sábado, 30 de mayo de 2009

Raúl Scalabrini Ortiz


Raúl Scalabrini Ortiz nació el 14 de febrero de 1898 en Corrientes, hijo del naturalista Pedro Scalabrini, director del museo de la ciudad de Paraná. Estudió en la Facultad de Ciencias Exactas y se dedicó a la ingeniería hasta que llegó a Buenos Aires y se vinculó al enfrentamiento literario de los grupos Boedo y Florida. Por temperamento y formación estaba más cerca de la gente de la revista "Martín Fierro" que del grupo Boedo. En 1923 publicó el libro de cuentos "La Manga".

Fue periodista en "La Nación", "El Mundo" y "Noticias Gráficas", además de fundar y dirigir el diario "Reconquista".
En "El hombre que está solo y espera" crea un arquetipo de porteño: el hombre de Corrientes y Esmeralda. En los cuadernos de FORJA (Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina, Jauretche decía que Scalabrini "era la mitad de FORJA") publicó trabajos relacionados con los ferrocarriles y el petróleo. En la década de 1930 realiza como intelectual una intensa labor para esclarecer al pueblo que el país era una colonia del Imperio Británico.
En sus obras denunció la farsa perfectamente organizada de un sistema de entrega, dominación extranjera y explotación. Acusaba como cómplice del despojo a "la oligarquía vernácula" y a los que consideraba "personeros intelectuales puestos a su servicio" y, realizando una extraordinaria y paciente labor, expuso desde dónde y como se manejaban los hilos del destino de nuestro país.
Es importante también su libro de poemas "Tierras sin nada, tierra de profetas", que también incluye varios ensayos.
Falleció víctima del cáncer el 30 de mayo de 1959.
Los humildes

Asomado a mi ventana, veo cotidianamente el desfile monótono de una muchedumbre que va por la mañana y vuelve por la tarde.Cuando el viento viene del Sur y el claro cielo destaca su azul sobre los grandes cúmulos blancos, el humo de la chimenea próxima se alza glorioso hacia el zenit y corre hacia el norte. La muchedumbre, displicente, va por la mañana y vuelve por la tarde.
Si el viento llega del Norte, la atmósfera, pesada y turbia, ensucia el horizonte y la columna de humo huye al Sur, penosamente, sobre los tejados. La muchedumbre va por la mañana y vuelve por la tarde.En el invierno las lluvias arrecian, las ventanas se cierran, las flores desaparecen de los balcones y los árboles deshojados jalonan tristemente las calles. Bajo la inclemencia del tiempo, tiritando, la muchedumbre va por la mañana y vuelve por la tarde.
El sol vuelca en el verano su cálido aliento y llena de reverberaciones las calles. Las sombras violentas de los edificios varían las perspectivas. Sudorosa, la muchedumbre va por la mañana y vuelve por la tarde.
Cuando era niño y lo contemplaba todo con mis grandes ojos indiferentes, no prestaba atención a la muchedumbre que iba por la mañana y volvía por la tarde.Al presente, pienso a menudo en esa muchedumbre triste, resignada, siempre variable y aparentemente la misma, que va por la mañana y vuelve por la tarde.Pasarán los años. Mi recuerdo se borrará, porque hasta los pocos que pudieran conservarlo, pasarán también. Y la muchedumbre irá por la mañana y volverá por la tarde.

Raúl Scalabrini Ortiz

(De "La manga")

Fuente: http://www.ar.geocities.com

jueves, 28 de mayo de 2009

DON GREGORIO BENITEZ





DON GREGORIO BENITEZ


Era don Gregorio Benitez, uno de los personajes mas conocidos de nuestro pueblo. Nadie sabía exactamente su fecha de nacimiento ni dónde había venido al mundo.
Trabajó desde que se tenga memoria en la Estancia Las Taperitas como cabañero, encargado del cuidado de los animales de plantel. Soltero el hombre, recuerdan quienes lo conocieron que cuando le aconsejaban que se buscara una novia y se casara, él siempre les respondía que no sentía tal necesidad, aunque “nocheras no me faltan”, respondía con picardía.
En la Estancia Las Taperitas funcionaba hasta hace algunos años, una escuela primaria, cerca de allí, en la cabaña vivía Don Gregorio. Cuando los chicos salían de la escuela pasaban por la casa del gaucho cabañero y se ponían a conversar con él porque era muy cariñoso y como conocía a sus familias por ser sus compañeros de trabajo, les preguntaba por sus padres y hermanos, si se encontraban bien y les enviaba sus saludos. A veces los niños le hacía preguntas sobre su vida o su trabajo y él amablemente les contestaba.
Era un gaucho de verdad, respetuoso con los superiores en su trabajo y muy compañero de los demás peones, cuando algún amigo se iba de este mundo, nunca faltaba a su velorio y sepelio, muy condolido mostraba sus lágrimas.
Amaba su trabajo y a los animales, por eso era muy respetado por los patrones y encargados. Su día comenzaba muy temprano haciendo la recorrida por la cabaña, llegándose hasta el cementerio de animales para recoger algún pedazo de carne para los perros y gatos que eran sus acompañantes en la casa.
Una de sus funciones era la de cuidador de los toros de plantel de la estancia y amansaba las vaquillonas para ser presentadas en las Exposiciones Rurales de la zona. Se lo recuerda aún saliendo por las mañanas con un manto de escarcha sobre el campo, a recorrer alambrados y aguadas, mirando si había parido alguna vaca, o si había alguna enferma o lastimada. Sus elementos de trabajo eran como todo peón de campo que se precie, las tenazas, la california, para tirar las torniquetas y tensar algún alambrado flojo, el curabicheras para matar los gusanos de las heridas y el muy necesario cuchillo verijero, para todo tipo de corte que tuviera que realizar.
No le afectaban los inviernos tan crudos de esos tiempos ni tampoco los calurosos veranos. Siempre listo para salir a realizar sus tareas después de unos amargos al lado del fogón, no lo paraban ni los grandes temporales de junio, tan fríos y lluviosos como se saben dar en esta zona y se dice que por aquélla época parecían mas fríos y mas largos.
Debía montar su fiel nochero y salir al campo a buscar los caballos para trabajar durante el día y ponerle la cara al viento y a la llovizna, echándose atrás el ala de su sombrero, pegaba unos gritos arreando a los caballos para el corral .
No usaba los perros para traer los caballos, se guiaba por el cencerro de la yegua madrina y a élla le gritaba, haciendo que obedeciera al trote y la siguiera la tropilla.
Tenía sus habilidades don Gregorio Benitez, también era domador. Domaba los potros sin miedo y con paciencia, al sacarlos campo afuera, no era fácil que alguno lo volteara y lo golpeara. Dicen los que lo vieron jinetear que , cuando los corcovos del potro lo sacaban del lomo, sabía caer bien parado. Usaba sus espuelas para sacarles las cosquillas a los baguales, y eso era porque se las aguantaba el hombre.
Cuentan que había en la estancia un potro muy famoso por lo bravo, llamado Sancacho, nadie se le quedaba en el lomo en cuanto comenzaba a tirar corcovos , pero él lo supo montar y aguantó como clavado, hasta que el potro se cansó.
Don Benitez era muy hospitalario y tenía siempre su fogón encendido. En cuanto se arrimaba algún amigo ahí nomás lo invitaba con su asado, su puchero o un trago de vino. También era soguero don Gregorio, como un gaucho bien completo, sabía trabajar el cuero crudo, sacando finísimos tientos para hacer botones y adornos para las cabezadas, riendas, cinchas y bozales que lindamente trabajaba.
En los últimos años de su vida en la estancia , donde vivía desde siempre, se dedicaba casi exclusivamente a los trabajos en cuero, con su ya débiles manos de anciano lúcido pero ya cargado de años, no se sabía cuántos, porque no había datos de su nacimiento. Pese a la fragilidad que le daban sus años, por las tardes de domingo, rumbeaba para el pueblo montado en su manso tordillo, luciendo su mejor bombacha de tres paños, camisa blanca, pañuelo al cuello, su negro sombrero ala 10, su rastra llena de monedas y su infaltable facón cruzado atrás en la cintura. Lo recuerdo muy bien en esos tiempos usando también una campera de cuero marrón y botas de caña alta del mismo color, yendo al pasito nomás camino a la cancha de fútbol del C.A. El Expreso.
Al final de sus días, ya le costaba mucho subir a caballo pero su fiel tordillo lo esperaba pacientemente hasta que pudiera montar.
Pero un día su pequeño cuerpo ya no soportó realizar ni los trabajos mas simples en la estancia que fue su casa, y a la que le dio los mejores años de su larga vida…. entonces con toda la tristeza en su vieja mirada , llegó a alojarse al Hospital Samco de nuestra ciudad, donde fue recibido con mucho cariño.
Luego de unos pocos años de vivir y ser cuidado allí, y ya teniendo algunos más de 100, según lo que calculaba la gente de la Estancia Las Taperitas, dejó de existir en Marzo de 1988, este gaucho pequeño de estatura, pero grande en todos los actos de su simple vida. Que Dios lo tenga en su gloria don Gregorio Benitez!!

