sábado, 31 de julio de 2010

MISIONES











Misiones se localiza en el extremo nordeste de la República Argentina. Se ubica entre los paralelos 25º y 28º de Latitud Sur, y entre los meridianos 53º y 56º de Longitud Oeste.La superficie de la Provincia es de 29.801 kilómetros cuadrados, tamaño que equivale a casi el 1% de la superficie total del País. Más de mil kilómetros de fronteras internacionales rodean a la Provincia. Su posición geográfica la convierte en una provincia muy singular. Los ríos Iguazú, San Antonio, Pepirí Guazú y el Uruguay constituyen los límites con el Brasil hacia el norte, al este y al sur; al oeste el Río Paraná marca el límite con la República del Paraguay; al sudoeste, los arroyos Itaembé y Chimiray establecen el límite con la provincia argentina de Corrientes. Pero también tiene unos pocos metros de frontera seca: la localidad argentina de Bernardo de Irigoyen se conecta con la vecina brasileña Dionisio Cerqueira, apenas por una calle urbana.
Sol y lluvias
El clima de la Provincia es subtropical húmedo, sin estación seca. Las lluvias son abundantes durante todo el año, pueden producirse de manera sorpresiva para dejar paso a un sol radiante. Las lluvias varían desde los 1.700 milímetros anuales al sudoeste hasta los 2.200 milímetros anuales hacia el este. La temperatura promedio anual es de 21º C (70º F). Los días más fríos se registran en junio, julio y agosto, alcanzando en ocasiones temperaturas menores a los 10º C (50º F). Los veranos son calurosos. En los meses de diciembre, enero y febrero se registran temperaturas superiores a 32º C (90º F).
Serranías misioneras
El paisaje misionero está formado por serranías cubiertas de selva, por cerros como el de Santa Ana (372 metros) y valles que dejan ver las copas de los árboles. Las llanuras con suaves ondulaciones se ubican en el sur y a lo largo de los ríos Paraná y Uruguay. Hacia el centro de la provincia se encuentra un relieve amesetado cuyas alturas van creciendo hacia el noreste alcanzando los 843 metros sobre el nivel del mar en las serranías del borde oriental, en la localidad de Bernardo de Irigoyen, cerca de la frontera con Brasil.
Ríos y arroyos
La Provincia posee más de ochocientos cursos de agua, algunos muy extensos como el Arroyo Urugua-í, el Piray Guazú o el Yabebirí. Los arroyos nacen en las serranías misioneras y escurren sus aguas formando saltos y cascadas con ecosistemas de gran diversidad biológica, sostenida por la humedad ambiente propia de las lloviznas que producen las caídas de agua. Esta densa red hidrográfica desagua en tres grandes ríos de la Cuenca del Plata: el Paraná, el Iguazú y el Uruguay. Estos caudalosos ríos tienen sus nacientes en territorio brasileño.
Suelos rojos
Durante el Mesozoico se produjeron grandes erupciones volcánicas que cubrieron el Macizo de Brasilia con varias capas de basalto. A estas rocas se las denomina meláfiros y se las encuentra en la mayor parte del subsuelo misionero. La descomposición de estas rocas fue formando el suelo misionero, que resulta de la acumulación de óxidos de hierro y aluminio. Está formado por laterita, roca o tierra constituida por arcilla y sílice que, debido al óxido de hierro que contiene, presenta un color rojizo.En ciertas partes del territorio el suelo no es muy profundo y se observan rocas que afloran, en otras partes el suelo es pedregoso y muy empinado. Precisamente en los suelos más profundos se ubican las plantaciones de yerba mate, té, forestaciones y otros cultivos como el tabaco y la mandioca. Los suelos pedregosos se ubican en las partes más altas de las serranías cubiertas por selvas.
Estuve de paseo por Misiones, visité Puerto Iguazú, las fabulosas Cataratas y una serie de localidades donde crecen los pinares para la industria de la madera, los teales y grandes extensiones de yerbatales. Lo que mas me gustó de Misiones es su paisaje y su gente trabajadora. La naturaleza ha sido pródiga con esta provincia nuestra, crisol de razas, con sus habitantes originarios ofreciendo artesanías y plantas que pueden extraer de lo que queda de su hábitat. La tierra roja y húmeda tiene mucho que ofrecer, ojalá el rédito sea para sus habitantes .
Lydia Musachi

