miércoles, 28 de septiembre de 2011

ADIÓS A HUGO GIMENEZ AGÜERO


"El cantor de la Patagonia" muere tras accidente en ruta

El cantante viajaba en su camioneta que chocó con otra y luego se incendió en Bahía Blanca.
Hugo Giménez Agüero había realizado 19 trabajos discográficos, seis de los cuales contaron con sellos de nivel internacional.
Un cantante patagónico murió cuando su camioneta chocó de frente con otra y se incendió, en la ruta nacional 3, a 20 kilómetros al sur de la ciudad de Bahía Blanca.
El accidente ocurrió en la noche del martes, pasadas las 22, cuando la víctima, identificada como Hugo Giménez Agüero, de 67 años, conocido como "El cantor de la Patagonia", se trasladaba a bordo de una camioneta Chery Tiggo dominio JTR 110 en dirección a Bahía Blanca.
Al llegar al kilómetro 710 de la ruta 3 el rodado impactó de frente con otra camioneta, una Chevrolet S10 que era conducida por Hernán Popko, de 33 años, oriundo de Chapalcó, detallaron los voceros policiales.
"A raíz del violento impacto la camioneta Chery salió a la banquina y comenzó a prenderse fuego en forma instantánea, por lo que el cantante falleció calcinado en el acto", detalló una fuente policial.
Tras ser alertados del hecho se hicieron presentes en el lugar integrantes de la comisaría de Médanos, personal de Defensa Civil de Bahía Blanca y bomberos voluntarios de General Daniel Cerri.
Según los informantes, el otro conductor involucrado en el accidente, Popko, resultó con diversas heridas por lo que fue trasladado de inmediato al Hospital Municipal de Bahía Blanca, donde quedó internado.
Debido al choque, la ruta nacional 3 debió permanecer cortada al tránsito vehicular por espacio de tres horas con el fin de facilitar la tarea de los bomberos junto con personal de la Policía Científica y Defensa Civil.
Giménez Agüero, oriundo de Balcarce, había nacido el 25 de agosto de 1944, pero fiel a su ferviente apego a la Patagonia, se radicó en Río Gallegos, Santa Cruz. Durante su carrera artística el cantante realizó 19 trabajos discográficos, seis de los cuales contaron con sellos de nivel internacional.
Nunca te olvidaremos gran cantor de la música patagónica, el que nos hizo conocerla y amarla a través de sus mismos sentimientos. Que Dios te de el descanso eterno! Seguiremos difundiendo tu obra para que nunca te olviden los que aman nuestra tierra.

martes, 27 de septiembre de 2011

DÍA NACIONAL DE LA CONCIENCIA AMBIENTAL



En este 27 de septiembre de 2006, fecha que recordamos el fallecimiento de siete personas, en un crimen aún impune como resultado de la desidia gubernamental, la laxitud en las leyes y la búsqueda ambiciosa de ganancias, los miembros de la Red Nacional de Acción Ecologista (RENACE) declaran que esas víctimas representan un porcentaje mínimo de las que todos los días perecen en nuestro país como consecuencia del hambre, el abandono, la falta de acceso a servicios esenciales como el agua, la salud y la educación, entre otros, y que muchas de ellas son producto de una errónea concepción del desarrollo, que hace que deban abandonar sus ambientes natales debido a la destrucción del mismo, para hacinarse en villas miserias.
EL DIAGNÓSTICO
Como ambientalistas sabemos que los diagnósticos ya no son necesarios puesto que los problemas son harto evidentes; aún así, consideramos necesario dar a conocer nuestra visión sobre el estado de situación de la Argentina.
Nuestro planeta se encuentra inmerso en una profunda transformación, siendo el más evidente el proceso del Cambio Climático debido al incremento exponencial de los gases de efecto invernadero en los últimos doscientos años. Los expertos aseguran que detenerlo es imposible y que sólo nos queda mitigarlo y adaptarnos. Nuestro país no está ajeno a esta situación y ya se verifican los cambios en la distribución de las lluvias, los períodos de sequía e inundación, y el lento pero persistente incremento de la temperatura año tras año. En un ciclo que se acelera en cada nueva estación, se reproducen los cambios y en eso influyen las actividades humanas. Sólo una visión muy sesgada de la realidad puede pretender que el deterioro de la calidad de vida se encuentra asociado de manera unívoca a las cuestiones económicas, políticas o sociales; bajo esa visión de los procesos económicos-productivos y sociales, se obvia la referencia al componente más importante: NUESTRO AMBIENTE.
Como estamos...
En un recorrido por los actuales problemas ambientales de nuestro país, vemos que en todos los casos coincide con situaciones de conflicto entre la sociedad, un determinado modelo de producción y consumo y el soporte natural.
A lo largo de toda la zona cordillerana, las explotaciones mineras a cielo abierto de Bajo La Alumbrera y Veladero, por citar sólo las más conocidas, están destruyendo el paisaje, los glaciares y un modo de vida sustentable, secando las escasas reservas de agua y contaminando con cianuro más allá de las fronteras provinciales tal como se ha podido detectar en Río Hondo (Santiago del Estero). La organización, la insurrección y la vigilia permanente de la población local, que ve afectado su futuro y el de sus hijos, han podido detener algunos proyectos como en Esquel (Chubut) y Chilecito (La Rioja), pero varias decenas esperan su aprobación en el marco de la Ley de Inversiones Mineras y al Tratado de Implementación Conjunta con Chile, ambos aprobados en los años 90.
En la Patagonia, hasta en los manuales de geografía de las escuelas primarias, se habla del problema del sobrepastoreo y la consiguiente erosión, situación que no ha cambiado y/o mejorado en los últimos años. A esta situación extrema, debemos sumarle los intentos de destrucción del bosque cordillerano a través de los incendios o siembra intensiva y extensiva de especies exóticas, la apropiación de fuentes de agua, la extranjerización del territorio, la explotación del petróleo, el proyecto latente de establecimiento de un basurero nuclear y la persecución y el despojo a los pueblos originarios a ambos lados de la cordillera.
En el centro del país, y en un salvaje proceso de expansión de las fronteras agropecuarias para atender a los mercados externos, se destruyen e incendian montes y bosques nativos, se avanza sobre tierras no aptas para la agricultura, expulsando a miles de pequeños productores y trabajadores del campo, que terminan engrosando las villas miserias de las grandes ciudades. Por otra parte se elimina la biodiversidad y se modifican los ciclos agrícolas, abriendo paso al monocultivo de soja transgénica, con el sistema de siembra directa y más de 150 millones de litros de pesticidas por campaña rociados sobre las cabezas de la población urbana y rural, que ya comienza a sufrir las consecuencias de una década de fumigaciones en forma de alergias respiratorias, enfermedades cutáneas, cánceres de distinto tipo y malformaciones congénitas. El paisaje cotidiano de silos y máquinas fumigadoras dentro de las áreas urbanas, otrora símbolo de progreso, comienza a percibirse como una agresión a la salud de los ciudadanos, que se movilizan en Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires, Chaco y Entre Ríos.
Como efecto colateral a este proceso de una agricultura sin agricultores, nuestras carnes de renombre internacional pierden ventajas comparativas al confinarse al ganado vacuno a las peores tierras o a los feed-lots, aplicando hormonas de engorde prohibidas y obligándolos a consumir alimentos balanceados de dudosa calidad y escaso control sanitario, con el fantasma de la “vaca loca” rondando los corrales. Una situación similar sucede con la producción tambera, habiendo eliminado actividades generadoras de mano de obra o produciendo leche maternizada con altos contenidos de pesticidas. Demás está decir que estos productos básicos de nuestra Soberanía Alimentaria han desaparecido de la canasta básica de muchos argentinos que hoy no pueden acceder a ellos ni en cantidad ni en calidad.

Las pesquerías continentales y marítimas se encuentran en un franco proceso de agotamiento por sobreexplotación: ni sábalo ni merluza forman parte importante de esa variada ictiofauna que nos caracterizaba hasta hace unos años. Y con ellos, desaparece toda una sociedad y una cultura relacionada al recurso.

La destrucción de los hábitats naturales conlleva la desaparición o retroceso numérico de especies enteras de pájaros, insectos, pequeños y grandes mamíferos, hierbas, arbustos y árboles, que cumplen una función esencial en el mantenimiento del sistema y que ya se encuentran sitiados por la agricultura, las urbanizaciones, las vías de comunicación y el cambio climático. En el polo opuesto se encuentra una política gubernamental errática en cuanto a áreas naturales de conservación, las que siempre serán pocas, en comparación a las necesidades: el monte chaqueño, la Selva de Montiel, la selva misionera y próximamente las Yungas y los últimos bosques nativos del chaco árido y del espinal, serán recordados sólo en fotografías.
Por otro lado debemos mencionar las explotaciones de uranio en Malargüe, Mendoza, y en Los Gigantes, Córdoba, con un alto impacto sobre el ser humano, por la concentración poblacional; ambas sin funcionar por el momento y donde se acumulan toneladas de desperdicios, con la remediación pendiente desde hace un lustro.
La contaminación del aire, del agua y del suelo se acentúa en los parques industriales, con su consiguiente impacto sobre las poblaciones circundantes, y en los polos petroquímicos de Bahía Blanca y La Plata (Buenos Aires), Gran Rosario (Santa Fe) y el paradigmático caso del Dock Sud, la Villa Inflamable y la cuenca del Riachuelo-Matanza, a las puertas de la capital nacional, con un impacto directo sobre 5 millones de argentinos, con un Estado ausente y desarticulado para realizar cualquier control.
El reciente conflicto por las pasteras de Fray Bentos, Uruguay, desnudó con vergüenza a nuestras propias plantas de producción de pasta de papel - con los consiguientes monocultivos de eucaliptos y pinos-, distribuídas en todo el país, con tecnologías productoras de dioxinas, una de las sustancias más tóxicas creada por la Humanidad.
Añadimos el profundo deterioro ambiental que sufre actualmente la costa atlántica, en especial la bonaerense, con motivo del robo de arena de sus playas y el terreno ganado al sistema dunícola por emprendimientos edilicios. Esto nos remite también a las tierras públicas urbanas donde los inversores inmobiliarios reciben especial atención por parte de las autoridades políticas mientras que los vecinos deben pelear por cada metro cuadrado de espacio verde; la lucha por esos espacios hoy trasciende el romanticismo, habiéndose formado redes en Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba.
En un país con el 85% de la población residiendo en áreas urbanas, resulta lógico que muchas de las problemáticas estén asociadas a las ciudades, como el inadecuado manejo de residuos cuyo caso más resonante es el del CEAMSE y los rellenos sanitarios “regionales”; la falta de acceso al agua potable y a cloacas sin sistemas de tratamiento; la proliferación de las antenas de telefonía celular sin los correspondientes Estudios de Impacto Ambiental (EIA), la contaminación del aire por el tránsito automotor y la elevación de las napas freáticas en partidos del Gran Buenos Aires; los transformadores con PCB; la pérdida de los cinturones verdes hortícolas, proveedores de alimentos frescos a escala local y regional; la aplicación de pesticidas en los espacios verdes; los ruidos; la coexistencia con industrias contaminantes.
Todo esto no debe verse en forma separada del hacinamiento y la violencia social. En este imparable proceso de urbanización a costa de tierras productivas de altísima calidad, sufren los más desprotegidos, los que no pueden acceder a los alimentos básicos, los que deben atenderse en hospitales sobresaturados y que terminan, en muchos casos, engrosando las filas del clientelismo político.