Autor: Néstor Coscia
Edición: Lydia Musachi

miércoles, 27 de mayo de 2009

LAS RADIOS DE LA PATAGONIA

Rada Tilly- Chubut









Martín Lértora, un puntal de nuestra cultura nacional desde Rada Tilly, provincia de Chubut.
que nos ayuda a conocer mejor nuestra música folklórica desde su página de internet, nos ha enviado un relato de como funcionaban y funcionan hoy las radios en la Patagonia. Como soy una gran admiradora de la radio por ser uno de los principales medios de comunicación de las zonas mas alejadas de nuestro país, elegí compartirlo con todos Uds. Gracias Martín.
AQUELLAS RADIOS DE LA PATAGONIA

Hace 50 años, dominaba el éter de toda la Patagonia la "Compañía Broadcasting de la Patagonia", que componían LU4 de Comodoro Rivadavia, LU12 de Río Gallegos, LU8 de Bariloche y LU5 de Neuquén, hasta que en 1963 el ex Conart (ahora Comfer) abrió las ondas hertzianas a las nuevas emisoras instaladas en Villa Regina, General Roca, Cipolletti y Viedma, aquí en Río Negro, así como en el Chubut y Santa Cruz a las que llamaron "de reducida potencia", pero que cambiaron el panorama radiofónico de la región. Aquellas cuatro radios que mencionamos al principio de esta nota tenían rendidores equipos que prácticamente nunca se rompían (a prueba de malos tratos), a los que solamente se les cambiaban muy de tanto en tanto sus lámparas, las que obviamente había que pedirlas a Buenos Aires. Su potencia de salida al aire era de 5 kilovatios y tenían un mástil irradiante (antena) altísimo, lo que amplificaba su poder emisor. La radio de Río Gallegos cumplía con holgura la cobertura de Santa Cruz y Tierra del Fuego, aunque la caprichosidad de las ondas de amplitud modulada permitía que en ocasiones se escuchara en Santiago del Estero y a veces llegara con no mucha claridad al estrecho magallánico, obviamente mucho más cerca. Para ello se le daba suma importancia a la calibración del equipo.La función socialEran emisoras de fomento y cumplían una función social de relevancia. No sólo transmitían música e información, sino también noticias para el hombre de campo en esas vastedades sureñas, entonces despobladas y alejadas de los centros poblados, donde el vivaqueo era obligado. La profunda ruralia dependía de los mensajes radiales y cada emisora tenía su horario especial. Era común escuchar un mensaje como el que sigue: "Viaja esta noche a la estancia "La Máquina" de Cañadón Ferrais, el señor Estévez. Lleva antisárnicos". Constituía una misiva muy importante, ya que el capataz sabía que tenía que estar en la ruta 3, a las 2 de la mañana, pues Estévez (mayordomo de la estancia) saldría de Comodoro a la medianoche por Transportes Patagónicos. Traería consigo el polvo "Cooper" para curar las ovejas, las que tendrían que estar embretadas o en los potreros aledaños. El viejo Studebaker resoplaría en esa madrugada en los 30 kilómetros que separaban la ruta 3 (aún de ripio) y el casco de "La Máquina".Hubo otros tipos de mensajes, algunos insólitos, como éste que recuerdo muy bien: "El sábado viaja a paraje Hóldich, Juan Sepúlveda Contreras, que Emelina lo espere con el cura". Se trataba de un ciudadano chileno, novio ansioso que pedía a su novia connacional que lo esperara con el sacerdote. Quería llegar y casarse enseguida. La referencia del religioso era porque allí cerca (en la estancia Hóldich) había de todo, hasta cura. *Pero volvamos a la Compañía Broadcasting de la Patagonia, mencionando que según se comentaba con visos de seriedad que el paquete accionario mayor de esta empresa comunicacional pertenecía a la Sociedad Anónima Importadora y Exportadora de la Patagonia, en buen romance "La Anónima", hoy dedicada a la actividad mercadista, cuyo asiento era Comodoro y sus nombres propios Menéndez Behety, también propietaria de varias estancias, entre ellas la mencionada líneas atrás con -se decía- más de 100.000 cabezas de ganado ovino.El primer multimediosEl primer multimedios del país (un vocablo de estos tiempos) podría decirse que fue Editorial Haynes Sociedad Anónima, ya que era propietaria de LR1 Radio "El Mundo". Editaba el diario "El Mundo" un tabloide que andaba "cabeza a cabeza" en ese entonces con "Clarín" y además adquirió a LU4 y LU12 y es probable (no me consta) que también haya hecho lo mismo con LU5 y LU8. Luego, ambas fueron vendidas separadamente a Radio Belgrano y más tarde revendidas a Radio Splendid y aquí sí entró en el negocio la emisora de la capital de la vecina provincia.La radio comodorense fue maestra del perifoneo. En su crisol se moldeó mucha gente de radio y hubo un tiempo en que los locutores de la entonces capital del petróleo efectuaron pasantías en la potente emisora de la calle Maipú 555. Tuvo LU4 dos locutores emblemáticos, que fueron "Tita" Sánchez (nombre verdadero) y Carlos Campos (Raúl Aníbal Zamora), quienes en más de una década (entre el 45 y el 55) fueron sus voces distintivas.Luego llegarían otras también destacadas, como las de Carlos Omar Bareillis, Jorge Cañete y la de ese gran escritor Aníbal Forcada, autor de "Más allá del Colorado" -lamentablemente desaparecido- que triunfó también en LU5, la radio de la Confluencia. Pero la más destacada en el ámbito nacional fue la de Rubén Josa (Rubén Aldao), presentador hasta no hace mucho tiempo de un ciclo de cine nacional por ATC.Actualmente, LU4 está "aggiornada" con una potencia de 25 kilovatios y en los atardeceres invernales por el centro del dial -en los 850 kilociclos- se puede escuchar con cierta nitidez. Su denominación es LU4 Radio Patagonia Argentina. La misma que junto con LU12 de Río Gallegos tuvieron un protagonismo excepcional hace 21 años, cuando llevaron mensajes de fe, esperanza y afecto a nuestros soldados apostados en el irredento archipiélago malvinense.Avelino Noel Sierra(Locutor de LU 4 entre 1951 y 1959)


