viernes, 31 de julio de 2009

El Chango Rodriguez


José Ignacio Rodríguez, conocido como el Chango Rodríguez (Córdoba, Córdoba, Argentina; 31 de julio 19147 de octubre 1975), fue un folclorista y cantautor cordobés. Es autor de canciones destacadas del folclore argentino, como "Luna cautiva", "De Simoca" y "Vidala de la copla", "De Alberdi", "De mi madre","De Simoca", "Noche de carnavales" y "Zamba de abril" entre muchas otras.De padre catamarqueño y madre riojana, estudió en el colegio San José de Villa del Rosario. De joven fue jugador del equipo de fútbol Rioja Junior, de La Rioja.
Estaba casado con Lidia Haydeé Margarita Bay a quien se apoda "La Gringa", fallecida en 2008, quién inspiró su obra más conocida, la zamba "Luna cautiva", compuesta mientras sufría un largo encarcelamiento de cuatro años (1963-1967) en el pabellón 11 de la penitenciaria de San Martín, acusado de un homicidio, del que finalmente fue considerado inocente. Tuvo cuatro hijos, Claudia Alejandra Rodríguez Bay, Marcos Alberto Rodríguez, María Argentina Rodríguez y Matilde Adriana Rodríguez.
Su afición por la música comenzó desde chico, siendo su madre María Rivolta directora de la escuela de Matorrales y maestra de guitarra quien le enseño los primeros acordes. Eduardo Toberán fue su seudónimo artístico hasta que su padre le profesó su disgusto con su cambio de nombre, hecho por el cual volvió a su nombre auténtico.
Su primer composición fue a través de un sueño, en el sueño había un hombre reclinado debajo de un árbol que cantaba "Vidala tengo una copla, no me la vas a quitar", de hecho así se llamó su primer obra "Vidala tengo una copla" que es una vidala chayera.
A fines de la década del 1930 realizó su primera presentación en La Rioja, para dirigirse luego a Buenos Aires, donde obtuvo sus primeros éxitos. Luego viajó a Bolivia y Perú, donde estudió Literatura entre los años 1940 y 1945, y compuso "La Chusquisaca" (cueca) y "Chicheriar del Cusco" (huayno). Allí integró el trío Los Tres de la Cantina con Roberto Sarrión y Lito Soria, a quienes conociera en LV2 Radio General Paz, donde el músico tenía un programa en 1969, llamado "El fogón de los arrieros".
En una entrevista realizada por el Nuevo Diario (Santa Fe, 29 de agosto de 1969) el Chango expresaba su inquietud por preservar la música folclórica como un género popular vigente, sobre todo entre los jóvenes:
"...Mi inquietud se proyecta en la creación de una música popular bailable y de nuevos ritmos que atraigan a la juventud, tomando siempre como punto de partida a la más típica expresión argentina, el Folklore. Véalo con el sentido de lo bailable..."

La esposa del Chango Rodriguez

Lidia Haydeé Margarita Bay, la musa inspiradora de "Luna cautiva", y mujer del inolvidable Chango Rodríguez, murió en la madrugada del jueves 3 de enero de 2008 en la ciudad de Córdoba, como directa consecuencia de un accidente cerebro vascular y un posterior paro cardíaco.Tenía 83 años de edad, y según recordó el rafaelino Héctor Platini, "hace aproximadamente un mes estuvo en Rafaela, junto a familiares, y celebró su cumpleaños 83".Además, memoró que "solía venir con asiduidad, ya que era hermana de mi abuela materna". Conocida la triste noticia, Platini viajó a Córdoba y asistió al velatorio de quien ayer fue cremada "debido a que así lo decidió en vida".Durante el velatorio, "fue incesante el arribo de muchas personalidades de la cultura cordobesa y nacional, y entre las palmas pude ver una que decía «De tu alumno el Negro Alvarez»". El popular cómico fue uno de los educandos que estuvo frente a la maestra rubia, entera y hermosa, en la que el Chango Rodríguez se inspiró para escribir la letra de una hermosa zamba mientras descontaba días en la cárcel, sitio al cual llegó acusado por un asesinato que nunca terminó de esclarecerse.Pero antes que nada -se escribió en La Voz del Interior- fue compañera paciente y fiel del cantor; detrás de cada gesto del Chango estaba la mujer. Cuando las madrugadas eran una espera interminable del regreso de la bohemia, o cuando por la mítica casa de la calle Chubut desfilaban los cantores, para los que ella cocinaba con gracia y gentileza sin igual.En las buenas y en las malas, el Chango y la Gringa fueron una pareja unida. "A veces nos enojábamos -decía la Gringa en una nota realizada por el diario antes mencionado en agosto de 2006- y yo me ponía seria hasta que él me decía 'vení que te llevo al centro y te compro lo que quieras'".Se casaron en 1965, en la Cárcel de Encausados de Barrio Güemes, y estuvieron unidos hasta la muerte del Chango, en octubre de 1975. Ahora se estarán reencontrando y quién sabe si la "Gringa" no está ya, otra vez, cocinando para su amor y los amigos.Tras la muerte del Chango, los folkloristas tradicionales de Córdoba se reunieron en torno a la figura de esta mujer, que así se convirtió en una referencia ineludible, la autoridad moral, la usina de anécdotas y recuerdos de una época.Junto a su familia supo mantener vivo el interés por la vida y la obra de su marido. Con la misma gentileza de siempre, la "Gringa" sabía prodigarse, junto a su hija Claudia y su yerno Fernando Sánchez, en conversaciones y en unos ñoquis maravillosos. Ellos son los artífices del Museo Virtual sobre el Chango, que contiene valiosa información.


jueves, 30 de julio de 2009

LA NOTA FINAL DEL DR. FAVALORO











CARTA DEL DR RENÉ FAVALORO

29 de Julio de 2000- 14,30 Hs.