jueves, 15 de julio de 2010

FIESTA DE LA VIRGEN DE ITATI

Itatí un Lugar de Fé y Encuentro con el Alma.
Este pequeño pueblo portuario se encuentra ubicada a 73 km de Corrientes, Capital provincial, sobre la RN 12, a orillas del Paraná, es la población más antigua de la provincia. Se sabe que el Milagro de la Fe, mueve montañas, ataja invasiones y cura a los heridos, pero también tiene otras cualidades como la de unir a los pueblos. Si tiene la suerte de llegar a Itatí el 16 de julio descubrirá las manos cristianas que se acercan a atender a los peregrinos, pero si visita la ciudad unos pocos días antes, descubrirá un pueblo entero movido por su religiosidad. Todos… chicos, grandes y ancianos se preparan para el aniversario de la coronación de la Madre María arreglando las calles, preparando comidas para aliviar a los viajeros o embelleciendo la ciudad. Desde 1589, y ya hace más de 300 años, congrega a cientos de fieles del país y de países vecinos entre el 12 y el 17 de julio, fecha que coincide también con la festividad de la Virgen del Carmen El Camarín de la Virgen Diseñado como una pequeña capilla u oratorio, este espacio reducido es un lugar ideal para la meditación y el recogimiento del alma con la presencia más próxima de la imagen. En las vitrinas laterales se guardan los objetos donados a la Virgen. Se encuentra en el primer piso, al que se accede por las escaleras ubicadas a los costados del Altar Mayor. 750) this.width=750" border=0> Fiesta de la Virgen de Itatí La fiesta de la Virgen de Itatí es uno de los festejos que más devoción despierta cada año en la familia orionita, debido a que la atención pastoral del santuario correntino fue encargado hace más de 70 años al mismo San Luis Orione. Según la tradición, la imagen fue encontrada en el río Paraná por un grupo de pobladores guaraníes, quienes vieron a la Virgen Inmaculada sobre una piedra rodeada de una luz muy brillante. Fray Gámez ordenó el inmediato traslado de la figura a la Reducción, pero la imagen volvió a desaparecer en dos ocasiones, retornando a su lugar cerca del río. Los religiosos comprendieron cuál era la voluntad de la Santa Madre y se dispuso el traslado del asentamiento a esos parajes, que luego se comenzaron a denominar Itatí ("Punta de piedra", en esa lengua originaria). Desde entonces, miles de peregrinos visitan cada 16 de julio a María en su enorme basílica, a pocos metros del río Paraná. El culto a la Virgen de Itatí fue introducido en 1615 por el sacerdote franciscano Fray Luis Bolaños. La imagen de la Virgen de Itatí está tallada en madera de timbó (el cuerpo) y en nogal (el rostro). Mide un metro con veintiséis centímetros de altura. Tiene sus manos juntas en posición de oración, viste un manto azul y túnica blanca, y se considera realizada por una artista indígena de una de las tantas reducciones que jalonaban el Alto Paraná. Monumento Histórico 750) this.width=750" border=0> 750) this.width=750" border=0> La Basílica de Itatí es uno de los santuarios más importantes de América. En contraste con su entorno, un sereno pueblo ribereño sin edificios, la construcción es verdaderamente descomunal. Tiene 80 metros de largo y 70 de ancho. Y una cúpula central con un diámetro de 28 metros. En la cúspide, hay una imagen de la Virgen de 7 metros y medio. La altura total es de 83 metros, casi 20 más que el Obelisco de Buenos Aires. La historia de la Virgen de Itatí está rodeada de muchas leyendas y suposiciones. Se supone que fue el evangelizado franciscano Fray Luis Bolaños quien la trajo desde alguna de las reducciones indígenas que había creado en una amplia región. Viejas pinturas la muestran con facciones más redondeadas (a semejanza de las mujeres guaraníes), pero algunos retoques posteriores le otorgaron un rostro más ovalado. Está hecha de madera de la zona, timbó y nogal. El propio Bolaños fundo Itatí en los últimos años del siglo XVIII, o quizás en los primeros del siglo siguiente. No hay precisión con las fechas. Le decían Yaguarí y primero estuvo emplazada a unos 10 kilómetros de la ubicación actual, pero unos años después se trasladó. ¿Por qué el momento cúlmine de la fiesta de la Virgen se produce el 16 de julio? Ese día, en 1900, se realizó la ceremonia de coronación, en la Iglesia de la Santísima Cruz de los Milagros, en Corrientes. El año anterior, el Papa León XII había facultado al Obispo de Paraná para llevar a cabo el acto. El Papa bendijo la corona de oro y piedras preciosas, hecha en París. La Virgen -Patrona de la provincia de Corrientes desde 1918- estuvo en varios templos y capillas. Pero como la cantidad de devotos crecía, la Iglesia encaró la construcción de un gran santuario. En 1938 se bendijo la piedra fundamental. El edificio, una mole de cemento armado, se inauguró el 16 de julio de 1950, en el cincuentenario de la coronación. Ese día llevaron la imagen allí, durante una enorme celebración. El santuario tiene una capacidad para 10.000 personas. Los vitrales y la enorme cúpula son muy bellos. En 1999 fue declarado Monumento Histórico Nacional. Gran número de fervorosos peregrinos acuden todos los años al majestuoso Santuario de la Virgen de Itatí, lo hacen de distintos puntos de la Argentina como también de países del MERCOSUR. Muchos vienen solo, otros en grupos; es digno destacar las horas de preparación, de trabajo, de sacrificio, de oración; pero con un mismo fin, encontrarse con La Virgen Santísima de Itatí, Patrona del Nordeste Argentino. Apreciacion Personal: Una vez que participes Algo en tu vida cambia no lo olvides a mi me paso! Te Esperamos!!!!
La gente de la Peña Folklórica Los Lanceros, como desde hace 18 años, peregrinamos al Santuario de nuestra madre y participamos de los eventos que en su honor se llevan a cabo el 16 de julio de cada año. Este 2010 estamos preparándonos para emprender el viaje, hoy día 15. Rezaremos por todos, para que la Virgen nos siga cubriendo con su manto.
Hasta la vuelta!!