* ("El Mensajero" sigue prestando sus servicios en la AMs de la zona)

domingo, 24 de mayo de 2009

LA SEMANA DE MAYO DE 1810











La Semana de Mayo es la semana que transcurre entre el 18 y el 25 de mayo de 1810, que se inició con la confirmación de la caída de la Junta de Sevilla y desembocó en la destitución de Cisneros y la asunción de la Primera Junta.
El 14 de mayo arribó al puerto de Buenos Aires la goleta de guerra británica HMS Mistletoe procedente de Gibraltar con periódicos del mes de enero que anunciaban la disolución de la Junta de Sevilla al ser tomada esa ciudad por los franceses, que ya dominaban casi toda la Península, señalando que algunos diputados se habían refugiado en la isla de León en Cádiz. La Junta era uno de los últimos bastiones del poder de la corona española, y había caído ante el imperio napoleónico, que ya había alejado con anterioridad al rey Fernando VII mediante las Abdicaciones de Bayona. El día 17 se conocieron en Buenos Aires las noticias coincidentes llegadas a Montevideo el día 13 en la fragata británica HMS John Paris, agregándose que los diputados de la Junta de Sevilla habían sido rechazados estableciéndose una Junta en Cádiz. Se había constituido un Consejo de Regencia de España e Indias, pero ninguno de los dos barcos transmitió esa noticia. Cisneros intentó ocultar las noticias estableciendo una rigurosa vigilancia en torno a las naves de guerra británicas e incautando todos los periódicos que desembarcaron de los barcos, pero uno de ellos llegó a manos de Manuel Belgrano y de Juan José Castelli. Éstos se encargaron de difundir la noticia, que ponía en entredicho la legitimidad del virrey, nombrado por la Junta caída.
También se puso al tanto de las noticias a Cornelio Saavedra, jefe del regimiento de Patricios, que en ocasiones anteriores había desaconsejado tomar medidas contra el virrey. Saavedra consideraba que, desde un punto de vista estratégico, el momento ideal para proceder con los planes revolucionarios sería el momento en el cual las fuerzas napoleónicas lograran una ventaja decisiva en su guerra contra España. Al conocer las noticias de la caída de la Junta de Sevilla, Saavedra consideró que el momento idóneo para llevar a cabo acciones contra Cisneros había llegado. El grupo encabezado por Castelli se inclinaba por la realización de un cabildo abierto, mientras los militares criollos proponían deponer al virrey por la fuerza.
Viernes 18 de mayo
Ante el nivel de conocimiento público alcanzado por la noticia de la caída de la Junta de Sevilla, Cisneros realizó una proclama en donde reafirmaba gobernar en nombre del rey Fernando VII, para intentar calmar los ánimos.
Sábado 19 de mayo
Tras pasar la noche tratando el tema, durante la mañana (sin dormir) Saavedra y Belgrano se reunieron con el alcalde de primer voto Juan José de Lezica y Castelli con el síndico procurador, Julián de Leyva, pidiendo el apoyo del Cabildo para gestionar ante el virrey un cabildo abierto, expresando que de no concederse, lo haría por sí solo el pueblo.
Domingo 20 de mayo
Demanda ante el virrey Cisneros por la realización de un Cabildo Abierto.
Lezica transmitió a Cisneros la petición que había recibido, y éste consultó a Leyva, quien se mostró favorable a la realización de un cabildo abierto. Antes de tomar una decisión el virrey citó a los jefes militares para que se presenten a las siete horas de la tarde en el fuerte.
Lunes 21 de mayo
Invitación al Cabildo abierto del 22 de mayo.
A las 3, el Cabildo inició sus trabajos de rutina, pero se vieron interrumpidos por 600 hombres armados, agrupados bajo el nombre de "Legión Infernal", que ocuparon la Plaza de la Victoria, hoy Plaza de Mayo, y exigieron a gritos que se convocase a un Cabildo Abierto y se destituyese al virrey Cisneros. Llevaban un retrato de Fernando VII y en el ojal de sus chaquetas una cinta blanca que simbolizaba la unidad criollo-española. Entre los agitadores se destacaron Domingo French y Antonio Beruti.
Martes 22 de mayo
De los 450 invitados al cabildo abierto solamente participaron unos 251. French y Beruti, al mando de 600 hombres armados con cuchillos, trabucos y fusiles, controlaron el acceso a la plaza, con la finalidad de asegurar que el cabildo abierto fuera copado por criollos.
El cabildo abierto se prolongó desde la mañana hasta la medianoche, contando con diversos momentos, entre ellos la lectura de la proclama del Cabildo, el debate, "que hacía de suma duración el acto", como se escribió en el documento o acta, y la votación, individual y pública, escrita por cada asistente y pasada al acta de la sesión.
Miércoles 23 de mayo
Tras la finalización del Cabildo abierto se colocaron avisos en diversos puntos de la ciudad que informaban de la creación de la Junta y la convocatoria a diputados de las provincias, y llamaba a abstenerse de intentar acciones contrarias al orden público.
Jueves 24 de mayo
El día 24 el Cabildo, a propuesta del síndico Leyva, conformó la nueva Junta, que debía mantenerse hasta la llegada de los diputados del resto del Virreinato. Estaba formada por:
Presidente y comandante de armas: Baltasar Hidalgo de Cisneros
Vocales: Cornelio Saavedra (criollo), Juan José Castelli (criollo), Juan Nepomuceno Solá (español) y José Santos Incháurregui (español).
Viernes 25 de mayo
Durante la mañana del 25 de mayo, una gran multitud comenzó a reunirse en la Plaza Mayor, actual Plaza de Mayo, liderados por los milicianos de Domingo French y Antonio Beruti. Se reclamaba la anulación de la resolución del día anterior, la renuncia definitiva del virrey Cisneros y la formación de una Junta de gobierno. El historiador Bartolomé Mitre afirmó que French y Beruti repartían escarapelas celestes y blancas entre los concurrentes; historiadores posteriores ponen en duda dicha afirmación pero sí consideran factible que se repartieran distintivos entre los revolucionarios. Ante las demoras en emitirse una resolución, la gente comenzó a agitarse, reclamando:
"¡El pueblo quiere saber de qué se trata!"
La multitud invadió la sala capitular, reclamando la renuncia del virrey y la anulación de la resolución tomada el día anterior.
El Cabildo se reunió a las nueve de la mañana y reclamó que la agitación popular fuese reprimida por la fuerza. Para esto se convocó a los principales comandantes, pero éstos no obedecieron las órdenes impartidas. Varios, entre ellos Saavedra, no se presentaron; los que lo hicieron afirmaron que no sólo no podrían sostener al gobierno sino tampoco a sí mismos, y que en caso de intentar reprimir las manifestaciones serían desobedecidos.
Cisneros seguía resistiéndose a renunciar, y tras mucho esfuerzo los capitulares lograron que ratificase y formalizace los términos de su renuncia, abandonando pretensiones de mantenerse en el gobierno. Esto, sin embargo, resultó insuficiente, y representantes de la multitud reunida en la plaza reclamaron que el pueblo reasumiera la autoridad delegada en el Cabildo Abierto del día 22, exigiendo la formación de una Junta. Además, se disponía el envío de una expedición de 500 hombres para auxiliar a las provincias interiores.
La composición de la Primera Junta surge de un escrito presentado por French y Beruti y respaldado por un gran número de firmas. Sin embargo, no hay un criterio unánime entre los historiadores sobre la autoría de dicho escrito. Algunos como Vicente Fidel López sostienen que fue exclusivamente producto de la iniciativa popular. Para otros, como el historiador Miguel Ángel Scenna, lo más probable es que la lista haya sido el resultado de una negociación entre tres partidos, que habrían ubicado a tres candidatos cada uno: los carlotistas, los juntistas o alzaguistas, y el "partido miliciano". Belgrano, Castelli y Paso eran carlotistas. Los partidarios de Álzaga eran Moreno, Matheu y Larrea. No hay duda de que Saavedra y Azcuénaga representaban al poder de las milicias formadas durante las invasiones inglesas; en el caso de Alberti, esta pertenencia es más problemática.
El reglamento que regiría a la Junta fue, a grandes rasgos, el mismo que se había propuesto para la Junta del 24, añadiendo que el Cabildo controlaría la actividad de los vocales y que la Junta nombraría reemplazantes en caso de producirse vacantes. La Primera Junta estaba compuesta de la siguiente manera:
Presidente
Cornelio Saavedra
Vocales
Dr. Manuel Alberti
Cnel. Miguel de Azcuénaga
Dr. Manuel Belgrano
Dr. Juan José Castelli
Domingo Matheu
Juan Larrea
Secretarios
Dr. Juan José Paso
Dr. Mariano Moreno
La Junta estaba conformada por representantes de diversos sectores de la sociedad: Saavedra y Azcuénaga eran militares, Belgrano, Castelli, Moreno y Paso eran abogados, Larrea y Matheu eran comerciantes, y Alberti era sacerdote.
Acto seguido, Saavedra habló a la muchedumbre reunida bajo la lluvia, y luego se trasladó al Fuerte entre salvas de artillería y toques de campana.La Semana de Mayo que culminara con la formación de la PRIMERA JUNTA DE GOBIERNO PATRIO, el 25 de mayo de 1810, marca para los argentinos el comienzo de una larga lucha por la LIBERTAD. VIVA LA PATRIA!!!!!