Los hornos incineradores de residuos patológicos, industriales, domiciliarios y crematorios, emiten sustancias altamente peligrosas, como las dioxinas y los furanos. Los incineradores han sido objeto de largas campañas de protesta, ante los oídos sordos oficiales y el aumento de las patologías asociadas a esos tóxicos, en las comunidades en las que se localizan: Zárate, Marcos Paz, Morón, El Bolsón, Crespo, Lanús, entre otras.
Dos elementos básicos para la supervivencia de una sociedad son motivo de discusiones permanentes: la energía y el agua. La matriz energética de nuestro país, basada mayoritariamente en el petróleo y el gas, tiene sus impactos globales y locales por la prospección, la destilación y el aporte de gases de efecto invernadero. La respuesta al futuro son las energías alternativas y hacia ellas, en este momento histórico, debieran apuntar los esfuerzos de toda la sociedad.
Un párrafo aparte merece la energía nuclear. En ese sentido, la RENACE entiende que el desarrollo de la generación nucleoeléctrica genera en todo su ciclo un riesgo tal que excede las posibilidades de protección y guarda. La experiencia demuestra que el Estado, a través de distintas administraciones, no ha cumplido para evitar la sumatoria de los pasivos ambientales, sitios contaminados, percances y desmanejos con materiales radiactivos. Ezeiza (contaminación con uranio y nitratos), Malargüe (desechos de la extracción de uranio) y Alta Córdoba, (almacenamiento en zona densamente poblada de miles de toneladas de residuos radiactivos), son sólo algunos ejemplos. El Estado, a través de la Comisión Nacional de Energía Atómica, (CNEA) engaña a la población con un cálculo de costo-beneficio que excluye adrede el costo desmesurado de controles, saneamiento y remediación, que no ejecuta. Cuando en todo el planeta la opción nuclear está en retroceso, el gobierno nacional pretende implementar el Plan Nuclear Nacional como forma de diversificar la oferta, siendo contraria la RENACE a la utilización de tal energía.
El agua es un recurso vital. Esto lo saben las poblaciones de las zonas áridas, donde hoy deben disputar su posesión con los emprendimientos mineros devoradores de agua y energía. Pero también donde abunda, debe ser utilizada racionalmente: el agotamiento y contaminación del acuífero Puelches es un llamado de alerta para todos, al igual que la extracción de agua termal salada proveniente del Sistema Acuífero Guaraní y el posterior vuelco de la misma a los cursos superficiales. Por otro lado, las cíclicas sequías e inundaciones del Gran Chaco se han incrementado con la sistemática destrucción del otrora “Impenetrable”, poniendo en serio peligro la subsistencia de grandes poblaciones. En las ciudades, mientras tanto, el agua potable que cada vez cuesta más producir, se derrocha en usos suntuarios.
En este breve recorrido por una extensión tan amplia como nuestro territorio nacional, encontramos pruebas que permiten ratificar que los problemas sociales generan problemas ambientales y los problemas ambientales generan problemas sociales.Y ambos son hoy de una gravedad tal que nos pone a todos lo habitantes de esta tierra en serio riesgo de vida.
LA SOLICITUD
Por todo ello, la RED NACIONAL DE ACCIÓN ECOLOGISTA (RENACE), reclama al Gobierno Nacional, a los Gobiernos Provinciales y Municipales y a nuestros representantes electos, que se DECLARE la EMERGENCIA SOCIO AMBIENTAL EN TODO EL TERRITORIO DE LA REPÚBLICA ARGENTINA.
Fuente: www.ecoportal.com.ar

sábado, 24 de septiembre de 2011

DÍA DE LA VIRGEN DE LA MERCED



Tucumán, fue fundada por don Diego de Villarroel en 1565, pero el día de Nuestra Señora de las Mercedes de 1685 fue trasladada al sitio actual.Por los muchos favores que la Virgen de las Mercedes dispensó a los tucumanos, el Cabildo en 1687 la nombró Patrona y Abogada de la ciudad.
A ella le acreditan la victoria argentina en la batalla de Tucumán del 24 de septiembre de 1812. En ella se decidió la suerte de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Los españoles eran unos tres mil y los argentinos apenas mil ochocientos. Belgrano, el general argentino, puso su confianza en Dios y en Nuestra Señora de las Mercedes, a quien eligió por Patrona de su Ejército.
En la mañana del 24 de septiembre de 1812, día del combate, el general Belgrano estuvo orando largo rato ante el altar de la Virgen. El ejército argentino obtuvo la victoria. En el parte que transmitió al Gobierno, Belgrano hizo resaltar que la victoria se obtuvo el día de Nuestra Señora de las Mercedes, bajo cuya protección se habían puesto las tropas.
El parte dice textualmente: 'La patria puede gloriarse de la completa victoria que han tenido sus armas el día 24 del corriente, día de Nuestra Señora de las Mercedes bajo cuya protección nos pusimos ".
El general Belgrano puso en manos de la imagen de la Virgen su bastón de mando. La entrega se efectuó durante una solemne procesión con todo el ejército, que terminó en el Campo de las Carreras, donde se había librado la batalla.
Belgrano se dirigió hacia las andas en que era conducida la Virgen las Mercedes, y haciéndola bajar hasta ponerla a nivel, le entregó el bastón que llevaba, poniéndolo en las manos de la Virgen y proclamó a la Virgen de la Merced como Generala del Ejército.
Las religiosas de Buenos Aires, al tener conocimiento de estos actos de devoción, remitieron a Belgrano cuatro mil escapularios de la Virgen de la Merced para que los distribuyera a las tropas. Antes de partir rumbo a Salta, el batallón de Tucumán se congregó frente al atrio del templo de Merced, donde fueron entregados los escapularios, Tanto los jefes como oficiales y tropas los colocaron sobre sus uniformes.
El 20 de febrero de 1813 los argentinos que buscaban su independencia se enfrentaron nuevamente con los españoles en Salta. Antes de entrar en combate, Belgrano recordó a sus tropas el poder y valimiento de María Santísima y les exhortó a poner en Ella su confianza. Formuló también el voto de ofrendarle los trofeos de la victoria si por su intercesión la obtenía.
Con la ayuda de la Madre de Dios vencieron nuevamente a los españoles, y de las cinco banderas que cayeron en poder de Belgrano, una la destinó a la Virgen de las Mercedes de Tucumán, dos a la Virgen de Luján y dos a la Catedral de Buenos Aires.
A partir del año 1812, el culto a Nuestra Señora de las Mercedes adquiere una gran solemnidad y popularidad. En 1813, el Cabildo de Tucumán pide al gobierno eclesiástico la declaración del vicepatronato de Ntra. Sra. de las Mercedes "que se venera en la Iglesia de su religión" y ordena de su parte que los poderes públicos celebren anualmente su fiesta el 24 de septiembre . El 4 de septiembre de 1813 la Autoridad Eclesiástica, por Decreto especial, declara festivo en homenaje de la Virgen el 24 de septiembre.
Después del 31 de agosto de 1843, es declarada oficialmente Vice Patrona, jurando su día por festivo y disponiendo se celebre cada año una Misa solemne con asistencia del Magistrado y que por la tarde se saque la imagen de la Santísima Virgen en procesión, como prueba de gratitud por los beneficios dispensados.
La imagen de Nuestra Señora de las Mercedes de Tucumán fue coronada solemnemente, en nombre del Papa San Pio X, en 1912, al cumplirse el centenario de la batalla y victoria de Tucumán.
El 22 de junio de 1943, el Presidente de la República, General Pedro P. Ramirez, por decreto aprobado el día anterior con sus ministros, dispuso por el artículo 1ro.:
"Quedan reconocidas con el grado de Generala del Ejército Argentino: la Santísima Virgen María, bajo la advocación de Nuestra Señora de las Mercedes, y la Santísima Virgen María , bajo la advocación de Nuestra Señora del Carmen".
Los artículos 2,3 y 5 se refieren a la imposición de la banda y faja que corresponde a los generales de la nación. El gobierno Argentino proclama así, solemnemente, ante el mundo, su religiosidad.
El General San Martín también proclamó a Nuestra Señora del Carmen Patrona y Generala del Ejército de los Andes.
En 1945, el Gobierno Nacional designó a la Santísima Virgen de las Mercedes Patrona Principal de la Aeronáutica Militar.
En Santa Fe la imagen se venera en el templo del Milagro, Paraná se venera en la catedral, en Córdoba, en la Iglesia de los Padres Mercedarios, y así en muchos otros lugares.
Oración a la Nuestra Señora de la Merced
Generala del Ejército Argentino

A ti recurrimos,
oh Virgen Generala
de nuestros Ejércitos,
para implorar tu maternal
protección sobre esta Patria Argentina.
Te recordamos que aquí
se alzó el altar donde
se glorificó a Jesús Eucarístico
ante el mundo entero;
que nuestra bandera se izó
en la presencia augusta
de tu divino Hijo;
que los colores nacionales
cruzan sobre tu pecho
cual blasón de Generala
del Ejército Argentino
Por todo esto te pedimos
que protejas a nuestra Patria
erigida según los designios divinos
y que del uno al otro confín
sepan los pueblos honrarla
y que al postrarnos ante tu imagen
de Virgen Generala resuene
esta unánime aclamación:

¡Tu eres la gloria de nuestra Patria.
Tú eres la honra de nuestro pueblo!
¡Tu la Generala de nuestro Ejército!.

