sábado, 29 de mayo de 2010

UNA VISITA A CAVOUR









Cavour es una localidad del Departamento Las Colonias, en la Provincia de Santa Fe, distante 50 Km de la ciudad capital de la provincia. Fue fundada el 10 de junio de 1886 por José Lambruschini. Debe su nombre al Conde de Cavour padre de la unificación italiana ,junto a Giuseppe Garibaldi y Giuseppe Mazzini.
Su población según el censo de 2001 es de 306 habitantes, su superficie es de 59 Km2, la altitud sobre el nivel del mar es de 33 m y su código postal es 3082.
Cavour cuenta con una tierra vegetal de superior calidad, lagunas de agua permanente, cañadas y terrenos accidentados, que invitaban a la colonización, pero que se vio demorada en su desarrollo por las intrigas y amenazas de los colonos de Esperanza, dando lugar a que sólo una parte de ella fuera poblada.
En 1881, la siembra de trigo constituyó la primordial ocupación de sus habitantes, siguiendo en menor escala el maíz, cebada y otras semillas. Los inmigrantes llegados de Europa plantaron varias especies de frutales (4.800), moreras 250, pies de parras 133 y 200.000 árboles para leña y madera, los que constituían la riqueza forestal de sus primeros años. Las crónicas decían que pastaban en sus praderas, 300 bueyes de labor; 605 caballos de labor; 30 mulas, 400 vacas lecheras, 457 vacunos, 150 yeguarizos, 450 lanares y 500 cerdos.
Desde el año 1881, la administración política era ejercida por el Juez de Paz de Humboldt.
La gran mayoría de los habitantes pertenecían a la religión católica, habiendo un número menor de protestantes. Una escuela mixta impartía la enseñanza a los niños de la colonia.
Estaban afincados en La Colonia en el año 1872 las siguientes familias: J. Nehr, G. Lehmann, J. Acosta, J. Schreir, D, Brandt, J. Nagu, Santillán, Detruel, Mayer, Depuget, Escoyer, Belén, Schubert, Cattin, Marachiní, Barini, Giebert, Cattanio F., Staign F., Reinales, Herzog Martin, de San Gerónimo, propíetario de varias concesiones, Luis Colombo. Se cree que mis bisabuelos llegaron alrededor de 1869, no se encuentra documentación alguna que lo acredite, pero como hubieron obtenido una parcela, se supone que hayan llegado en algún barco sin estar registrados, cosa que ha sucedido en varios casos.
Los edificios exístentes en la colonia, en el año 1881, eran: casas de azotea 6, de tejas 10, de paja 100, ranchos 65. Asimismo un molino a vapor, uno a mula, uno de agua, constituían sus establecimientos industriales. Una tienda, una pulpería y un puesto de abasto eran los comercios de la época.
Los instrumentos o herramientas de trabajo consistían en 40 máquinas de segar, 50 ventiladoras, 50 desterronadoras, 150 rastras y 150 arados.
La Colonia Cavour contaba con 2 carruajes, 150 carros de 4 ruedas, 20 carretas y 20 carretillas, todo esto en el año 1881.
El Santo Patrono es San Juan María Vianney y se festeja el 4 de Agosto.
La Escuela ubicada en la zona urbana lleva por nombre Domingo Faustino Sarmiento y hoy en día es una hermosa construcción, se nota que está muy bien cuidada y con canteros llenos de flores.
En la zona rural se encuentra la escuela Dr. Rafael Bielsa, que recibe y educa a los niños de los trabajadores del campo.
Hoy en día la localidad cuenta con un acceso y las 4 calles alrededor de la Plaza pavimentadas. La iglesia es muy hermosa y bellamente adornada con flores y plantas. La plaza cuenta con una hermosa pérgola con bancos de madera y una fuente que lanza sus aguas como una cantarina melodía. Vemos en el centro el busto del Gral. San Martín y el Mástil donde los días festivos se enarbola la Bandera Nacional. Enfrente de la Plaza , en la esquina noreste se encuentra ubicado el Edificio Comunal y a su lado la Comisaría de Policía y el Club Atlético Cavour. En cuanto al Juzgado de Paz se halla en la última calle que corre de norte a sur, en una hermosa casa con jardín.
Actualmente se encuentra cerrado el clásico bar de la esquina de la plaza, el que en este caso pertenecía al Sr. Carlos Musaschi, primo de mi padre, ya fallecido, por lo que actualmente el edificio se encuentra en venta.
Deseando conocer el pueblo a cuya colonia vinieron a establecerse mis bisabuelos provenientes de la Lombardía italiana, don Pablo Musaschi y doña Josefa Monsotti, llegué a Cavour, recorrí sus calles, hablé con gente que conoció a mis familiares y que conoce a los que actualmente viven allí y que circunstancialmente no pude encontrar hoy. No podía hacer menos que llegar hasta el cementerio, por un largo camino de un buen cuidado ripio, tomando la calle del Juzgado rumbo al sur, allí se encuentra el lugar donde descansan mis ancestros. Con cuánta emoción abrí el portón de hierro, al entrar y mirar hacia la izquierda ví la galería, muy antigua, ennegrecida de tiempo y cuando levanto la vista, lo primero que ven mis ojos es la placa del nicho con los nombres de mis bisabuelos Pablo y Josefa y de mi tío Antonio, por quien a mi padre le pusieron su mismo nombre. Cuántas emociones, cuántas fotos y alguna lágrima mezclada con la llovizna pertinaz que nos acompañó durante todo el viaje.
Hoy he cumplido con mi padre, yendo a conocer el lugar de dónde vinieron mis abuelos Juan e Isabel a establecerse aquí, donde nacimos mi padre, mis hermanos, mis hijos y mis nietos y me he llenado el espíritu de dulce nostalgia.

