viernes, 30 de mayo de 2008

Cabildo de Buenos Aires



El 30 de Mayo de 1933
Por Ley Nº 11.688 es decretado Monumento Nacional el Cabildo de Buenos Aires, reducido por la demolición de algunas arcadas al abrirse la Avenida de Mayo y la Diagonal Julio A. Roca.

DE PIE


DE PIE

DE PIE


Será quizás
que el sol tiene ventanas
por dónde la esperanza
se aproxima
al ferviente peñazco
de grandeza,
que ilumina mi sueño
y mis heridas.
Será quizás que sigo vivo
aunque siempre el ayer
se haga cenizas.
Será el futuro
un cruel interrogante
y el presente
un gigante que agoniza.
Será quizás
la incertidumbre
que generan
el odio y la desidia
que me tienen
colgado de la duda
con que esta sociedad
se identifica.
Acaso sea coherente mi reparo
encadenado al temblor de nuestros días.
Más allá del sosiego que padezco,
permanezco de pie con hidalguía.

Néstor Willy Musachi

jueves, 29 de mayo de 2008

ANDRES CHAZARRETA


ANDRES CHAZARRETA

Chazarreta, Andrés A. Santiago del Estero, 29-05-1876; Santiago del Estero, 24-04-1960. Recopilador, guitarrista y empresario. Huérfano de madre a los cuatro años, se crió junto a su abuela y a sus hermanos. En 1895 se recibió de maestro y ejerció la docencia de niños y adultos hasta 1906, llegando a ser Inspector de Escuelas en 1905. También fue maestro y ocupó cargos directivos en escuelas militares. De niño tocaba la armónica y el acordeón. Ya adolescente, sus hermanos le enseñaron rudimentos de guitarra con los que aprendió a rasguear zambas, chacareras, escondidos, vidalas y gatos. En 1902 comenzó estudios de teoría y solfeo y técnica guitarrística, lo que le llevó a interesarse por un tiempo en música académica europea entonces en boga. Como integrante de una pequeña orquesta, conoció la ejecución de danzas como valses, mazurcas, schotis, lanceros, serenatas y otras que se bailaban entonces en los salones aristocráticos. En 1960 interpretó públicamente en un teatro de esa ciudad la Zamba d Vargas, un tema tradicional que había transcripto y arreglado para guitarra y que hizo editar en Buenos Aires en 1908 por la Casa Medina, firmándolo como propio. Influído por la Literatura tradicionalista y por las representaciones gauchescas de los circos criollos, formó un elenco con bailarines y músicos santiagueños aficcionados para poner en escena las danzas y canciones tradicionales de la época. En Julio de 1911 debutó en teatro Pasatiempo del Aguila, obteniendo un clamoroso éxito, a pesar de la oposición oficial y de ciertas aristocracias locales, que veían en estas representaciones un resabio del pasado "bárbaro". Poco después repitió la presentación en Tucumán, donde se renovó el rechazo oficial y la aprobación popular. La compañía dió otros espectáculos en diversos puntos de las provincias del noroeste. Mientras tanto, Chazarreta continuaba con su labor docente y su tarea de recopilación y transcripción de las obras de las cuales iba tomando conocimiento. En 1918 viajó a Bs. As. con el fin de interesar a literatos y empresarios en la presentación de su compañía, pero no tuvo eco. En 1920 se asoció con el empresario teatral Juan Mauri. Este - quién más tarde se casaría con la cantante de la orquesta,- Patrocinio Díaz- obtuvo entonces el Teatro Politeama. La compañía debutó a allí en Marzo e 1921, y permaneció en cartel por más de un mes a razón de 2 funciones diarias. Este éxito posibilitó la realización de giras por ciudades como La Plata, Rosario, Paraná, Córdoba y Montevideo. Desde entonces y hasta 1939, ya fuera con su compañía o con sus grupos de niños, Chazarreta retornaría año por medio a la Capital. Fundó allí en 1941 la Academia de Danzas Nativas y en 1942 la Orquesta de Arte Nativo. En 1937 y 1943 encabezó audiciones en las Radios Nacional, Belgrano, El Mundo y Stensor. Desde 1929 hasta 1959 grabó innumerables discos para la RCA Víctor en solos, dúo, tríos, cuartetos o con la orquesta, que llegó a tener veinte integrantes.
OBRA EDITADA: En Santiago del Estero: Álbum musical santiagueño de piezas criollas coleccionadas para piano, publicado en homenaje al Centenario de la Independencia Argentina, 1916; En Buenos Aires: Segundo Álbum musical santiagueño de tonadas y bailes criollos para canto y piano, en 1920; Tercer Álbum musical de tonadas y bailes criollos para canto y piano, 1923; Cuárto Álbum para piano y canto, 1927; Quinto Álbum de Música nativa, 1934; Sexto Álbum de Música Nativa, 1935; Séptimo Álbum de Música Nativa, 1940.
Autor: Emilio Pedro Portorrico (*)
"Diccionario Biográfico de la Música Popular de Raíz Folklórica"

