus dibujantes en el rancho Los Estribos, en un viaje relámpago que hicieron a la Argentina exclusivamente para contratarlo.En 1944, el pintor formalizó un contrato que se extendería por 10 años en forma consecutiva con la firma norteamericana Mineapolis-Moline, para la que ilustró entre 1944 y 1958 una serie de almanaques similares a los de Alpargatas, pero que incluyeron - por sugerencia suya- maquinaria agrícola de esa empresa. Además efectuaron afiches, estampillas y naipes y se reprodujeron los cuadros en diarios y revistas. En 1951, editaron también 12 laminas de los originales de ese año.El 16 de noviembre de 1959, superado por una enfermedad terminal luego de una infructuosa operación, Florencio Molina Campos murió en Buenos Aires. Sus restos permanecieron en la bóveda familiar de la Recoleta hasta que, en la década del 70, fueron trasladados a instancias de Elvirita al Cementerio de Moreno, en donde permanecen. Fue la imagen de Florencio la del típico argentino, simpático, entrador, audaz, excelente bailarín, con un envidiable carisma del que se valía para amenizar las reuniones a las que concurría. Poseía un fuerte carácter, que rasaba en ocasiones el mal humor. Era amante de la música clásica, que escuchaba durante las noches mientras pintaba.No tuvo una visión comercial de lo que hacía. Pintaba porque le gustaba pintar. Cuando por la guerra no entraba al país papel canson que utilizaba, pintó sobre cajas de ravioles, cuyo material reunía buenas cualidades como soporte de su arte. Jamás proyectó su obra a futuro. Vendía sus pinturas, sí, pero a precios sumamente módicos para la época, que sólo le permitieron vivir decorosamente. Pintó infinidad de cuadros, probando con diversas técnicas.Estos al igual que otros detalles de la vida de Molina Campos, surgen de la cuidada, respetuosa y estudiada biografía escrita por el Profesor Juan Carlos Ocampo, editada originalmente en 1980 y recientemente actualizada y reeditada, ante el reiterado pedido de admiradores tanto de la Argentina como del extranjero.

martes, 15 de noviembre de 2011

ANIVERSARIO DE LA CIUDAD DE SANTA FE






La ciudad de Santa Fe fue fundada por Juan de Garay el 15 de noviembre de 1573, sobre una loma vecina a la actual ciudad de Cayastá, junto al Río de los Quiloazas (hoy San Javier).
El colonizador fue parte de distintas expediciones y fundaciones de la corona española en el territorio del Río de la Plata. Le encomendaron fundar un puerto y pueblo en el río Paraná para que sirviera de apoyo a los navíos y armadas que llegaran de España a favor de la ciudad de Asunción.
En su ubicación original, Santa Fe estaba muy expuesta a los conflictos territoriales y las crecientes del río. Además, la zona era muy desfavorable para el tránsito de carretas, que debían desviar el recorrido y atravesar muchos pantanos para llegar a la ciudad.
La antigua ciudad fue totalmente abandonada por sus pobladores en los primeros años de la década de 1660 y durante varios siglos quedó sujeta a la acción de los agentes naturales. Su emplazamiento y el territorio rural circundante no fueron ocupados durante el resto del período colonial. En 1868 en sus inmediaciones se fundó el Pueblo de Cayastá, con inmigrantes de origen europeo y los terrenos de la primitiva ciudad fueron convertidos en tierras de labor.
En la primera mitad del siglo XX, en medio de las tierras de labor, montículos de terreno formados por el derrumbe de las antiguas construcciones y objetos hallados al azar permitían suponer que allí había existido la ciudad de Santa Fe entre 1573 y 1660.
Las excavaciones en el sitio fueron iniciadas en 1949 por Agustín Zapata Gollan, dejando al descubierto un conjunto de estructuras arquitectónicas de tierra cruda y restos arqueológicos correspondientes a la etapa de ocupación de la antigua ciudad de Santa Fe.
La autenticidad del registro arqueológico y su identificación con Santa Fe la Vieja pudo ser confirmada por testimonios de muy diversa escala y naturaleza. La ubicación de las estructuras arquitectónicas en relación con la traza urbana original y su correlación con la traza de la actual ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz, así como las características, procedencia y cronología de los artefactos asociados con estas estructuras excavadas por Zapata Gollan reforzaron la verificación de la hipótesis de que el sitio correspondía a las ruinas de la primitiva ciudad de Santa Fe.
El descubrimiento de las tres iglesias, en perfecta concordancia con la localización que tuvieron en la ciudad nueva fue uno de los principales argumentos que permitieron probar la identidad de lo descubierto. No sólo se reprodujo el padrón de tierras urbanas, sino que también se mantuvieron los derechos de sepultura de acuerdo a los padrones que las iglesias llevaban de sus enterratorios. Así lo confirman numerosos documentos históricos que permitieron identificar algunos de los entierros, como el de Hernandarias de Saavedra, primer gobernador criollo del Río de la Plata, y de su esposa, hija del fundador.
La cronología del sitio también puede verificarse a partir de algunos de los artefactos recuperados en las excavaciones asociados con las estructuras arquitectónicas.
Casi un siglo después se decidió un nuevo emplazamiento entre los ríos Salado y Saladillo, en terrenos pertenecientes a Juan de Lencinas. El traslado se inició en 1651 y se completó casi una década después.
La ciudad se fue extendiendo junto a la laguna Setúbal y el río Coronda y frente a las islas que la separan del Río Paraná.
Un hito que configuró la historia santafesina fue la declaración de la ciudad como “Puerto Preciso” por la Corona Española en 1662. Esto significaba que todas las embarcaciones que se dirigían al Paraguay por le río Paraná, debían registrarse y hacer escala obligada en Santa Fe. Durante casi 120 años, Santa Fe tuvo un crecimiento comercial sostenido a través de su puerto, hasta que en 1780, el virrey Vértiz retiró el privilegio de “Puerto Preciso”.
La Constitución Nacional se sancionó el 1º de Mayo de 1853 en el Cabildo de Santa Fe, demolido en 1906. La aprobación de la Constitución puso fin a las guerras civiles y sentó las bases del Estado moderno argentino.
Cuando se realizó en Santa Fe la Convención Constituyente, la ciudad tenía todavía características coloniales y ocupaba pocas manzanas. No existían hoteles ni pensiones donde pudieran alojarse los constituyentes. Por lo tanto se dispuso que la mayoría de ellos se ubicaran en los conventos de franciscanos y dominicos; y unos pocos, en cuartos de alquiler.
A partir de 1853, desde que se sancionó la Constitución Nacional, se realizaron seis Asambleas Constituyentes: 1860, 1866, 1898, 1949, 1957 y en 1994, en estas dos últimas ocasiones la Ciudad recibió nuevamente a los constituyentes.
En la actualidad se puede visitar el emplazamiento original de la ciudad en el Parque Arqueológico “Santa Fe la Vieja”.
Feliz Aniversario querida Santa Fe, histórica capital de nuestra provincia.