jueves, 27 de mayo de 2010

El 25 de Mayo de 2010 en EL TRÉBOL

Los festejos del 25 de mayo, recordando los 200 años de la Revolución de Mayo, se realizaron en mi ciudad, en la Plaza San Martín, a partir de las 14,30 Hs. El palco oficial estuvo erigido frente a la Parroquia San Lorenzo Mártir, donde el conductor del acto fue marcando la llegada de las banderas de las escuelas e instituciones, las palabras del Sr. Intendente Municipal Profesor Fernando Almada, la entrega de premios literarios alusivos al acontecimiento, luego hizo su arribo la bandera gigante, portada por un representante de cada una de las 45 instituciones de la ciudad que dieron su presente en el acto. Es de destacar que por primera vez , en nuestro pueblo, estuvo presente la Wiphala, la multicolor bandera de los pueblos originarios, enarbolada por un descendiente de los fundadores de nuestro pueblo y su esposa, correctamente vestidos a la usanza kolla. No faltó el Pericón Nacional bailado por alumnos adultos, jóvenes y niños de distinas escuelas de nuestro medio. Los niños de las escuelas soltaron hacia el cielo doscientos globos celestes y blancos que vimos desaparecer a la distancia mecidos por el suave viento.Mas tarde giramos nuestra vista hacia el escenario del anfiteatro de la Plaza San Martín, donde se desarrolló un programa de música folklórica, encabezado por el conjunto local Los Puesteros de impecable trayectoria y muy buena actuación, la cantante Micaela Vargas, de Felicia, un pueblo de nuestra Provincia de Santa Fe y cerrando los festejos, la actuación de Los Fronterizos de Yayo Quesada. Hasta el sol nos acompañó en la alegría de este día, ya que hizo un día precioso y templado que quedará en el recuerdo de todos los que tuvimos la suerte de poder disfrutar el 25 de mayo del BICENTENARIO.











martes, 25 de mayo de 2010

FELIZ 200 AÑOS PATRIA MIA








Oración por la PATRIA

Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos.
Nos sentimos heridos y agobiados.
Precisamos tu alivio y fortaleza.
Queremos ser nación,
una nación cuya identidad
sea la pasión por la verdad
y el compromiso por el bien común.
Danos la valentía de la libertad
de los hijos de Dios
para amar a todos sin excluir a nadie,
privilegiando a los pobres
y perdonando a los que nos ofenden,
aborreciendo el odio y construyendo la paz.
Concédenos la sabiduría del diálogo
y la alegría de la esperanza que no defrauda.
Tú nos convocas. Aquí estamos, Señor,
cercanos a María, que desde Luján nos dice:
¡Argentina! ¡Canta y camina!
Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos.
Amén



Himno Nacional Argentino

Oíd, mortales, el grito sagrado:

"¡libertad, libertad, libertad!"

Oíd el ruido de rotas cadenas,

ved en trono a la noble igualdad.

Ya su trono dignísimo abrieron

las Provincias Unidas del Sur

y los libres del mundo responden:

"Al gran pueblo argentino, ¡salud!

Coro

Sean eternos los laureles

que supimos conseguir,

que supimos conseguir.

Coronados de gloria vivamos

¡O juremos con gloria morir!

O juremos con gloria morir!

Desde el 24 de mayo a las 21 hs. los vecinos de mi ciudad podrán disfrutar de un espectáculo de teatro y musica en el Salón Cultural Cervantes para conmemorar y esperar el inicio del año Bicentenario de la Revolución de Mayo. A partir de la 00.00 hora del 25 se entonarán las estrofas del Himno Nacional Argentino y se iluminará el cielo con fuegos de artificio, dejando de esta manera inaugurados los festejos de los 200 años de la Revolución de Mayo.Siguiendo con los homenajes a las 14,30 Hs. dará comienzo un desfile portando una bandera gigante y luego se desarrollará el Acto Patriótico en el Salón Cultural Cervantes con la presencia de autoridades, escuelas, instituciones y público en general . Al final los niños de las escuelas soltarán doscientos globos celestes y blancos.

La Peña Folklórica Los Lanceros les desea a todos los argentinos FELIZ DIA DE LA PATRIA!!

lunes, 24 de mayo de 2010

HACIENDO PATRIA EN JUJUY


Llevando Internet a los cerros en Jujuy

Dicen que las montañas de Jujuy se mueven. Que juegan con el que las mira. Que son naranjas pero, si se aburren, se convierten en la paleta de un pintor. Que forman siluetas: un dinosaurio, un cocodrilo, un fantasma, una tortuga en su caparazón. Son sinuosas las montañas. Han visto emigrar a un pueblo entero, para tenderle una trampa al invasor. Y aún hoy desafían a cualquiera. Les pasó a un grupo de voluntarios que quisieron subir computadoras y equipos satelitales a escuelas escondidas a 4.000 metros de altura, y no tenían cómo.Pidieron ayuda al Gobierno, un helicóptero, que la Gendarmería tiene operativo en la zona. Lo hicieron a través de cartas enviadas a los diarios, entre ellos Clarín. Pero los funcionarios de la Casa Rosada -siempre dispuestos a volar, muchas veces en jets privados- nunca autorizaron el viaje.La solidaridad se tuvo que hacer a lomo de burros y mulas. Catorce horas de marcha hasta la escuela de Loma Larga y diez horas más hasta la de Alonso, por senderos angostos, hondonadas y tramos de piedras, donde las herraduras sacaban chispas con el roce.La caravana partió hace una semana desde Huacalera, cuesta arriba, por peñas y quebradas. Como las mulas se empacan, su cuidador, Marcelo, tuvo que cargarse la antena satelital al hombro, envuelta en un poncho rojo, para que no se le resbalara. A su lado estaba María, con su bebé en la espalda.La película del cielo les fue mostrando un sol pleno, un viento repentino, nubes acechantes, llovizna y una neblina nocturna que no les dejaba ver ni el burro que iba adelante, según el relato del pediatra Alejandro Besteiro, el ingeniero en sistemas Juan Santoiani y el técnico informático Guillermo Cerioni, tres que tiritaban. Tan oscuro se puso que una mula se asustó frente a una grieta y el médico cayó a un precipicio, con suerte, porque otra grieta lo frenó. Los baqueanos dejaron a un lado las PC, las herramientas, el grupo electrógeno, los paneles solares, y lo rescataron. Luego de alcanzar los 4.800 metros sobre el nivel del mar, los voluntarios de la Fundación Aprendiendo Bajo la Cruz del Sur bajaron hasta los 3.200 metros, hasta llegar a la escuela de Loma Larga. Y como en la vida hay recompensa, un mate cocido con pan casero, en la madrugada más fría de sus vidas, les devolvió el alma al cuerpo. La escuela amaneció nevada. En un rato, se logró la conexión a Internet, para emoción de los alumnos, la directora Isabel Ramos y el profesor de gimnasia. Medio cordero al horno fue el banquete de despedida.El segundo tramo llevó otras 10 horas. Desde la base, Claudia Gómez Costa, maestra, asesora de Naciones Unidas y presidenta de la Fundación, supervisaba la marcha. Senderos rotos, trepadas extremas, los viajeros avanzaban igual hacia la meta, la escuela de Alonso, donde las madres de los chicos amasaban fideos y los chicos afinaban coplas de bienvenida. El director, Manuel Alvarez, pronunció un discurso y la mención al Bicentenario hizo pensar que Patria es también luchar para no quedar aislados. Las montañas escucharon.
Fuente: Diario Clarín
Esto sí que es estar haciendo patria!!! , y el mejor modo de festejar los 200 años.
Muchas gracias. Lydia

