jueves, 29 de abril de 2010

DIA DEL ANIMAL





El 29 de abril se festeja el Día del Animal en Argentina. Se debe a que en esta fecha se conmemora el fallecimiento del doctor Ignacio Lucas Albarracín, un fiel luchador por la defensa de los derechos de los animales. El Dr. Albarracín, nació en San Juan y fue junto a Domingo Faustino Sarmiento, el propulsor de la Ley Nacional de Protección de Animales – N° 2786. Esta ley establece la obligatoriedad de brindar protección a los animales, con el fin de impedir su maltrato y su caza. Asimismo, participó también junto a Sarmiento en la creación de la Sociedad Argentina Protectora de Animales, donde se desempeñó como secretario y presidente.Los derechos de los animales responden a las ideas postuladas por corrientes de pensamiento y al movimiento que sostienen que los animales son sujetos de derecho, categoría que sólo ha pertenecido a los seres humanos.
Los humanos siempre han reconocido a ciertos animales una consideración especial, que varía mucho según el entorno cultural o el lugar, desde apoyar que se pueda utilizar a los animales según plazca o sirva al hombre, pasando por el trato ético , hasta considerar que los animales merecen derechos tradicionalmente reconocidos sólo en los humanos.
Nos preguntamos si los animales son felices en los zoológicos y podríamos decir que los zoológicos los fundaron en el pasado aquellos que visitaban los lugares mas reconditos de nuestro planeta. Querían demostrar la variedad y la belleza de los animales de paises lejanos y los trajeron a su país. Así los visitantes de los zoológicos no tenían que viajar para poder verlos. Es obvio que los zoológicos cobraban por la entrada. Muy pronto pudo comprobarse que debido limitado al espacio los animales no eran felices en este ambiente artificial. Se aburrían y hasta se volvían locos. Hoy en día la variedad de animales y el espacio que tienen a su disposición no son los mismos. Animales predadores por ejemplo raramente se ven en zoológicos por que no se sienten bien en un espacio en el que no pueden expresar su instinto de caza. Los animales que aún se pueden ver viven en parcelas bastante grandes en las que se trata de imitar su ambiente natural de la mejor manera posible. Hoy en día los zoológicos van adquiriendo una nueva función: criar animales en vías de extinción y luego soltarlos en algún lugar apropiado, donde son monitoreados y protegidos a la distancia. Un ejemplo es el proyecto que se está llevando a cabo con los cóndores andinos. Obviamente intentar proteger estos animales en su ambiente natural es mejor.

miércoles, 28 de abril de 2010

ORESTES DE LULLO


Nació en Santiago del Estero el 4 de julio de 1898.
Egresado del Colegio Nacional de Santiago del Estero, estudió medicina en la Universidad de Buenos Aires y obtuvo su título en el año 1923.
En 1925 hizo un ansiado periplo por España, que reflejó en su libro Castilla, Altura de España.
Sus primeros afanes los dedicó al estudio de temas médicos y endemias populares, como resultado de lo cual publicó La Medicina Popular en Santiago del Estero (1929); El Paaj (1930), primer premio municipal de ciencias; La Alimentación Popular en Santiago del Estero (1935) y La San Asís (1939), anticipada propuesta de política sanitaria para erradicar las enfermedades sociales. La misma preocupación denota su ensayo El Bosque Sin Leyenda (1937), de angustiante denuncia sobre la destrucción forestal y la explotación humana del obraje.
Comisionado por la Universidad de Tucumán, investigó y editó El Folklore de Santiago del Estero y el Cancionero Popular de Santiago del Estero, obras monumentales que se complementan con su Contribución al Estudio de las Voces Santiagueñas y los Antecedentes Biográficos Santiagueños. Pero lo histórico-literario alcanzó mayor plenitud en obras imperecederas: La Agonía de lo Pueblos, en 1946, y Santiago del Estero, Noble y Leal Ciudad, de 1947.
Fue miembro fundador de la Junta de Estudios Históricos de Santiago del Estero e Intendente Municipal entre 1944 y 1945.
Innumerables capítulos de nuestro pasado revivieron en la pluma de Di Lullo: los viejos pueblos, los caminos y derroteros históricos, los templos y fiestas religiosas, la prehistoria santiagueña, las figuras de Mayo. Las biografías del Gral. Taboada, Juan Felipe Ibarra, Juan Francisco Borges, Leopoldo Lugones y Francisco de Uriarte, por citar algunas, completan su vasta obra literaria.
A Di Lullo se deben, asimismo, la fundación en 1941 del Museo Histórico que hoy lleva su nombre y del que fue su director hasta 1967, la Escuela Santiagueña de Artes Populares y en 1953 el Instituto de Lingüística y Arqueología dependiente de la Universidad de Tucumán, existente en esta ciudad.
La poesía, la escultura y el arte dramático tampoco le fueron ajenos. Al morir dejó inclusos e inéditos una novela sobre El Saladino Ibarra, otra evocación de La Punta de Maquijata y un lacerante relato, Los Despojos, de acento ecológico.
En su extensa labor se destaca además, el descubrimiento de una enfermedad reflejada en su obra "El Paaj": una afección de la piel es causada por el tanino del quebracho.
Entre los múltiples reconocimientos, Di Lullo fue nombrado miembro de las Academias Nacional de la Historia, Argentina de Letras, Nacional de Medicina, Nacional de Ciencias, Folklore de las Américas y varias instituciones que valoraron su trabajo, signado siempre por su indeclinable amor a Santiago del Estero.
Murió el 28 de abril de 1983