ENRIQUE CADÍCAMO


ENRIQUE CADÍCAMO

Historia de un poeta que le dio sentimiento y vida a las letras de los tangos.

Nació con el siglo, el 15 de Julio de 1900, en una estancia de Malcolm, cerca de Luján provincia de Buenos Aires en la que su padre oficiaba de mayordomo. Décimo hijo de familia de inmigrantes italianos. a los seis años la familia se traslada a Floresta, tras un fugaz paso por Luján. En su juventud en 1918 trabajó en el Consejo Nacional de Educación junto con Leopoldo Lugones. Compuso con el seudónimo de Rosendo Luna. También compuso en sociedad con Juan Carlos Cobían. Cuando conoce a Gardel, tiene ya toda una obra: Gardel le grabara 23 temas entre 1925 y 1933. Se convertiría en el compositor preferido de Gardel, para resaltar el trato que tuvo con Carlos Gardel basta una frase del propio Cadícamo “No tengo fotos con Gardel. Pero cantó 23 tangos míos, que son como 23 fotos”.
Su primer tango fue “Pompas de Jabón”, otras de sus composiciones “Al mundo le falta un tornillo”, “Rubí”, “Tres esquinas”, “Tres amigos “,”La he visto llorar”, “Almita herida”, “Naipe”, “Cuando tallan los recuerdos”, “ Shusheta”, “Muñeca brava”, “Che papusa ohí”, “Aquellas farras”, “Madame Ivonne”, “Por la vuelta”, “Igual que una sombra”, “Ave de paso”, “Copas, amigos y besos”, “Otros tiempos y otros hombres”, “Dolor milonguero”, “Boedo y San Juan”, “La barranca”, “Palais de Glace”, "La reina del tango”, “El cantor de Buenos Aires”, ”Se llamaba Eduardo Arolas”, “Santa Milonguita”, “Nieblas del Riachuelo”, “Pico de oro”, "Mi madrigal", "Brumas", "A mí no me hablen de penas" escribió más de trescientos tangos.
Sus diez tangos fundamentales: "Anclao en París", "Nunca tuvo novio", " La casita de mis viejos", "Nostalgias", "Nieblas del Riachuelo", "Por la vuelta", "Los mareados", "El cuarteador", "Garúa".
Publicó tres poemarios: "Canciones grises" (1926), "La luna del bajo fondo" (1940), "Viento que lleva y trae" (1945). Libros: "El debut de Gardel en París", "La historia del tango en Paris", "Mis memorias".
Como autor teatral: en colaboración con Félix Pelayo: “La epopeya del tango” y “ La baba del diablo” y también “El romance de dos vagos” con Germán Ziclis, “El cantor de Buenos Aires”, con Alberto Ballerini y con Martín Lemos “Los cuentos de un príncipe” .
En 1987 fue declarado Ciudadano Ilustre de Buenos Aires.
En 1996 fue distinguído como Personalidad Emérita de la Cultura Argentina.
Falleció en Buenos Aires el 3 de Diciembre de 1999, a la edad de 99 años.