Se recuerda hoy también la Batalla de Tucumán, que el Gral. Manuel Belgrano librara en 1812, triunfando sobre el ejército español.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

DÍA DE LA PRIMAVERA

El día de la primavera simboliza la renovación de la naturaleza y la creatividad del espíritu humano. Todos los 21 de septiembre la juventud es protagonista. Y ya es tradición el festejo con espectáculos en vivo de todo tipo y al aire libre. La consigna es reunirse con amigos, pasar un día de picnic y aprovechar los espacios abiertos.

Primavera esperada

Ya se siente en el aire
el aroma a primavera,
esta tocando a la puerta
cuando menos lo esperas.
En la vereda los árboles
están asomando sus brotes,
y en el jardín ya se siente
el perfume de las flores.
Sus pétalos abren las rosas
cargadas de mil olores,
saludan las mariposas
mostrándole sus colores.
Árboles arbustos y flores
todas sus ramas con brotes,
el invierno me abandona
y la primavera se asoma.
El almendro ha florecido
también lo ha hecho el azahar,
la primavera ha venido,
la sentimos al respirar.
En la copa de los árbol
esel murmullo de las aves
a coro anuncian la llegada
de la primavera esperada.
Y mi jardín tiene las plantas
mas lindas de toda la cuadra,
con flores de mil colores,
y brotes color esperanza.

Autora: Delia Arjona

FELIZ DÍA DE LA PRIMAVERA PARA TODOS!! que nos brote el amor en el corazón.