lunes, 14 de noviembre de 2011

FIESTA NACIONAL DE LAS ARTESANÍAS CRIOLLAS








Finalizaron ayer en Cañada Rosquín: El Encuentro Nacional de Artesanos Sogueros " HIlario Faudone", la Fiesta Provincial de la Tradición y el Pre Cosquín de las Artesanías, que se venían realizando desde el viernes 11 del cte. Hubo talleres y Peñas con las nuevas voces, comidas tradicionales y mucha danza. El organizador es el Centro Tradicionalista La Carreta, que este año está cumpliendo sus 28 años de trabajo por nuestra cultura criolla.En el transcurso de la fiesta actuaron Dúo Coplanacu, Roxana Carabajal, Los Magestuosos del Chamamé, Miguel Figueroa, Los Serenateros de Salta y músicos y cantores locales. Se destacó como siempre el grupo de danzas de La Carreta, haciendo la apertura y cierre de las noches en el escenario. El domingo desde las 9 de la mañana, luego de izar la bandera, se llevó a cabo el desfile gaucho, con banderas y estandartes de todos los Centros Tradicionalistas que se hicieron presentes para acompañar la fiesta, encabezado por el Presidente de la Federación Gaucha Santafesina, Roberto Aboledo. A las 12,30 se sirvió un almuerzo criollo en la cómoda carpa instalada al efecto, para luego a las 14,30 comenzar con la jineteada. Participaron 4 tropillas y buenos jinetes con la animación de Luis Lazzuri y el payador Leandro Soborino.Hubo importantes premios, el primero lo ganó el joven y destacado jinete Ulises Tissera de Noetinger. Un gran esfuerzo el que hace una de las instituciones pioneras del tradicionalismo en nuestra zona, por lo que merece todo nuestro apoyo. Felicitaciones CENTRO TRADICIONALISTA LA CARRETA!!