sábado, 23 de mayo de 2009

ATAHUALPA YUPANQUI






La Tumba que guarda sus restos en Cerro Colorado, al lado de Santiago Ayala, El Chúcaro.

Atahualpa Yupanqui, (Héctor Roberto Chavero), nació en Pergamino (Prov. Buenos Aires) el 22 de enero de 1908. Cantor, guitarrista, poeta, compositor, recopilador. Hizo sus primeros estudios musicales con el Padre Rosáenz. Más tarde aprendió guitarra en Junín (Prov. Buenos Aires) con Bautista Almirón. En 1918 su familia se trasladó a Tucumán. En 1923 murió su padre, por lo que tornó a radicarse con los suyos en Junín. En 1926 escribió Camino del indio. Emprendió un viaje a Jujuy, Bolivia y los Valles Calchaquíes. En 1931 recorrió Entre Ríos, afincándose un tiempo en Tala. Participó en la fracasada sublevación de los hermanos Kennedy, por lo que debió exiliarse en Uruguay. Pasó por Montevideo, para luego dirigirse al interior oriental y el sur del Brasil. En 1934 reingresó a la Argentina por Entre Ríos y se radicó en Rosario (Prov. Santa Fe). En 1935 se estableció en Raco (Prov. Tucumán) Pasó brevemente por la ciudad de Buenos Aires -donde diversos intérpretes comenzaban a popularizar sus canciones- para actuar en radio. Recorrió después Santiago del Estero, para retornar por unos meses a Raco en 1936. Realizó una incursión por Catamarca, Salta y Jujuy. Más tarde visitó nuevamente el Altiplano en busca de testimonios de las viejas culturas aborígenes. Retornó a los Valles Calchaquíes, recorrió a lomo de mula los senderos jujeños y residió por un tiempo en Cochangasta (Prov. La Rioja). A principios de la década del '40, en Tucumán se casó con María Martínez, pero el matrimonio fracasó. Poco después conoció en Córdoba a Paule Pepin Fitzpatrick, "Nenette", quien sería su definitiva compañera y colaboradora musical con el seudónimo "Pablo Del Cerro". Algo más tarde se editó "Piedra sola", su primer libro. En 1944, durante otra incursión por las provincias del noroeste creó El arriero. A poco debió abandonar Raco, episodio que dio origen a sus sentidas zambas Adiós Tucumán y La añera (1946). Enfrentado al régimen militar triunfante, desde 1946 a 1949, sufrió persecuciones, proscripción y cárcel. En 1950 pasó a Uruguay y desde allí a Europa. En París, Edith Piaf le dio la oportunidad de compartir el escenario, debutando en junio de ese año. A partir de allí, realizó varias giras por el Viejo Continente. Regresó a Buenos Aires en 1952. A causa de sus críticas fue expulsado del Partido Comunista, lo que le facilitó el reingreso a las radios, pero le valió las críticas de propios y extraños, que no sabían dónde encasillarlo. Así en 1956, derrocado el peronismo, también fue perseguido por los militares antiperonistas. Pasó unos años alternando entre sus residencias de Buenos Aires y de Cerros Colorados (Prov. de Córdoba), hasta que en 1963/64 emprendió una serie de viajes a Colombia, Japón, Marruecos, Egipto, Israel e Italia. En 1965 se editó el disco El payador perseguido. Durante 1967 recorrió en giras toda España, para luego instalarse casi definitivamente en París con periódicos regresos a la Argentina que, con el advenimiento en 1976 de la dictadura militar, se hicieron menos frecuentes. Recién en 1979 volvió a presentarse en su país. Sus actuaciones en Europa comenzaron a espaciarse a causa de algunos trastornos de salud. En 1986 Francia lo condecoró como Caballero de la Orden de las Artes y las Letras. En 1987 volvió al país para recibir el homenaje de la Universidad de Tucumán. Debió internarse en Buenos Aires en 1989 para superar una dolencia cardíaca, pese a lo cual en enero de 1990 participó en el Festival de Cosquín. En noviembre de ese año murió Nenette. Sin embargo, a los pocos días Yupanqui cumplió un compromiso artístico en París. Volvió a Francia en 1992 para actuar en Nimes pero se indispuso y allí murió el 23 de mayo. Por su expreso deseo, sus restos fueron repatriados y descansan en Cerros Colorados. Dejó innumerables obras para el cancionero argentino de raíz folklórica. Como escritor, publicó Piedra sola (1940), Aires indios (1943), Cerro Bayo (1953), Guitarra (1960), El canto del viento (1965), El payador perseguido (1972) y La Capataza, (1992).