Si se lee mi carta de renuncia a la Cleveland Clinic , está claro que mi regreso a la Argentina (después de haber alcanzado un lugar destacado en la cirugía cardiovascular) se debió a mi eterno compromiso con mi patria. Nunca perdí mis raíces.
Volví para trabajar en docencia, investigación y asistencia médica. La primera etapa en el Sanatorio Guemes, demostró que inmediatamente organizamos la residencia en cardiología y cirugía cardiovascular, además de cursos de post grado a todos los niveles. Le dimos importancia también a la investigación clínica en donde participaron la mayoría de los miembros de nuestro grupo. En lo asistencial exigimos de entrada un número de camas para los indigentes. Así, cientos de pacientes fueron operados sin cargo alguno. La mayoría de nuestros pacientes provenían de las obras sociales. El sanatorio tenía contrato con las más importantes de aquel entonces. La relación con el sanatorio fue muy clara: los honorarios, provinieran de donde provinieran, eran de nosotros; la internación, del sanatorio (sin duda la mayor tajada). Nosotros con los honorarios pagamos las residencias y las secretarias y nuestras entradas se distribuían entre los médicos proporcionalmente. Nunca permití que se tocara un solo peso de los que no nos correspondía. A pesar de que los directores aseguraban que no había retornos, yo conocía que sí los había. De vez en cuando, a pedido de su director, saludaba a los sindicalistas de turno, que agradecían nuestro trabajo. Este era nuestro único contacto. A mediados de la década del 70, comenzamos a organizar la Fundación. Primero con la ayuda de la Sedra, creamos el departamento de investigación básica que tanta satisfacción nos ha dado y luego la construcción del Instituto de Cardiología y cirugía cardiovascular. Cuando entró en funciones, redacté los 10 mandamientos que debían sostenerse a rajatabla, basados en el lineamiento ético que siempre me ha acompañado. La calidad de nuestro trabajo, basado en la tecnología incorporada más la tarea de los profesionales seleccionados hizo que no nos faltara trabajo, pero debimos luchar continuamente con la corrupción imperante en la medicina (parte de la tremenda corrupción que ha contaminado a nuestro país en todos los niveles sin límites de ninguna naturaleza). Nos hemos negado sistemáticamente a quebrar los lineamientos éticos, como consecuencia, jamás dimos un solo peso de retorno. Así, obras sociales de envergadura no mandaron ni mandan sus pacientes al Instituto. ¡Lo que tendría que narrar de las innumerables entrevistas con los sindicalistas de turno! Manga de corruptos que viven a costa de los obreros y coimean fundamentalmente con el dinero de las obras sociales que corresponde a la atención médica. Lo mismo ocurre con el PAMI. Esto lo pueden certificar los médicos de mi país que para sobrevivir deben aceptar participar del sistema implementado a lo largo y ancho de todo el país. Valga un solo ejemplo: el PAMI tiene una vieja deuda con nosotros, (creo desde el año 94 o 95) de 1.900.000 pesos; la hubiéramos cobrado en 48 horas si hubiéramos aceptado los retornos que se nos pedían (como es lógico no a mí directamente). Si hubiéramos aceptado las condiciones imperantes por la corrupción del sistema (que se ha ido incrementando en estos últimos años) deberíamos tener 100 camas más.. No daríamos abasto para atender toda la demanda. El que quiera negar que todo esto es cierto que acepte que rija en la Argentina , el principio fundamental de la libre elección del médico, que terminaría con los acomodados de turno. Los mismo ocurre con los pacientes privados (incluyendo los de la medicina prepaga) el médico que envía a estos pacientes por el famoso ana-ana , sabe, espera, recibir una jugosa participación del cirujano. Hace muchísimos años debo escuchar aquello de que Favaloro no opera más! ¿De dónde proviene este infundio?. Muy simple: el pacientes es estudiado. Conclusión, su cardiólogo le dice que debe ser operado. El paciente acepta y expresa sus deseos de que yo lo opere. 'Pero cómo, usted no sabe que Favaloro no opera hace tiempo?'. 'Yo le voy a recomendar un cirujano de real valor, no se preocupe'. El cirujano 'de real valor' además de su capacidad profesional retornará al cardiólogo mandante un 50% de los honorarios! Varios de esos pacientes han venido a mi consulta no obstante las 'indicaciones' de su cardiólogo. '¿Doctor, usted sigue operando?' y una vez más debo explicar que sí, que lo sigo haciendo con el mismo entusiasmo y responsabilidad de siempre. Muchos de estos cardiólogos, son de prestigio nacional e internacional. Concurren a los Congresos del American College o de la American Heart y entonces sí, allí me brindan toda clase de felicitaciones y abrazos cada vez que debo exponer alguna 'lecture' de significación. Así ocurrió cuando la de Paul D. White lecture en Dallas, decenas de cardiólogos argentinos me abrazaron, algunos con lágrimas en los ojos. Pero aquí, vuelven a insertarse en el 'sistema' y el dinero es lo que más les interesa. La corrupción ha alcanzado niveles que nunca pensé presenciar. Instituciones de prestigio como el Instituto Cardiovascular Buenos Aires, con excelentes profesionales médicos, envían empleados bien entrenados que visitan a los médicos cardiólogos en sus consultorios. Allí les explican en detalles los mecanismos del retorno y los porcentajes que recibirán no solamente por la cirugía, los métodos de diagnóstico no invasivo (Holter echo, camara y etc., etc.) los cateterismos, las angioplastias, etc. etc., están incluidos.. No es la única institución. Médicos de la Fundación me han mostrado las hojas que les dejan con todo muy bien explicado. > Llegado el caso, una vez el paciente operado, el mismo personal entrenado, visitará nuevamente al cardiólogo, explicará en detalle 'la operación económica' y entregará el sobre correspondiente!. La situación actual de la Fundación es desesperante, millones de pesos a cobrar de tarea realizada, incluyendo pacientes de alto riesgo que no podemos rechazar. Es fácil decir 'no hay camas disponibles'. Nuestro juramento médico lo impide. Estos pacientes demandan un alto costo raramente reconocido por las obras sociales. A ello se agregan deudas por todos lados, las que corresponden a la construcción y equipamiento del ICYCC, los proveedores, la DGI, los bancos, los médicos con atrasos de varios meses.. Todos nuestros proyectos tambalean y cada vez más todo se complica. En Estados Unidos, las grandes instituciones médicas, pueden realizar su tarea asistencial, la docencia y la investigación por las donaciones que reciben. Las cinco facultades médicas más trascendentes reciben más de 100 millones de dólares cada una! Aquí, ni soñando. Realicé gestiones en el BID que nos ayudó en la etapa inicial y luego publicitó en varias de sus publicaciones a nuestro instituto como uno de sus logros!. Envié cuatro cartas a Enrique Iglesias, solicitando ayuda (¡tiran tanto dinero por la borda en esta Latinoamérica!) todavía estoy esperando alguna respuesta. Maneja miles de millones de dólares, pero para una institución que ha entrenado centenares de médicos desparramados por nuestro país y toda Latinoamérica, no hay respuesta. ¿Cómo se mide el valor social de nuestra tarea docente? Es indudable que ser honesto, en esta sociedad corrupta tiene su precio. A la corta o a la larga te lo hacen pagar. La mayoría del tiempo me siento solo. En aquella carta de renuncia a la C. Clinic , le decía al Dr. Effen que sabía de antemano que iba a tener que luchar y le recordaba que Don Quijote era español! Sin duda la lucha ha sido muy desigual. El proyecto de la Fundación tambalea y empieza a resquebrajarse. Hemos tenido varias reuniones, mis colaboradores más cercanos, algunos de ellos compañeros de lucha desde nuestro recordado Colegio Nacional de La Plata, me aconsejan que para salvar a la Fundación debemos incorporarnos al 'sistema'. Sí al retorno, sí al ana-ana. 'Pondremos gente a organizar todo'. Hay 'especialistas' que saben como hacerlo. 'Debés dar un paso al costado. Aclararemos que vos no sabés nada, que no estás enterado'. 'Debés comprenderlo si querés salvar a la Fundación' ¡Quién va a creer que yo no estoy enterado! En este momento y a esta edad terminar con los principios éticos que recibí de mis padres, mis maestros y profesores me resulta extremadamente difícil. No puedo cambiar, prefiero desaparecer. Joaquín V. González, escribió la lección de optimismo que se nos entregaba al recibirnos: 'a mí no me ha derrotado nadie'. Yo no puedo decir lo mismo. A mí me ha derrotado esta sociedad corrupta que todo lo controla. Estoy cansado de recibir homenajes y elogios al nivel internacional. Hace pocos días fui incluido en el grupo selecto de las leyendas del milenio en cirugía cardiovascular. El año pasado debí participar en varios países desde Suecia a la India escuchando siempre lo mismo. '¡La leyenda, la leyenda!' Quizá el pecado capital que he cometido, aquí en mi país, fue expresar siempre en voz alta mis sentimientos, mis críticas, insisto, en esta sociedad del privilegio, donde unos pocos gozan hasta el hartazgo, mientras la mayoría vive en la miseria y la desesperación. Todo esto no se perdona, por el contrario se castiga. Me consuela el haber atendido a mis pacientes sin distinción de ninguna naturaleza. Mis colaboradores saben de mi inclinación por los pobres, que viene de mis lejanos años en Jacinto Arauz. Estoy cansado de luchar y luchar, galopando contra el viento como decía Don Ata. No puedo cambiar. No ha sido una decisión fácil pero sí meditada. No se hable de debilidad o valentía. El cirujano vive con la muerte, es su compañera inseparable, hable de debilidad o valentía.. El cirujano vive con la muerte, es su compañera inseparable, con ella me voy de la mano. Sólo espero no se haga de este acto una comedia. Al periodismo le pido que tenga un poco de piedad. Estoy tranquilo. Alguna vez en un acto académico en USA se me presentó como a un hombre bueno que sigue siendo un médico rural. Perdónenme, pero creo, es cierto. Espero que me recuerden así. En estos días he mandado cartas desesperadas a entidades nacionales, provinciales, empresarios, sin recibir respuesta. En la Fundación ha comenzado a actuar un comité de crisis con asesoramiento externo. Ayer empezaron a producirse las primeras cesantías. Algunos, pocos, han sido colaboradores fieles y dedicados. El lunes no podría dar la cara. A mi familia en particular a mis queridos sobrinos, a mis colaboradores, a mis amigos, recuerden que llegué a los 77 años. No aflojen, tienen la obligación de seguir luchando por lo menos hasta alcanzar la misma edad, que no es poco. Una vez más reitero la obligación de cremarme inmediatamente sin perder tiempo y tirar mis cenizas en los montes cercanos a Jacinto Arauz, allá en La Pampa.
Queda erminantemente prohibido realizar ceremonias religiosas o civiles. Un abrazo a todos René Favaloro .
El Dr. René Favaloro nació el 12 de Julio de 1923 y falleció el 29 de Julio de 2009.
QUE DIOS LO TENGA EN SU SANTA GLORIA, querido Dr. Favaloro. Los argentinos de bien nunca lo olvidamos.