Ricardo Espinosa

viernes, 9 de julio de 2010

DECLARACION DE NUESTRA INDEPENDENCIA


La instalación de José de San Martín en Cuyo, el apoyo de la población local y el auspicio no oficial de Gran Bretaña a los movimientos de emancipación americanos dieron fuerza a las tendencias independentistas. A pesar de la situación imperante (el fracaso de las campañas del Alto Perú, los realistas preparando una invasión por el norte y la amenaza de los portugueses a la Banda Oriental), se logró declarar la Independencia.
La Declaración de la Independencia fue, básicamente, un acto de coraje, una especie de gran compadrada en el peor momento de la emancipación americana. En el norte del continente, Bolívar había sido derrotado. Chile estaba nuevamente en manos de los realistas. Los españoles amenazaban Salta y Jujuy y apenas si eran contenidos por las guerrillas de Güemes. Para empeorarlo todo, Fernando VII había recuperado el trono de España y se preparaba una gran expedición cuyo destino sería el Río de la Plata. La Banda Oriental estaba virtualmente ocupada por los portugueses. Y en Europa prevalecía la Santa Alianza, contraria a las ideas republicanas. En ese momento crítico los argentinos decidimos declararnos independientes. Fue un gran compromiso, el rechazo valiente de una realidad adversa. Era empezar la primera navegación de un país independiente, sin atender las borrascas ni los riesgos. Un acto de coraje. (Félix Luna)