Autor: Emilio Pedro Portorrico (*)
"Diccionario Biográfico de la Música Popular de Raíz Folklórica"

TIEMPO DEL HOMBRE

La partícula cósmica que navega en mi sangre
es un mundo infinito de fuerzas siderales.
Vino a mí tras un largo camino de milenios
cuando, tal vez, fui arena para los pies del aire.
Luego fui la madera. Raíz desesperada.
Hundida en el silencio de un desierto sin agua.
Después fui caracol quién sabe dónde.
Y los mares me dieron su primera palabra.
Después la forma humana desplegó sobre el mundo
la universal bandera del músculo y la lágrima.
Y creció la blasfemia sobre la vieja tierra.
Y el azafrán, y el tilo, la copla y la plegaria.
Entonces vine a América para nacer en Hombre.
Y en mí junté la pampa, la selva y la montaña.
Si un abuelo llanero galopó hasta mi cuna,
otro me dijo historias en su flauta de caña.
Yo no estudio las cosas ni pretendo entenderlas.
Las reconozco, es cierto, pues antes viví en ellas.
Converso con las hojas en medio de los montes
y me dan sus mensajes las raíces secretas.
Y así voy por el mundo, sin edad ni destino.
Al amparo de un Cosmos que camina conmigo.
Amo la luz, y el río, y el silencio, y la estrella.
Y florezco en guitarras porque fui la madera.
Atahualpa Yupanqui

Casa Museo de Don Atahualpa Yupanqui
La casa en el Cerro Colorado Departamento Río Seco Provincia de Córdoba Argentina, donde Don Ata viviera y guardara sus mas caros sentimientos es ahora un Museo. Agua Escondida es el nombre de la Casa que Atahualpa utilizaba como refugio después de sus viajes por distintos lugares del mundo. Dentro de esta morada, se pueden encontrar pertenencias personales del famoso compositor y poeta con muros tapizados de nostalgia y sentimiento. Desde un cuadro pintado y autografiado para el por Benito Quinquela Martín hasta su guitarra personal. Ademas fotografías con artistas famosos, un retrato de Andrés Segovia, distintas publicaciones de libros, discos de época, partituras de sus bellas canciones populares. La Casa Museo del Maestro Atahualpa Yupanqui puede visitarse todos los días de 10 de la mañana a 18 horas. Las visitas son guiadas por personal idóneo que va explicando distintas anécdotas de su vida y narra variados pasajes de la historia y el vivir de Don Atahualpa Yupanqui con música de fondo de grabaciones del poeta. La casa esta enmarcada en un paisaje pintoresco y típico del cerro colorado y musicalizado por el murmullo de las aguas cristalinas del Río de Los Tártaros ó "Agua Escondida" como el famoso cantautor lo bautizo. Cave destacar que este destino turístico en la zona norte de Córdoba juntamente con las Pictografías ó Dibujos de Arte Rupestre pintadas por los aborígenes Comechingones y Sanavirones es visitado por turistas de todas partes del mundo. Partiendo de la Ciudad de Córdoba Capital por la carretera Nº 9, se recorre una distancia de 150 Km. hasta la localidad de Santa Elena. Luego doblando hacia la izquierda 10 Km. más también por ruta asfaltada se llega a esta reserva ecológica colmada de paz y respeto por lo natural y ancestral... "Caminiaga, Santa Elena, El Churqui, Rayo Cortado: no hay pago como mi pago. ¡Viva el Cerro Colorado!."
























jueves, 21 de mayo de 2009

SIMBOLOS PATRIOS


LA ESCARAPELA ARGENTINA

EL 18 DE MAYO ES EL DIA DE LA ESCARAPELA,
el origen de los colores de la escarapela y las razones por las que fueron elegidos para simbolizar a la Patria no pueden establecerse con precisión.Entre muchas versiones, una afirma que los colores blanco y celeste fueron adoptados por primera vez durante las invasiones inglesas (1806-1807) por los Patricios, el primer cuerpo de milicia urbana del Río de la Plata y que luego empezaron a popularizarse entre los nativos. Se dice también que la escarapela argentina fue utilizada por primera vez por un grupo de damas de Buenos Aires al presentarse a una entrevista con el entonces coronel Cornelio de Saavedra, jefe del regimiento de Patricios, el 19 de mayo de 1810.
Lo cierto es que el 13 de febrero de 1812 Manuel Belgrano -mediante una nota- solicitó al Triunvirato que se fije el uso de la escarapela nacional. "Manuel Belgrano no vio el cielo celeste y las nubes blancas, y en esto se inspiro para crear la Bandera nacional (...)"Se fundaba en que los cuerpos del ejército usaban escarapelas de distintos colores y que era necesario uniformarlos a todos, puesto que defendían la misma causa. El 18 de febrero de ese año, el Gobierno resolvió reconocer la Escarapela Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata con los colores blanco y azul celeste.
“(...) Entusiasmado con la medida, Belgrano diseñó una bandera con los mismos colores y la hizo jurar el 27 de febrero. Ese mismo día, el Triunvirato ordenó a Belgrano hacerse cargo del Ejército del Norte, desmoralizado después de la derrota de Huaqui. El general emprendió la marcha al norte de inmediato y, por esta razón, no se enteró del rotundo rechazo del gobierno a la nueva bandera.”
Ese 27 de febrero de 1812 Belgrano inauguró las baterías Libertad e Independencia e informó al Gobierno: "Siendo preciso enarbolar la bandera, y no teniéndola, la mandé hacer celeste y blanca, conforme a los colores de la escarapela nacional..."
"(...) Los colores nacionales se usaron en la Argentina desde 1811, en la escarapela famosa erróneamente atribuida a la distribución de French y Beruti del año anterior. Provenían de los colores borbónicos, de la casa de Fernando VII (rey ausente de España). La escarapela blanca y celeste ya había sido utilizada por Pueyrredón y otros camaradas durante las Invasiones Inglesas. La escarapela es creada por decreto el 18 de febrero de 1812 (...)