martes, 20 de septiembre de 2011

DÍA NACIONAL DEL CABALLO



PORQUÉ HOY ES EL DÍA NACIONAL DEL CABALLO.Cuando en 1905, en sus clases de Biología, el profesor belga Lucien Hauman Merck habló sobre la prevalencia de la naturaleza en las especies animales y vegetales, el alumno de la Facultad de Agronomía de la ciudad de Buenos Aires, Emilio Solanet sintió inquietud por iniciar contacto con quienes supieran del destino de la descendencia de aquellos caballos que en 1541, dejó en ese suelo don Pedro de Mendoza.Solanet, en su estancia “El Cardal” de la zona de Ayacucho, solía ver algunos gauchos, que traían arreos del sur del país hacia Buenos Aires para invernar, montando algunos ejemplares que tenían el genotipo de esa raza que se la consideraba poco menos que extinguida. Entre 1911 y 1913 don Emilio Solanet realiza sondeos e investigaciones en el sur del país buscando ejemplares puros de criollos y que no hubiesen sufrido los cruzamientos que se habían dado en nuestra zona y finalmente; tras mucho buscar, encuentra en propiedad del cacique tehuelche Liempichín, en el Chubut, una manada de estos ejemplares. Luego de arduas negociaciones, los indios son muy difíciles para hacer negocios, le adquiere 80 ejemplares a un precio de 30 pesos cada uno y los trae para “El Cardal”. Allí comienza el verdadero trabajo de recuperación, Solanet expresa en sus notas que se valió de tres premisas: la selección funcional, la selección por estándar y las leyes de consanguinidad.Por la primera procuraba guardar como reproductores a los ejemplares que sobresalían en los rudos trabajos camperos. Siempre antepuso a la selección de belleza por sus formas a aquellos más dóciles y guapos, a los que mejor se mantenían en los crudos inviernos, en los calcinantes soles del verano, a los que menos sufren en el trabajo de campo.En la selección por estándar o sea por conformación, fueron elegidos aquellos más armónicos, descartando los deformes, torpes, cabezas pesadas, riñón largo o vencido, cañas largas, cuerdas débiles o remos mal aplomados.Asegura en sus notas Solanet que para él resultó de fundamental importancia para difundir el mejor modelo la consanguinidad, ya que logró lo que se denominan “animales estampadores”, es decir que transmitían con gran fijeza sus caracteres y cualidades, con gran poder hereditario por varias generaciones.Con el objeto de orientar la crianza hacia el tipo bueno y característico y conseguir la uniformidad entre los criadores, Solanet estudió la iconografía de los años anteriores a la mestización (1852) y estableció la analogía con los ejemplares que había seleccionado en la zona patagónica; consiguió en 1918 enunciar un modelo o estándar para la raza Criolla que en 1922 fue aceptado y oficializado por la Sociedad Rural Argentina y en 1923 fue fundada la Asociación de Criadores de Caballos Criollos.Para asegurar que la raza criolla es, para silla, la de mayor aptitud para el trabajo de campo, Solanet se remitía al estudio que los profesores europeos J: Crevat y R. Barón, considerados en ese momento las mayores autoridades en el estudio del trabajo animal, habían desarrollado.La fórmula de los citados especialistas establecía que para conocer el peso que cómodamente puede llevar un yeguarizo debe multiplicarse el perímetro torácico por 56 y dividir el resultado por la alzada.De manera que un animal de 1,78m. de perímetro torácico y 1,44m. de altura puede llevar sobre su lomo 123,215Kg.Según esta fórmula no es el caballo de mayor alzada el que puede llevar el mayor peso y como ejemplo un animal de 1,60 de altura con un perímetro torácico de 1,80 solo podrá resistir 113 kilogramos. EL ESTANDAR DE LA RAZA CRIOLLALos lineamientos generales establecen que el tamaño y forma deben ser: mediano desarrollo, fuerte y ágil en sus movimientos. La alzada del modelo racial es de 1,40 a 1,48m. con un perímetro torácico entre 1,70 y 1,86m. Cabeza corta, ancha en la base y con vértice fino, perfil recto o subconvexo, frente ancha, orejas medianas, cuello de largo mediano, cruz poco destacada, tórax amplio, encuentros separados, poca luz bajo del cuerpo, riñón corto, recto y musculoso, grupa bien desarrollada y semioblícua, antebrazos largos y musculosos, nalga bien descendida, cuerda del corvejón fuerte y destacada, garrones amplios que vistos desde atrás muestran una separación relativamente grande, cañas cortas con cuerdas robustas, nudos secos y con poca cerda cubriendo el espolón posterior, cascos duros y aplomados, cola con abundante cerda. Un viaje de 21.500 kilómetros.Inexorablemente cuando se habla de los caballos criollos se recuerda la hazaña de Gato y Mancha, esos dos ejemplares que Emilio Solanet cediera a aquel inolvidable profesor suizo Aimé Félix Tschiffely, de quien se cumple este año el cincuentenario de su fallecimiento, que desarrollaba tareas docentes en el Colegio San Jorge de Quilmes, quien en una carta con fecha 22 de Noviembre de 1924 estableció el primer contacto con el doctor Solanet, donde le hacía conocer su inquietud de efectuar un viaje en caballos criollos cuya meta sería nada más y nada menos que la ciudad de Nueva York, uniendo así por primera vez las tres Américas haciendo un trayecto de 21.500 kilómetros (4.300 leguas).“Esa carta no me impresionó del todo favorablemente - diría Solanet años más tarde – sospechaba que el profesor suizo llegaría tal vez a Rosario, donde al darse cuenta de las dificultades del viaje abandonaría los pingos y se volvería a Quilmes en un tren.Pero como yo hacía poco tiempo había demostrado en Buenos Aires, en una conferencia universitaria y con fórmulas científicas que el caballo criollo era el mejor para los trabajos de silla, no podía negarme al pedido y le contesté que había caballos criollos capaces de llegar a Nueva York y al Polo Norte también.A los seis meses de esta primera comunicación el suizo llegó a El Cardal, y teniendo presente aquella duda le di a elegir entre los caballos más viejos, de los que tenían de 15 años para arriba, y él seleccionó a Mancha de 15 y El Gato de 16.”Tschiffely que desde el comienzo de su aventura registró todo dice de esos caballos: -“ Domarlos puso a prueba las facultades de varios de los mejores domadores. Desde los primeros instantes advertí una real diferencia entre sus personalidades, Mancha era un excelente perro guardián: siempre estaba alerta, desconfiaba de los extraños y no permitía que hombre alguno, aparte de mí mismo, lo montase... Sí los extraños se le acercaban, hacía una buena advertencia levantando la pata, echando para atrás las orejas y demostrando que estaba listo para morder... Gato era un caballo de carácter muy distinto. Fue domado con mayor rapidez que su compañero. Cuando descubrió que los corcovos y todo su repertorio de aviesos recursos para arrojarme al suelo fracasaban, se resignó a su destino y tomó las cosas filosóficamente... Mancha dominaba completamente a Gato, que nunca tomaba represalias contra su compañero.” Finalmente con todo preparado, fundamentalmente el espíritu, Tschiffely y sus dos compañeros de ruta partieron desde Buenos Aires el 23 de abril de 1925.Por entonces no había caminos en gran parte del recorrido, y cuando existían, no se caracterizaban por su buen estado. Tschiffely hubo de resignarse a no llevar carpa, dado del peso de las existentes en esa época, e infinidad de noches durmió en descampado, bajo algunos árboles, en grutas de la montaña o en chozas semidestruidas.“Mis dos caballos – decía – me querían tanto que nunca debí atarlos, y hasta cuando dormía en alguna choza solitaria, sencillamente los dejaba sueltos, seguro que nunca se alejaría más de unos metros y de que me aguardarían en la puerta a la mañana siguiente, cuando me saludaban con un cordial relincho”.Selvas, bosques, desiertos, caminos pedregosos fueron templando el carácter de estos tres aventureros.En varias partes del camino las dificultades eran tan inmensas que existió la posibilidad del abandono de la empresa.Dice Tschiffely: “Al llegar a los desiertos del Perú sentí que me abandonaban mis fuerzas. Repuesto de un desmayo prolongado observé a mis dos bravos compañeros y tuve la sensación que mi raid había terminado. Apenas tenía fuerza para levantarme, y el Gato y el Mancha, con la cabeza baja, resoplaban ansiando aire, asfixiados en un ambiente de infierno.Decidí abandonar una lucha tan despareja con la naturaleza, renunciar al raid y desaparecer, irme a cualquier parte aceptando la razón y los pronósticos de mi fracaso. Pero en esos momentos recordé al doctor Octavio Peró, del que había aceptado una amistad incondicional y al cual le había prometido llegar a Nueva York o quedar en el camino, recordé a La Nación, que seguía en sus crónicas la trayectoria de mi raid, comprometiéndose con su apoyo moral y sobreponiéndose a todas las ironías y las mofas con que acogió mi propósito la mayoría de los periódicos.Recordé a Emilio Solanet que me regaló los caballos y que me dijo: “Si usted no afloja, mis criollos llegan”. Y con todo ese bagaje auspicioso de cariño y con la fuerza que desde Buenos Aires me enviaban mis amigos, sentí como si una voz me dijera: “Seguí, gringo, levantate, gringo”. Y seguí, seguí enfermo, como hipnotizado, veía Nueva York, y mis nobles caballos me siguieron.”Durante el recorrido cruzaron varias veces la Cordillera de los Andes y fue en esos cruces donde mayores dificultades encontraron. En el Paso El Cóndor, entre Potosí y Chaliapata (Bolivia) hubieron de ascender a 5.900 metros sobre el nivel del mar con lo que consiguieron el récord mundial de altura.En partes del recorrido soportaron 52° centígrados a la sombra y en otros 20° bajo cero. Recorrieron largos trayectos sin forraje, sin agua, arena, arena, arena. Los cascos de los caballos se hundían permanentemente entre 15 y 20 cm. en la arena candente.Se codearon con miles de pobladores en el camino, gente buena y de las otras, indígenas de las más variadas costumbres y hasta bandoleros.Finalmente el 20 de setiembre de 1928, después de tres años y cinco meses de recorrido, el profesor suizo Aimé Félix Tschiffely entraba en la 5° Avenida de Nueva York, montando a Mancha (Gato había quedado en México herido por la patada de una mula) llevando en los cascos de su criollo compañero el polvo de veinte naciones que habían cruzado y en el pecho, como premio a la hazaña, un pretal hecho con una cinta con los colores de nuestra bandera: el celeste y el blanco.¡ La hazaña se había cumplido!El Final de la HistoriaAños después de haber realizado la travesía más larga de la historia ecuestre, Gato y Mancha, los dos caballitos criollos, volvieron a la estancia “El Cardal” donde vivieron rodeados de visitas importantes que se acercaban para conocerlos y demostrarles su admiración, cuidados hasta sus muertes por un paisano de nombre Juan Dindart.Entre las ilustres visitas que recibieron se cuenta la que en 1936 les hizo el destacado miembro de la Cámara de los Comunes de Inglaterra, descendiente directo de Roberto II, último Rey de Escocia, Roberto B. Cunninghame Graham, quien arribó portando una bolsita de seda finamente bordada que contenía avena de las tierras escocesas. En su discurso dijo: “En la verde Trapalandia (el paraíso equino) que la providencia tiene preparada para todos los caballos que han sufrido aquí, en la tierra, exceso de trabajo, malos tratos y olvido, para los que demostraron valentía y arrojo en epopeyas memorables, así como para los inocentes y tímidos que durante su vida poblaron las pampas, las estepas y las praderas, estarán para recibirlos Bucéfalo y Babieca ”.El Capitán de Navío de la Armada Argentina Gerónimo Costa Palma escribió en 1951: “Yo andaba dando la vuelta al mundo comandando la Fragata Sarmiento cuando conocí a Gato y Mancha y al gringo Tschiffely en los Estados Unidos.Mancha y Gato pertenecen hoy a todos los argentinos. Escribieron con sus vasos en las tierras de las tres Américas la proeza más grande que haya hecho una yunta de caballos de cualquier marca y pelo.”Belisario Roldán y José Hernández cantaron con orgullo a los valores del caballo criollo, a esos pingos que para rescatarlos, para que la raza no desapareciera y para que ocupara el lugar que correspondía frente a otras, tuvo que mediar el acendrado espíritu por lo nuestro que revela la figura del Dr. Emilio Solanet que en sus libros, sus enseñanzas y conferencias prolongó la vivencia del caballito criollo, aquel “del aliento largo y el instinto fiel”. El profesor suizo Aimé Tschiffely continuó con sus aventuras realizando distintos raides por la Patagonia Argentina; sus ansias de aventura lo llevaron a Europa donde unió cabalgando el sur de Inglaterra con la zona lacustre de Escocia y transitó todos los caminos de España en motocicleta.Las impresiones de estos viajes, con sus aventuras y la descripción de las cambiantes geografías que iba recorriendo fueron plasmadas en varios libros, en los que el jinete dio paso al escritor para incursionar en la senda literaria.Los cambios de rumbo le permitieron ejercitar la observación y la pluma para afirmarse en el terreno escrito. Pero más que la descripción de un pueblo o un paisaje, sus escritos representan un verdadero manual de voluntad y coraje.Más nunca dejó de recordar a sus dos caballos criollos que estaban allá, en la lejana Argentina, y durante la Segunda Guerra Mundial hasta llegó a brindar charlas para los soldados aliados rememorando la hazaña que había realizado con sus dos queridos compañeros.Entre aventura y aventura Tschiffely volvía a la Argentina y su primer paso era visitar a sus viejos amigos en “El Cardal”. Se cuenta que la primera vez que fue a verlos, cuando habían pasado ya varios años de la hazaña, el profesor suizo se llega a la tranquera de la estancia y no bien baja del vehículo que lo había traído, lanza un vibrante silbido y como respuesta, Gato y Mancha se acercaron relinchando para saludarlo; estos nobles caballitos criollos no lo habían olvidado.Gato murió en 1944 (este año se cumplen 60 años) y Mancha en 1947.Sus huesos fueron enterrados en el parque de la estancia “El Cardal” mientras que sus cueros fueron a Buenos Aires y mediante la taxidermia se encuentran en una vitrina en el Museo del Transporte Dr. Miguel Udaondo en la ciudad de Luján.En 1954 Tschiffely fallece y es enterrado en el cementerio de La Recoleta, en Buenos Aires.Pero aquí no termina esta historia. En 1998, cuando se cumplían setenta años de esa llegada a Nueva York, Aimé Tschiffely realiza su último viaje.Un grupo de tradicionalistas pergeñó la idea de unir nuevamente a los tres aventureros (Tschiffely se lo había solicitado a su mujer) y con la autorización de descendientes directos del profesor suizo sus restos fueron llevados a la estancia el Cardal e inhumados frente a la tumba de Gato y Mancha en un monumento rematado con su busto y las cabezas de los dos caballitos criollos donde una placa que recuerda el hecho tiene en su grabado dos palabras que lo resumen todo dice simplemente: “LOS AMIGOS”.En esa oportunidad, una procesión de caballos partió de la tranquera de la estancia portando las banderas de las naciones que el trío había atravesado con el fin de recibir los restos del profesor.Gauchos de Vidal, Napaleofú, Balcarce, Tandil y Luján, la familia Solanet, descendientes de Victoria Hume (esposa de Tschiffely), vecinos de Ayacucho y porteños participaron de la celebración de una misa.Más tarde, como al “gringo” le hubiese gustado, se organizó un fogón, los payadores hicieron gala del arte de improvisar y las danzas tampoco faltaron.El Senado de la Nación instituyó el 20 de setiembre de cada año como el “Día Nacional del Caballo”.Y hoy, vale la pena recordar las palabras que pronunció Aimee Tschiffely cuando regresó de la hazaña de unir a Buenos Aires y Nueva York: “Un buen caballo comunica espíritu al jinete, tal como un jinete audaz infunde valor al caballo”.
Raúl Oscar Finucci

lunes, 19 de septiembre de 2011

DÍA NACIONAL DEL CHAMAMÉ


En recuerdo de una de las más entrañables personalidades correntinas, hoy se conmemora la desaparición física del “Taita” del Chamamé, don Mario del Tránsito Cocomarola. El Taragüí lo recordará con una velada especial junto a grandes intérpretes estelares, en el Teatro “Juan de Vera”, esta noche.
El famoso autor de “Kilómetro 11”, himno chamamecero de los correntinos, falleció el 19 de septiembre de 1974 y la fecha fue instituida luego como “Día Nacional del Chamamé”.
Serán de la partida en este homenaje, figuras emblemáticas como Santiago Verón y Simón de Jesús Palacios, Salvador Miqueri y Alfredo Almeida, artistas que compartieron escenario en su momento con Cocomarola. Asimismo, la ocasión servirá para el reconocimiento a Pedro Montenegro, Paquito Aranda y Catalino Verón; haciendo lo propio con algunos locutores del país, como Tomás Morral, de Ushuaia, Carlos René Casis, de Entre Ríos y Rafael Newman, de Formosa; así como Bruno Mendoza, Nini Flores y Gabriel Cocomarola, entre otros.
Feliz día a todos los chamameceros de corazón.