viernes, 2 de julio de 2010

EL PATO





"El Pato" – Deporte Nacional

Deporte viril, para gente de a caballo, audaz y valiente, "El Pato" se practica en Argentina desde principios del siglo XVII, tal como lo muestra una crónica de Felix de Azara en la que relata una "corrida" realizada en Buenos Aires en el año1610 (30 años después de la Segunda Fundación de Buenos Aires, por Juan de Garay) con motivo de las fiestas de beatificación de San Ignacio de Loyola. Dice el naturista: "se juntan para esto dos cuadrillas de hombres de a caballo y se señalan dos sitios apartados como de una legua (cinco kilómetros aproximadamente). Luego cosen un cuero en el que se ha introducido un pato vivo que deja la cabeza afuera, teniendo el referido cuero dos o mas asas o manijas, de las que se toman los dos mis fuertes de cada cuadrilla en la mitad de la distancia de los puntos asignados y metiendo espuelas tiran fuertemente hasta que el mas poderoso se lleva el pato, cayendo su rival al suelo si no lo abandona.El vencedor echa a correr y los del bando contrario lo siguen y lo rodean hasta tomarlo de alguna de las manijas, tiran del mismo modo, quedando al fin vencedora la cuadrilla que llego con el pato al punto señalado".El jesuita Diego de Torres Bello S.J. escribía una primera misiva a sus Superiores, el 16 de junio de 1610 contando que, en todas las ciudades del Río de la Plata, se había celebrado con actos religiosos, sociales y culturales la beatificación del fundador de la Compañía de Jesús, San Ignacio de Loyola. Y que en Buenos Aires, "hizo su oficio la artillería y mosquetería, y salieron algunos con intenciones de regocijo a correr patos delante de nuestra iglesia". "Dos grupos de jinetes corrieron patos delante de nuestra Iglesia (fue en medio de lo que hoy es la Plaza de Mayo). A todos causo admiración verlos así a ellos, como a los caballos que parecían incansables corriendo con tanta incomodidadLa segunda misiva enviada, del 4 de Abril de 1611, llama mucho la atención, como que los participantes fueron dos tribus indias y por cierto que los españoles, con toda lógica, no les facilitaban caballos ni les permitían montar dado que eran unas de sus principales armas de conquista y guerra. Sin embargo, consigna que " Padres procedentes de Córdoba estimularon con premios a indios del valle calchaquí para que tiraran flechas a la sortija y corrieran patos". Los locales, calchaquíes, vencieron a los visitantes, Huachipas. No se refiere en nada en lo que hace al juego y su desarrollo. Su lectura hace suponer que perseguían patos vivos que disparaban por las calles de Bs. As. y por los valles. (Hay copias de las cartas en el colegio Del Salvador).Ni los españoles introdujeron este bravío deporte, ni lo hallaron practicado entre los indígenas. Lo primero es evidente, pues era un deporte desconocido entonces, y aun ahora, en España, y no pudo provenir de los naturales, pues éstos no conocieron el caballo, el que fue importado por los españoles en la primera mitad del siglo XVI. Parecería que se trata de un juego criollo, elaborado y planeado por los conquistadores mismos, o por sus inmediatos descendientes.Don Pedro de Mendoza fue el introductor del caballo en el año 1536 por estas tierras, aunque su descendencia (las manadas) fueron producto de los pocos que abandonó (hablan de cinco yeguas y siete padrillos) en 1541, Don Irala al abandonar Buenos Aires. Estos se acrecentaron hasta el infinito junto con los que trajo el increíble Cabeza de Vaca (ahora por estos pagos del Sur) en su marcha desde la costa brasileña hasta el Paraguay. Y en ese mismo año de 1542, por Diego de Rojas y en 1550, por Nuñez del Prado, ambos en sus incursiones por el norte de nuestro país.Juan de Garay, hacia 1581, estimaba en 80.000 animales los caballos que vagaban salvajes (cimarrones) en un perímetro de 30 leguas de Buenos Aires. Catorce años después, 1595, cuando el rey solicitó al gobernador del Río de la Plata, Valdés de la Banda, un informe sobre la caballada que habitaba "la pampa", este contesta así: "Digo que D. Pedro Mendoza que fue el primer poblador