sábado, 25 de julio de 2009

DIA DEL PAYADOR



En Argentina y Uruguay se celebra el 23 de julio el Día del Payador por haberse realizado en esa fecha del año 1884,en Montevideo, la famosa payada entre Juan Nava y Gabino Ezeiza. El payador posee una virtud innata por la cual expresa reflexiones casi filosóficas en el breve instante en que su pensamiento se las dicta. Todo es repentino, nada se tiene escrito.
Este género es muy popular en toda la América de habla hispana , especialmente en Uruguay, Argentina, Chile y Cuba, pero también se conocen payadores en Brasil.
En Argentina, Santos Vega, fue el más legendario de todos los payadores. Era hijo de padres andaluces llegados de Cádiz en 1770. Recorrió la llanura pampeana improvisando y con el tiempo se convirtió en el prototipo del payador. Luego la fantasía literaria le dio a su existencia un aspecto mitológico. Se cuenta que perdió su ultima payada con Gualberto Godoy, a quien se lo personificó con el diablo por haber logrado semejante proeza. Hilario Ascasubi, Rafael Obligado y Bartolomé Mitre escribieron obras literarias con este personaje. Lo cierto fue que Godoy tuvo existencia real. Era mendocino, fue político y periodista de tendencia unitaria y se desempeño como diplomático en Chile. Varios son los ritmos que se emplean para las payadas: la sextina, la cuarteta, valsecitos criollos, vidalita habanera, pero la más usada es la décima octosilábica.
FUENTE: HORACIO RUIZ - INFORME PARA RAICES ARGENTINAS.