FIESTA CRIOLLA EN LAS VARILLAS











Ayer estuvimos en la fiesta criolla que organizó la familia de Roberto Saluzzo en Las Varillas. En un predio que es exclusivo para jineteadas, con cómodas instalaciones para todas las actividades, cantinas, pilcheros, lugar para acampar, sombra y excelentes sanitarios en distintos lugares del predio. La concurrencia estimada es de unas 4000 personas. La jineteada muy buena en todos los sentidos, buenos caballos, excelentes jinetes y muy bien el desempeño de los apadrinadores y gente de campo. En el escenario se destacaron los animadores y el payador Uberfil Concepción,uruguayo, radicado en Sauce Viejo, Pcia de Sta Fe.
En lo musical actuó el Conjunto los Los del Recuerdo, muy buenos y del estilo de Los Cantores del Alba. El Campeón Nacional Ramón Córdoba se accidentó, pero no de gravedad, él también es santafesino.
Hubo una monta especial de un joven de El Nochero de la Pcia de Santa Fe, El Enano Pepo Scheimber, así lo presentaron, alabando la actuación que tuvo hace unos días en la Fiesta del Gaucho de Gral Madariaga, dónde montó una vaquillona llamada La Centella. Su monta en Las Varillas fue una petiza a quien anduvo, sin dificultad. Brindó un divertido show preparado con los animadores y amigos y fue muy aplaudido.
Fue una hermosa fiesta gaucha. Felicitaciones a la familia Saluzzo!

sábado, 17 de septiembre de 2011

FIESTAS PATRIAS DE CHILE



LAS FIESTAS PATRIAS DE CHILE

Las Fiestas Patrias, también conocidas informalmente como «El Dieciocho», son una festividad chilena realizada anualmente los días 18 y 19 de setiembre de cada año.
Las Fiestas Patrias se celebran con el fin de conmemorar la formación de Chile como un Estado Nación Independiente de la Corona Española. El proceso de la independencia se inició históricamente con la proclamación de la Primera Junta Nacional de Gobierno el 18 de septiembre de 1810. Erróneamente, en algunas oportunidades se habla de esta fecha como Día de la Independencia; sin embargo, la firma del Acta de Independencia recién se realizaría el 12 de febrero de 1818.
La celebración anual del 18 de septiembre se ha realizado en Chile desde 1811, en un inicio como celebración del establecimiento de la Junta y luego como celebración del proceso independentista. La única excepción fue entre 1814 y 1817 durante el período de la Reconquista. Las festividades inicialmente duraban días e incluso semanas, convirtiéndose en una de las fiestas más populares dentro del naciente país. En 1915, finalmente se estableció de manera oficial la duración de las Fiestas Patrias en dos días:2 así, el día 18 conmemoraría el proceso independentista del país mientras el día 19 sería titulado oficialmente como el «Día de las Glorias del Ejército».En la actualidad, las Fiestas Patrias son unas de las celebraciones más populares en Chile. Usualmente se resaltan las tradiciones típicas de la identidad nacional que conforman la llamada «chilenidad», particularmente el folclore chileno. Las fondas o ramadas se instalan en estas fechas como centros de entretenimiento, mezclando música, baile y platos típicos de la cocina tradicional. Dentro de las actividades oficiales, las autoridades chilenas celebran además el Te Deum Ecuménico y la Parada Militar.
El día 18 de septiembre es, junto a Año Nuevo, Navidad y el Día del Trabajo, uno de los cuatro días feriados obligatorios e irrenunciables en el año, lo que implica que está prohibida la realización de trabajos remunerados a excepción de ciertos servicios de urgencia. Durante la celebración de las Fiestas Patrias, además, es obligatorio el izamiento de la bandera chilena en todos los recintos privados del país.
En homenaje al pueblo hermano de Chile y a las comunidades chilenas que habitan nuestro país.

DÍA DEL PROFESOR



El 17 de Setiembre de 1894 falleció José Manuel Estrada, destacado profesor, notable orador, escritor y periodista, y un gran educador. En su persona quedan representados todos los profesores que con profunda vocación contribuyen a la educación de las nuevas generaciones.
Por esta razón, en su homenaje, se ha instituído este día como el Día Nacional del Profesor.
Queremos hacerles llegar nuestros más cálidos saludos a todos los Profesores en su día, quienes con su tarea y dedicación contribuyen diariamente, no sólo a la formación de nuestros estudiantes, sino también al crecimiento de cada institución donde les toca transmitir sus saberes.
FELIZ DÍA también a los profesores de Danzas Folklóricas Argentinas, a los de música y a los profesores de idiomas de los pueblos aborígenes que habitan nuestro suelo.

jueves, 15 de septiembre de 2011

CIUDAD DE RAWSON






Ubicada a orillas del misterioso océano Atlántico, la ciudad de Rawson es la capital de la provincia de Chubut. Con hermosas playas donde se pueden practicar numerosos deportes, esta ciudad conecta permanentemente al visitante con la naturaleza.
Rawson posee un pequeño puerto, ubicado en la desembocadura del río Chubut.
Su movimiento se basa en la actividad pesquera de pequeñas embarcaciones, que día tras día salen a mar abierto a echar sus redes.
En un ambiente característico rodeado de lobos marinos, compañeros inseparables de los pescadores, el turista no puede dejar de deleitarse con los exquisitos platos que se ofrecen en los alrededores del puerto: salmón, abadejo, merluza, pejerrey, todos recién extraídos del mar.
La ciudad de Rawson se encuentra a 1470 km de Buenos Aires y a 17 km de Trelew. Su imagen fue transformándose paulatinamente, erigiéndose importantes edificios públicos de moderna arquitectura. Esto motivó que en la década de los años sesenta se la apodara "la pequeña Brasilia de la Patagonia".
Fue el primer asentamiento de la gesta galesa en la Patagonia a fines del siglo pasado. Hoy muestra un constante crecimiento caracterizado por la prolijidad de sus bulevares, la hospitalidad de su gente y los numerosos atractivos culturales.
Por estar ubicada en el valle inferior del río Chubut, Rawson posee un clima templado y seco. Durante los meses invernales, las temperaturas oscilan entre los 0° y 15°C, con sensaciones térmicas de -3° a 12°C, por lo que es recomendable contar con ropa de abrigo si se desea visitar la ciudad durante este período.
En primavera y en otoño las temperaturas oscilan entre 10° y 20°C. En época estival las temperaturas llegan hasta los 38°C, por lo que es aconsejable no olvidar el traje de baño, el protector solar y ropa de abrigo para las noches, cuando la temperatura desciende.
Rawson también brinda la posibilidad de realizar excursiones de corta, media y larga distancia, actividades deportivas, recreativas y culturales.

DR. GUILLERMO RAWSON


DR. GUILLERMO RAWSON


Nacido en San Juan, hijo del médico norteamericano Amán Rawson, Guillermo Rawson también estudió medicina y comenzó a ejercer su profesión desde mediados del siglo XIX en San Juan. Los asuntos públicos fueron su preocupación y en ese compromiso integró la legislatura provincial, fue congresista en Paraná y diputado en Buenos Aires. En 1862 fue ministro del Interior de la presidencia de Mitre y años más tarde senador. “El doctor Rawson era un sabio de verdad” dice, en la semblanza que aquí se publica, el historiador Rómulo Fernández.
Bien que por línea materna fuese de ascendencia hispana, predominaba en el doctor Guillermo Rawson elemento sajón. El médico norteamericano que era don Amán Rawson, quien había conocido a Franklin y a Jefferson, guardaba en su corazón el culto hacia los prohombres norteamericanos que habían abierto puertas al porvenir de la humanidad.
Pero al llamarle Guillermo a su primogénito, y no William, como era el vocativo habitual para algunos de sus amigos, el padre significaba respeto para su patria de adopción, la ardiente tierra sanjuanina.
La circunspección de la juventud afirmóse en el profesional, un apuesto varón, de ojos claros, anchurosa frente como signo de franqueza y cabello rubio hasta tornasolarse en rojo.
Estudió medicina en la Universidad de Buenos Aires, y, con su medalla de oro bien ganada y práctica en nosocomios, tornó a su provincia. San Juan era por el año 1844 la aldea de hermosas mujeres y varones románticos que daban y quitaban la vida por quítame allá esas pajas. En la República imperaba el pendón rosista. Los caudillos regionales imponían su gesto, concordante con el braceo de los capiangos de Facundo y de las lanzas del Chacho. Unos cuantos jóvenes sanjuaninos, ha poco egresados del Colegio de Ciencias Morales que fundara Rivadavia en Buenos Aires, constituían la élite intelectual que caracterizó por entonces el ambiente mediterráneo.
El ejercicio de la medicina era un apostolado para el brillante galeno. Rawson no era perturbado, pero él observaba con inquietud el panorama general del país. El gobernador Benavides era un hombre manso en la ciudad, a la vez que valeroso en la guerra, que respondía a la política llamada federal de Juan Manuel de Rosas. La libertad civil era articulada por los gobernantes crónicos. El doctor Rawson solícito a las inspiraciones de la libertad en política, aceptó una banca en la Legislatura provincial. Su voz, grave y mesurada, oyóse en defensa de causas benéficas. Se opuso, valientemente, a un proyecto que acordaba facultades omnímodas al gobernador.
Del Carril le precedía en 23 años; Sarmiento, en diez años. Estos eran los hombres señeros de San Juan; pero hallábanse en el exilio, lejos de la Patria. A Rawson tocábale lidiar solo en cancha pesada.
Procuró inducir al general Benavides a pronunciarse contra la dictadura ejercida desde Buenos Aires por aquel que siendo solamente gobernador de la provincia bonaerense tenía a su cargo las relaciones exteriores de las Provincias Unidas del Río de la Plata y el puerto de Buenos Aires, que era, casi exclusivamente, la fuente de recursos fiscales del país. Pero a Benavides le faltó personalidad para tal empresa, esa personalidad que tuvo el gobernador de Entre Ríos, general Urquiza, y que lo condujo a Caseros, para reunir, luego, el Congreso General Constituyente de 1852.
Llegada la hora, caído Rosas y reunidos los gobernadores de las provincias en el Acuerdo de San Nicolás, Rawson, que había estado por el allanamiento de los títulos oficiales de Benavides durante aquella ausencia de San Juan, fue encarcelado y engrillado en el viejo Cuartel San Clemente, en tanto que el gobernador, con el auspicio de Urquiza, tomaba con tropas y reasumía su cargo.
En el Congreso Nacional que actuaba en la ciudad de Paraná, el doctor Rawson ocupó una banca, y fue opositor a Urquiza y al régimen de la Confederación. A raíz de la campaña de Pavón, Rawson, radicado en Buenos Aires, desempeñó, con lucimiento, la función de diputado en la Legislatura de Buenos Aires. Y en 1862, al instituirse la presidencia del general Bartolomé Mitre, como el broche de la Reorganización Nacional, el doctor Rawson fue llamado al gabinete como ministro del Interior.
El profesor, el erudito y el tribuno desempeñóse con tal suma de idoneidad y pulcritud, que su nombre queda en la historia como el del arquetipo de un ministro de una gran presidencia.
La controversia que sostuvieron Rawson como ministro del Interior y Sarmiento en carácter de gobernador de San Juan, acerca de cuál es el poder competente para declarar el estado de sitio en alguna zona del país, comporta la más relevante lección de doctrina constitucional sobre el tema.
Seis años más tarde, ya en el Senado de la Nación los dos prominentes sanjuaninos, hubieron de enfrentarse en el debate sobre amnistía para los militares y políticos alzados el año anterior, con el propósito de impedir la asunción del mando por el presidente electo Nicolás Avellaneda. Durante tres sesiones habló Rawson con la majestad de su elocuencia. Durante tres días habló luego Sarmiento para responder, defenderse y contraatacar.
Rawson defendía la tesis del derecho constitucional y Sarmiento, que había decretado por sí el estado de sitio, con el Chacho “ad portas”, primero en San Juan y después en La Rioja, alegaba razones de urgencia y de hecho.
Rawson era el estadista metódico que llega, analiza y expone a la luz de su razón. Legalista y responsable, descifrando y uniendo, lograba la armonía de las grandes cuestiones que interesan a los pueblos. Era un Catán en postura de repúblico. Se le escuchaba con interés y con respeto.
Cuando Sarmiento dijo, en olímpico desplante: “El doctor Rawson, como político, equivocado como médico. .. no es malo”, era cual si Plinio el Viejo le perdonase la vida a Plinio el Joven.
El doctor Rawson era un sabio de verdad.
Ambos eran, sencillamente, dos patriotas que marchaban hacia un mismo fin por desencontrados senderos.
El nombre de Rawson estuvo en un sector de la opinión sindicado para presidente de la República.
Se retiró relativamente joven de la cosa pública. Volvió a su cátedra magistral. Se encaminó a Europa y murió en París al comenzar la última década del siglo (20 de febrero de 1890). A sí quedó cerrado en San Juan de la Frontera el siglo de sus grandes patricios.
El texto que se publica en este blog ha sido extraído del libro “Cuarto Centenario de San Juan 1562-1962” de Editorial Cactus, recopilación histórica y literaria de Josefa E. Jorba. El capítulo que se reproduce en parte, se titula “Siete próceres sanjuaninos” y está firmado por Juan Rómulo Fernández.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