miércoles, 28 de mayo de 2008

JUAN B. AMBROSETTI


Juan Bautista Ambrosetti nació el 22 de agosto de 1865 en Gualeguay (Entre Ríos), hijo de un inmigrante lombardo que construyó una sólida posición económica en el comercio. En 1871 la familia se trasladó a Buenos Aires y Juan Bautista cursó los estudios primarios en el Colegio Catedral al Norte (hoy José Manuel Estrada) y en el English College, y la preparatoria Ðhasta el cuarto añoÐ en el Colegio Nacional de Buenos Aires. Contrajo matrimonio con Helena Holmberg, hija del naturalista Eduardo Ladislao, y se incorporó, por esta vía, a la élite porteña conformada por las antiguas familias criollas (la mayoría de los intelectuales, académicos y líderes políticos estaban emparentados y se imaginaban a sí mismos como pertenecientes a un grupo aristocrático). Como muchos de su generación, Ambrosetti fue un autodidacta en ciencias naturales ya que abandonó los estudios secundarios antes de finalizarlos y careció de una educación universitaria sistemática. En cambio, se formó en el trato personal al lado de Florentino Ameghino y Eduardo Holmberg (más tarde su suegro), y adquirió amplia experiencia como naturalista viajero que realizaba largos itinerarios de exploración científica a remotos parajes de la Argentina.

martes, 27 de mayo de 2008

CUMPLEAÑOS DE LA PATRIA


CUMPLEAÑOS DE LA PATRIA
25 de Mayo de 1810
La Revolución de Mayo de 1810 fue un hecho crucial en la historia argentina. No se trata de un acontecimiento aislado, sino que forma parte de un proceso de transformación más amplio. Analizar el antes, el durante y el después permite entender su vinculación lógica en el tiempo. FELIZ CUMPLEAÑOS PATRIA!!!!

miércoles, 21 de mayo de 2008

Lola Mora




Lola Mora
La ilustre artista universal Dolores Candelaria Mora Vega de Hernández conocida como Lola Mora, nació en El Tala -Departamento La Candelaria (Salta)- el 17 de Noviembre de 1866.

Es la Primera Escultora Argentina y Sudamericana, pionera de la Minería Nacional, Inventora, Investigadora y Urbanista. Escritora y Precursora de la Cinematografía y la TV. Como artista fue laureada con tres premios mundiales en Francia, Australia y Rusia. En nuestro país, esculpió obras de singular belleza, entre ellas:
- La Fuente de las Nereidas en Capital Federal, Costanera Sur.

- El grupo escultórico del que sería el Segundo Monumento a la Bandera Argentina, hoy parte del tercero y definitivo, erigido en la Ciudad de Rosario Provincia de Santa Fe.

Cuando Lola nació el Depto La Candelaria pertenecía al Obispado de Tucumán, ahí que se la disputan como comprovinciana tucumanos y salteños.

martes, 20 de mayo de 2008

RICARDO E. MOLINARI



RICARDO E. MOLINARI


Nació el 20 de mayo de 1898 en Argentina. Huérfano desde muy pequeño, su educación estuvo al cuidado de sus abuelos quienes le prodigaron una esmerada educación. Muy joven editó su primer libro El imaginero, cuyo lenguaje poético hizo que los intelectuales de su país lo reconocieran como unos de los grandes poetas de la época.