lunes, 20 de julio de 2009

CUANDO ARDEN LAS SIERRAS DE CORDOBA







El fuego destruyó árboles autóctonos y pastizales en una amplia zona del valle de Punilla, 70 kilómetros al oeste de Córdoba capital. El principal frente -que llegó a tener una extensión de cuatro kilómetros- afectó a zonas aledañas a las localidades de Cuesta Blanca, Icho Cruz y San Antonio de Arredondo. En el lugar trabajaron unos 120 bomberos, muchos de los cuales sufren irritaciones producto del humo, aunque ninguno resultó herido. Sin embargo, las llamas consumieron en totalidad un negocio de artesaní­as regionales ubicado sobre la ruta nueva camino a las Altas Cumbres, a unos dos kilómetros del Cuesta Blanca, pero no hubo ví­ctimas ni heridos. El fuego también devoraron un comedor ubicado a la vera de la ruta hacia Traslasierra, al igual que un tostadero de maní­. Además, por prevención, se debió evacuar a la totalidad de los turistas que se encontraban en la Posada del Qenti, al tiempo que se detuvo el tránsito vehicular en el camino a las Altas Cumbres. El fuego ha causado grandes destrozos en todo los frentes, por suerte no hubo que lamentar pérdidas humanas. Luego de extinguido el fuego los habitantes fueron retornando lentamente a lo que ha quedado de sus hogares (algunos fueron destruídos totalmente, otros arruinados por el humo). En ese sentido, el gobernador Juan Schiaretti dijo que habrá "subsidios para las familias damnificadas". En tanto, en La Calera se registraron unos cinco focos aislados que fueron "contenidos" por varias dotaciones. No obstante, la ruta E-55, que une esa localidad con el paredón del dique San Roque, fue interrumpida varias horas parael tránsito vehicular. La baja humedad y la sequí­a complicaron aún más las tareas de los bomberos. Por esa razón, en la zona también trabajaron dos aviones hidrantes para contener las llamas. A su vez, un incendio arrasó también con 30 hectáreas de pinares en la zona cercana al lago Piedras Moras, en Almafuerte, a 100 kilómetros de esta Capital. La Policía tiene la certeza que el inicio de los focos de incendio, especialmente por las madrugadas, son claramente intencionales o por negligencia de pescadores, cazadores o meros transeúntes que arrojan colillas de cigarrillos, o dejan fuegos mal apagados en las cercanías de los diques o a la vera de las rutas.
Esta es una crónica que se repite, casi idéntica, todos los inviernos, que es la estación máspeligrosa para que ocurran los incendios en las sierras cordobesas. Duele ver como se pierden miles de árboles y animales autóctonos, que tardan años en volver a reproducirse y ni hablar de las pérdidas materiales que sufren los habitantes y algunos que ya nunca podrán reconstruir sus viviendas sin ayuda.
Un párrafo aparte merecen los queridos bomberos voluntarios de toda la provincia y aún de las otras provincias que concurren en auxilio de sus colegas, ante el arduo trabajo de semanas que ya llevan sobre sus hombros. Gracias de corazón a todos éllos, ejemplo de solidaridad y amor al prójimo sin recibir remuneración ni rédito de ninguna clase. Su pago es el tímido gracias de los damnificados y el orgullo de todos los que apreciamos su trabajo por la vida, por el contrario de lo que hacen los que no piensan en el daño que hacen al propiciar los incendios.



Nuestro gran y unido ruego por que cesen los incendios, es una de las mas preciadas oraciones en estos tiempos de dolor en las sierras.

sábado, 11 de julio de 2009

EN LAS ALTAS CUMBRES






















EN LAS ALTAS CUMBRES


En las altas cumbres vuela un cóndor, entre las piedras brotan matas de pastos amarillos y el tan mentado tabaquillo, crece en las laderas. El viento frío despeina mis cabellos tan silenciosamente como para no desentonar con el lugar. Hasta el final del valle lo que veo es una postal en colores pintada por el mejor artista. Abajo se ven cruces y un portal de hierro, es un viejo cementerio, un camino serpentea junto al río y vuelan bandadas de palomas entre los pinos. El cielo de pronto es una pista recorrida por grandes alas de colores que suben y bajan , giran y saludan .Casi rozan las piedras o se mojan en el río, cuánta libertad entre el cielo y la tierra para los felices conductores de esas alas, tan bellas como mariposas.
Bajando por el camino de piedras hasta el río, se encuentra una humilde casita con alero para sentarse a mirar el paisaje desde abajo, donde el sol acaricia y la arena hace de colchón para tirarse cual lagarto….. nada suena, nadie grita, sólo cantan los pájaros en las tushcas y acacias espinosas. Otros como visitantes como yo, se encuentran disfrutando, nos saludamos y sonreímos, como si ya nos conociéramos, somos pocos, raros, motoqueros, ciclistas todo terreno y algunos jinetes de mansos caballitos serranos, tan flacos y peludos como los perros que acompañan a los changuitos que venden yuyos para el mate, lleve tomillo doñita o peperina de la buena . Pero también ofrecen piedras y cactus por un peso. Hay tanta paz, tanto sosiego en esta quebrada, que me da pena ver a esos niños morenitos y serios, ofreciendo sus pocas cositas, como para que nos demos cuenta que hasta este hermoso rincón de las sierras ha llegado el marketing turístico. Seguramente en unos años allí se levantará un complejo de cabañas, se pavimentará el camino y se harán puentes sobre el río. A eso le llamamos progreso.

Lydia Musachi

jueves, 9 de julio de 2009

DIA DE LA INDEPENDENCIA


















La Declaración de la Independencia de la Argentina fue una decisión tomada por el Congreso de Tucumán que sesionó en la ciudad de San Miguel de Tucumán de las entonces Provincias Unidas en Sudamérica. Fue proclamada el 9 de julio de 1816 en la casa que era propiedad de Francisca Bazán de Laguna, la cual fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1941. Con dicha declaración, se rompían los vínculos de dependencia política que los gobiernos locales tenían con la monarquía española.
Soneto a la Patria
Y alzáronse las voces augurales
y el bronce del clarín amanecía
y emergió de los Andes un vigía
burilado de piedras y metales.