de esta ciudad y puerto, trajo aquí caballos y yeguas que se quedaron en la campaña de esta tierra que es muy ancha y larga y en mas de 80 leguas no se halla una tan sola piedra, teniendo en mas de 100 leguas a la redonda tanta cantidad de yeguas y caballos que parecen montes cuando se ven de lejos y son tantos en numero que exceden a aquel gran numero que dicen los historias que había en las dehesas de la provincia de Media que se servían los reyes de Persia..." Bueno, bueno, algo exagerado, sin duda. Pero esto es el origen de sus millones de descendientes y promotores de la gran revolución del modo de vivir de todos los habitantes autóctonos y de quienes les siguieron. Y donde había y hay caballos existen estos juegos, estas destrezas, los deportes hípicos.Una descripción mas detalladas, es la de Amadeo Frezier (Francés, 1682 – 1773) , un militar ingeniero especializado en fortificaciones, que durante algo mas de 2 años navegó " los mares del Sur". Corría 1712 y escribe en su libro, editado en 1716: " Fui testigo de una fiesta que los encomenderos de dos españoles que se llamaban Pedro se dieron el día del santo de sus amos en una aldea de Talcahuano, cerca de la cual estábamos anclados. Después de oír misa montaron a caballo para correr la gallina, como se corre la oca en Francia, con unas diferencias: que todos se arrojaban sobre el que ha obtenido la cabeza para quitársela y llevársela ante aquel en honor del cual hacen la fiesta; corriendo a todo galope se topaban para quitársela y a la carrera recogía del suelo todo lo que derribaban por tierra. Después de esta carrera se apearon para la comida".El novelista argentino William Henry Hudson (1841 – 1922) en su difundido libro "EL Ombú" expresa que "El Pato era el entretenimiento más popular practicado al aire libre en la Argentina".
Con el transcurso de los años, "El Pato", fue practicado y también prohibido por la autoridades religiosas y civiles por el alto nivel de peligrosidad y las consecuencias fatales que traía aparejado el hecho de querer llegar a cualquier precio con el pato al punto señalado.La primera prohibición al juego que se tiene noticia, es del 23 de febrero de 1739, cuando así se dispuso en Santiago del Estero con el siguiente texto: "pues es demasía y atropello jugar pato en medio de la ciudad".El RP. Salbaire, que escribió la "Historia de Nuestra Señora de Luján", consigna un documento de 1796, del Sacristán mayor de la Parroquia, Gabriel José Maqueda, que amonesta y ordena a los feligreses que se abstengan del juego del pato, "combinándolos con la excomunión" si no lo hicieren.Pero su prohibición real y concreta fue por el decreto del 21 de Junio de 1822 del gobernador de Bs. As. D. Martín Rodríguez, refrendado por su ministro secretario de relaciones Exteriores y Gobierno, D. Bernardino Rivadavia y que expresaba: "Todo el que se encuentre en este juego, por la primera vez será destinado por un mes a los trabajos públicos; por dos meses en la segunda, y por seis en la tercera". Además, " quedaran sujetos a la indemnización de los daños que causaren". La policía, los alcaldes y los jueces de campaña eran los encargados de hacer cumplir la prohibición.Dicen que Rosas lo ratificó, pero todo parece indicar tan que solo se limitó a hacerlo cumplir y a su estricta manera. Luego estuvo la ordenanza policial mencionada.Pero ya en la época de Juan Manuel de Rosas el Pato era casi inexistente. Mitre escribió "sus Odas" durante el sitio de Montevideo, cuando tenia entre 18 y 20 años y recién las editó a los 33 años, en 1854. Y en su composición denominada "El Pato" dice en una nota: " El juego del pato no existe ya en nuestras costumbres, es ya una reminiscencia lejana. Prohibido severamente por las desgracias personales a que daba motivo, el pueblo lo ha dejado poco a poco, sin olvidarlo del todo".Pese a la prohibición algunos personajes de la época resaltaban sus cualidades por requerir ciertamente varones fuertes y vigoroso, capaces de tolerar los más terribles empujones y las más extremosas tensiones musculares. Mitre lo indicó en una de sus Rimas:

El pato juego fuerte
del hombre de la pampa
que marca las costumbres
de un pueblo varonil!
Para avispar los nervios
para tender los músculos
como el convulso joven el dolor febril.

Sin duda "El Pato" fue el entretenimiento más popular practicado al aire libre en la República Argentina.Refiriéndose a un relato del juego y a los guasos u hombres del campo, el escritor José de Espinoza, nos informa que para jugar una partida de Pato "se junta una cuadrilla de estos guasos, que todos son jinetes más allá de lo creíble; uno de ellos lleva un cuero con argollas, y el brazo levantado; parte como un rayo llevando 150 varas de ventaja, y a una seña, él y todos corren a mata-caballo, formando grita como los moros: todos persiguen al pato y pugnan por quitarle la presa; son diestrísimas las evoluciones que éste hace para que no lo logren, ya siguiendo una carrera recta, ya volviendo a la izquierda, ya rompiendo por medio de los que siguen, hasta que alguno, o más diestro o más feliz, lo despoja del pato, para lo que no es permitido que lo tomen del brazo. En este momento todos vitorean y le llevan entre los aplausos, alaridos y zamba al rancho suyo, al que frecuenta, o bien al de la dama que pretende. Reinan todavía entre estas gentes muchos restos de la antigua gallardía española".Roberto Torreiro ha escrito en Pampa Argentina que, "cuando en pleno siglo veinte ya nadie se acordaba de la antigua existencia del juego del Pato, el 16 de abril de 1937, por iniciativa del entonces jefe de guardia de seguridad de la ciudad de La Plata, don Alberto del Castillo Pose, secundado en su acción por un calificado grupo de deportistas, se llevaba a cabo una exhibición del referido deporte, cuyo término y debido al entusiasmo despertado entre los presentes, se decidió auspiciar la difusión práctica del Pato, propendiendo a la formación de equipos dentro de las entidades afines a los deportes hípicos, e incitando a la constitución de instituciones que originariamente se dediquen a la práctica del deporte. Ese paso inicial, se constituía en el primer éxito logrado por el más criollo de nuestro juegos".Alberto Castillo Posse, reglamentó el deporte (se utilizó una pelota de cuero con cuatro manijas), cuya obra culminó oficialmente cuando e1 31 de marzo de 1938 tras los ensayos producidos se solicito al ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, Don Roberto Noble, que se derogara el articulo Nº l043 del reglamento de Policía de la Provincia de Buenos Aires (de 1889), que prohibía la practica del juego.El entonces gobernador, Manuel Fresco accedió a ello y lo concreto mediante un decreto del 28 de abril de 1938 y dice entre sus considerandos: "En la actualidad los deportes están sujetos a las disciplinas que imponen sus reglamentaciones y dicho juego, en la forma en que se practica en la actualidad, es un deporte sano y vigoroso, similar al polo"¿Qué quiere decir eso de sujeto a disciplinas, reglamentaciones?. Precisamente eso, expresado literalmente, como que antes de 1937 no había reglamentación alguna, aunque si modalidades. Todo era valido, tan valido, bárbaro desordenado, brutal y peligroso que debió ser prohibido mas de una vez hasta que ya antes de promediar el siglo último paso prácticamente a olvido, a ser solo un recuerdo de tradiciones transmitidas de boca en boca en los fogones, entre los paisanos.El 23 de agosto de 1938, el diario La Nación comentó la primera exhibición pública del Pato, efectuada el día anterior en la cancha de la Asociación Ameghino, en las proximidades del puente Cabildante Léxica, en la ciudad de Luján. Asistieron el Gobernador de la provincia de Buenos Aires, Manuel Fresco; el Presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Juan G. Kaiser y el Ministro de Obras Públicas de la provincia, José María Bustillo, además de muchos otros invitados especiales.En el año 1941 se crea la Federación Argentina de Pato (FAP). Asociación integrada por los campos en que se practica este deporte y tiene por finalidad fomentar, dirigir, y difundir el juego de "El Pato", organizar los torneos y velar por la aplicación de los reglamentos, a la vez que orientar y promover la crianza del tipo de caballo mas apto para este propósito.En agosto de 1943, llegó a General Las Heras un comisario - Sigfrido J. Imaz - a quien los pateros de ese entonces y de la actualidad le deben un profundo recuerdo. Montando un caballo colorado y con una pelota de fútbol con manijas atada con tientos a la montura, la gente trataba de descifrar de que se trataba.Imaz, haciendo una exhibición en la playa de la estación de tren, la tiró al suelo y levantándola empezó a entusiasmar a toda la gente hasta lograr su cometido.El 28 de noviembre de 1943, se funda en este partido, con la Presidencia del Comisario Imaz, la Institución denominada "Campo de Pato de General Las Heras", cuyos fines "fueron, son y serán los de fomentar el criollo juego del pato y cultivar los sentimientos tradicionalistas de nuestra Patria".En el año 1944, el "Campo de Pato de General Las Heras", se afilia a la Federación Argentina de Pato y siendo los primeros equipos herenses "General Las Heras A" y "General Las Heras B".En el año 1953, en mérito a sus tradiciones y arraigo, se lo declaró "Deporte Nacional" (Decreto Nº 17.468, del 16 de septiembre de 1953, firmado por el Presidente de la Nación, Gral. Juan Domingo Perón). Y a fines del siglo pasado se nombra a General Las Heras "Capital del Pato", el deporte más criollo de todos los tiempos.El juego actual:Recio y veloz, este juego que exige a quienes lo practican un alto grado de cultura deportiva y el cumplimiento estricto de sus reglas, se desarrolla entre equipos compuestos por cuatro jugadores cada uno que, mediante pases y combinaciones con las que eluden la acción de sus adversarios, tratan de introducir "El Pato" a través de un aro de un metro de diámetro ubicado, perpendicularmente sobre un poste de 2,40 metros de altura, enclavado en el centro de cada una de las dos cabeceras de la cancha, que mide entre 180 y 220 metros de largo por entre 80 y 90 metros de ancho."El Pato" consiste en una pelota de cuero con cámara de goma circundada por tres lonjas de cuero crudo cruzadas transversalmente, en cada una de las cuales van cosidas dos manijas o asas colocadas simétricamente. Es obligatorio que el jugador que tiene "El Pato" lo ofrezca a los adversarios con el brazo derecho extendido perpendicularmente a su cuerpo.Cualquier movimiento que el jugador haga para impedir que el adversario tome una de las manijas constituye una "negada", acto que el reglamento prohíbe y sanciona, salvo que tenga por fin efectuar pase o tratar de convertir un tanto. Si un adversario logra tomar "El Pato" se origina una "cinchada", que debe efectuarse sin que ninguno de los dos jinetes se apoye en la silla o en su cabalgadura, es decir, "a pura rienda".La Federación posee el "Campo Argentino de Pato", en Campo de Mayo, a 30 km. de la Capital Federal, sobre la ruta nacional Nº 8, en el que se realizan importantes torneos de baja, media y alta ventaja que culminan con el Campeonato Argentino Abierto, máximo acontecimiento de este deporte que tiene lugar en el "Campo Argentino de Polo", en Palermo, magnífico escenario reconocido como el mejor del mundo.El Campo Argentino de Pato cuenta con una superficie de 20 hectáreas y posee dos canchas reglamentarias - una de ellas con tribuna techada - provista de sistema de riego por aspersión y ubicadas en medio de una añosa arboleda.Tiene instalaciones complementarias suficientes tanto para albergar en forma simultánea 100 caballos aproximadamente, con sus correspondientes corrales, bañaderos, embarcaderos. palenques, etc., como para la atención de jugadores y público.Rubén Liborio Cosentino jugador de Pato desde los 16 años, dice: "Debemos hacer olvidar el aspecto folclórico del Pato. Nunca repudiar sus orígenes gauchos, camperos, totalmente argentinos. Pero no hace falta vestirse de tales para jugarlo. Hoy es un deporte como otros. Para jugar al polo no es necesario ponerse ropa de mandarin " si es que se origino China, o de rajah indio, si es que nació allí. Para jugar pato no hace falta vestirse de gaucho".
Fuentes consultadas: Federación Argentina de Pato y diario La Nación