Junto a Borges y Leopoldo Marechal, integró un importante grupo literario reunido alrededor de la revistas Martín Fierro, Inicial y Cuadernos del plata.

Falleció el 31 de julio de 1996

Libros publicados

Entre otros:

El tabernáculo , 1937

La corona, 1939

El alejado, 1943

Esta rosa oscura del aire, 1949

Cinco canciones a una paloma que es el alma, 1955

Oda a la pampa, 1956

La hoguera transparente, 1970

La escudilla, 1973
Premios y distinciones

Premio Nacional de Poesía en 1958
Membresías

Desde 1968 ocupó una silla en la Academia Argentina de Letras.
.

POEMAS


ESTAS COSAS

No sé, pero quizás me esté yendo de algo, de todo,
de la mañana, del olor frío de los árboles o del íntimo sabor
de mi mano. Pero estas llamas y la lluvia bajan por la tarde del día elevadas, con su trabajo cruel
y afanoso, con el terror de la primavera y el tiempo y la noche
vanamente disueltos en su impaciencia.
Yo sé que estoy mirando, extendido, sin atender
lo que el polvo y el abandono ocultan de mi cuerpo y de mi lengua. Una palabra, aquella
sonriente y terrible de ternura,
oscurecida por la razón y el mágico envenenamiento de la nostalgia;
sedentaria huye por un campamento, llamada y perseguida permanente,
sin alguna vez, devuelta entera y desentendida
al seno ardiente de la noche, al ser mayor e indestructible de la atmósfera.
Nada queda después de la muerte definido y elevado, ni la imagen voluntariosa
sobre los pastos crecidos y ondulantes, ni el pie
atropellado que dispara de su quemada historia intacta.
Sin clamor el rostro siente el húmedo temporal, el albergue perecedero
y la flor abierta en el vacío,
sin volver los ojos, va en su rapidez disuelto
y extrañísimo.
Soy el ido, el variante del cielo,
de la calle muerta en las nubes,
su entretenimiento como un pájaro.
¡Amor, amor! una brizna del sentido,
tal vez un día donde mis labios bebieron la sangre
y todas estas nieblas azotadas e irremediables, perdidas.
Decidido, toma, ¡oh noche!, mis secos ramos y llénalos de rocío brillante
y pesado, igual al de las hojas del orgulloso y reclinado invierno.