sábado, 12 de noviembre de 2011

DÍA DEL PENSAMIENTO NACIONAL



EL día del PENSAMIENTO NACIONAL, se instituye en honor al escritor y pensador Arturo Martín Jauretche.
Arturo Martín Jauretche nació en Lincoln, provincia de Buenos Aires, el 13 de noviembre de 1901. Sus padres fueron don Pedro Jauretche y Angélica Vidaguren quienes, además tuvieron otros 9 hijos, siendo Arturo el mayor de todos ellos.
Ensayista, escritor y político Jauretche militó en su juventud en el Partido Conservador para luego enrolarse en las filas Yrigoyenistas.
En 1930 fue protagonista de la lucha callejera contra los gobiernos de los generales José Félix Uriburu y luego de Agustín P. Justo y participó en actividades de riesgo especialmente en los combates de San Joaquín y Paso de los Libres, Corrientes, el 29 de diciembre de 1933 donde fue tomado prisionero luego de este último levantamiento radical. En las luchas internas del radicalismo dirigió los grupos "Continuidad Jurídica" y "Legalista" que se oponían a la dirección de Marcelo Torcuato de Alvear. Posteriormente, con el surgimiento del peronismo, Jauretche adhirió a los principios del recién nacido Movimiento Justicialista.
Quien había visto morir a Yrigoyen y había empuñado el fusil en la revuelta popular contra el régimen, aparecía entonces en el momento oportuno para reafirmarle al caudillo que "No hay nacionalismo sin pueblo", que "sólo los descamisados" podrán "aplastar a los vendepatrias y a los cipayos", y que "la Independencia Económica y la Soberanía Política no se plasman sin La Justicia Social y que en el mundo de imperialismos en pugna, la Argentina debe asentarse en La Tercera Posición".
Desde 1946 hasta 1951 fue presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires y, al producirse la Revolución de 1955, volvió a la lucha política "en defensa de los diez años de gobierno popular".
Algunas frases famosas de Arturo Jauretche:
- Asesorarse con los técnicos del Fondo Monetario Internacional es lo mismo que ir al almacén con el manual del comprador, escrito por el almacenero.
- En el territorio más rico de la tierra vive un Pueblo pobre, mal nutrido y con salarios de hambre.
- Hasta que los argentinos no recuperemos para la Nación y el Pueblo el dominio de nuestras riquezas, no seremos una Nación soberana ni un Pueblo felíz.
- La juventud tiene su lucha, que es derribar a las oligarquías entregadoras, a los conductores que desorientan y a los intereses extraños que nos explotan.
- No es posible quedarse a contemplar el ombligo de ayer y no ver el cordón umbilical que aparece a medida que todos los días nace una nueva Argentina a través de los jóvenes... No se lamenten los viejos de que los recién venidos ocupen los primeros puestos de la fila; porque siempre es así: se gana con los nuevos.
Jauretche murió en Buenos Aires el 25 de mayo de 1974, a la edad de 73 años.

viernes, 11 de noviembre de 2011

CAMINANDO SUEÑOS


CAMINANDO SUEÑOS



Caminando por los sueños, atiborrados de imágenes, impulsada por la angustia de correr detrás de una gran utopía, así desperté esta mañana. Llena de telarañas mi mente, llena de bronca por tanto llamado sin respuesta. El grito que no sale de mi boca corroe el centro de mi pecho: que habrá pasado, porqué, cuándo?.Todas son preguntas… ningún eco, nada de ondas, de señales, solamente baterías descargadas de palabras cariñosas.
Saludos que lleva el viento, perfumes de aromitos y jacarandaes se esfuman junto a tu sonrisa, tan lejana y borrosa como la primavera y el verano que ya se fueron hace rato buscando las antípodas.
Juntaré un atado de ilusiones esparcidas y tomaré fuerzas para esquivar las barreras que me impiden ver el paisaje de eternos verdes y azules, con montoncitos de algodones formando ovejitas en lo alto de los cerros.
La guitarra espera , afinar sus cuerdas y sacarle notas calmará mi angustia o mejor aún me ayudará a sacarle hermosas melodías .Al fin de cuentas hace rato que está esperando en un rincón , siempre ha sido la que acuna mi alma dolorida y seca mis lágrimas con sus arpegios.
Dulce música, tibia melodía de suaves notas cargadas de amor, así te acaricio sueño mío, así te lloro lejano duende de ausencia.
Lydia Musachi

jueves, 10 de noviembre de 2011

DÍA DE LA TRADICIÓN




El 10 de Noviembre se celebra “El Día de la Tradición” en virtud de conmemorarse un año más del nacimiento de José Rafael Hernández en 1834. Autor del poema más importante de la argentinidad, el “Martín Fierro”.
Es el reconocimiento a la identidad argentina, a través de uno de los personajes más representativos del ser nacional, José Hernández, quien puso todo su empeño en defender a sus paisanos de las injusticias que se cometieron contra ellos.
La tradición es el conjunto de costumbres, creencias y relatos de un pueblo, que se van transmitiendo de padres a hijos. Cada generación recibe el legado de las que la anteceden y colabora aportando lo suyo para las futuras. Así es que la tradición de una nación constituye su cultura popular y se forja de las costumbres de cada región.
El conjunto de las tradiciones de un pueblo está integrado por festividades religiosas, ritos indígenas relacionados con las leyes de la naturaleza, supersticiones, cánticos, bailes, vestimentas, juegos, músicas, comidas...
Los tradicionalistas somos, en nuestro hacer, los continuadores del ejercicio de las pautas culturales heredadas del gaucho, arquetipo de la nacionalidad argentina y de quien se desprenden las más auténticas manifestaciones de la verdadera cultura nacional argentina.
“Una generación no transmite a la siguiente las cosas naturales, sino únicamente cosas culturales como las ideas, costumbres, usos, útiles, etc., de manera que tradición es la “continuidad de las cosas culturales” a través de las generaciones por transmisión de los mayores a sus descendientes.
FELIZ DÍA DE LA TRADICIÓN! a todos los que de una manera u otra nos reconocemos como cultores de nuestras tradiciones.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