domingo, 23 de mayo de 2010

A DON ATA



ATAHUALPA YUPANQUI
Nació en Pergamino, Provincia de Buenos Aires, República Argentina, el 31 de enero de 1908. Recibió el nombre de Héctor Roberto Chavero, pero adoptó el de Atahualpa Yupanqui, en memoria de los últimos gobernantes incaicos. Se mudó de muy pequeño a Agustín Roca, localidad cercana a Junín, y a los diez años, a Tucumán. Retornó a Junín a los diez años, por la muerte de su padre. Allí comenzó a estudiar guitarra con Bautista Almirón, destacándose muy pronto. A la edad de dieciocho años, recorrió el país mostrando sus dotes artísticas. Desde 1931 hasta 1934, sufrió el exilio en Uruguay. En este último año, volvió a su país natal, residiendo alternativamente en Tucumán, Santiago del Estero, Catamarca, Salta y Jujuy. Contrajo matrimonio dos veces: con María Martínez y con Paule Pepin Fitzpatrick, quien colaboró con su marido bajo el seudónimo de Pablo del Cerro. Fue cantante, cantautor, guitarrista y escritor.Se enroló en el comunismo aunque luego fue expulsado del mismo.Entre 1946 y 1949, luego de que viera la luz su primer libro, “Piedra sola” (1940), sufrió la cárcel y la censura. Sus canciones revelan un claro compromiso con la realidad sociopolítica, y entre ellas, podemos citar: “Viene clareando”, “El arriero”, “Zamba del grillo”, “La añera”, “La pobrecita”, “Milonga del peón de campo”, “Camino del indio”, “Chacarera de las piedras”, “Recuerdos del Portezuelo”, “El alazán”, “Indiecito dormido”, “El aromo”, “Le tengo rabia al silencio”, “Piedra y camino”, “Luna tucumana”, “Los ejes de mi carreta”, Tú que puedes vuélvete”, “Cachilo dormido”, “Las preguntitas” y “Sin caballo y en Montiel”.ntre los libros aparecidos entre 1940 y 1992 se cuentan: “Piedra sola” (1940), “Aires indios” (1943), Cerro Bayo (1953), “Guitarra” (1960), “El canto del viento” (1965), “El payador perseguido” (1972) y “La Capataza” (1992).El famoso intérprete, Jorge Cafrune, lo eligió como autor de sus cantos. Trascendió a la gloria como el más renombrado folklorista argentino.
Falleció en Nimes, Francia, el 23 de mayo de 1992.

sábado, 22 de mayo de 2010

200 AÑOS DE OLVIDO






Los pueblos indígenas argentinos, una historia de 200 años de olvido.

Miles de indígenas argentinos culminaron el jueves en Buenos Aires una movilización para reclamar un Estado “pluricultural” y denunciar el “olvido” que sufren sus comunidades, en vísperas del Bicentenario de la revolución que abrió paso a la independencia del país.La movilización había comenzado hace ocho días en el interior y se fue ido nutriendo con miembros de comunidades originarias y organizaciones de derechos humanos hasta formar una columna de más de 15.000 personas que colapsó el centro de la capital argentina en reclamo de una “reparación histórica”.Horas después, representantes de los indígenas fueron recibidos en la sede del Gobierno por la presidenta argentina, Cristina Fernández, a quien le entregaron para su consideración un llamado “Pacto del Estado con los Pueblos Originarios para la creación de un Estado Plurinacional”.La falta de agua, la desnutrición, la propagación de enfermedades y la expropiación de terrenos delinea una ecuación explosiva que refleja las condiciones que sufren los pueblos indígenas, que no ha variado significativamente en estos 200 años.“Venimos a denunciar los atropellos y abusos de los gobiernos, no reconocen los derechos de los indígenas, queremos que el resto de la sociedad sepa lo que están sufriendo los pueblos originarios.Pedimos que nos dejen desarrollarnos libremente y crecer, respetando nuestros derechos”, dijo hoy a Efe Flavio Manque, cacique mapuche.“Es un genocidio silencioso que venimos sufriendo desde hace más de 200 años. En nuestros pueblos el promedio de edad no llega a 60 años”, lamentó el cacique Luis Báez, del pueblo mocoví.Para Adolfo Pérez Esquivel, Nobel de la Paz 1980, esta es la movilización más importante de las realizadas hasta ahora por los pueblos originarios argentinos y puede “abrir otra etapa en este Bicentenario”.“Los pueblos originarios necesitan recuperar sus bienes naturales y culturales. Hay que cambiar toda esta injusticia, la democracia significa derecho e igualdad para todos”, agregó en declaraciones a Efe.La postal de los parajes indígenas se reduce a viviendas precarias de barro y paja donde proliferan insectos como las vinchucas, causantes del mal de Chagas, una de las enfermedades endémicas en comunidades de provincias norteñas, las más pobres del país.“La tuberculosis está fuera de control. Se necesitan políticas que permitan superar estas situaciones. En la zona del Impenetrable de (la provincia norteña) Chaco, los pobladores toman de los charcos por falta de agua, con lo cual se potencian muchas enfermedades por la contaminación”, sostuvo Rolando Núñez, del Centro Nelson Mandela.La muerte por desnutrición de al menos 22 indígenas en el Impenetrable, unos mil kilómetros al norte de Buenos Aires, en 2007 llevó a la Corte Suprema de Justicia de Argentina a ordenar medidas urgentes en favor de las comunidades.En marzo de 2009 el tribunal volvió a exhortar al Gobierno a resolver la situación de los pueblos indígenas, cuya extrema pobreza “continúa causando muertes, especialmente en los niños”, indicó Núñez.Un reciente documento del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) afirma que en Argentina residen poco más de 600.000 indígenas, en su mayoría en “situación social desventajosa”, sin cobertura médica y con tasas de analfabetismo que, en casos como las comunidades toba, superan el 86 por ciento.El escenario se complicó en los últimos años con la aparición de tumores y problemas respiratorios por intoxicaciones con herbicidas en zonas agrarias de Argentina, tercer exportador mundial de soja.Según Daniel Segovia, de la Unión de Pueblos Indígenas, “1.270 personas de las comunidades fueron internadas en el último año por las consecuencias del uso del glifosato”, el herbicida más usado del país que, según una investigación divulgada el pasado año, puede producir también malformaciones.“Desde 1998, además, sólo en la provincia de Formosa (norte) hubo 87 muertos por desatención hospitalaria. Muchas veces cuando los indígenas llegan al hospital ni siquiera pueden expresarse porque no hablan español”, sino sus propias lenguas, advirtió Segovia en declaraciones a Efe.De acuerdo con Núñez, “la clave de la reparación histórica está en la tierra” de los pueblos originarios.Pese a que la Constitución reconoce la propiedad comunitaria de los territorios en los que tradicionalmente están asentadas las comunidades, existen múltiples casos de indígenas desalojados porque sus tierras han sido vendidas por el Estado, con frecuencia, a extranjeros.Para paliar esta situación, el oficialismo presentó esta semana en el Parlamento un proyecto de ley que establece la propiedad comunitaria indígena y crea un fondo de compensación para los pueblos de unos 512 millones de dólares anuales, entre otras medidas.