lunes, 19 de mayo de 2008

Estaciones sin trenes



ESTACIONES SIN TRENES


Recorriendo el interior de nuestro país, vemos con suma tristeza las estaciones de trenes abandonadas o en el mejor de los casos, transformadas en escuelas, centros de jubilados, club de abuelos, museos y hasta sede de las autoridades comunales . Estas últimas, si bien no es la función para lo cual han sido construídas, al menos brindan un servicio a la cultura o la recreación, porque es muy deprimente verlas cubiertas de yuyos, con las chapas voladas, las ventanas sin vidrios y los animales paseándose por los andenes rotos y cubiertos de estiércol. Y pensar que allí mismo fue donde nacieron tantos pueblos!!!! Crecieron alrededor de la estación ferroviaria, almacenes, fondas, boliches, panaderías y los servicios básicos para que funcione una comunidad.
Hoy en día , al haberse quedado sin la principal comunicación ( y la mas barata), estos pueblos han quedado sin movimiento de mercaderías, de pasajeros, viajantes y por qué no de sueños. La falta de esperanza ha hecho que los jóvenes que se van a estudiar a las ciudades, ya no quieran regresar y los viejos ya no tengan fuerzas para luchar y buscar alternativas al futuro despoblado. Escasea el trabajo, ya que sólo queda el campo. Apenas sobrevive alguna carnicería, mercadito, panadería, o todo junto en un solo comercio, tabla de salvación para los que no tienen vehículo para llegarse al pueblo cercano con mayores posibilidades. Quedará también algún boliche con cancha de bochas, algún campito para que los muchachos jueguen al fútbol o quizás puedan jugar en el patio de la única escuela.
Pese a todos los inconvenientes que vienen sufriendo la mayoría de estos pueblos se niegan a desaparecer y si hay gente interesada en buscar en sus raíces, en sus comienzos de sacrificios, de duros trabajos artesanales, muchos de éllos podrán hechar mano de la sabiduría de los mas antiguos habitantes o de los que han llevado al papel las historias de sus vidas, o de las instituciones en la cuales han dejado muchos de sus desvelos juveniles.
Algunos archivos deben haber quedado para rescatar. Y así se podrán armar circuitos turísticos interesantes, preparando casas de familias para recibir visitantes, hacerles conocer históricas capillas, antiguos molinos harineros, establecimientos de campo y viejas estancias , con paseos a caballo, en sulkys o volantas, según lo que se disponga en el lugar. Y homenajearlos con comidas criollas o quesos y fiambres de factura casera, o comidas típicas de los inmigrantes y representativas de cada pueblo.
Habrá alguna otra propuesta para ayudar a estas pequeñas poblaciones , serán seguramente los nuevos proyectos de trabajo, modestos al principio, pero bien organizados con personal capacitado, facilitado por las universidades de la provincia o de la nación.
Acercar a los pueblos por medio de las comunicaciones, hoy tan avanzadas, como las radios, la televisión e Internet, que brindan cursos a distancia, con lo cual los jóvenes no tendrían que alejarse de sus hogares y de seguir trabajando su tierra o su taller. También he leído por allí que hay un sistema de transporte que puede adecuarse para pasajeros y correspondencia, utilizando las vías abandonadas, como los que usan en lugares donde todavía pasan los trenes, para inspeccionar o llevar obreros para efectuar reparaciones. Sería algo parecido a un minibús sobre rieles. Desconozco los costos de estos vehículos, pero me parecen una solución , sobre todo en los lugares donde no existen rutas, ni caminos de ripio y en algunos que solamente se vinculan por medio de huellas en los montes o las estepas patagónicas.
En suma, espero que por el bien de nuestras generaciones futuras no perdamos de vista la historia de nuestros pueblos, base de nuestra cultura, raíz de nuestra identidad.