DÍA NACIONAL DEL DONANTE VOLUNTARIO DE SANGRE


En el día nacional del Donante Voluntario de Sangre los bancos de sangre de los hospitales de todo el país saldrán a buscar a los futuros donantes a la calle o en las instituciones públicas. En el país donan sangre 2.191 personas por día siendo el 10 por ciento donantes voluntarios.
El 9 de noviembre fue declarado el Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre, a través de la ley 25.936, que apoya la importancia de poder promover un cambio cultural y concientizar a la población, incorporando esta práctica como habitual, voluntaria , solidaria y anónima, destinada al beneficio de alguien que lo necesita, en muchos casos inclusive para continuar viviendo.
En nuestro país, se necesitan 1.500.000 donantes por año. La donación de sangre es un método seguro basado en normas internacionales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Asociación Americana de Bancos de Sangre.
Puede donar toda persona, entre 18 y 65 años, que pese más de 50 kg. Es fundamental no presentar ni haber padecido ninguna enfermedad transmisible a través de la sangre. Para verificar la aptitud del donante, se analiza la sangre y se realiza una entrevista personal y confidencial.
Hay que recordar que no existe sangre artificial, sólo se puede transfundir sangre de humano a humano. Esta puede ser de sangre total, específico de plaquetas o de plasma.
Las patologías más frecuentes que requieren este tipo de tratamiento son:
- Leucemia
- Aplasia medular,
- Cáncer,
- Trasplantes,
- Déficit de plaquetas,
- Anemia,
- Hemorragias,
- Cirugías,
- Trasplantes,
- Enfermedades hematológicas,
- Hemofilia,
- Hemorragias
- Quemaduras,
- Tétanos,
- Varicela,
- Rubéola,
- Hepatitis A y B,
- Enfermedad hemolítica del recién nacido.

DONAR SANGRE ES SER SOLIDARIO CON EL PRÓJIMO Y ES UNA FORMA DE DAR VIDA EN VIDA.

Fuente: UBA SALUD

martes, 8 de noviembre de 2011

GAUCHOS Y TRADICIONALISTAS


GAUCHOS Y TRADICIONALISTAS

Hay veces que me pregunto por que existen peleas o discusiones entre dos partes que según mi entender, deberían luchar por lo mismo: “mantener viva la Tradición”. Unos desde la experiencia y el trabajo diario, otros desde la investigación, colecciones de fotos, documentos, libros, “pìlchas”, carruajes y otras prendas del pasado, algunas costosísimas y que sin el aporte de un bolsillo poderoso, se perderían para siempre.
La verdad es que nunca logré darme una respuesta. ¿Será que las diferencias son tan grandes y profundas que no se pueden arreglar? Yo creo que no, a veces pienso que simplemente se trata de intransigencia por parte de ambos y que a veces se acercan al absurdo.
Yo creo que un tambero, un resero o un soguero es tan gaucho y defensor de nuestras tradiciones que aquellos historiadores que en una biblioteca investigaron, leyeron y hurgaron en la historia, quizás robando horas a su descanso, hasta lograr, por ejemplo, la reivindicación de Juan Manuel de Rosas, a quien, ahora todo aquel que se precie de ser gaucho lo tiene por un héroe, cuando hace unos años atrás se lo defenestraba como el “sangriento dictador”. ¿Gracias a quién se produjo “ese milagro”?
¿ Es más gaucho aquellos que hoy manejan un tractor, día y noche sembrando los campos de la Patria, los que trabajan en corrales, mangas y embarcaderos de cualquier Sociedad Rural del país que los escritores José Hernández, Güiraldes o López Osornio que nos legaron esos dechados de Tradición y Patria con sus célebres escritos. Y hasta me atrevería a poner a esa altura a Guillermo Hudson quién, pese a ser inglés y haber escrito estos libros en su patria, en su “Tierra Purpúrea” o “Allá Lejos y Hace Tiempo”, nos brindó excepcionales descripciones, de personajes, fauna y flora de nuestra pampa como jamás lo hizo nadie.
¿ Es más gaucho un alambrador o un molinero que aquel platero que investiga en libros, láminas, pinturas y museos para mantener viva esa tradición de nuestro pueblo gaucho, que es la platería campera?
¿ Es más gaucho un puestero que se levanta a la mañana bien temprano para recorrer el campo que algún tejendero de esos que hasta viajan al sur de nuestro país y se pasan meses aprendiendo las viejas técnicas del telar, para luego dar forma a esas expresiones de nuestra cultura que de otra manera se perderían ?
En fin, se me ocurren decenas de ejemplos para sumarlos a estos, pintores, dibujantes, escultores. Todas personas que luchan por lo mismo. Y querer la Tradición no significa ponerse las pilchas y pararse ladeando una cadera o caminando como si aun no se hubiese bajado del caballo.
Muchas veces me preguntan en las exposiciones que hago y en las charlas que doy, porque yo no visto de paisano.
Si bien de chico lo hice, hoy de grande siento un gran respeto por esas pilchas y a veces pienso que si las usara, estaría mintiendo.
Recuerdo que una vez para contestar esa pregunta, escribí una octavilla que decía:

El honrar la Tradición
no es vestirse de paisano,
ni con un poncho en la mano,
revolear sin ton ni son.
Es el sentir emoción
con nuestras cosas camperas
y es abrir bien las tranqueras
del alma y el corazón.