FUENTE: Maricel Seeger- Agencia EFE

viernes, 21 de mayo de 2010

EL BICENTENARIO DE LA REVOLUCION DE MAYO




Las repetidas y habituales conmemoraciones de eventos históricos suelen atenuar o diluir las aristas más significativas de los acontecimientos que se memoran. El bicentenario de la conmemoración del 25 de mayo no debería disimular su característica más obvia: se está celebrando una revolución. Y este no es un detalle menor.
¿Qué significa que se celebra una revolución?
En el caso de nuestro país, los sucesos de mayo de 1810 se inscriben en el curso de la tradición revolucionaria que involucra un doble movimiento: por un lado, la ruptura con la metrópoli; por el otro, el ingreso a la modernidad. En este último punto nos queremos detener porque por lo general es lo que se obvia deliberadamente con el objeto de diluir los efectos más disruptivos del proceso revolucionario.
¿Por qué el ingreso a la modernidad es visualizado como revolucionario?
Porque la revolución de mayo, en sintonía con la revolución francesa, implica el pasaje de un orden dado a un orden producido por lo hombres, en quienes reside la responsabilidad del destino colectivo de la sociedad.
En ese marco revolucionario, la construcción de un orden político independiente debía fundar su legitimidad en el consentimiento de aquellos sobre los que habría de ejercer la autoridad. Esa es la configuración moderna de la soberanía popular: una sociedad pensada como una vasta asociación de individuos que, unidos voluntariamente, constituyen la nación o pueblo, y es ese pueblo así constituido el depositario de la soberanía. De esta manera la soberanía se sostiene sobre un principio de autonomía que desemboca lógicamente en la cuestión del derecho al voto.
La pregunta sobre la legitimación de la dominación política constituirá una de las preocupaciones de la elite dirigente durante el centenario de la revolución. Ese interrogante abrirá las puertas a la reforma electoral de 1912 estableciendo las bases del poder político sobre una nueva validación: la democracia electoral.
La preocupación de la legitimidad política estaba también asociada con otras cuestiones que también preocupaban a la elite dirigente: la cuestión nacional y la cuestión social. En ambas cuestiones el papel asignado a la educación pública se reveló fundamental para superar esas asignaturas pendientes. La Escuela uniformizó culturalmente a los hijos de inmigrantes y brindó posibilidades ciertas de ascenso social. La existencia de una sociedad relativamente móvil posibilitó la integración mediante una incipiente ciudadanía social que se fortalecerá notoriamente en las últimas décadas de la primera mitad del siglo XX.
A doscientos años de la revolución de mayo… ¿qué interrogantes sobre la sociedad actual debería jerarquizar una mirada atenta sobre la revolución?
Naturalmente que una pregunta sobre los dispositivos de legitimidad que justifican el poder político también se revela fundamental.
Ahora bien, esa pregunta deberá trascender la preocupación centenaria por la democracia electoral. La pregunta de 1910 debe necesariamente reeditarse con contenidos que la actualicen dando cuenta de las luces y sombras en las que se debate la Argentina actual.
A 27 años de institucionalidad de democracia electoral, esa pregunta por la legitimidad esgrimida por la elite dirigente hace 100 años trasciende a la garantía por el derecho al sufragio. Es necesaria una indagación cualitativa sobre al menos dos fundamentos de aquella tradición revolucionaria inaugurada hace 200 años.
En primer lugar, la tradición republicana sobre la que se legitima el ejercicio de la autoridad política; y en segundo lugar, las condiciones sociales en la que se construye la ciudadanía en la Argentina.
En cuanto al primer punto, la tradición republicana no sólo estuvo es jaque a partir de las recurrentes intervenciones militares durante gran parte del siglo XX, sino también como producto de tradiciones políticas escasamente comprometidas con la formalidad procedimental que la república requiere. De esta manera los dos partidos mayoritarios en nuestro país, plantearon como antinómicos dos principios de legitimidad complementarios. La democracia “formal”, fundada en la tradición liberal, que situaba el consenso como producto de la deliberación en ámbito parlamentario. Y la democracia “real”, ensalzada por el populismo, que minimizaba al parlamento como espacio generador de consenso en nombre de una voluntad plebiscitaria (expresa a través de las urnas) que confería legitimidad legislativa a las iniciativas del poder ejecutivo.
Estos contrastes todavía persisten y empañan el ejercicio de la autoridad política.
La necesidad de revertir esta dicotomía se revela fundamental para garantizar un desempeño previsible que permita superar los riesgos de ingobernabilidad a la que recurrente y cíclicamente el país parece encaminarse.
La segunda cuestión es aún más problemática. La ciudadanía emerge en la Argentina bajo condiciones sociales en la que la pobreza se ha transformado en un dato estructural. En este sentido, una paradoja recorre a la democracia actual en nuestro país. La democracia electoral (esto es, la sustitución pacífica de un gobierno por otro) parece haberse consolidado sobre la base de una mayor exclusión social, en oposición a las etapas anteriores en las que la inexistencia de acuerdos sobre las reglas a observar en cuanto a la alternancia en el ejercicio del poder, era acompañado por una mayor integración social o la existencia de un tejido social menos fisurado.
La pregunta es inevitable y sombría. ¿Es posible la virtuosidad pública en el contexto de extrema pobreza (o de injusticia social) en la que se debaten miles de compatriotas?
Para ellos, los marginados, los que sólo sobreviven, los aniquilados por la injusticia social, las elecciones se transformaron en un puente de llegada a los candidatos solamente para obtener algunas prebendas a cambio de su voto.
Esto genera inocultables prejuicios sobre la supuesta inoperancia de la democracia formal e inequívocas inclinaciones ante eventuales opciones autoritarias. .
El proceso iniciado hace 200 años El bicentenario amerita una mirada crítica cuyo horizonte debe ser ineludiblemente ese espejo revolucionario que nos legaron sus fundadores. Ese espejo, en el que se reflejan los sueños que animaron a aquellos que pretendían cimentar en el desierto una nueva nación, constituyen los fundamentos de la revolución. Ese es, necesariamente, el punto de partida para interpelar la realidad en la que nos debatimos y percatarnos de su carácter inconcluso. Corresponde a nosotros y a las futuras generaciones avanzar en ese proceso iniciado hace exactamente hoy doscientos años.-