domingo, 18 de mayo de 2008

TUPAC AMARU


José Gabriel Condorcanqui Noguera, conocido como Tupac Amaru II (Tinta, Perú 19 de marzo de 1738 - Cusco, 18 de mayo de 1781). Era el cacique de Surimaná, Tungasuca y Pampamarca, bisnieto de Juana Pilco-Huaco, la hija del último soberano inca, Tupac Amaru I (ejecutado por los españoles en 1572).Su prestigio entre los indios y mestizos le permitió encabezar una rebelión contra las autoridades españolas del Perú en 1780; dicha rebelión (precedida por otras similares) estalló por el descontento de la población contra los tributos y prestaciones obligatorias de trabajo que imponían los españoles (mitas, obrajes, repartimientos, servicios.) y contra los abusos de los corregidores. Su nombre en quechua es TUPAC AMARU ; José Gabriel Condorcanqui le llamaron los españoles para desacreditarlo frente a sus seguidores. El nombre de Tupac Amaru II es totalmente inexacto se debe a un error de Garcilaso de la Vega. Toda esta información fue descubierta por el historiador John H. Rowe en 1982...Terminados sus estudios y nombrado cacique de los territorios que le correspondían por herencia, Condorcanqui fijó su residencia en la ciudad del Cusco, desde donde viajaba constantemente para controlar el funcionamiento de sus tierras. El 25 de mayo de 1758, contrajo matrimonio con la joven Micaela Bastidas Puyucahua quien también descendía de una familia cusqueña de abolengo. Con Bastidas, Condorcanqui engendraría tres hijos, Hipólito, que nació en 1761, Mariano, que nació en 1763, y Fernando, que nació en 1770.En ese momento, las propiedades de Condorcanqui incluían cocales en Carabaya (actual provincia de Carabaya, departamento de Puno), chacras en su natal Tinta, vetas de minas en el sur del Alto Perú (actual Bolivia), y un número aproximado de 350 mulas que empleaba como animales de carga para el transporte de mineral a las provincias argentinas, principalmente Tucumán. Todas estas actividades económicas le procuraron a él y a su familia un buen nivel económico. Sin embargo, debido a sus fuertes rasgos indígenas, la alta sociedad cusqueña formada principalmente por españoles y criollos no lo aceptaba como uno de los suyos.La tradición de su familia afirmaba que descendía directamente de los últimos habitantes del Imperio incaico que, huyendo de la dominación española, se asentaron en la localidad de Vilcabamba (actual provincia de Paruro, departamento del Cusco). En esas ideas, José Gabriel Condorcanqui afirmaba descender de Túpac Amaru I, el último Incas de Vilcabamba, quien fuera ejecutado en 1572 en la Plaza de Armas del Cusco por orden del Virrey Francisco de Toledo.Debido a sus prósperas actividades económicas, Condorcanqui empezó a sufrir la presión de las autoridades españolas, en especial por presión de los arrieros argentinos que intentaban tener el monopolio del tránsito de mineral por el Alto Perú. Las autoridades españolas sometieron a Condorcanqui al pago de prebendas e impusieron la obligación a todos los indígenas de participar en la mita, o trabajo en las minas en favor de la Corona.Ante ese panorama y ante los excesos de las autoridades españolas en el Cusco, Condorcanqui presentó en 1776, una petición formal ante la Real Audiencia de Lima para que los indigenas fueran liberados del trabajo obligatorio en las minas (mita). La decisión de la Audiencia de Lima fue negativa, causando en Condorcanqui un profundo rechazo y resentimiento ante el sistema.La mita y los abusos de los corregidores fueron las principales causas de la rebelión indígena que estalló el 4 de noviembre de 1780 en la localidad de Pluma. Otra causa adicional fueron los nuevos "repartimientos" de las tierras que había dispuesto el nuevo virrey Agustín de Jáuregui y Aldecoa. Estos repartimientos afectaban directamente las propiedades de Condorcanqui quien veía, de esa manera, expropiada gran cantidad de sus tierras.Encabezada por Condorcanqui, esta insurrección popular fue la más grande en la historia del Virreinato. En sus inicios, la rebelión reconoció la autoridad de la Corona española, limitándose a exigir cambios en la organización administrativa del Virreinato para frenar los abusos de los corregidores. El día que estalló, el 4 de noviembre de 1780, la rebelión se dirigió, precisamente, contra el corregidor de Tinta, el español Antonio Arriaga, quien fue apresado ese mismo día y ejecutado. A estas alturas, Condorcanqui ya había adoptado el nombre de Tupac Amaru II, en honor de su antepasado el último Inca de Vilcabamba. Posteriormente el movimiento se propaló por gran parte de la sierra sur del virreinato.Aunque su objetivo inicial fue luchar contra los excesos y el mal gobierno de los españoles, no pudo evitar que la guerra se convirtiera en racial. Al frente de una nutrida hueste y después de vencer a un ejército de 1.200 españoles en Sangarará, Tupac Amaru decidió no dar el golpe definitivo a la plaza virreinal ubicada en la ciudad del Cusco al norte de Sangarará. Al contrario, replegó sus tropas a Tungasuca. Algunas fuentes señalan que Tupac Amaru realizó esta retirada táctica con la finalidad de facilitar el diálogo con las autoridades españolas. Sin embargo, lo que permitió fue que los españoles en Cusco organizaran la resistencia y tuvieran tiempo de recibir refuerzos enviados por orden del Virrey de las ciudades de Lima, Arequipa y Huamanga. Estos refuerzos y la nueva estrategia planteada por el general realista Gabriel de Avilés fueron determinantes para que las tropas del virrey pudieran vencer a los rebeldes el 8 de enero de 1781. Las huestes independentistas fueron diezmadas y los principales dirigentes de la rebelión capturados.