QUIEN SE LLEVA LAS AGUAS DEL PARANÁ?


¿Quién se lleva las aguas de nuestro río Paraná?

Resulta un negocio fácil y lamentable para nosotros los argentinos, pues a través de empresas extranjeras, lastran los buques con agua del Paraná para luego venderla al exterior.Realmente es una historia de piratas. Vienen en barco, se llevan el agua y la venden al otro lado del Atlántico sin mayores restricciones de la estructura jurídica nacional o provincial.Así de desmedido y paradójico es cómo empresas internacionales venden por internet el agua de los ríos argentinos a Medio Oriente y Africa, según la versión difundida en los últimos días por la ONG ecologista Río Paraná.El agua dulce, dada su escasez en el planeta (3% del total), asoma como el mayor conflicto geopolítico del siglo XXI.Argentina dispone de mucho (22.000 metros cúbicos por habitante al año), pero mal distribuida: dos tercios de su territorio es árido o semiárido. En este escenario, la empresa Makhena SA, con sede en Miami y sucursal en Buenos Aires, ofrece por Internet agua dulce de los ríos de la llanura argentina. El Paraná es el más importante de ellos.La empresa Makhena S.A., con sede en Miami y sucursal en Buenos Aires, expone en su página de Internet (www.makhena.com) las características del producto que ofrece al mercado (agua dulce, cruda, sin tratamiento), el origen (ríos de llanura, en Argentina), las cantidades (entre 60.000 y 70.000 toneladas por envío), el uso (potabilización y consumo, riego, etc.) y la forma de transporte (buques tanque). El negocio es redondísimo y casi sin riesgos. Vender un recurso barato, a precios altísimos, claro que a partir de "un elemento insustituible que, a pesar de ser renovable, su escasez se manifiesta a medida que aumentan las demandas y conflictos por su uso", tal como admite la misma empresa en su web.En concreto lo que hacen es esto: se llevan el agua del Litoral del país en el lastre de los barcos. Cualquier buque, para poder navegar, tiene que estar lastrado, con cierto peso para mantenerlo equilibrado.Para que pueda navegar sin zozobras, debe cargar cierto volumen en sus bodegas, así, descargan la mercadería en puerto argentino y cargan agua dulce (también en puerto argentino) "para la vuelta", y la venden en los mercados del Medio Oriente, Africa y Europa donde luego la potabilizan. La cargan en el Paraná porque el agua está menos contaminada que en el Río de la Plata.Hasta ahora no hay ninguna ley que regule el "tráfico clandestino de agua dulce", lo hacen impunemente a la vista de todo el mundo y en las propias narices de la Prefectura Naval Argentina, que sabe lo que hacen pero que no tiene los instrumentos jurídicos para poder actuar.Mientras tanto, por los ríos del Delta del Paraná, los vemos navegar todos los días, llevándose en sus bodegas nuestros recursos naturales gratuitamente.¿Qué actitud vamos a tomar ante esta situación? Seguiremos siendo testigos inactivos frente al robo de nuestros recursos naturales? ¿O debemos comenzar a ejercer presión ciudadana para que se frene definitivamente esta realidad? Se trata de nuestra riqueza natural, se trata de nuestro futuro y subsistencia. Si no defendemos nuestro patrimonio natural, ¿quién lo va a hacer?


Lic. GRACIELA MAUBE

viernes, 2 de abril de 2010

LA GESTA DE MALVINAS

Dice Patricio Marenco: revisando hace poco tiempo papeles de mi padre, Eleodoro, encontré este escrito suyo, inédito y lo doy a conocer, para cumplir con su deseo de homenajear ¡SIEMPRE!, a NUESTROS HÉROES, vivos, y muetros en el CAMPO del HONOR, VETERANOS DE MALVINAS.Sea éste, también, mi recuerdo a Nuestra Gloriosa Gesta de Malvinas y mi Homenaje a todos nuestros Veteranos de Guerra de Malvinas.


¡ARGENTINOS, ESTAMOS EN DEUDA!