Fuente: Allá lejos mi pueblo.

jueves, 20 de mayo de 2010

LA RIOJA





La capital de La Rioja es una ciudad con historia y con una exclusiva personalidad, diferente a otras ciudades del noroeste argentino, por lo cual no es necesario hacer una profunda investigación para descubrirla tal cual es, antigua -fundada el 20 de mayo de 1.591-, rica pero a la vez simple, unida a una realidad histórica social al igual que el resto del país.
Ubicada a 498 m sobre el nivel del mar.
Población: Capital 170.000 habitantes.
Superficie: Capital 13.638 Km².
La ciudad posee los dos edificios más antiguos de Argentina como la iglesia de Santo Domingo(1.623) y la celda que ocupara San Francisco Solano los últimos años del 1.500, próximo a la celda está el naranjo que plantara el Santo en aquel tiempo, hoy protegido por una estructura de vidrio, pero hay más para descubrir y admirar.
Los primeros conquistadores que recorrieron el territorio fueron Juan Nuñez del Prado y Diego de Rojas que incursionaron hasta las minas del Famatina en 1.553. Posteriormente Don Juan Ramírez de Velasco fundó la "Ciudad de Todos Los Santos de la Nueva Rioja", el 20 de Mayo de 1.591, en la actual plaza 25 de Mayo, siendo la única ciudad del país que conserva su plaza fundacional.
Su actual intendente es el Ing. Luis María Agost Carreño

miércoles, 19 de mayo de 2010

Dra. BERTA ELENA VIDAL

Nació en San Luis el 10 de Julio de 1900 y dejó de existir el 19 de mayo de 1984. Realizó sus estudios primarios y secundarios en dicha ciudad, y se doctoró en Filosofía y Humanidades en la Universidad nacional de Buenos Aires.
Cumplió una larga carrera docente en el Consejo Nacional de Educación hasta llegar al rango de Inspectora General. En la docencia universitaria se desempeñó en las cátedras de Folklore e Historia de la Lengua Española. Inició la carrera de investigadora en el Instituto de Filosofía de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Buenos Aires, que dirigía el Dr. Amado Alonso y formó parte de su equipo de colaboradores. Su orientación es la Filosofía y el Folklore en sus estudios referidos a la Argentina.
Desde 1945 realizó más de cien viajes de investigación. Visitó Europa en 1960 y 1963 asistiendo a los principales Centros de Filosofía y Folklore.
Fue investigadora del Instituto de filología y del Instituto de Ciencias Antropológicas de la U.N.B.A. y realizó la: "Determinación de las regiones folklóricas del país y su contenido cultural" y "El español en la Argentina. El léxico".
Obtuvo varios premios: 1º Premio Poesía del Congreso de Artes e Industrias de San Luis, 1946; Beca de la Comisión de Cultura, 1957; 2 º Premio de la Comisión Nacional de Cultura por su libro "El habla rural de San Luis", 1969; 1º Premio Wallance del Instituto Panamericano de Geografía e Historia, 1960; Condecoración de la Prefectura de Distrito Federal, Brasil, por la labor folklórica realizada. Condecoración de la asociación Cultural Sanmartiniana de San Luis por la obra literaria y científica realizada.
Dentro de sus publicaciones literarias se encuentran: "Alas", 1924; "Mitos Sanluiseños", 1925; "Agua serrana", 1934; "Tierra puntana", 1937; "Campo y soledad", 1937; "Cuentos y leyendas populares de la Argentina", 1960; "La ciudad de San Luis", 1960.
Entre sus trabajos de investigación: "El habla rural de San Luis", 1949; "Voces marinas en el habla rural de San Luis", 1949; "La narrativa popular de la Argentina. Leyendas de plantas", 1972, etc.

martes, 18 de mayo de 2010

BICENTENARIO CON ORGULLO Y ESCARAPELA



La Escarapela Nacional


¡Salve, luminosa escarapela de la patria..! Azul celeste como la inmortalidad de tu destino y blanca como la pureza de tu gloria inmaculada. Síntesis del cielo en día de bonanza, eres imán de unión y fraternidad para todos los argentinos y extranjeros que te aclaman condecoración de los hombres libres. Símbolo de soberanía, emblema de esperanza y signo de igualdad, eres la brújula que nos guía en la jornada, para el triunfo de la paz y la concordia. De ahí que te llevemos en el corazón -¡oh, relicario de la sangre heroica!- al compás de sus latidos de amor y lealtad. Flor de milagro, entretejen tu armoniosa unidad las fibras de tu cinta azul celeste y blanca. Como estrella de honor, te lucimos en el pecho y heraldos de auténtica argentinidad, sabremos honrar tus prestigios de insignia sagrada con la ofrenda de una vida ejemplar, de orden de trabajo y de justicia. ¡Salve, luminosa escarapela de la Patria!
Autor: Julio Picarez