martes, 19 de mayo de 2009

MARIO BENEDETTI


Ayer 18 de mayo de 2009, falleción en Montevideo a los 88 años el gran poeta uruguayo Mario Benedetti.

La cuestión que hoy asombra a miles de libreros era previsible y responde a un extraño fenómeno que ya se ha desarrollado en otras ocasiones: desde el pasado domingo, el sector editorial debe responder a la fuerte demanda existente en lo que a libros de Mario Benedetti respecta. Lo recordamos con este hermoso poema:


ALGUIEN


Alguien limpia la celda de la tortura

que no quede la sangre ni la amargura

alguien pone en los muros el nombre de élla

ya no cabe en la noche ninguna estrella

alguien limpia su rabia con un consejo

y la deja brillante como un espejo

alguien piensa hasta cuando alguien camina

suenan lejos las risas una bocina

y un gallo que propone su canto en hora

mientras sube la angustia la voladora

alguien piensa en afuera que allá no hay plazo

piensa en niños de vida y en un abrazo

alguien quiso ser justo no tuvo suerte

es difícil la lucha contra la muerte

alguien limpia la celda de la tortura

lava la sangre pero no la amargura.


Mario Benedetti
//

domingo, 17 de mayo de 2009

ANTONIO JULIO MUSACHI



















A mi padre

Hoy 17 de mayo de 2009, mi querido viejo cumpliría 87 años. Nació en Las Bandurrias, un pequeño pueblo a 18 Km del que fuera luego el lugar de sus amores, su pueblo, El Trébol. Hijo de tamberos de una gran estancia, penúltimo de 13 hermanos y el que se hizo cargo de su hermano menor cuando fallecieron sus padres. Eligió seguir con el oficio de tambero, buen ordeñador, hermosa persona. Taurino de ley, arremetió la vida con todas sus fuerzas. Trabajó sin pausas, a los 21 años emigró a la provincia de Bs. As. donde conoció a mi madre y se casaron, cuando él tenía apenas 23 años y volvió con élla al pueblo. Su lugar el campo, un tambo y los hijos que fueron llegando por amor. No tuvieron tantos de casualidad, adoraba los niños, aunque sabía ponernos límites. Soñador, empedernido lector hasta que el sueño lo vencía. También supo montar un bagual y cuidar su bayo para los domingos ir a las cuadreras. Mis recuerdos me llevan a la alegría de compartir con él y los dos hermanos que me siguen "en orden de cigüeña", las salidas en sulky nuevo y brillante, color bordeaux, para llegar a la "cancha de carreras", que estaba bordeando el camino a Centeno, la vieja y desgastada Ruta Provincial 40.
Viejo querido, nos dejaste a tus jóvenes 49 años, tu cuerpo dijo basta a tanto trabajo e intemperies y a tu único gran vicio, el cigarrillo. Me dejaste el mandato de cuidar de mis hermanos como lo hubiera hecho él, depositando en mí toda tu confianza. Hoy te digo querido padre mío, que creo haber cumplido y pienso seguir haciéndolo hasta que nos volvamos a encontrar. Que la Paz reine en tu cielo.


Lydia Musachi, la mayor de tus 10 hijos. Y como si hubiera sido en tu homenaje mi querido amigo Orlando Vera Cruz escribió y canta esta zamba que me llega al alma.


ZAMBA DEL TAMBERO





Yo quiero cantarte tambero


curtido señor de las chacras


que junto con tu compañera


tantas madrugadas los viera ordeñar.


Entre el mugir el vacaje


me gusta escuchar de mañana


cuando tu pecho se enciende


suelta a cuatro vientos una valesana.


Esta zamba nacida en tu nombre


tiene gusto al alfalfar


y en el campo que gastas tu vida


por sobre el sembrado


se suele escuchar


al viento que agita los pastos


gritando tambero, tambero al pasar.


El pueblero no sabe tambero


lo que es ordeñar entre el barro


con lluvias que se calan hondo


y fríos que agrietan tus manos.


Primero llegaron los vascos,


suizos, valesanos vinieron


Italia nos dio piamonteses,


lombardos, furlanos dejaron su suelo.


Esta zamba nacida en tu nombre


tiene gusto al alfalfar y en el campo


que gastas tu vida


por sobre el sembrado


se suele escuchar


al viento que agita los pastos


gritando tambero, tambero al pasar.


Letra y música: Orlando Vera Cruz

martes, 12 de mayo de 2009

ALMAFUERTE


Pedro Bonifacio Palacios (Almafuerte)
Pedro Bonifcacio Palacios nació en San Justo, provincia de Buenos Aires, Argentina, el 13 de mayo de 1854 y falleció a los los 62 años, el 28 de febrero de 1917.
Almafuerte es el pseudónimo que mayor popularidad alcanzó, aunque no fue el único que utilizó a lo largo de su vida (sobre todo, en la actividad periodística).
Fue criado por parientes, ya que sufrió la muerte de su madre cuando él era aún pequeño y el abandono de su padre. La primera meta que se impuso fue la de destacarse en la pintura, pero no tuvo el éxito que esperaba: la beca oficial que solicitó para viajar a Europa le fue negada. Por lo tanto, siguiendo su vocación y sin título oficial, se decicó a la docencia: tenía sólo 16 años cuando comenzó a dirigir una pequeña escuela en Chacabuco (donde, en 1884, tuvo la posibilidad de conocer a Domingo Faustino Sarmiento).
Tiempo después, Almafuerte dejó esta ciudad para mudarse a La Plata: allí lo esperaba el diario "Buenos Aires" y, más tarde, la dirección del diario "El Pueblo". Su actividad periodística no fue demasiado extensa: sin embargo, desde ese lugar dio una intensa batalla y alentó a los jóvenes de la época, que más tarde participarían del movimiento revolucionario de los ´90.
Durante dos años -desde 1894 hasta 1896- retomó sus actividades en la escuela de la localidad de Trenque Lauquen pero, por temas políticos, fue dejado cesante.
Almafuerte tuvo cinco hijos adoptivos, lo que marca un gran contraste entre la enorme generosidad que tenía para los demás y la pobreza en la que se vio sumerjido casi toda su vida.
Publicó sólo dos libros en toda su vida; más que suficiente para que su obra sea juzgada por personalidades de la talla de Jorge Luis Borges o Rubén Darío, entre otros.