Ríos, montañas, llanos, quebrachal
escimbraban en la prieta geografía,
y el viento de las pampas advenía
sobre los cuatro puntos cardinales.

Un blanco y un azul de rebeldía
flamearon en los mapas virreinales.
Entre lanzas, el sol acontecía.

Y en una gestación de vendavales,
la tierra se partió con la bravía
canción del porvenir: “Oíd, mortales . . .”
Orlando Mario Punzi
FELIZ DIA DE LA INDEPENDENCIA A TODOS LOS ARGENTINOS!!!!

miércoles, 8 de julio de 2009

TRENZAS GAUCHAS










TRENZAS GAUCHAS
En su "Trenzas gauchas", Mario López Osornio toma las enseñanzas de don Jacinto Nieves y nos da a conocer la forma de realizar trenzas desde 1 tiento hasta más de 13. En esta sección de Folklore del Norte Argentino nosotros intentaremos crear trenzas de unos cuantos tientos, suficiente para llaveros, mallas de reloj, etc. (para la práctica solemos usar el hilo de cáñamo encerado y dio excelentes resultados, salvo para los nudos, por su delgadez).
Trenza de dos: (una de las más difíciles para sacar por cuenta propia). Se toma el maneador por la mitad, se hace un medio bozal como el de la figura 6 y las dos colas (a) y (b) serán las que constituirán el trenzado.La tira (a) en la figura 7 pasa por el nudo y deja una enlazada. Haciendo otra enlazada con (b) la haremos penetrar en la anterior, como vemos en la figura 8. Se ajusta (a) de la misma figura y con la misma cola se procede a una tercera enlazada que se introducirá dentro de (b), se ajusta la cola (b) y así sucesivamente, obtendremos el trenzado. La figura 9 muestra las dos últimas pasadas explicadas anteriormente.
Esta trenza resulta chata, pero si se la crea con tiento redondo sale redonda. Para desatar, simplemente tire la tira (b) y se deshace velozmente.

Con ésto aprendemos a hacer una trenza de dos, en otros momentos seguimos con la trenza de 4 tientos.

martes, 7 de julio de 2009

EDUARDO FALU






FELIZ CUMPLEAÑOS MAESTRO!!
Nació el 7 de julio de 1923 en El Galpón, provincia de Salta en la República Argentina. El Galpón es un pequeño pueblo, un antiguo lugar de carreteras hacia la provincia del Chaco, en el que Falú permaneció muy brevemente. Hijo de Juan Falú y Fada Falú, ambos sirios de igual apellido pero no parientes.
Atraído por esa curiosa sinfonía, a los 11 años ya tenía entre sus manos una guitarra, propiedad de su hermano mayor, Alfredo. Alfredo tomaba clases con un profesor y Eduardo lo copiaba al pie de la letra, y así, sacó sus primeros tonos.
A los catorce años se muda con su familia de Metán a Salta donde la guitarra lo termina de conquistar para siempre. En Salta conoce a Arturo Dávalos y poco después a Jaime Dávalos, autor de innumerables poemas a los que Falú le pone música.
Se casa con doña Aída Nefer Fidélibus, a quien, cariñosamente, llama Nefer. La vida les da dos hijos: Eduardo y Juan José. Juan José, al igual que su padre, siente una gran afición por la guitarra y el canto.
De estatura sobresaliente, ojos verdes, tristones, inundados de esa nostalgia de árabe acriollado en una tierra que aprendió a amar, casi más que a sí mismo. De esa mirada que fluctúa entre la interrogación y el asombro, se desprende bondad y mansedumbre, y tal vez un dejo de altivez sin desafío, que deja al descubierto un alma verdaderamente límpida, frontal, sincera.
Ya en Buenos Aires, conoce a un gran luthier, Francisco Estrada Gómez, buscador y creador de nuevas formas para lograr más volumen de sonido. La primera guitarra de doble fondo que él ideó y construyó, fue para Falú.
Eduardo Falú es un artista multifacético, aclamado de forma internacional, imposible de encasillar dentro de una sola idea. Es un refinado guitarrista, cantante consumado y un distinguido compositor. La calidad de su barítona voz, es admirada y amada en el mundo entero. Escucharlo, eleva y purifica.
La trayectoria artística de Eduardo Falú comieza en el ambiente familiar, más tarde se extiende a Buenos Aires, capital de la República Argentina, para luego conquistar y apasionar a los públicos más disímiles: América, Europa, Rusia, y Japón.
Como compositor, no sólo es el creador de obras modernas folclóricas, sino también de obras clásicas.
En su música se advierte una marcada influencia de las melodías de su provincial natal. Salta tiene ritmos propios: El Carnavalito, el Bailecito, la Cueca y algunos otros derivados de la combinación de la música india propia del lugar, y las melodías españolas que acompañaron a los conquistadores.
Eduardo Falú ha creado música para más de un centenar de poemas, no sólo de Jorge Luis Borges y Jaime Dávalos, sino también de León Benarós, Manuel Castilla, Alberico Mansilla entre muchos otros.
Información extraida: www.guitarraonline.com.ar

sábado, 4 de julio de 2009

DR. ESTEBAN LAUREANO MARADONA

ANIVERSARIO NÚMERO 129 DE SU NATALICIO







Estanislao del Campo, provincia del Chaco, como se encuentra hoy.