Nadie puede negar, que hay cantores sureros muy buenos y aquí quizás me traicione el aprecio que siento por él, pero si alguien ha hecho con su música, sus letras y sus libros, tradición, es mi querido y dilecto amigo Héctor del Valle. Investigando, leyendo y buscando datos en las Iglesias, Juzgados de Paz y cuanto archivo histórico encuentre en pueblitos y ciudades para luego redactar y poner música a hechos de nuestra historia.
Y precisamente de su puño y letra a escrito esta milonga y que la considero el mejor ejemplo de lo que estoy diciendo y pido, por favor, que se lea con atención, ya que en ella Héctor reconoce sus falencias como gaucho, cosa que de ninguna manera desmerece su valor e importancia en el criollismo y la Tradición.

En mi rancho podrá ver
si lo observa con cuida’o
pilchas y armas que he colga’o,
pertenencias del ayer.
Es un campero placer
ver colga’os unos cinchones,
culeros con patacones
y algunos viejos fusiles
a más de algunos candiles
que alumbran las Tradiciones.

Aunque no soy tomador
tengo un chifle bien carga’o
que perteneció a un solda’o
que se hizo desertor.
Dos limetas flor y flor,
Rememoran el pasa’o,
Un medio frasco arrumba’o
Del “terne” aquel que al dentrar
A Fierro quiso apurar
Diciendo: “Beba cuña’o.

De plata un buen arriador,
aunque yo tampoco arreo,
lo guardo como un trofeo
de un porteño cuarteador.
También tengo un maneador
y un par de riendas lujosas,
dos californias famosas
por la audacia de un cuatrero
y un trabuco naranjero
de aquellos tiempo de Rosas.

Aunque tampoco he bolea’o
tengo unas avestruceras
que son de la vieja era
de un tiempo lindo pasa’o.
Un buen cuchillo afila’o
que jamás a un duelo entró
y que siempre se lució
como pilcha de un campero,
es recuerdo de un carrero
que una vez me lo obsequió.

Una buena selección
de cencerros navarreros,
frenos, bozales, taleros
y ponchos de colección.
Tijeras a discreción,
aunque no aprendí a tusar,
varias marcas pa’ marcar
y un viejo estribo machazo
y trenza’o de seis un lazo
que no lo se ni agarrar.

Mi rancho hay Tradición
y aunque no es un museo
es en donde me recreo
y endulzo mi corazón.
Unas guitarras que son,
dulzura de camoatí
con las que yo me lucí
y a las que tanto me aferro,
con el viejo Martín Fierro
y estilos de Abel Fleurí.

Carlos Ernesto Pieske
Chascomús
Gracias querido profesor por plasmar en sus palabras los sentimientos de muchos de nosotros los que amamos nuestras tradiciones TODAS. Un abrazo.

lunes, 7 de noviembre de 2011

DÍA DEL CANILLITA




El día del canillita comenzó a festejarse el 7 de noviembre de 1947, en conmemoración a la fecha de muerte de Florencio Sánchez. Este dramaturgo uruguayo dio origen a esta denominación en su obra "Canillita". En ese libro designa así a un chico de piernitas flacas que vendía diarios.
Hasta hace algún tiempo, no se editaban ni se vendían diarios ni revistas en este día. Actualmente, si bien la fecha se sigue celebrando, las publicaciones se venden como cualquier otro día.
La primera vez que se escuchó el grito de un vendedor de diarios fue en 1867 cuando anunciaba: “¡La República! ¡La República!”. Éste era el nombre de un diario de la época que ideó aquella forma de venta directa. Debido a su éxito, esta costumbre fue adoptada por otros diarios, creándose así una nueva fuente de trabajo.

FELIZ DÍA A TODOS LOS CANILLITAS DE MI PAÍS!! Gracias por acercarnos a lo que sucede cada día.