DÍA DEL CARTERO



Día del cartero
El primer cartero de Buenos Aires se llamaba Bruno Ramírez. Su primer trabajo fue el 14 de septiembre de 1771. Por eso, el 14 de septiembre es el Día del Cartero.
Feliz Día al cartero de mi pueblo y a los de todo nuestro querido terrúño. Al cartero que recorre las calles y las veredas de las ciudades, peligrando su vida por el tránsito,al de las pequeñas localidades serranas, al cartero de las zonas de vientos fuertes, a los que andan por la nieve con su vieja bicicleta. A los que cumplen a rajatabla con su deber, dejan la correspondencia donde deben y hacen honor a su trabajo. Un gran abrazo para todos!

martes, 13 de septiembre de 2011

DÍA DEL BIBLIOTECARIO






DIA DEL BIBLIOTECARIO

“Más de Cuatro Siglos de quehacer bibliotecario arrojan hoy un saldo fecundo; desde la creación de la Biblioteca Mayor de la Universidad de Córdoba a principios del siglo XVII hasta la fecha, el desarrollo bibliotecario argentino ha sido constante, se crearon miles de bibliotecas de todo tipo a lo largo y a lo ancho del país, se afianzó la formación profesional del bibliotecario, se organizaron asociaciones profesionales a nivel nacional y provincial y se gestó una literatura bibliotecológica que refleja a una profesión en permanente evolución”.
Asociación de Bibliotecarios Graduados de la República Argentina
Los Orígenes de la Fecha
En la Gazeta de Buenos Aires, en 1810, edición del jueves 13 de septiembre, encontramos un artículo titulado EDUCACIÓN, firmado con el seudónimo Veritas. Algunos autores indican a Mariano Moreno como autor, otros a Manuel Belgrano, puesto que ya había publicado sobre el tema en su periódico Correo de Comercio, utilizando el mismo epígrafe.
En dicho escrito leemos, entre otras cosas, lo siguiente: “... ha resuelto la Junta formar una Biblioteca Pública, en que se facilite a los amantes de las letras un recurso seguro para aumentar sus conocimientos. Las utilidades consiguientes a una Biblioteca Pública son tan notorias, que sería excusado detenernos en indicarlas...”-“... por fortuna tenemos libros bastantes para dar principio a una obra, que crecerá en proporción del sucesivo engrandecimiento de este pueblo. La Junta ha resuelto fomentar este establecimiento...”
“... nombrando desde ahora por Bibliotecarios a el Dr. D. Saturnino Segurola y al Rvdo. P. Fray Cayetano Rodríguez..” y “... nombra por protector de dicha Biblioteca al Secretario de Gobierno Dr. Mariano Moreno...”
De este texto se desprende que el doctor Saturnino Segurola y Fray Cayetano Rodriguez, fueron los primeros bibliotecarios oficiales de la nueva era de la independencia de la República, aunque poco pueden realizar por la biblioteca. El Padre Segurola que es nombrado recién el 28 de diciembre, renuncia al cargo pocos días después.
Con fecha 30 de enero de 1811, en la misma nota de renuncia de Segurola , se encuentra la designación del P. José Luis Chorroarín, por solicitud de Mariano Moreno, como Bibliotecario. No se ha podido ubicar documentación que indique su designación como Director, pero sí existen distintas referencias que lo reconocen como tal. Fue pues el primer Director y también el primer Bibliotecario.
De la designación de Fray Cayetano Rodríguez no existe ninguna documentación al respecto. Si se sabe de sus tareas en el Convento de San Francisco.
Se contaba sólo con un local y dos bibliotecarios. Eran cinco habitaciones en los altos de la esquina de las hoy calles Moreno y Perú. Por entonces eran las calles de la Biblioteca y de los Representantes. Los dos bibliotecarios, en orden jerárquico: Fray Cayetano Rodríguez y Presbítero Saturnino Segurola. A los pocos meses, en 1811, otro sacerdote, Luis José Chorroarín, reemplazó a Cayetano Rodríguez. Los cargos se denominaban primer y segundo bibliotecario. Y esto era todo; a partir de allí el ingenio tendría que ser el principal capital. Y lo fue.
Extracto de El Negro de la Biblioteca
Por José Luis Trenti Rocamora
En enero de 1811 asumió la dirección Luis Chorroarín, y bajo su dirección la Biblioteca Pública abre sus puertas el 16 de marzo de 1812. Chorroarín mantendría en el cargo hasta 1821, cuando mediante un decreto de Martín Rodríguez fue reemplazado por Saturnino Segurola. Desde 1822 a 1828 ejerció el cargo Manuel Moreno, hermano de Mariano, y la biblioteca contaba en ese entonces con un patrimonio considerable: en 1823
El 5 de octubre de 1884 fue designado el primer Director Nacional, y desde ese momento es conocida oficialmente como Biblioteca Nacional.
Se Establece el Día del Bibliotecario
El Centro de Estudios Bibliotecológicos del Museo Social Argentino (CEB/MSA), fundado el 12 de octubre de 1943, por iniciativa del Secretario General Antonio A. Vizzini presenta el proyecto de realizar actividades que se destacaran para celebrar el “Día del Bibliotecario”, establecido en el Congreso de 1942, convocando así a las “Jornadas Bibliotecológicas Argentinas” que se realizaron a partir de 1946.
Las primeras Jornadas consistieron en un ciclo de conferencias pronunciadas del 9 al 12 de Septiembre (1946), asistiendo a tal acto bibliotecarios uruguayos y del interior del país. En esa oportunidad participaron, entre otros destacados bibliotecarios José Edmundo Clemente, Washington de la Peña, Carlos Víctor Penna, Josefa Emilia Sabor y J. Frederic Fino, refiriéndose respectivamente a los siguientes temas: “Bibliopsicología”, “Función social de las bibliotecas populares”, “Algunos aspectos de recatalogación y reclasificación”, “Información bibliográfica en nuestras bibliotecas” y “Algunas consideraciones sobre mapotecas”.
Desde hace más de 50 años ABGRA acompaña a la profesión bibliotecaria, y a escasamente un año de su fundación, logra que en 1954 se dicte el decreto 17.650/54 estableciendo que el día 13 de septiembre se conmemore en todo el país el “DÍA DEL BIBLIOTECARIO”, como un homenaje a la labor de los bibliotecarios en favor de la comunidad. El presidente Arturo U. Illía, mediante decreto 3.114/64, complementa el anterior decreto nº 17.650/54
Todos los años, ABGRA celebra este día tan significativo para los bibliotecarios y aprovecha esta oportunidad para realizar la entrega del Premio ABGRA a los egresados con los mejores promedios de las Escuelas de Bibliotecología de todo el país. En ese acto nos acompañan autoridades nacionales, personalidades del libro y la cultura y distinguidos profesionales del quehacer bibliotecario.
FELIZ DÍA A TODOS Y TODAS LA BIBLIOTECARIAS DE MI PATRIA!, especialmente a Martha y Ana las dos excelentes bibliotecarias de la Biblioteca Popular Domingo Píccolo de mi ciudad.

sábado, 10 de septiembre de 2011

ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE AIMÉ PAINÉ



Cuando Aimé Painé murió, en 1987, tenía sólo 44 años. No llegó a conocer la bandera mapuche ni la Ley de Desarrollo Indígena 19.253, ambas instauradas recién en 1991. Nada supo de la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas de la Asamblea General de las Naciones Unidas (2007) ni tampoco de las huelgas de hambre de los militantes mapuches chilenos a quienes les fue aplicada la ley antiterrorista, ni de cada uno de los dramáticos conflictos que la comunidad enfrenta particularmente desde los años ’90, cuando vio perdidas sus tierras... una vez más. Tampoco imaginó Aimé que alguna vez habría una calle con su nombre –en un Puerto Madero igualmente inimaginable por entonces– ni mucho menos que su rostro iluminaría las paredes del Salón Mujeres Argentinas de la Casa de Gobierno a la par de los de Eva Perón, Juana Azurduy, Mariquita Sánchez de Thompson, Alfonsina Storni o Cecilia Grierson.