El 18 de mayo de 1781, en la Plaza de Armas del Cusco, Tupac Amaru fue obligado, tal y como señalaba la sentencia, a presenciar la ejecución de toda su familia. Se le intentó descuartizar vivo atando cada una de sus extremidades a sendos caballos, de manera infructuosa, por lo que finalmente se optó por decapitarlo y posteriormente despedazarlo. Su cabeza fue colocada en una lanza exhibida en Cusco y Tanto, sus brazos en Tungasuca y Carabaya, y sus piernas en Levitaca y Santa Rosa. Pese a la ejecución de Tupac Amaru y de su familia, los españoles no lograron sofocar la rebelión, que continuó acaudillada por su medio hermano Diego Cristóbal Tupac Amaru, al tiempo que se extendía por el altiplano boliviano, la región de Jujuy y en el Noroeste La fama de Tupac Amaru se extendió de tal forma que incluso los indígenas sublevados en el llano de Casanare, le proclamaron rey de América. Siguiendo los pasos de su antecesor, que había intentado una solución pactada al conflicto, tras difíciles negociaciones, en enero de 1782, el nuevo cacique inca consintió en deponer las armas con la promesa española de indultar a los rebeldes y corregir la mala situación de los indígenas. La rebelión de Tupac Amaru II marcó el inicio de la etapa emancipadora de la historia del Perú cuando este país se decide por su independencia luego de casi tres siglos de ser colonia española. Por su parte Condorcanqui es considerado un precursor de la independencia del Perú..

sábado, 17 de mayo de 2008

Dr. Pascual Echagüe



PASCUAL ECHAGÜE

Brigadier general Pacual Echagüe (1797-1867)

Nació en la ciudad de Santa Fe el 17 de mayo de 1797, de una familia de ilustre abolengo, originaria del antiguo reino de Navarra (España). Fueron sus padres Francisco Javier de Echagüe Andía y Gaete, santafecino, Regidor, capitán de milicias; y Francisca Antonia Dervez. Hizo los primeros estudios de latinidad en su ciudad natal, continuándolos en la Universidad de San Carlos, en Córdoba, graduándose de doctor en Teología, en 1818, no obstante lo cual, este último año siguió estudiando de interno en el Colegio de Monserrat.

En 1823 fue enviado por Estanislao López ante el gobernador de Entre Ríos, coronel Mansilla, para proponer un tratado entre ambos gobiernos con el fin de invadir la Banda Oriental que se hallaba en manos de los portugueses: Echagüe lo firmó a nombre de López, y el coronel Nicolás de Vedia por Mansilla, estipulándose en el acuerdo que las tropas santafecinas debían pasar el Paraná a los 15 días de ratificado el tratado, contribuyendo Entre Ríos con doble número de soldados. El documento estipulado no fue ratificado y la invasión a la Banda Oriental quedó sin efecto por el momento. Muchos aseguran que se debió a que Mansilla, influenciado por los portugueses, saboteó el tratado.

En 1824 revista como secretario de Estanislao López, y al año siguiente reemplaza a éste cuando tuvo que salir a campaña. El 15 de octubre de 1825, era teniente coronel de caballería y comandante general de armas de la provincia de Santa Fe, cuando fue elegido diputado ante el Congreso General reunido en Buenos Aires, cargo que solo desempeñó hasta el 15 de diciembre de aquel año. A comienzos de 1826 nuevamente quedó como gobernador delegado de Santa Fe por haber salido a campaña el titular. El 2 de octubre de 1827, Echagüe firmaba en Buenos Aires, en representación de Estanislao López, la convención de amistad y buena armonía celebrada entre ambas provincias, la que fue ratificada el 20 del mismo mes. En junio de 1828, el gobernador López fue designado por el Gobierno Nacional para hacerse cargo del comando de las fuerzas republicanas que se hallaban a la sazón operando en los pueblos de Misiones, y el ya coronel Echagüe quedó como gobernador delegado hasta el mes de setiembre del mismo año, en que el titular regresó de la comisión, habiéndose entrevistado con el general Fructuoso Rivera, que quedó definitivamente a cargo de las operaciones en aquella zona. Cuando López se ausentó nuevamente a causa de la revolución del 1º de diciembre que derribó a Dorrego, Echagüe quedó nuevamente al frente del gobierno, después de haber salido el primero a campaña contra los indios, al frente de 300 hombres. En enero de 1829 López reocupaba el gobierno de la provincia.