Nació en Esperanza, Pcia. De Santa Fe, el 4 de julio de 1885. Se recibió de médico cirujano en la universidad de Bs. As.
Paralelamente a sus estudios realizó diversas ocupaciones en: la construcción, la tipografía, las quintas, maestro y observador técnico en la oficina de meteorología del Ministerio de Agricultura de la Nación.En 1930 instaló su consultorio en Resistencia, Chaco, alternando la atención a los pacientes, con colaboraciones en periódicos o dictando conferencias.
Durante la guerra del Chaco Boreal (1932-1935 ) desarrolló su profesión en Asunción, en la Marina de guerra y en el Hospital Normal. Fue un estudioso de la flora, la fauna, la geología, el clima y la etnografía de las parcialidades indígenas que habitaban en los montes del Chaco y Formosa. Se instaló en Estanislao del Campo, en Formosa, y permaneció por más de 50 años, su humilde vivienda fue declarada ¨Monumento Histórico Provincial¨. Atendió, enfermos y heridos, operó muy poco, dedico al medio. Al principio fue rechazado por los aborígenes del lugar, varias veces lo atacaron, pero como no cejó en su empeño por ayudarlos y curarlos, además de enseñarles a leer y escribir, se ganó, no sin esfuerzo confianza; con el tiempo lo llamaron ¨Plognack¨, doctor dios. Al final de su vida, en una entrevista destacó: ...Con el tiempo me fueron conociendo y aprendieron a quererme. Fue ahí cuando les enseñe a hablar castellano... Atendió gratuitamente a los pobres y mayormente a los aborígenes, colaboró con las comisiones de fomentos de algunos pueblos; con la policía, la gendarmería y la justicia, haciendo diagnósticos, informes, peritajes... También se daba tiempo para escribir en los periódicos, redactar sus obras de estudio, colaborar con las necesidades del pueblo, como proyectar caminos, obras públicas, búsqueda de fuentes de agua, colonización de los indígenas y creación de escuelas para los mismos como presidente de la ¨Comisión Indigenista¨. Afincado en una tapera en pleno monte formoseño. se dedicó además a los estudios botánicos y escribió infinidad de páginas sueltas sobre la selva del Gran Chaco y estudio minuciosamente las propiedades curativas de numerosas especies de vegetales. Recopiló unas tres mil voces del vocabulario toba-pilagá; pronunció conferencias distintos medios sobre la seguridad en los territorios nacionales, el trato especial a los leprosos, el respeto a los aborígenes, sus costumbres y su integración a la escuela común. Recibió condecoraciones, el premio al Médico Rural y el galardón ¨Estrella de la Medicina para la Paz¨. El 14 de enero de 1995 murió en Rosario, a los 99 años, luego de haber desarrollado una vida de extraordinario servicio a los demás.
Si Ud. desea conocer la ciudad de Estanislao del Campo, en la Provincia del Chaco, donde el querido Dr. Maradona se desempeñó, puede llegar de la siguiente manera:
FF.CC.: El ferrocarril General Manuel Belgrano parte desde retiro en la Ciudad de Buenos Aires hacia la Provincia de Formosa. Estanislao del Campo se encuentra al lado de las vías del mismo.Vial: Desde Buenos Aires se llega por la ruta Nacional número 9, luego la ruta Nacional número 11 y finalmente se toma la ruta número 81 hasta Estanislao del Campo.Por aire: Se puede ir desde Aeroparque al Aeropuerto Internacional de Formosa que se encuentra ubicado en el centro de la Provincia. De allí se llega en ómnibus, combi o taxi a la ciudad de Estanislao del Campo. La ciudad se encuentra ubicada sobre el sudoeste de la provincia de Formosa, a 135 kilómetros de su capital. La localidad de Estanislao del campo pertenece al Departamento de Patiño. Su población total es de 4.055 habitantes según el censo de INDEC de 2001.
Nunca olvidarnos de nuestros hombres trabajadores, estudiosos, humanos, como el Dr. Maradona y tampoco de otro de nuestros próceres rurales: EN EL DIA DEL MEDICO RURAL UN GRAN RECUERDO ADEMAS, PARA EL DR. RENEE FAVALORO.