La Argentina, nuestra querida Patria, ha tenido una guerra, grande o chica no importa, quiso, honrando su indiscutido derecho y propiedad de las Islas Malvinas, recuperarlas, luchó por ellas.La Argentina combatió siempre por la libertad del suelo Americano, esta vez lo hizo por su propia soberanía. Peleó sola, denodada y valiente, por aire, mar y tierra, se batió en cualquier circunstancia, no pensó en el número de fuerzas que le opuso el enemigo.Murieron jóvenes valientes y temerarios, fueron al sublime sacrificio rindiendo sus vidas heroicamente, reafirmando con ello el honor de las armas argentinas, cerrando sus ojos a la vida que dejaban con la última visión de la Patria redimida.¡Argentinos! Es la hora de rendir el justiciero homenaje en memoria de todos ellos, cuyos nombres y apellidos deberemos guardar indelebles y siempre grabados en nuestros Orgullosos Corazones Argentinos.También por merecido será el homenaje para los que regresaron, las cicatrices que ostentan, como consecuencia del combate, será la más alta condecoración a que puedan aspirar, puesto que han cumplido “como buenos” con el mandato del General Don José de San Martín, que está en plena vigencia y que dijera cuando convocó a los patriotas para formar el Ejército de los Andes: “Americanos, los hombres que amen a su Patria y tengan sentido del Honor, vengan a tomar su sable”. Así los hicieron nuestros soldados, ¡cumplieron! ¡y cómo!, los que ya no están entre nosotros pero sí en nuestros corazones, habrán llegado junto al Gran Capitán, a darle el parte de batalla y junto a ÉL estarán gozando de la luz y la gloria de la eternidad junto a DIOS NUESTRO SEÑOR y a su SANTÍSIMA MADRE LA VIRGEN MARÍA.¡Argentinos, sugiero que en cada ciudad, en cada pueblo y en cada rincón de nuestra Patria, nos reunamos, siempre, para elevar nuestra fervorosa plegaria al ALTÍSIMO, por ellos y para ellos, HÉROES ARGENTINOS.

Buenos Aires, 2 de abril de 1983. Eleodoro E. Marenco

jueves, 1 de abril de 2010

EL VENADO DE LAS PAMPAS




El venado de las pampas, la especie bandera del pastizal pampeano.
Históricamente, por su amplia distribución en los pastizales sudamericanos, el venado de las pampas ha sido identificado como una de las especies emblemáticas o banderas del pastizal. Una especie bandera es aquella que es carismática y atractiva para la gente y que por lo tanto, puede servir para llamar la atención del público hacia objetivos de conservación. Frases como “Más matrero que un venado” o “Salvaje como venado viejo” instaladas en zonas rurales de Argentina o la presencia de dos venados en el escudo provincial de San Luis revelan la importancia que se le ha dado a esta especie. Sin embargo, la transformación del pastizal pampeano debido a las prácticas agrícolas y ganaderas, la caza y persecución por su cuero y carne, y, probablemente, las enfermedades introducidas con el ganado doméstico, fueron los principales factores que causaron una fuerte reducción de sus números poblacionales y una fuerte retracción en su distribución en los últimos 200 años, que lo han llevado prácticamente a su virtual extinción.
Desde sus inicios la FVSA ha tomado al venado de las pampas como la especie bandera de los pastizales pampeanos. Prueba de ello es su Reserva de Vida Silvestre “Campos del Tuyú” creada en 1979 con el fin de proteger y conservar la población relictual de venados de las pampas presente en la Bahía Samborombón, como uno de sus objetivos primarios. Esto le ha facilitado la tarea de informar, sensibilizar y concientizar a la comunidad y a los tomadores de decisión en materia de conservación de la diversidad biológica, sobre la importancia de conservar los ambientes de pastizal y cambiar su percepción respecto de este tipo de hábitat.
En la actualidad el venado ha sido categorizado a nivel nacional como “en peligro” y su área de distribución en Argentina se restringe a cuatro sitios conocidos: Bahía Samborombón (Buenos Aires), centro-sur de San Luis, malezales del Aguapey (Corrientes) y Bajos Submeridionales (norte de Santa Fe). Estas cuatro áreas han sido señaladas como Áreas Valiosas de Pastizal (AVPs) en la identificación ecorregional de áreas de pastizales en buen estado de conservación realizada por el Programa, lo que señala el valor adicional de la especie como indicadora de pastizales naturales bien conservados.
Por todo lo expuesto, desde el Programa Pastizales, consideramos que el desarrollo de acciones de conservación por el venado de las pampas junto con actividades tendientes a afianzar a la especie como la especie bandera del pastizal pampeano, es fundamental para lograr sensibilizar y convocar a la sociedad por la conservación de la ecorregión pampeana y su vida silvestre asociada.



FUENTE: wwfar.panda.org- Fundación Vida Silvestre Argentina