Días después, a la cabeza de 300 hombres, el coronel Echagüe se reunía en las inmediaciones del Rosario con el general Rosas y los coroneles Agustín de Pinedo y Juan Izquierdo para operar contra las fuerzas de Lavalle. Tomó parte en la campaña contra este General, asistiendo al combate del Puente de Márquez, el 26 de abril de 1829, en calidad de secretario de Estanislao López.

Tomó parte en las operaciones del Ejército Confederado, que bajo el mando del general Estanislao López, penetró en la provincia de Santa Fe a fines de 1830, con el fin de batir al del general Paz, vencedor de Quiroga en las dos batallas de la Tablada y Oncativo. Cuando el Gral. Paz cayó prisionero, el 10 de mayo de 1831, el coronel Echagüe lo trató con urbanidad e impidió que Paz sea insultado por los soldados y los pobladores, como aquel lo recuerda en sus “Memorias Póstumas”. Poco antes Echagüe había cooperado con el coronel Angel Pacheco a la derrota de Pedernera en el Fraile Muerto, el 5 de febrero de 1831. En el curso de esta campaña, el coronel Echagüe desempeñó las funciones de 2º Jefe del Ejército Confederado. El 31 de mayo de aquel año, ocupaba la ciudad de Córdoba, que había abandonado Lamadrid días antes, destacado al efecto por el general Estanislao López, mandando una división auxiliar.

miércoles, 14 de mayo de 2008

Fallecimiento de Adolfo Abalos


El folklore llora la muerte de Adolfo Abalos

Tenía 93 años. Fue el creador y líder musical del tradicional grupo folklórico de Los Hermanos Abalos. Era uno de los pianistas más importantes del folklore argentino y desde 1969 vivía junto a su esposa en Mar del Plata.

Adolfo Abalos, creador y líder musical del tradicional grupo folklórico Los Hermanos Abalos, murió ayer en esta ciudad, a los 93 años, según lo confirmaron sus familiares.
Abalos fue uno de los pianistas más importantes del folklore argentino y desde 1969 vivía junto a su esposa, Nancy Gordillo, en Mar del Plata.
De acuerdo con lo indicado por Amílcar Abalos, uno de sus seis hijos, el artista murió mientras dormía en su casa junto a su esposa, a la que consideraba "el gran amor de su vida y su musa inspiradora".
Adolfo, que era considerado el "cerebro" del conjunto ya que compuso muchas de las canciones del repertorio que fueron éxito, recientemente había sido nombrado "Ciudadano Ilustre de Mar del Plata".
Abalos fue un artista con una trayectoria muy extensa, con incontables actuaciones como solista y como integrante del grupo Los Hermanos Abalos.
Asimismo, fue coautor de "Nuestras danzas", uno de los libros fundamentales del género y junto a sus hermanos compuso numerosas obras que forman parte del repertorio obligado de los artistas de más renombre en Argentina.
El tradicional grupo folklórico estaba conformado por Machingo, Adolfo, Roberto, Vitillo y Machaco Abalos y fue uno de los precursores en la difusión del folklore nacional.
Además, Los Hermanos Abalos fueron sindicados como uno de los pilares de la chacarera de Santiago, y durante su extensa trayectoria recibieron numerosos premios, entre los que se destacan el Konex a la trayectoria, el Camín de Oro de Cosquín, y el Santa Clara de Asís.
Si bien nació en Buenos Aires (en la misma manzana que Aníbal Troilo), se mudó a Santiago del Estero cuando tenía un año, ya que pertenecía a una familia acomodada de esa Provincia. De hecho, su padre fue el primer odontólogo de toda Santiago del Estero.
En la ciudad de San Miguel de Tucumán recibió su título de farmacéutico. A los 23 años (en 1938) Abalos viajó a la Capital Federal, para estudiar bioquímica en la Universidad de Buenos Aires, pero dedicó todo su tiempo a la música.
Los Hermanos Abalos tocaban en bares chacareras, zambas y gatos en piano y fue uno de los grupos pioneros en introducir el piano en el folklore.
Por casualidad, un productor de Radio El Mundo los vio tocar, y poco tiempo después los contrató. En los dos años siguientes llegaron los dos hermanos menores Vitillo y Machaco para estudiar carreras profesionales no musicales.
Cuatro años más tarde llegó a Buenos Aires el hermano del medio, Roberto Wilson. De esa manera se formó el grupo Los Hermanos Abalos (todos universitarios), para quienes Adolfo compuso varias de las principales canciones del repertorio, entre las que se destacaron Agitando pañuelos, Chacarera del rancho, Nostalgias santiagueñas (transformada en clásico del cancionero), Carnavalito quebradeño, Zamba de los yuyos, El gatito de Chaikovsky y Casas más casas menos.
En esos años también escribió tangos, que él llamaba "tangos famosos que no conoce nadie".
Diario La Opinión de Rafaela