viernes, 4 de noviembre de 2011

EL ALMA DEL ALMA...CÉN


EL ALMA DEL ALMA…CÉN

Esta nota la deberíamos haber escrito con “lapiz-tinta” ( ese tiñe-lenguas hundido ya en el tiempo?, sobre una libreta de tapas de hule negro. La hubiésemos querido escribir con la barbilla apoyada apenas sobre el mostrador, en puntas de pie para alcanzar aquel mármol donde la balanza de dos platas oscilaba con el pan de cada día. Pero la hubiéramos escrito para el almacenero.
Mas no para éste de hoy, que refulge entre tubos fluorescentes y exhibidores de fórmica y metal estampado, que ha cambiado el “lapiz –tinta” por la pantalla de la computadora. Aunque cumple idéntica misión que aquel que nos devolvía la libreta garrapateada de té Mazawatee, yerba Napoleón, aceite Bau y jabón Llauró, no fue por él que se instituyó el Día del Almacenero, oportunamente celebrado.
Por eso, y seguramente, con la aceptación de sus colegas de ahora, es que preferimos trasladar el homenaje a aquel almacenero del papel de estraza, al “ Don Juan “ de cualquier pueblo o cualquier barrio, que traficaba con monedas, que pedía un blindado cuando debía depositar mil pesos, porque la historia del almacén – si alguna vez se escribe- deberá estar encuadernada en níquel.
Todavía colgaban del almacén que recordamos, las botellas de legítimo Chianti y las piezas de bacalao de Noruega; se apilaban los tarros de morrones de Calahorra, aromaba el café en grano de Colombia y esperaban la hora del destape las botellas españolas de Sidra Sagardúa o El Gaitero. Por eso eran artículos reclamados en las grandes ocasiones- que siempre las hubo- y el “don Juan” del caso jamás las aguardaba. El encontraba ocasión para su negocio en todo aquello que se vendía por centavos. ( Diez de pan, cinco de yerba, veinte de azúcar…así eran las cosas en aquella Argentina que conocimos en nuestra infancia).
Aquel vencedor de “escobas de cinco hilos”, “azúcar de refinería”, manteca Tulipán y fideos Tampieri, no conoció el polietileno, ni las básculas digitales, ni el número de orden de su clientela. Su intuición decidía cuál cliente había sido el primero y cuál el último en entrar en aquel salón que olía a especias, sin necesidad de ese aparatejo masificador del turno que el dependiente actual lee tan rápido ( 35, tiséis., tisiete), si uno no está atento pierde como un balde…
Con un papel de estraza- un recuerdo gris de la época- envolvía el producto, y tomándolo por las esquinas, dabas unas vueltas de carnero al paquete, dejándolo listo para la canasta con que luego (todavía eso) llevaba el repartidor al domicilio del cliente. Cuando la operación era en el propio almacén, el trato se cerraba con la “yapa”, un rito que regocijaba a los chicos y que seguramente habría de preocupar a los mayores, porque ha de creerse que su importe de un par de centavos, viajaría de polizón entre el mar de números de la libreta negra. ( Perdón: dijimos polizón que en castellano es el individuo que viaja clandestinamente en cualquier medio de transporte y no polizonte que es un término despectivo referido a la policía).
Suele ser tan frecuente este disparate, que en una grabación de Amelita Baltar de “Balada para un loco”, esa revolucionaria creación tanguística de Piazzolla y Ferrer, la cancionista dijo en cientos de miles de placas discográficas “ y primer polizonte del viaje a Venus” (grap,grap).
Ahora el supermercado, el autoservicio, el changuito y el ticket, una fabulosa corporación de almacenes, donde ningún “don Juan” voltea a pulmón la manivela de la cortadora de fiambres, nadie empuña las cucharas de cinc en que la harina y al sémola eran transportadas desde los cajones de tapa inclinada a la bolsita de papel rosado.
Claro, no vamos a denostar contra el progreso, por nostálgicos que seamos; bienvenido sea, aún con precios estratosféricos. Todavía existen los almacenes ( despensas o mercaditos, se los llama), que sostienen la antigua estructura de la venta de comestibles, así, directamente, mostrador por medio y sin otros changuitos que los propios, o los que le compran gaseosas y caramelos.
Para nosotros, los de 1925 al sur, ese almacenero- sin desdeñar el hipermercado- seguirá siendo el mismo comerciante que, como ningún otro, tiene un puente de afecto entre su colorida estantería y la mesa familiar.
Como se ve, los hombres sabemos bastante de volver a casa con la bolsita, acelerando el paso si se acerca algún conocido o poniéndonos ultra-rojos si nos enfrentamos con alguno. A no negarlo, que nosotros conocemos a un señor que cuando alguien le dijo con sorna:
-“Te tocó hacer los mandados, hoy?
-“Yo no hago los mandados, che. Hago las compras”- le contestó ofendido…