La yapa
Pedro Bonifacio Palacios (Almafuerte)
Como una sola estrella no es el cielo,
Ni una gota que salta, el Océano
Ni una falange rígida, la mano,
Ni una brizna de paja, el santo suelo:
Tu gimnasia de cárcel no es el vuelo,
El sublime tramonto soberano,
Ni nunca podrá ser anhelo humano
Tu miserable, personal anhelo.
¿Qué saben de lo eterno las esperas:
De las borrascas de la mar, la gota
De puñetazos, la falange rota;
De harina y pan, la paja de las eras?
¡Detente! por piedad, pluma,no quieras
Que abandone sus armas el ilota!
Pedro Bonifacio Palacios (Almafuerte)

martes, 5 de mayo de 2009

DOCE AÑOS BUSCANDO A BRUNO GENTILETTI







DOCE AÑOS DESPUES, CON LA MISMA FUERZA Y LA MISMA ESPERANZA Marisa Olguín sigue buscando a Bruno Gentiletti. Su hijo desaparecido en el balneario de la Florida hace 12 años. Una historia conmovedora y llena de dolor que busca con esperanzas un final felíz.
Por Francisco Díaz de Azevedo.

El sol arrasa con todo a la hora de la siesta en Las Rosas. La casita blanca de Juan de Garay al 800 espera por nosotros. Estaciono y enseguida sale una mujer bajita y rubia que sonríe y saluda cordialmente. Trata de ser amable pero enseguida un gesto de tristeza se instala en los ojos para no irse nunca. Es Marisa Olguín, que además de ser mamá de cinco hijos y vivir en Las Rosas, es tristemente conocida por ser la mamá del pequeño desaparecido en las playas de La Florida, hace exactamente 12 años, Bruno Gentiletti.Hoy ella vive sola con sus hijos María Belén de 23 años, Martín de 21,Franco de 19 y Gisela de 16. Su matrimonio con Claudio Gentiletti ya es parte de la historia, que incluso empezó antes de la desaparición de Bruno.Marisa, tras toda una vida de novios, se casó un día de 1985 con Claudio y muy rápido llegaron María Belén en el 86´, Martín en el 87´, Bruno en el 88´, Franco en el 90´y Gisela en el 91´. “A los 25 años ya tenía 5 hijos. Viví todo muy de golpe”. Dice Marisa, amable y con una sonrisa en los labios. La charla empieza recorrer su pasado y su presente tratando de no dejar detalles librados al azar. Ella enseguida hace una mueca y susurra. “Vivía aturdida. Trabajaba todo el día, los chicos iban a la escuela en doble escolaridad, teníamos la casa en el campo y llegábamos tarde a la noche y los bañaba juntos porque nunca alcanzaban las horas. La verdad es que me arrepiento de haber vivido tan en el desenfreno”.La casa de Marisa es acogedora y muy familiar. Una barra separa la cocina donde los chicos hacen unos mates. Martín no se pierde nada de la conversación. Llega Gisela, la más pequeña de la familia y también se sienta a compartir la mesa. Un rato después arribará Franco, el más serio de todos, tras su primer día de trabajo en una estación de servicio. “Son todos muy trabajadores. No puedo decir nada de ellos”. Acota Marisa. Minutos después María Belén se suma a la charla y también se ubica cerca de la mamá.Más allá, en un lugar en penumbras, se ven las fotos de Bruno que casi nadie conoce. Las que no aparecen ni en los blogs ni en las páginas de Internet. Bruno con sus hermanos, Bruno en el campo, Bruno en el cole, Bruno … Bruno … Bruno.El motivo de la charla no puede ser otro. A Marisa, una mujer agradable, de buenos modales y palabras medidas al hablar, nunca se le termina de ir ese gesto de tristeza que delinea sus ojos. A veces se quiebra, pero casi no llora. Pasaron doce años, pasó una vida, pero la cicatriz no se cierra nunca. Cuantos años tendría Bruno hoy?“Bruno TIENE 21 años”. Dice firme y remarca el “tiene”.Lo decís muy segura. “Lo digo y me enojo cuando hay gente que lo da a Bruno por muerto. Bruno está vivo”.Ese domingo trágicoLa familia Gentiletti viajó temprano ese domingo 2 de marzo de hace 12 años a la Florida. “Yo quería ir a la Florida porque hacía una semana que estábamos programando el viaje para festejar el cumple de Franco. Habíamos hecho una cúpula de lona en una camioneta Fiat 125 que teníamos. Fuimos por la Ruta 34, y al llegar estacionamos cerca de la rotonda de la Nueva Florida. En ese viaje estábamos viendo con Claudio qué pasaba entre nosotros, porque él ya vivía en otro lado. De alguna manera estábamos viendo si la cosa podía seguir”. Recuerda y relata: “Nos bajamos y Bruno se sacó las zapatillas, entramos, alquilamos una sombrilla y buscamos un lugar en la arena. Claudio se metió con los chicos al agua, después fui yo llevando a Bruno conmigo. Apenas nos metimos, Bruno me señaló que se había olvidado los tapones de los oídos”. Recuerda Marisa. Es que el pequeño había sido operado de sus oídos por tener otitis secretoria ocho meses antes y tenía mucha precaución de mojárselos. Inmediatamente salió sólo del agua y volvió a la arena. “Bruno se cuidaba mucho del agua. No se duchaba ni se mojaba sin sus tapones”. Añade la mamá.En horas del mediodía, Marisa llama a los chicos para almorzar unos sándwiches y acuden Gisela y Franco. “Donde está Bruno?”, les pregunta Marisa. “Se fue al tobogán. Ya había ido antes pero se había vuelto porque no estaba habilitado pero ahora se volvió a ir”. Le contestan los chicos. Esa mañana de calor, no había mucha gente en el lugar y comenzó la búsqueda. “Salimos todos hacia donde nos habían dicho los chicos que se fue. No lo encontramos y empezamos a pedir ayuda”. La gente preguntaba como era y que llevaba puesto. Bruno estaba descalzo, con un pantalón verde y sin remera. Las fuerzas de seguridad inmediatamente comenzaron a inclinar la hipótesis por el lado del río y que el chiquito se hubiera ahogado. “Yo nunca me incliné por ahí. A Bruno no le gustó meterse al agua porque estaba marrón y me lo dijo. Tenía mucho cuidado de sus oídos y no se iba a meter porque sí. Había catorce bañeros ese día y nadie vio nada. La gente tampoco”. Dice con voz segura Marisa y apunta hacia otro lado: “Ese día había gitanas en el lugar y a Bruno le había llamado la atención eso. El era curioso y capaz que se fue para allá. No sé”. Dice y suelta