viernes, 3 de julio de 2009

LA LEYENDA DEL PEHUÉN ERRANTE










LA LEYENDA DEL PEHUÉN ERRANTE
En una ocasión, una "niuque" (madre mapuche) le habló a su hijo diciendo: "El invierno ha llegado más temprano que nunca y la tierra ya se encuentra cubierta de nieve. Tu padre, el gran guerrero, aún no ha vuelto de su viaje en busca de la blanca sal y temo que se haya extraviado. Habíamos convenido que volvería antes de la caída de las primeras nevazones, pero hasta hoy no sabemos nada de él. Quizá lo ha devorado un puma en la región de les salinas. Puede ser que el hambre lo agotó. Ahora estamos solos y quiero que vayas a su encuentro, para aliviarlo de la carga de sal que sin duda trae. Las provisiones que tengo aquí me alcanzarán hasta que vuelvas y no debes preocuparte por mí. En esta caverna los esperaré a los dos.
Entonces el hijo de Chacayal, sin decir una palabra, obedeciendo como los hijos de mapuches obedecen a sus mayores, partió en busca de su padre. Caminó mucho, esperando encontrarlo en El Paso, cargado con bolsas de sal, pero no lo encontró. Vino una noche muy fría. Nevaba. EI joven, cansado de tanto andar ya ni alimentarse podía con las provisiones que la madre le había preparado en la misma manta de cuero que llevaba como único vestido. Agotado. iba a tenderse en el suelo para esperar la muerte cuando advirtió a lo lejos un hermoso "pehuén", árbol entonces muy escaso en la cordillera. Fue lentamente acercándose al árbol sagrado para saludarlo, pero como por la tradición le era prohibido seguir adelante sin dejarle una ofrenda y no teniendo más que los zapatos de piel de zorro que le había hecho la madre, se los quitó y los colgó en la rama más baja del pehuén.
Hecho esto se sintió mejor y prosiguió su camino y aunque descalzo y hundiendo sus pies en la nieve, caminó con renovados bríos y nuevas esperanzas.
Andando varias horas llegó a un lugar donde percibió voces humanas y descubrió, detrás de una loma, un grupo de gente alrededor de una fogata, acampados sin duda para pasar la noche. Creyendo que eran hombres de su raza que volvían de las salinas, tal vez con su padre entre ellos, se acercó, lleno de alegría .. . Pero eran de otra tribu que no conocía. Sin embargo le permitieron calentarse cerca de la fogata y después de comer sus propios alimentos -de los cuales sus ocasionales compañeros se apoderaron en gran parte, sin decirle nada y él tampoco abrió la boca- se acostó a dormir, vencido por el cansancio y sintiéndose seguro. Pero sucedió que mientras dormía confiado, aquellos hombres le quitaron su manta de piel, sus armas y las escasas provisiones que le quedaban: lo ataron tan brutalmente las piernas y los brazos que quedó totalmente inmovilizado. Ahí quedó solo, desamparado, con el peligro de morir de frío, ser presa de los buitres, del feroz "trapial" o del "nahuel" hambriento, que sin duda andaban cerca. Cuando llegó el nuevo día la situación del muchacho era realmente crítica. él mismo se daba cuenta del peligro que lo amenazaba y casi perdió la esperanza de salvarse. Entonces, con una esperanza infundada, empezó a llamar a grandes voces a su madre.Sabía que la distancia que los separaba era enorme y que era imposible que lo oyera. Sin duda que en la caverna donde la había dejado hace muchas lunas ella seguía esperando a los dos, así como habían resuelto al partir.Pero . . . una noche la madre, durmiendo en su lecho de pieles, tuvo un sueño. Vio a su hijo en desesperado peligro. Escuchó su voz que la llamaba y lo vio, caído y cubierto de nieve. Vio al nahuel rondando y muy cerca de él al trapìal. También vio, en la solitaria y extensa salina, el cadáver de su señor asesinado.
Al despertar, angustiada por aquel suelo, resolvió cumplir inmediatamente con la ley que marca la tribu y cortándose los cabellos, salió en busca del hijo.
Mientras tanto el muchacho, sin poder desasirse de sus ligaduras, lloraba, después de cansarse gritando. Dominado por el temor a las fieras, se lamentaba de su mala suerte. Ya sentía el frío y la angustia de la muerte cercana.
En un momento, al abrir los ojos heridos por los rayos del sol naciente, vio a lo lejos el árbol sagrado con sus zapatos colgados en la rama baja y le gritó: "¡Ah, si tú pudieras convertirte en mi madre! ¡Buen árbol con tu ramaje dilatado! ¡Niuque, niuque, ven! ¡Ven a salvarme, madre, niuque!".
Y el buen árbol, llamado madre ("niuque'), cuyo corazón era cálido y maternal, oyó su ruego. No en vano su viejo tronco había visto a los pajaritos hacer sus nidos, buscar alimento para sus polluelos y enseñarles a volar cuando crecían. No en vano había vivido rosados amaneceres cuando la naturaleza despierta y había visto a las madres mapuches dar de comer y hacer dormir a sus pequeñuelos. Era nada más que un árbol, pero tenía la sensibilidad de una madre. Comprendió el grito desesperado del muchacho abandonado a su suerte por los hombres crueles de la tribu araucana.
Con sorpresa el muchacho vio cómo el pehuén empezó a arrancar sus raíces del suelo; una por una las fue sacando de la tierra y cuando estuvo libre empezó a moverse lentamente. moviendo las raíces como si fueran patas, en dirección hacia el casi atemorizado joven mapuche, que nunca había visto caminar a un árbol. Cuando estuvo a su lado. el pehuén, cuyas hojas terminan en afilada punta, extendió sobre el muchacho su ramazón, la dobló hacia abajo, envolviéndolo en tal forma para que no pudiera ser visto por el "nahuel", que ya rondaba por ahí. El mismo ramaje lo protegió contra la nieve que caía; luego soltó frutos de sus piñas, para que comiera. Saciado y tranquilo, el muchacho se durmió apaciblemente.
Cuando despertó, al amanecer, vio que llegaba la madre, que lo había reconocido en el refugio, sin haberlo visto, sino por los zapatos colgados en las ramas bajas del "pehuén", que no se doblaron hacia abajo. Con sus manos hábiles lo desató de sus ligamentos y el muchacho, al verla con la cabeza rapada, comprendió que su padre había muerto y los dos lloraron amargamente la pérdida de su señor, el gran cacique.
Calmados y resignados, la madre agradeció al "pehuén" por su acción piadosa. acarició su estípite y como prueba de su devoción le dejó como ofrenda sus propios zapatos. Con los pies descalzos, hollando la nieve recién caída, madre e hijo regresaron a sus lares. Al principio el "pehuén" caminó junto con ellos, brindándoles protección. Cuando se acercaban a la caverna donde habían esperado la vuelta del padre el árbol se detuvo, hundió lentamente sus raíces en el suelo y quedó ahí. Cuando ambos contaron lo sucedido, la tribu resolvió llamar a aquel lugar "Niuque", el mismo nombre con que el muchacho había llamado al árbol en su desesperación y el nombre quedó por muchos años,
Un día llegaron los "huincas" blancos, quienes, no conociendo la hermosa historia del "pehuén" andante, ni menos el origen del nombre. lo cambiaron por el de Neuquén... que siempre significa madre para los mapuches. Sin embargo, muchos nativos la siguen llamando "niuque", aferrados a sus tradiciones milenarias. De las semillas desprendidas de los sabrosos piñones del árbol que salvó al hijo y los condujo después, junto con la madre, hasta cerca de la cordillera. nacieron infinidad de árboles que formaron los bosques de hoy y de los que muchos persisten, desde cerca de Zapala hasta el Norte, y no sólo embellecen los panoramas con su porte elegante y dan alimento natural a la población, sino que mantienen viva la leyenda de su origen milagroso.




(Extraída de "Leyendas indígenas" de José Lieberman, Centro Editor de América Latina, 1972)

jueves, 2 de julio de 2009

EL GAUCHO JUAN MOREIRA





Juan Moreira en la piel de Rodolfo Bebán.