Nicasio Soria, de Bueyes perdidos- Diario La Voz del Interior- Córdoba
Año 1997

EZEQUIEL MARTINEZ ESTRADA


Ezequiel Martínez Estrada nace el 14 de septiembre de l895 en San José de la Esquina, un pueblo de la provincia de Santa Fe, Argentina. Siendo niño su familia se traslada a Goyena, pueblo ubicado al sur de la provincia de Buenos Aires, donde su padre abre un almacén de ramos generales. Tenía dos hermanos, Carlos y Emilio, siendo él el mayor de los tres. En la “Carta” autobiográfica que en l945 le dirige a Victoria Ocampo, le dice que hasta los 12 años vivió en pueblos de provincia de los que guarda recuerdos llenos de “acontecimientos prodigiosos”. Será en Goyena, precisamente, donde ha de comprar en l937 un campo con el dinero que recibe en uno de sus premios de literatura.
Don Ezequiel, como muchos lo llamaban, es un hombre púdico y poco dado a las confesiones. Fuera de la “Carta a Victoria Ocampo”, no ha dejado ninguna autobiografía en sentido estricto y, en consecuencia, poco se sabe de su infancia y adolescencia, de sus hermanos ni de sus padres. Hacia l907, año en que sus padres se separan, Martínez Estrada viaja a Buenos Aires, donde vive son su tía Elisa y estudia en el Colegio Avellanda. Pareciera que debido a la precaria situación económica de la familia, Martínez Estrada se ve obligado a abandonar sus estudios y empezar a trabajar. En l914 lo encontramos trabajando en el Correo Central de Buenos Aires, donde permanecerá hasta que se jubile en l946.
Fuera de algunos ensayos breves que publica entre l917 y 1919 en las revistas Nosotros y Atenea, Martínez Estrada inicia su carrera literaria como poeta. Entre l918 y 1929 publica seis volúmenes de poesía, en los que es evidente la influencia de Edgar Allan Poe, de Rubén Darío y, particularmente, de Leopoldo Lugones.
En l921 contrae matrimonio con la pintora y escultora Agustina Morriconi, con quien compartirá el resto de su vida. Ella inspirará muchos de sus poemas, y ella lo acompañará en todos sus viajes y las largas estadías fuera del país.
En l949 se radica en Bahía Blanca, en la casa de la Avenida Alem, hoy sede de la Fundación Ezequiel Martínez Estrada. Con la caída del peronismo en l956 se reintegra a la docencia con carácter interino en el Colegio Nacional de La Plata y, al año siguiente, es nombrado profesor extraordinario en la Universidad Nacional del Sur, en Bahía Blanca.
En su casa de Bahía Blanca termina sus libros sobre José Martí, algunas de cuyas páginas le han de costar lágrimas, según le escribe a su amigo cubano Samuel Feijoo. Prepara también la edición de Realidad y fantasía en Balzac, obra que se publica en l964, y escribe los últimos poemas que la revista Sur dará a conocer —sus “Tres poemas del anochecer”. Arnaldo Orfila Reynal, del Fondo de Cultura Económica en México, lo convence de que seleccione y ordene los textos para la Antología, cuyo “Prólogo inútil” debe haber sido lo último que Don Ezequiel habría de escribir.
Ezequiel Martínez Estrada fallece en Bahía Blanca el 4 de noviembre de l964, a las 0 horas. Sus restos yacen en el cementerio de la ciudad de Bahía Blanca.

Póstumamente se han publicado varias colecciones de cuentos y ensayos tales como Cuatro Novelas (l968), Cuentos completos, edición ya mencionada, En torno a Kafka y otros ensayos (l967), Para una revisión de las letras argentinas (l967) y Leer y escribir (l969), compilaciones de Enrique Espinosa, su ensayo y testimonio titulado Leopoldo Lugones: retrato sin retocar (l968), Meditaciones sarmientinas (l968), Poesía de Ezequiel Martínez Estrada (l966), y dos textos arriba mencionados: el libro que le dedica a Nicolás Guillén y Panorama de los Estados Unidos. La Dra. Nidia Burgos, presidenta de la Fundación Ezequiel Martínez Estrada y profesora de la Universidad Nacional del Sur, está trabajando en un volumen que reúne la correspondencia que durante años mantuvieron Martínez Estrada y Victoria Ocampo, y también sobre las cartas que él y su esposa intercambiaron desde el noviazgo.
En el “Prólogo inútil” a la Antología, pide que su obra se lea y juzgue como “la producción de un artista y un pensador”, un artista de la lengua que se vale del mito y la alegoría allí donde la razón no alcanza, y un pensador, un estudioso de la biografía cultural de los pueblos y de la obra y vida de seres del presente y el pasado que, a su juicio, encarnan el ideal.
Ezequiel Martínez Estrada ha sido un hombre difícil —un individualista, un humanista de viejo cuño, un idealista exigente y romántico— que, ciertamente, está muy poco dispuesto a negociar sus posiciones con quienes considera enemigos de la humanidad. A Martínez Estrada se le podría aplicar la fórmula de José Vasconcelos —“pesimismo de la realidad y optimismo del ideal”— porque su mirada crítica hacia la realidad y la historia humana tiene su fundamento en una perspectiva ética para la cual los valores absolutos y eternos existen.
Graciela N.V. Corvalán ( extracto)

jueves, 3 de noviembre de 2011

JUAN CHASSAING





El 3 de noviembre de 1864, muere el poeta, militar, abogado, legislador y notable orador político Juan Chassaing. Luego de la batalla de Pavón (1861) escribió su bello poema "Mi bandera". Nació en Buenos Aires el 15 de julio de 1839.
En 1852, cuando Chassaing tenía 13 años de edad, ganó un concurso realizado en su escuela, escribiendo la oración A mi bandera.
En 1900 su letra fue ligeramente modificada (debido a su tendencia antiespañola). Se cambió el verso «...con España sus vínculos rompió» por «con valor sus vínculos rompió»:

A mi Bandera
Marcha

Aquí está la bandera idolatrada,
la enseña que Belgrano nos legó,
cuando triste la Patria esclavizada
con valor sus vínculos rompió.