YERBA DE LIBERTAD


"Yerba de libertad". Túpac Amaru
La sublevación del mestizo José Gabriel Condorcanqui, quien protestaba contra las injusticias de los corregidores y reclamaba para sí el título de Inca heredado de una hija de Felipe Túpac Amaru, dio origen a uno de los episodios más horrendos -quizás el más horrendo- entre todos los crímenes perpetrados en América. Los espíritus tolerantes del siglo XVIII debieron estremecerse ante la ordalía de sangre y crueldad en la que «ilustrados» funcionarios españoles se comportaron peor que el más sanguinario de los salvajes.
Ya en el siglo XVI, el virrey Toledo había intentado sin éxito borrar el recuerdo y la imagen del Inca alegando que ella «vendrá a criar yerba de libertad". Esto era tan cierto que, dos siglos después, el científico y perpiscaz viajero que fue Alexander von Húmboldt observaba que «dondequiera que ha penetrado la lengua peruana, la esperanza de la restauración de los incas ha dejado huellas en la memoria de los indígenas que guardan recuerdo de su historia nacional» . También a los funcionarios les preocupaba esta evidencia. Después de una conspiración que hubo en Lima en 1750, el virrey conde de Superunda opinaba que no debía permitirse a los indios hacer en las fiestas sus mascaradas y bailes como era costumbre, porque las reducían «a una representación de sus antiguos reyes, a sus trajes, estilo y comitiva, cuya memoria los entristece y no deponen algunos sin lágrimas las vestiduras e insignias de sus primeros monarcas". Este sentimiento, renovado en las obras de teatro que representaban con frecuencia, unido a la explotación de que eran objeto por parte de los corregidores del siglo XVIII, explica la rapidez con la que pueblos enteros se alistaron tras la figura del carismático mestizo después de siglos de opresión y pasividad.
José Gabriel Túpac Amaru, como eligió llamarse este «portavoz de los indios ante los blancos», era quinto nieto del último Inca y como tal reclamó para sí a los 22 años el título de cacique de los pueblos de Surimana, Pampamarca y Tangasuca. Había hecho sus estudios en el colegio jesuita para hijos de caciques del Cuzco donde aprendió, entre otras cosas, la historia sagrada, como lo prueban sus frecuentes alusiones a la Biblia. No es aventurado pensar que la historia de Moisés salvando a su pueblo israelita de la esclavitud en que lo tenían los egipcios lo haya alentado a realizar idéntica misión entre los suyos, apoyándose también, quizás, en las teorías del jesuita Francisco Suárez sobre la soberanía del pueblo. Tres o cuatro veces, en sus declaraciones, identifica la tiranía de los corregidores con la del faraón egipcio, pero es en su respuesta al sádico juez Mata Linares donde mejor se percibe esta posible identificación: «siendo descendiente de los incas, como tal, viendo que sus paisanos estaban acongojados, maltratados, perseguidos, él se creyó en la obligación de defenderlos, para ver si los sacaba de la opresión en que estaban. Palabras éstas que recuerdan casi textualmente los razonamientos de Moisés cuando decide salvar a su pueblo del despotismo egipcio, y también cuando recuerda que: «Un humilde joven con el palo y la honda y un pastor rústico libertaron al infeliz pueblo de Israel del poder de Goliat y faraón: fue la razón porque las lágrimas de estos pobres cautivos dieron tales voces de compasión, pidiendo justicia al cielo, que en cortos años salieron de su martirio y tormento para la tierra de promisión. Mas al fin lograron su deseo, aunque con tanto llanto y lágrimas. Mas nosotros, infelices indios, con más suspiros y lágrimas que ellos, en tantos siglos no hemos podido conseguir algún alivio; y aunque la grandeza real y soberanía de nuestro monarca se ha dignado librarnos con su real cédula, este alivio y fatiga se nos ha vuelto mayor desasosiego, ruina temporal y espiritual. Será la razón porque el faraón que nos persigue, maltrata y hostiliza no es uno solo, sino muchos, tan inicuos y de corazones tan depravados como son todos los corregidores, sus tenientes, cobradores y demás corchetes: hombres por cierto diabólicos y perversos [...] que dar principio a sus actos infernales seria santificar... a los Nerones y Atilas de quienes la historia refiere sus iniquidades... En éstos hay disculpas porque, al fin, fueron infieles; pero los corregidores, siendo bautizados, desdicen del cristianismo con sus obras y más parecen ateos, calvinistas, luteranos, porque son enemigos de Dios y de los hombres, idólatras del oro y de la plata. No hallo más razón para tan inicuo proceder que ser los más de ellos pobres y de cunas muy bajas ".
En 1760 se había casado con Micaela Bastidas, valiente y decidida mujer que, además de darle tres hijos, lo animó y ayudó en una empresa que desde el primer momento consideró también como suya. No fue la única: vanas mujeres, indígenas y mestizas, participaron en esta gesta contra la opresión de un sistema tiránico y humillante.El 18 de mayo de 1781, en la Plaza de Cuzco, fue cruelmente asesinado junto a su esposa, su hijo Hipólito, su tío Francisco, la Cacica Tomasa y varios otros seguidores incas. Sus miembros fueron enviados a los 4 puntos cardinales del Imperio y los restos de Tupac Amaru y su flia. fueron tirados a una fogata y sus cenizas arrojadas a un arroyo que por allí pasa. Ese día la naturaleza mostró ser mas piadosa que los hombres.
Nunca en la historia de América los representantes de la Justicia obraron con tanta saña llegando, como en una maldición bíblica, hasta a arrojar sal en los pueblos donde tenía el inca sus posesiones. Mucho temor deben haber tenido algunos españoles del Cuzco, quienes, según un testimonio contemporáneo citado por Ángelis, no sólo se refugiaban en las iglesias sino que 'pedían a los sacristanes les franqueasen las bóvedas para sepultarse vivos". Sentir miedo y que sea público es algo que los soberbios jamás perdonan.

lunes, 17 de mayo de 2010

EL LOGO OFICIAL DEL BICENTENARIO

El logo oficial del Bicentenario

En agosto de 2009, la Presidencia de la Nación llamó a concurso para el diseño de la identidad visual del Bicentenario Argentino, con el objetivo de homogeneizar la imagen de la Argentina durante el año 2010 en el país y el mundo generando una mayor pertenencia de los habitantes y un mayor reconocimiento en el exterior. La idea era contar con un símbolo que reflejara tanto los aspectos positivos de la celebración del Bicentenario de la Revolución de Mayo de 1810 como la diversidad del país y los valores que nos distinguieron durante los últimos 200 años. Se presentaron más de 200 propuestas, de las cuales el jurado de selección –presidido por la presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner y compuesto por Clorindo Testa (arquitecto), Ricardo Blanco (diseñador industrial), Daniel Santoro (pintor), Jaime Sorin (arquitecto), Jorge Coscia (cineasta), Renata Schussheim (artista visual), Tristán Bauer (director de Cine) y Eduardo Sánchez– seleccionó, en cumplimiento con el reglamento, tres premios ganadores y dos menciones.
Las bases del concurso reservaban a la Secretaría Ejecutiva “el derecho de preferencia para la utilización de todos y cada uno de los proyectos premiados o con mención especial, en forma permanente e indistinta”. Así, en octubre de 2009, dicho organismo decidió implementar el proyecto presentado por el estudio Imagen HB (Hernán Berdichevsky, Gustavo Stecher y Juan Pablo Tredicce), que había ganado el segundo premio. Algunas de las ventajas que reúne el logo elegido para ser el símbolo oficial de los festejos del Bicentenario son:
-Se consolida sobre territorios de significación ya ganados; el sol, la escarapela, la inducción escolar.
-Tiene armonía y centro. Introduce un elemento absoluto y de orientación, poniendo fin a la relatividad y a la confusión. Es holográmico y cosmogónico, ya que remite a un relato mítico sobre los orígenes. Su estrella de 10 puntas remite simbólicamente al retorno a la unidad.
-Tiene pregnancia y es de rápida asociación y reconocimiento.
-Dispara analogías y sensaciones estimulantes.
-Transmite celebración, festividad, energía; ilumina y da esperanza.
Una comunidad, para transformar lo real, concretar y mantener el pacto que la funda, debe compartir lo sensible; compartir tótems y rituales que formalicen una narrativa de sentido para vivir en común.
Hay una tribu cuando hay símbolos que la identifican.
De allí, la potencialidad de este diseño para las aplicaciones y adaptaciones; ya que su manifestación se dará en distintos contextos regionales y culturales.
Permite gran plasticidad para:
-Totemizar: en el sentido que poseerlo o portarlo a modo de insignia, comporte identidad.
-Ritualizar: acciones que nos sitúen contemporáneos a los héroes fundadores, para apropiarnos de su mística.
En definitiva, cumple satisfactoriamente el rol de ser un elemento unificador, de cohesión y diferenciación, que por sobre intereses individuales, le permita a la comunidad ser parte de un todo.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Alicia Moreau de Justo