Painé, que nació el 23 de agosto de 1943 en Ingeniero Huergo, Río Negro, luchó más de la mitad de su corta vida por recuperar y promover la cultura de su pueblo, con una voz deliciosa que tanto cantó canciones como supo alzarse, desafiante, en foros internacionales y debates domésticos. Sin embargo, su nombre y su obra siguen siendo una rara incógnita para gran parte de los argentinos. Tal vez Aimé Painé, la voz del pueblo mapuche (Biblos, 2011) ayude a acabar con esa ignorancia. Profundo trabajo de investigación de la periodista y docente Cristina Rafanelli –nacida porteña, radicada en Bariloche–, este libro le demandó a su autora casi veinte años de investigación en los que recogió testimonios y rastreó fuentes. Luego de eso, Rafanelli –quien conoció a Painé a fines de 1979– precisó otros diez para conseguir una editorial que quisiera publicar su trabajo. “¡Pero si los mapuches no compran libros...!”, debió escuchar la autora alguna vez. “El valor de Aimé Painé –dice Rafanelli, de visita en Buenos Aires para la presentación– no sólo fue pararse frente a un micrófono y cantar. Ella dijo que su canto era una excusa: una excusa para difundir la cultura de su pueblo.”
–¿Cómo una artista que jamás grabó un disco y que murió joven, con casi nula difusión en la Capital, llegó a tener una repercusión –tardía, pero aun así enorme– que alcanza hasta la Casa de Gobierno?
–Una de las magias de Aimé Painé fue ser “la primera”. Cuando fue invitada a almorzar al programa de Mirtha Legrand, en plena dictadura, su presencia resultó un impacto: apareció vestida a la usanza de las mujeres antiguas de su comunidad, con toda la platería, y empezó a hablar y a contar... ¡y los teléfonos explotaron! Debemos entender el contexto histórico: además de la dictadura argentina, por entonces estaba también la chilena; los mapuches solían ocultar su raíz y no se asumían como tales, por miedo a la discriminación. ¡Y Aimé apareció a la mesa de Mirtha ataviada como una mapuche, exhibiendo lo maravillosa que era su cultura! Hizo camino, a machetazos. No grabó nunca, es cierto, pero cantaba por todo el país, en todo lugar que la recibiera. Cada quien que la vio alguna vez la recuerda; a cada quien que la vio, le pegó, porque era absolutamente carismática, un ser especial. Ella no sólo pasaba la tradición: explicaba su cultura. Sus recitales, a medida de que ella iba investigando a las abuelas, terminaban siendo, casi, clases de antropología: “¿Por qué hacen esto las abuelas?”, proponía. Y entonces contaba alguna anécdota. Primero, traducía: “Este canto se hace a la salida del sol, significa lo siguiente...”, y después, recién entonces, cantaba.
–¿Quiénes son las abuelas?
–Ellas son una de las cosas más admirables del pueblo mapuche. Nosotros vivimos en una sociedad que margina, que mete en geriátricos a sus padres y trata mal a la gente grande, pero para el pueblo mapuche las abuelas son quienes llevan la sabiduría; la mapuche es una cultura oral, y son las abuelas las que la guardan en su memoria. También los abuelos, claro, pero mayormente las mujeres: después de la derrota que significó la Conquista del Desierto, fueron sólo ellas quienes pudieron recordar cómo vivía su pueblo y mantener vivos sus conocimientos. Por eso es tan importante toda la documentación de las abuelas, porque, si no, todo se pierde. Aimé decía: “¡Qué pasa, las abuelas se están muriendo!”. Y, sí, las abuelas se van muriendo, aunque por cierto son muy longevas; hay algunas que han vivido 120 años y guardaban una sabiduría increíble. Pude conocer a Rosa Cañicul, por ejemplo: su abuelo era machi. Por lo general las machis –las curanderas, las sabias– son mujeres. Los mapuches valoran el matriarcado y a la mujer; es más: los hijos solían llevar el apellido de sus madres, y no el de sus padres.
A Aimé Painé le pasó otra cosa. Su madre, hija de tehuelches, abandonó a su esposo mapuche y a toda su descendencia y Aimé, a los 3, fue separada de su comunidad porque su papá, solo y necesitado de trabajar, no podía hacerse cargo de tantos críos. Fue enviada, con cero conciencia de sus orígenes, a un orfanato-colegio de monjas en Mar del Plata, donde su voz privilegiada encontró muy pronto un lugar en el coro de canto gregoriano. Un día, el próspero abogado y autor teatral Héctor Llan de Rosos y su esposa, quienes buscaban adoptar, recorrieron con su mirada la filita de lindas niñas rubias y perfumadas que les habían expuesto. De pronto, el hombre escuchó, al fondo del pasillo, el canto de una nena. “¿De quién es esa voz?”, dijo. “Tráiganmela.”
Ella tenía 7 años y todavía era Olga Elisa; allí, el primer pliegue de la historia. “Fue una niña educada en lo mejor de lo mejor”, cuenta Rafanelli. “Una princesa, criada en el lujo. Y empezó a investigar, y empezó a leer...” Terminados sus estudios en Mar del Plata, Painé se mudó a Buenos Aires, sola; se recibió de experta en belleza y peinados, tejió y pintó, y cantó durante muchos años en el Coro Polifónico Nacional. Al final, se enteró. “Cuando muchos años más tarde escuché cantar a las abuelas mapuches –contó una vez Aimé–, ahí me di cuenta de por qué me había gustado tanto el canto gregoriano.”
“No es que cuando conoció lo mapuche, entonces le gustó el gregoriano que había cantado en su infancia en el orfanato: fue al revés”, cuenta Rafanelli. “Como si se tratara de la otra memoria de la que habla (el psicólogo Carl Gustav) Jung... Aimé conocía de memoria aquellos cantos gregorianos y muchísimo después, cuando escuchó a las abuelas, se dijo: ‘Claro, esta otra memoria, la memoria de mi casa, era la que me hizo disfrutar del canto gregoriano que cantaba cuando era niña...’.” Tuvo que volver para atrás. Empezar de nuevo. Y armar el rompecabezas.
Quien imaginara en ella a una “ingenua indiecita” se tropezó con una mujer instruida y combativa que escaneó medio continente con su canto e investigaciones antropológicas, viajó a Ginebra para participar en sesiones de la Subcomisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y terminó dando entrevistas para la BBC de Londres.
–Tal cual: ninguna “indiecita”. Aimé era muy fuerte en sus convicciones, bajaba línea a cada rato. Defendía a muerte el camaruco, la ceremonia sagrada de los mapuches: no quería que participaran blancos ni que se utilizara turísticamente, y era muy dura al respecto. Otros –muchos– le decían: “¿Pero por qué no canta usted ‘Valderrama’?”; como trabajo, le habría sido mucho más fácil hacer otro tipo de folklore más allá del mapuche y, sin embargo, ella: “No, y no, y no”. Era así de testaruda. Cuando la invitaron a Europa, además, pudo reunirse con muchos de los exiliados de las dictaduras chilena y argentina. Pero siempre que hablaba acerca de los horrores de la Campaña del Desierto terminaba pidiendo que sus hermanos no pusieran el acento en el odio y el resentimiento; explicaba que la revolución, ahora, tenía que ser cultural: “El blanco no nos respeta porque no nos conoce”, decía. Y otra de las cosas muy valiosas que hizo –su obra quedó trunca por su muerte, pero creo que era el camino que se había trazado– fue recorrer todo el Norte. Aimé había empezado a visitar a los tobas, a los guaraníes, a los wichis, y a contarles: “En el Sur están los mapuches, los tehuelches, los hermanos de ustedes, y esto es lo que hacen”. Les mostraba a los indígenas del Norte lo que hacían los indígenas en el Sur, pero a la vez se nutría de toda la cultura del Norte y, cuando regresaba al Sur, les mostraba a los mapuches lo que se hacía en el Norte. Creo que Aimé Painé habría terminado siendo una cantante étnica argentina, en el sentido más abarcador del término. Siempre decía que quería hermanar a todos los pueblos originarios; investigaba sus historias y era increíble cómo situaba geográficamente a cada pueblo, dónde estaban, qué hacían. Por eso es tan inmensamente valorada por los antropólogos. Creo que hoy Aimé, probablemente, estaría viajando a la Bolivia de Evo, a la Venezuela de Chávez o al Perú de Humala, y difundiendo en toda la América latina la cultura de los pueblos originarios argentinos.