una mueca de interrogación.En ese momento la vida de Marisa cambió para siempre. Como también la de Claudio y el resto de los hermanos. “Desde ese momento y por varios meses volví muy poco a Las Rosas. Me la pasaba buscando a Bruno por todos lados. La gente llamaba al ver la foto en los medios y yo iba a todos lados. Las empresas de ómnibus me regalaban los pasajes porque ya me conocían y así fue mi vida. Dejé de ver al resto de mis hijos aunque los llamaba por teléfono”.La mamá de Bruno manifiesta tantas palabras y sentimientos de agradecimiento como de indignación: “Hubo mucha gente que me ayudó mucho, que me apoyó y me dio una mano. Incluso personas que ni siquiera conocía. En cambio las fuerzas de investigación fueron pura desidia e incoordinación”. La búsqueda“Paso de todo. Fuimos a mil lugares porque la gente nos llamaba y nos decía que lo habían visto. Casi me vuelvo loca porque iba de una punta a la otra del país de un día para otro”. Rememora la mujer. Poco a poco las hipótesis del ahogo en el Paraná fueron evaporándose. “Nunca encontraron nada en el río. Está comprobado que cuando alguien se ahoga, luego sale a flote y se lo encuentra. Prefectura busco en todos lados, hasta en las desembocaduras del Paraná en diferentes lugares”.En medio de la búsqueda, la opinión pública liberó cientos de rumores. “Yo no estaba en Las Rosas así que no escuché nada. Después me empecé a enterar de todo lo que decía la gente. Que Bruno estaba con mi papá en Paraguay cosa que era imposible porque mi papá está casado con una paraguaya pero vive en Buenos Aires y nunca vivió en Paraguay. Hubo acusaciones muy feas pero soporté todo. Si mi hijo estaba perdido por ahí, mirá si le voy a dar importancia a la gente. Eso sí, yo nunca acusé a nadie”. Las penurias siguieron a medida que pasaban los meses y los años. “Lo más penoso fue ver que mi hijo seguía sin aparecer. En Las Rosas me miraban de reojo por todos lados por cosas que decía la gente pero yo me lo bancaba. Sólo una vez estallé. Fue en el 2002 cuando falleció mi mamá. Ella estaba muy enferma y se termina suicidando en un hecho muy raro. Ella se murió quemada en el lugar donde vivía y exploté al escuchar que había gente que decía que eso lo había hecho yo para hacer callar a mi mamá porque ella sabía donde estaba Bruno”. Dice y se quiebra, “qué más tenía que pasar yo en esta vida después de esto??? Me hicieron mucho mal”.Los años terminaron de separar a Marisa de Claudio y el matrimonio finalmente dejó de existir. “Lo nuestro ya venía mal y esto nos terminó de desunir. Pensábamos muy distinto uno de otro. El hoy formó otra familia y sigue viendo a los chicos normalmente. Nunca le hice juicio por cuota alimentaria ni nada de nada. Sólo me quedé viviendo en esta casa”. Hubo alguna pista en concreto en 12 años?“Hubo llamados anónimos pero desde el juzgado nunca fueron bien investigados. Yo presentí desde los primeros días que Bruno no estaba más en el país. Conmigo el juez se llevaba muy mal porque yo le decía las cosas como son. El me decía que Bruno estaba ahogado pero cuando le pedí que me firme el acta de defunción y no lo hizo, entonces le pedí que se declare incompetente. Nunca tuve nada en concreto y nadie nunca nos dijo que lo vieron que se iba en una camioneta o que alguien se lo llevaba o algo así”.Rumores disparatadosHace pocos años, otro rumor trascendió las fronteras del país. Una historia absurda vinculaba a Bruno Gentiletti con Lionel Messi y diarios nacionales hasta aseguraban que el jugador del Barcelona era adoptado y que podría ser Bruno. “A mí me llamaron a Rosario al Departamento desde el diario La Capital. Incluso el diario La Nación llegó a titularlo. No podíamos creer semejante barbaridad”. Recuerda María Belén, la mayor de los Gentiletti. “Yo esperaba que en algún momento llamen los padres de Messi. Una cosa de locos!” Cierra Marisa. La esperanzaSi está vivo, porqué nunca te dio una señal de que está bien?“Bruno sabía dos números de teléfono que eran el nuestro y uno del abuelo. Un tiempo después de la desaparición, Telecom agregó un 3 en la característica y un dígito más al número. Después pasan los años y uno se pone a pensar que a lo mejor no lo dejan. Después te decís “ a lo mejor lo hace cuando sea más grande” y después te martillás la cabeza pensando cual será el destino y que éste no sea el peor. Hay casos de pedofilia, prostitución infantil, trata de blandas y redes … cuando uno tiene total incertidumbre del destino piensa en un montón de cosas. Ahora cumplirá la mayoría de edad y quizás la historia sea otra. El otro día fui a hablar con un chico que había desaparecido a los 3 años y apareció a los 28 y no era un desaparecido de la dictadura. Es de Buenos Aires y lo había robado en Tucumán, pero un día volvió al lugar con los recuerdos de cuando iba a un kiosco a comprar chupetines en triciclo. Y te hablo de 3 años!!! Bruno tenía 8 cuando desapareció! En algún momento va aparecer.Cómo te imaginás ese día? Te va a golpear la puerta o te va a llamar por teléfono?“No! No me lo imagino aunque tengo un sueño recurrente. Sueño que lo voy a buscar, que el me está esperando en un lugar y cuando vuelve la gente lo está esperando”.Sos felíz después de tantos años?“Trato de serlo a veces porque tengo cuatro hijos más que no tienen la culpa de lo que les pasó. Todos los días pienso en Bruno, pero siempre hay que seguir. Cuando la gente no me ve es porque estoy depresiva y no salgo para no lastimar a nadie. Pero siempre vuelvo a empezar”.
Gracias Francisco por recordarnos que debemos seguir buscando a Bruno, como a todos los niños perdidos sin razón.

sábado, 2 de mayo de 2009

FOTOS DE LA FIESTA PROVINCIAL Y NACIONAL DEL RESERO

Se llevó a cabo el 1ero de mayo Día de los los trabajadores la 15a. Fiesta Provincial y Nacional del Resero, homenaje al trabajador gaucho de toda la patria. Organizada por el Centro Tradicionalista Potros y Lanzas de la ciudad de El Trébol.