DRA. ALICIA MOREAU DE JUSTO

Alicia Moreau nació en Londres el 12 de mayo de 1885. En 1890, emigró a Buenos Aires con sus padres. Ya establecido, su padre comenzó a asistir a reuniones donde se organizaba el movimiento obrero y élla solía acompañarlo. Realizó sus estudios secundarios en el Colegio Normal Nº 1 donde, ella misma recuerda, recibió una influencia decisiva de parte de Hipólito Yrigoyen, quien enseñaba allí como profesor de filosofía y que varios años más adelante se convertiría en el primer presidente democrático de la Argentina.
En 1906, cuando contaba con 21 años, Alicia Moreau fundó el Movimiento Feminista en Argentina.Entonces, Moreau propuso la idea en una de las reuniones del Congreso y junto a otras mujeres, como Sara Justo, la Dra. Rawson Dellepiane, la Dra. Lantieri, entre otras, fundaron el Centro Feminista de Argentina y el Comité Pro-Sufragio Femenino. A partir del congreso, el Partido Socialista, que contaba con un activo Centro Femenino, comenzó a invitar a Alicia Moreau a dar conferencias a los simpatizantes en los diversos centros socialistas a través de la Sociedad Luz.En 1907 ingresó a la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, en una época en que la sociedad veía con rechazo que las mujeres estudiasen una profesión universitaria. Alicia Moreau perteneció al grupo de seis mujeres que se inscribieron por primera vez para estudiar medicina en Argentina. Desde sus años universitarios Alicia Moreau prestó atención a las enfermedades sociales relacionadas con la discriminación de la mujer y de los trabajadores. Se graduó de médica en 1913 con diploma de honor.Entre 1906 y 1914, Alicia Moreau escribió varios artículos sobre educación y política en la Revista Socialista Internacional dirigida por Enrique del Valle Iberlucea, quien años después sería elegido como primer senador socialista de América Latina. Algunos de esos artículos se titularon: La escuela nueva, La Comuna y la educación, Liga Internacional para la educación racional de la infancia, Internacionalismo escolar, Las universidades populares de Noruega, etc.Por entonces Alicia Moreau expuso su tesis sobre la escuela nueva, en la que cuestionaba profundamente la escuela pública argentina, sosteniendo que los niños solo se pertenecen a sí mismos, y que ni los padres, ni la Iglesia, ni el Estado, tienen derecho a imponerles sus dogmas y convicciones.En 1914, al iniciarse la Primera Guerra Mundial, Alicia Moreau inició un amplio movimiento pacifista.En 1915 obtuvo su diploma universitario con diploma de honor y una tesis titulada "La función endócrina del ovario", convirtiéndose en una de las primeras médicas de América Latina, especializándose en enfermedades femeninas. Ese mismo año publica el libro Evolución y Educación y comienza a dar clase como profesora de Fisiología en la Universidad Nacional de La Plata.En 1921 decide afiliarse al Partido Socialista y al año siguiente se casó con su fundador, Juan B. Justo, que fallecerá siete años después, y con quien tuvo tres hijos: Juan Justo, Luis Justo y Alicia Justo. Alicia Moreau de Justo alcanzó en esas décadas a integrar el Comité Ejecutivo del Partido Socialista y se convirtió en la primera mujer argentina en ocupar un cargo político.En 1946 escribió su libro La mujer en la democracia.En 1947 el peronismo sancionó la ley del voto femenino, y en 1949 sancionó una nueva Constitución Nacional que establecía la igualdad plena de la mujer y el hombre y la responsabilidad compartida frente a la patria potestad. Alicia Moreau de Justo, a pesar de su oposición al peronismo, se alegró y apoyó esas decisiones, que concretaban el objetivo por el que había luchado durante 40 años.Como parte de su larga lucha pacifista, en 1947,después de la Segunda Guerra Mundial, Alicia Moreau de Justo fundó la filial argentina del Acuerdo Mundial por la Paz que agrupaba "a todas las mujeres del mundo que desean luchar contra la guerra, con espíritu de justicia y solidaridad humanas".En 1975 fue una de las fundadoras de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), convocada por Rosa Pantaleón, junto con el obispo de Neuquén don Jaime de Nevares, el rabino Marshall Meyer, el obispo Carlos Gatinoni, Raúl Alfonsín, Oscar Alende, Susana Pérez Gallart, Adolfo Pérez Esquivel y Alfredo Bravo. La APDH desempeñó un importante papel de resistencia al terrorismo de estado durante la dictadura militar que gobernó entre 1976 y 1983. En esos años Alicia Moreau de Justo acompañaba a las Madres de Plaza de Mayo en sus famosas rondas frente a la casa de gobierno, presentaba peticiones de libertad a la junta militar y a los jueces.En 1979, cuando la actividad política estaba prohibida, participó junto a dirigentes de la Confederación Socialista Argentina y el Partido Socialista Popular, un acto en el tradicional salón de la mutual socialista Unione y Benevolenza, de la Ciudad de Buenos Aires.En 1980 fue una de las encargadas de recibir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, una de las acciones internacionales que más dañaron al Proceso de Reorganización Nacional.En 1985 cumplió 100 años y fue el centro de un homenaje en Unione e Benevolenza, en el que participó todo el espectro político y social de la Argentina, y durante el cual dio su último discurso público, especialmente dirigido a los jóvenes y a las mujeres.
Falleció a los 100 años el 12 de mayo de 1986.

martes, 11 de mayo de 2010

DIA DEL HIMNO NACIONAL ARGENTINO


El 11 de mayo de 1813, la Asamblea Nacional del Año XIII, sancionó nuestro Himno Nacional Argentino, con letra de Vicento López y Planes y Blas Parera. y se cantó por primera vez en casa de Mariquita Sanchez de Thompson el 14 de mayo de 1813.