jueves, 1 de julio de 2010

ALERTA MINERA EN LAS SIERRAS DE CÓRDOBA




LOS HABITANTES DE LAS SIERRAS ESTÁN ALERTA

La corporación minera junto a los profesionales de la Comisión Nacional de Energía Atómica están intentando tirar abajo la Ley que nos protege de una amenaza a nuestro ambiente y a nuestra salud. Ellos han pedido al Tribunal Superior de Justica que declare inconstitucional la Ley Provincial 9526 que la Legislatura aprobó por UNANIMIDAD en septiembre de 2008. Esta Ley PROHIBE la minería a cielo abierto con uso de sustancias tóxicas y sobre todo la extracción de minerales nucleares.
Varios expertos se encuentran ya trabajando contra reloj para contrarrestar la ofensiva minera y cumplir los plazos reglamentados. Esta es una instancia exclusivamente judicial y se debe ganar en ese ámbito.
La población de las sierras cordobesas invita a todos los vecinos y a todas las organizaciones civiles a mantenerse informados y alertas, para evitar que se permita devastar nuestro ambiente, agotar y contaminar nuestra escasa agua, destruir el turismo como actividad aconómica regional y amenazar nuestra salud.
La corporación minera junto a los profesionales de la Comisión Nacional de Energía Atómica están intentando tirar abajo la Ley que nos protege de una amenaza a nuestro ambiente y a nuestra salud. Ellos han pedido al Tribunal Superior de Justica que declare inconstitucional la Ley Provincial 9526 que la Legislatura aprobó por UNANIMIDAD en septiembre de 2008. Esta Ley PROHIBE la minería a cielo abierto con uso de sustancias tóxicas y sobre todo la extracción de minerales nucleares.
Varios expertos se encuentran ya trabajando contra reloj para contrarrestar la ofensiva minera y cumplir los plazos reglamentados. Esta es una instancia exclusivamente judicial y se debe ganar en ese ámbito.
Los habitantes de las sierras cordobesas invitan a todos los vecinos y a todas las organizaciones civiles a mantenerse informados y alertas, para evitar que se permita devastar nuestro ambiente, agotar y contaminar nuestra escasa agua, destruir el turismo como actividad económica regional y amenazar nuestra salud.
LOS GIGANTES NO DEJAN DE SANGRAR

La mina de Los Gigantes es un gran ejemplo de lo que hace la minería a cielo abierto, aún teniendo actualmente una Ley Provincial que la prohibe. Es casi imposible que esta mina se pueda remediar. Pasaron 20 años desde su cierre y sigue ahí, a cielo abierto, contaminando el cause del lago San Roque.
Se ve claramente lo que nos deja este tipo de minería y el interés del Gobierno por evitar que esto suceda.
Es una historia triste, pero estamos a tiempo para que esta mina no se convierta en algo peor: un cementerio nuclear.
Los cordobeses seguirán luchando para que Los Gigantes no se convierta en un depósito de desechos nucleares. Apoyémoslos.