Juan Moreira fue un gaucho argentino. Nació en el partido bonaerense de San José de Flores y vivió desde niño en el de La Matanza. Su fecha de nacimiento es desconocida. Su vida estuvo llena de injusticias y se la ha considerado como representativa de las sufridas por el gaucho argentino, injusticias que lo llevarían a la muerte en abril de 1874 en Lobos.
Durante cerca de treinta años Moreira llevó una vida tranquila, dedicando su tiempo al trabajo rural hasta conseguir su propio rancho, unas cuantas cabezas de ganado vacuno y algunas hectáreas de campo que destinó a la siembra.
Era una hombre alto y fornido, rubio, de ojos claros, que tomaba poco alcohol y no frecuentaba las pulperías; tenía buenos modales y era habilidoso con la guitarra, motivo por el cual era bien visto por "la Vicenta", de quien se enamoró y con quien se casó, contando con el pleno consentimiento del padre de Vicenta, un hombre muy respetado.
El casamiento con Vicenta sería el inicio de todos sus problemas ya que el Teniente Alcalde de la zona –conocido como Don Francisco- también estaba enamorado de ella y empezó a perseguirlo acusándole de hechos injustificables. La primera multa que recibió de Don Francisco fue por la fiesta de la noche de bodas sin la autorización del Teniente Alcalde, por lo que tuvo que pagar 500 pesos.
En aquel momento Moreira le había prestado a Sardetti, el almacenero del pueblo, unos 10.000 pesos que éste usaría para la compra de frutos del país; Sardetti no devolvía lo prestado por lo que Moreira –sin documentación que lo avalara- presentó la denuncia ante el Teniente Alcalde. No se sabe con certeza si Sardetti y Don Francisco se habían puesto en acuerdo, pero Sardetti negó la deuda y Moreira fue castigado con 48 horas de "cepo" (detención) acusado de reclamar lo que no era suyo. Moreira, indignado por la situación, le juró a Sardetti una puñalada por cada mil pesos que le debía. Cumplió su promesa en un duelo a cuchillo en el propio almacén de Sardetti y a su regreso tuvo que pelear en su rancho contra Don Francisco y cuatro soldados que estaban allí para aprehenderlo. En el enfrentamiento Don Francisco y dos soldados resultaron muertos.
Fue a partir de este momento cuando empezó a ganar fama en la región. De este modo tuvo más peleas, las que siguió ganando, y muchas de las cuales eran desafíos de otros gauchos que querían probar su propia destreza. Con el tiempo empezó a trabajar como guardaespaldas de políticos a cambio de "limpiar su nombre", promesa que nunca fue cumplida.
Moreira tenía sólo un caballo bayo, un pequeño perro llamado "Cacique", un poncho, un facón (característico por su tamaño y la forma en C de su guardamonte) y dos trabucos. Siempre dormía a cielo abierto con su perro "Cacique" que le servía de guardián y jamás desensillaba por si tenía que escapar. Recorrió las ciudades de Navarro, Las Heras, Lobos, 25 de Mayo y pasó algún tiempo en las tolderías del Cacique Coliqueo.
En abril de 1874 el juez de paz de Lobos, Casimiro Villamayor, por orden de Mariano Acosta, gobernador de la provincia de Buenos Aires, envía a 25 hombres que, al mando del comandante Bosch perteneciente a la policía de Buenos Aires, lo rodean en el almacén y pulpería "La Estrella", ubicado en lo que hoy es el Sanatorio Lobos en la intersección de las calles Chacabuco y Cardoner. Juan Moreira peleó con todas sus fuerzas pero justo cuando estaba a punto de saltar la pared que se interponía entre los policías y su caballo es herido por la bayoneta del sargento Chirino, quien le perfora el pulmón izquierdo. Sin embargo, Moreira alcanza a disparar con su trabuco por lo que Chirino pierde un ojo; Moreira cae, logra levantarse y hiere a Eulogio Varela. De esta forma, Moreira se muere después de dos vómitos de sangre y se convierte hasta estos días en uno de los personajes populares más conocidos de la Argentina.
Moreira dejó un hijo, de igual nombre, y a su amada mujer. Los restos mortales se encuentran en el cementerio de Lobos. Sin embargo, se pueden apreciar algunos efectos personales, como dagas, y también su cráneo, en el Museo Juan Domingo Perón, sito en la misma ciudad. En algún momento de su vida fue guardaespaldas del caudillo Adolfo Alsina, cuando era ministro de Guerra y después vicepresidente de la Nación.

miércoles, 1 de julio de 2009

DIA DEL HISTORIADOR







La aparición de la historia es equivalente a la de la escritura, pero la conciencia de estudiar el pasado o de dejar para el futuro un registro de la memoria es una elaboración más compleja que las anotaciones de los templos sumerios. Las estelas y relieves conmemorativos de batallas en Mesopotamia y Egipto ya son algo más aproximado.
El resto de las civilizaciones asiáticas alcanzan la escritura y la historia a su propio ritmo, compilan sus fuentes teológicas en forma de libros sagrados -en ocasiones con partes históricas o sofisticaciones cronológicas , registran sus propios Anales y finalmente su propia historiografía, particularmente la china, que tiene su Heródoto en Sima Qian y alcanzó una definición clásica de historia tipificada, oficial, con el Libro de los Han de Ban Gu (siglo I), que fijó un modelo repetido sucesivamente por los historiadores de los periodos siguientes en veinticinco "historias tipificadas", hasta 1928, en que apareció la última de tan monumental serie.
En la América precolombina, fuera de la civilización maya no hay textos de ningún modo comparables. Rendimos nuestro homenaje a los historiadores de nuestra patria, que hicieron su aporte para difundir los hechos mas relevantes de nuestro pasado como pueblo. A los que escribieron sobre Historia Argentina ( y los que escriben) con autoridad y sabiduría y a los que sin ser profesionales, educados en las Universidades o profesorados, han hecho un relevamiento de los principales hechos culturales, o de cualquier otra índole, que han servido para que pudiéramos conocer profundamente y a lo lejos, en que lugar vivimos, cual es nuestra idiosincrasia y cuáles son nuestras raíces como pueblo.
En mi ciudad recordemos a nuestros primeros relatores de los hechos que dieron nacimiento a la población, que sin ser historiadores profesionales, nos dejaron escritos muy valiosos para conocernos desde nuestros primeros intentos de ser pueblo. Seguramente, desconozco muchos de sus nombres, pero no quiero dejar de citar a quienes recuerdo con mucho cariño y gratitud, al Dr. Juan Carlos Podestá, Alberto Aguirrezábal, Rubén A. Pron, que sigue trabajando y tiene sus raíces profundas en El Trébol y a él regresa , al Ingeniero Heriberto Maurino, factótum de tantos hechos importantes, integrante de las principales instituciones de nuestra ciudad y que escribiera un libro sobre los 100 años, con datos precisos y bien explicados, lo que lo hace imprescindible para recordar y enseñar la Historia de El Trébol. En definitiva, gracias a todos los que nos enseñaron y nos cuentan nuestra historia.