En septiembre de 1987 Painé murió a causa de una hemorragia cerebral en Asunción, Paraguay, durante uno de aquellos viajes. “Yo no puedo trabajar con el detalle y la calma que me gustaría –había dicho–, porque las abuelas se mueren, simplemente. Y no hay muchos todavía que hagan lo que yo hago; y si yo me muero, ¿quién seguirá mi camino?”
–¿Quiénes siguen ese camino?
–Sin dudas, la actriz Luisa Calcumil; ambas se conocieron durante la filmación de Gerónima (Raúl Tosso, 1985), una película que ganó muchos premios. Luisa también canta, y sigue los pasos de Aimé. Otra gran artista es Beatriz Pichi Malen, y hay algunos cantantes más. Pero Aimé fue la primera.
“Ojalá las palabras pudieran expresar lo que Aimé emanaba”, escribió León Gieco en la contratapa del libro: “Belleza, seriedad, dulzura y convicción en la búsqueda de sus raíces”. Desafortunadamente, como ya se dijo, no hay discos de Aimé Painé. “No hay cómo escucharla”, confirma Rafanelli. “Existe un CD que hace un par de años editó la Legislatura de Río Negro, pero está juntando polvo en las bibliotecas. Deberían reeditarlo; quizás este libro sirva para que Aimé salga del olvido. Y valdrá la pena. ¿Sabe por qué todos la aman tanto? Porque de golpe toda una cultura, toda una raza que fue tan discriminada, tan vapuleada, tan maltratada, encontró a una persona que le habló de lo hermosos que son, y le devolvió su dignidad. ‘Ustedes tienen que sentirse orgullosos de su sangre mapuche’, les decía Aimé. Después de tantos años de: ‘¡Vos sos un indio de mierda!’, Aimé les dijo: ‘Vos sos hermoso. Vos valés’”.
Sobre la calle Aimé Painé, en Puerto Madero, hoy se ofrecen para la venta o alquiler departamentos chiquititos (177 metros cuadrados) y otros, claro, más amplios. Sobre la calle Aimé Painé, una gran variedad de restaurantes incluye uno cuyo chef, según su página web, “estudió cocina en Francia y da vida a sus recuerdos de infancia con recetas clásicas”. Es una linda calle, en serio.
“A mí me fastidia mucho escuchar que alguien dice que la cultura del mapuche es una cultura en extinción”, le explicó Aimé al narrador Leopoldo Brizuela. “Más allá de que sea cierto o no. ¡Qué rápidos somos a veces para decir que algo desapareció! Y qué lentos para preguntarnos por qué. La tristeza del pueblo mapuche, mi tristeza, es parte de mi identidad... y de la identidad del país. Porque el país lo formamos todos, ¿eh? Los ricos y los pobres, los blancos y los indios. Aunque los blancos ricos, en general, se lo olviden.”

viernes, 9 de septiembre de 2011

LA SOJA




ENTREVISTA
JAVIERA RULLI, ECOLOGISTA
"La soja está matando la agricultura de Latinoamérica"

• La experta alerta sobre el perjuicio de esta oleaginosa en niños y embarazadas.
NURIA NAVARRO
Buenos Aires, 1974
Bióloga
Miembro del Grupo Reflexión Rural

El super está surtido de yogures, queso, carne, galletas y zumo enriquecidos con soja. Pero Javiera Rulli, bióloga y ecologista, suscribe una idea chocante: "La soja mata". Sostiene que no sólo perjudica a la salud, sino que desertiza el campo y corrompe a las autoridades en Latinoamérica. Veterinaris sense Fronteres la ha invitado a participar en el Tribunal Popular de la Soja, que se celebrará mañana en la Facultat de Ciències de l'Educació de la UAB.

--¿Tan mala es la soja?
--Se la ha mitificado como un producto medicinal. Se suele apelar a la cultura china, cuando en China jamás se ingirió tanta soja junta. Además, ellos comen tofu y miso, que es la soja fermentada. Y, encima, nunca es transgénica.

--Algún beneficio tendrá, ¿no?
--La soja tiene un alto contenido proteico y fitohormonas. Es aconsejable cuando se atraviesa la menopausia, porque las fitohormonas son parecidas a las hormonas femeninas. Pero no hay que dársela a los niños menores de 5 años ni a las embarazadas. Además, la soja tiene un inhibidor de calcio, zinc y hierro, importantes para el crecimiento.

--Pues andamos ensojados.
--¡Ingerimos soja en todas partes! En el filete del almuerzo --la ternera come forraje con soja transgénica--, en el yogur de la merienda, en el café con leche... ¡No sabemos qué nivel de hormonas femeninas consumimos!

--¿Eso significa que los pechos...?
--En Argentina, donde el 45% de la agricultura está dedicada sólo a la soja, se distribuye en los comedores populares. Así, un niño desnutrido que se alimente de soja, ingiere el equivalente a dos pastillas anticonceptivas diarias. Para desactivar eso, habría que cocinar la soja durante tres horas. Pero apenas disponen de gas. Le dan un hervor y a la mesa. ¡Hay un alto registro de niñas con pechos y menstruación! Y la osteoporosis empieza a afectar a los jóvenes.

--¿No es usted algo catastrofista?
--No. La sociedad del petróleo está dando paso a la sociedad de la soja. Es un artículo industrial con el que se hace forraje, pintura, lácteos, ecodiésel. Resulta muy útil para las corporaciones. Además, la soja que consumen en España a través de la carne y la leche es transgénica...

--Alto. ¿Toda la soja que llega aquí es transgénica?
--La que llega a Catalunya procede en un 43% de Argentina; en un 35%, de Brasil, y en un 23%, de EEUU. Las de Argentina y EEUU son transgénicas. Y un alto porcentaje de la brasileña está contaminada de fungicidas, herbicidas y fertilizantes.

--Entonces, ¿quién se ha sacado de la manga que es tan beneficiosa?
--¡La industria! La soja es un modelo de agricultura industrial. Se basa en un consumo de semillas procedentes de corporaciones, con consumo de herbicidas de corporaciones, con maquinaria de alta tecnología de corporaciones... Es una agricultura sin agricultores. Sólo se necesitan dos personas para 500 hectáreas. Se fumiga desde avionetas. Sólo requiere tierra y más tierra.

--Empiezo a ver que ése es uno de los problemas...
--La base del forraje que alimenta a cerdos, gallinas y vacas en Europa y China es la soja que viene de Latinoamérica. Ustedes no la ven, pero la consumen. Y eso mata al payés, pero también nos mata a nosotros, porque ocupa nuestras tierras agrícolas. Argentina era productora de arroz, maíz, carne... Pues hoy tenemos que importar lentejas de Canadá, leche de Uruguay... Y como el precio de la soja se determina en la Bolsa de Chicago, la demanda es cada vez mayor, y la avaricia, también.

--¿Se cometen muchas tropelías?
--Sí. La soja está desforestando el norte de Argentina, Paraguay, el Matto Grosso (Brasil). Eso agrava el conflicto por la tierra y provoca corrupción. Los que más tajada sacan son las exportadoras cerealeras, que son corporaciones extranjeras. Están drenando el Paraná, para poder sacar la soja desde el Matto Grosso.

--¿Es como la fiebre del oro?
--Sí. El sur de Latinoamérica da ganas de llorar. Es un desierto tóxico y verde. ¡Hay 15 millones de hectáreas de soja en Argentina! Y avanza con violencia entre las comunidades campesinas. Los sojeros intimidan, desalojan y matan para conseguir más hectáreas. Van desplazando al pequeño productor hacia las ciudades, pasando a engrosar los cinturones de pobreza.

--¿Qué sugiere que hagamos?
--El consumidor europeo tiene mucho poder. Debe empezar a consumir lo local, rechazar toda esta ganadería intensiva y los productos que derivan de ella. Cuestionar la soja. Desconfiar de los productos que lleven aceite vegetal y lecitina. Ir a la distribución directa. Comprar la leche y la carne en la vaquería...

--Es que lo local suele ser caro.
--Lo barato puede ser basura.

Gracias a Hermes Navarro. www.pampagringa.com.ar

jueves, 8 de septiembre de 2011

DÍA DEL AGRICULTOR





El 28 de agosto de 1944, por decreto Nº 23.317, el gobierno argentino instituyó este día, considerando "que la fundación de la primera colonia agrícola, el 8 de septiembre de 1856, marca una fecha decisiva en el desarrollo de nuestra agricultura". El 8 de septiembre de 1910 se inauguró en la Plaza San Martín de Esperanza el Monumento a la Agricultura Nacional.

martes, 6 de septiembre de 2011

ARROZ CON LECHE




INGREDIENTES

1 litro de leche
7 cucharadas de azúcar
5 cucharadas soperas de arroz
Canela en rama

Poner a hervir la leche con las cucharadas de azúcar y la canela en rama. Apenas suelta el hervor, añadir las 5 cucharadas soperas de arroz y dejarlo hervir suavemente, cuidando de que no se pegue ni se vuelque. Se sirve frío, espolvoreado por encima con canela molida. Pueden agregársele a la cocción, trozos de cáscara de limón frescos y una chaucha de esencia de vainilla.
Es el postre que prefieren los niños en el campo, al menos nosotros nos hemos criado comiendo el mas rico arroz con leche: el que hacían nuestras abuelas.

sábado, 3 de septiembre de 2011

ALFAJOR SANTAFESINO



ALFAJOR SANTAFESINO

Si algún día visita nuestra querida Provincia de Santa Fe, no puede dejar de probar y llevar de regalo unos ricos alfajores. Son distintos de los clásicos que conocemos y de los que solemos comprar en las Sierras de Córdoba.La receta que aquí copiamos es para hacer un sólo alfajor grande, pero es la misma que se usa para hacer los alfajores chicos, para los cuales usaremos un cortapasta tamaño pocillo de té, mas o menos.
Ingredientes:
(Para 8 porciones)
· 5 yemas
· 100 gramos de manteca
· 8 cucharadas colmadas de harina común, bien tamizada
· 3 cucharadas de lecha fría
· 3/4 kilo de dulce de leche repostero
· 200 g de azúcar molida
· 3 claras batidas a nieve
Preparación
Mezclamos en un recipiente las yemas con la manteca blanda. Para que la manteca este blanda debemos retirar con anticipación de la heladera. Luego agregamos, poco a poco, la harina alternando con la leche. Amasamos hasta que los ingredientes se integren y resulte una masa algo consistente. Luego dividimos la masa en 4 bollitos iguales. La estiramos por separado hasta que la masa quede pareja y no demasiado fina. Cortamos en discos con ayuda de una tapa de cacerola o un plato. Pinchamos los discos con un tenedor y los cocinamos en horno caliente aproximadamente unos 4 minutos. Dejamos enfriar los discos de masa. Luego superponemos los discos, poniendo entre cada uno de ellos abundante dulce de leche. Los dejamos reposar. Mientras, ponemos en una cacerola el azúcar, cubrimos con agua fría y cocinamos hasta que tome punto de bolita dura. Agregamos, poco a poco, las claras batidas a nieve, sin dejar de batir. Seguimos con el batido hasta que el merengue este frío. Tomamos los alfajores y los cubrimos con el merengue y los alisamos con una espátula.

fuente: http://www.detodounpocotv.com