Aquí está la bandera esplendorosa
que al mundo con sus triunfos admiró,
cuando altiva en la lucha y victoriosa
la cima de los Andes escaló.

Aquí está la bandera que un día
en la batalla tremoló triunfal
y, llena de orgullo y bizarría,
a San Lorenzo se dirigió inmortal.

Aquí está, como el cielo refulgente,
ostentando sublime majestad,
después de haber cruzado el Continente,
exclamando a su paso: ¡Libertad!
¡Libertad! ¡Libertad!

Letra: Juan Chassaing
Música: Juan Imbroisi

martes, 1 de noviembre de 2011

DÍA DE TODOS LOS SANTOS y DE LOS DIFUNTOS






El Día de Todos los Santos es una fiesta "muy antigua" y se remonta al siglo VIII en las antiguas Galias. Después se extendió entre los monjes benedictinos para conmemorar a los fieles difuntos.
El consultor de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de El Vaticano y presidente de la Asociación de Profesores de Liturgia, Aurelio García Macías, ha invitado a todas las personas que visitan los cementerios estos días, con motivo del Día de Todos los Santos, a rezar por sus seres queridos difuntos y esperar su resurrección.
"Si Cristo ha muerto y ha resucitado, nosotros, que estamos unidos a Cristo por el bautismo, experimentamos la muerte, pero esperamos la resurrección. Este es el gran mensaje cristiano de estos días. Recordamos a nuestros difuntos, pero esperamos su resurrección", ha explicado en unas declaraciones.
La tradición cristiana
Además, ha asegurado que en estos días se ve que aún hay en España "un rescoldo de la venerable tradición cristiana" al ver a los millones de personas que se desplazan hasta los cementerios y los millones de flores que llevan a los seres queridos.
"Todo esto habla de una cultura presente en nuestro país, un rescoldo de la venerable tradición cristiana, que tendríamos que aprovechar para centrarla en el misterio de la muerte para un cristiano y su esperanza en la resurrección futura", ha remarcado.
En este contexto, García Macías ha instado a los católicos a recordar a los difuntos y orar por ellos como "un gesto de caridad para los hermanos que ya no están presentes" y ha apuntado que rezar, llevarles flores y pedir a Dios por su paz eterna es una prueba de "amor" hacia ellos.
"La oración por los difuntos"
"Oramos por ellos y con ellos, porque todos formamos parte de la Iglesia terrestre y celeste", ha subrayado. De hecho, ha remarcado que hay una frase en la Biblia que dice que "es bueno y saludable orar por los difuntos".
No obstante, ha alertado de que la fiesta de Todos los Santos se está "extrapolando en aspectos materiales" como por ejemplo "las flores y los adornos en las tumbas" y ha lamentado que se está perdiendo un poco su "referencia cristiana" que es "la oración por los difuntos".
García Macías ha explicado que hay que distinguir entre los días 1 de noviembre, solemnidad de Todos los Santos, y 2 de noviembre, conmemoración de los Fieles Difuntos. Así, ha precisado que, la primera fiesta celebra a todos los santos conocidos y anónimos que siguieron a Cristo hasta el final, y supone un día de "gozo y alegría" simbolizado en el color blanco de la liturgia.
"Austeridad y oración"
Mientras tanto, ha apuntado que la segunda festividad conmemora a todos los bautizados en Cristo, miembros de la Iglesia que han muerto y, por tanto, es un día de "austeridad y oración" para el recuerdo de los difuntos queridos. De esta forma, ha señalado que es realmente el día 2 el reservado a la memoria de los difuntos y el día que habría que visitar los cementerios, pero que, al ser el Día de Todos los Santos fiesta no laborable, se aprovecha para visitar las tumbas.
En cuanto a la historia de este Día de Todos los Santos, García Macías ha concretado que la fiesta es "muy antigua" y se remonta al siglo VIII en las antiguas Galias. Después, según ha indicado, se extendió entre los monjes benedictinos para conmemorar a los fieles difuntos.
El 1ro. se celebra la fiesta de "todos los Santos" en las localidades de la Quebrada de Humahuaca y de toda la Puna. En élla se realizan ofrendas florales y comidas típicas, la tradicional chicha en homenaje a los difuntos, porque según se cree los muertos visitan las casas donde moraban. Hacen muñequitos con formas humanas recordando a sus muertos queridos y les sirven comidas y bebidas para que disfruten y también una escalerita, para que luego retornen al cielo.
Antiguas tradiciones, mezcla de cristianas y aborígenes, pero que ojalá nunca se pierdan en el tiempo.