Versiones del Himno Nacional Argentino
El 30 de marzo de 1900 se sancionó un decreto para que en las festividades oficiales o públicas, así como en los colegios o escuelas del Estado, sólo se cante la primera y la última cuarteta y el coro de la canción sancionada por la Asamblea General del 11 de mayo de 1813.

Marcha Patriótica
(Versión original)
Letra: Vicente López y Planes
Música: Blas Parera

Coro
Sean eternos los laureles
que supimos conseguir:
Coronados de gloria vivamos
O juremos con gloria morir.
Oid ¡mortales! el grito sagrado:
¡Libertad, libertad, libertad!
Oid el ruido de rotas cadenas:
Ved en trono a la noble Igualdad.
Se levanta a la faz de la tierra
Una nueva y gloriosa Nación:
Coronada su sien de laureles
Y a su planta rendido un León.
Coro
De los nuevos campeones los rostros
Marte mismo parece animar;
La grandeza se anida en sus pechos,
A su marcha todo hacen temblar.
Se conmueven del Inca las tumbas
Y en sus huesos revive el ardor,
Lo que ve renovando a sus hijos
a la Patria el antiguo esplendor.
Coro
Pero sierras y muros se sienten
Retumbar con horrible fragor:
Todo el país se conturba con gritos
de venganza, de guerra y furor.
En los fieros tiranos la envidia
Escupió su pestífera hiel
Su estandarte sangriento levantan
Provocando a la lid más cruel.
Coro
¿No los veis sobre Méjico y Quito
Arrojarse con saña tenaz?
¿Y cual lloran bañados en sangre
Potosí, Cochabamba y la Paz?
¿No los veis sobre el triste Caracas
Luto y llanto y muerte esparcir?
¿No los veis devorando cual fieras
todo pueblo que logran rendir?
Coro
A vosotros se atreve ¡Argentinos!
El orgullo del vil invasor,
Vuestros campos ya pisa contando
Tantas glorias hollar vencedor.
Mas los bravos que unidos juraron
Su feliz libertad sostener.
A esos tigres sedientos de sangre
Fuertes pechos sabrán oponer.
Coro
El valiente argentino a las armas
Corre ardiendo con brío y valor,
El clarín de la guerra cual trueno
En los campos del Sud resonó;
Buenos Aires se pone a la frente
De los pueblos de la ínclita Unión,
Y con brazos robustos desgarran
Al ibérico altivo León.
Coro
San José, San Lorenzo, Suipacha,
Ambas Piedras, Salta y Tucumán,
La Colonia y las mismas murallas
Del tirano en la Banda Oriental;
Son letreros eternos que dicen:
"Aquí el brazo argentino triunfó."
"Aquí el fiero opresor de la patria
Su cerviz orgullosa dobló."
Coro
La victoria al guerrero argentino
Con sus alas brillantes cubrió,
Y azorado a su vista el tirano
Con infamia a la fuga se dio;
Sus banderas, sus armas se rinden
Por trofeos a la Libertad.
Y sobre alas de gloria alza el pueblo
Trono digno a su gran majestad.
Coro
Desde un polo hasta el otro resuena
De la fama el sonoro clarín.
Y de América el nombre enseñado,
Les repite ¡mortales! Oíd:
¡Ya su trono dignísimo abrieron las
Provincias Unidas del Sud!
Y los libres del mundo responden:
¡Al Gran Pueblo Argentino, Salud!

Himno Nacional Argentino
(Versión que se canta actualmente)
Letra: Vicente López y Planes
Música: Blas Parera

Oid Mortales, el grito sagrado:
¡Libertad! ¡Libertad! ¡Libertad!
¡Oid el ruido de rotas cadenas:
ved en trono a la noble Igualdad!
Ya su trono dignísimo abrieron
las Provincias Unidas del Sud,
y los libres del mundo responden
¡Al gran Pueblo Argentino salud!
Coro
Sean eternos los laureles
que supimos conseguir:
coronados de gloria vivamos
o juremos con gloria morir.
El músico Juan Pedro Esnaola nació el 17 de agosto 1808 y f alleció el 8 de julio de 1878. Su versión del Himno Nacional, de 1860, fue aceptada oficialmente por el Poder Ejecutivo el 25 de septiembre de 1928.


Facsímil del ejemplar adquiridopor la Caja Nacional de Ahorro Postal y donado al Museo Histórico Nacional. Con arreglos de Juan Pedro Esnaola. Año 1860.








sábado, 8 de mayo de 2010

DIA DE NUESTRA SEÑORA DE LUJÁN

Virgen representativa del pueblo argentino. En 1630 su imagen era llevada en carreta de Buenos Aires a Santiago del Estero. A orillas del Río Luján se detuvo inexplicablemente. Por ello se dice que ella eligió el sitio de emplazamiento de su iglesia. El 8 de mayo de 1887, con la asistencia de altos dignatarios de la Iglesia Romana y del Cabildo Eclesiástico Metropolitano, fue coronada Nuestra Señora de Luján por el Papa León XIII.

¡Virgen gaucha!,
que sabes de carretas,
boyeros y negritos,
de abrojos y rocío en el vestido;
que has escuchado el susurro de miles
de confidencias
de muchas generaciones de argentinos.
¡Escúchame!
¡Misterio de la Mujer que espera
junto al ríoa sus hijos peregrinos!
Soldados y viajeros,
gauchos y estudiantes,
trabajadores y niños.
¡Yo te amo!
¡Madre de Dios y de mi Patria!
que has visto a tus pies
al gran Belgrano,
al egregio San Martín,
a los valientes de Pueyrredón
y a tantos otros héroes.
¡Te alabamos!
Madre de Belén y del Calvario,
sola esperanza
de los hombres atribulados.
Quiero gritar
-¡si no las piedras lo harían!
-que mi Patria tiene una madre
y que se llama María.
¡Ayúdanos!
¡Fondo del alma argentina!,
vengo a decirte
que estés cada vez más linda,
cada vez más gaucha,
cada vez más argentina.
¡Yo te canto!

P. Carlos Miguel Buela, V.E.(22 de mayo de 1980 a los 350 años del milagro de Luján)