martes, 13 de mayo de 2008

Aniversario del Nacimiento de Pedro Bonifacio Palacios







Pedro Bonifacio Palacios
(Almafuerte)
1854-1917

Pedro Bonifcacio Palacios nació en San Justo, provincia de Buenos Aires, Argentina, el 13 de mayo de 1854 y falleció a los los 62 años, el 28 de febrero de 1917.

Almafuerte es el pseudónimo que mayor popularidad alcanzó, aunque no fue el único que utilizó a lo largo de su vida (sobre todo, en la actividad periodística).

Fue criado por parientes, ya que sufrió la muerte de su madre cuando él era aún pequeño y el abandono de su padre. La primera meta que se impuso fue la de destacarse en la pintura, pero no tuvo el éxito que esperaba: la beca oficial que solicitó para viajar a Europa le fue negada. Por lo tanto, siguiendo su vocación y sin título oficial, se decicó a la docencia: tenía sólo 16 años cuando comenzó a dirigir una pequeña escuela en Chacabuco (donde, en 1884, tuvo la posibilidad de conocer a Domingo Faustino Sarmiento).

Tiempo después, Almafuerte dejó esta ciudad para mudarse a La Plata: allí lo esperaba el diario "Buenos Aires" y, más tarde, la dirección del diario "El Pueblo". Su actividad periodística no fue demasiado extensa: sin embargo, desde ese lugar dio una intensa batalla y alentó a los jóvenes de la época, que más tarde participarían del movimiento revolucionario de los ´90.

Durante dos años -desde 1894 hasta 1896- retomó sus actividades en la escuela de la localidad de Trenque Lauquen pero, por temas políticos, fue dejado cesante.

Almafuerte tuvo cinco hijos adoptivos, lo que marca un gran contraste entre la enorme generosidad que tenía para los demás y la pobreza en la que se vio sumerjido casi toda su vida.

Publicó sólo dos libros en toda su vida; más que suficiente para que su obra sea juzgada por personalidades de la talla de Jorge Luis Borges o Rubén Darío, entre otros.
Lo que yo quiero

I
Quiero ser las dos niñas de tus ojos,
las metálicas cuerdas de tu voz,
el rubor de tu sien cuando meditas
y el origen tenaz de tu rubor.

Quiero ser esas manos invisibles
que manejan por sí la Creación,
y formar con tus sueños y los míos
otro mundo mejor para los dos.

Eres tu, providencia de mi vida,
mi sosten, mi refugio, mi caudal:
cual si fueras mi madre yo te amo...
¡y todavía más!

II
Tengo celos del sol, porque te besa
con sus labios de luz y de calor,
del jasmín tropical y del jilguero
que decoran y alegran tu balcón.

Mando yo que ni el aire te sonreía:
ni los astros, ni el niño, ni la flor,
ni la Fe, ni el Amor, ni la Esperanza,
ni ninguno en lo eterno más que yo.

Eres tú, Soberana de mis noches,
mi constante, perpetuo cavilar:
ambicioso tu amor como la Gloria...
¡y todavía más!

III
Yo no quiero que alguno te consuele
si me mata la fuerza de tu amor...
¡si me matan los besos insaciables
fervorosos, ardientes que te doy!

Quiero yo que te invadan las tinieblas
cuando ya para mí no salga el sol.
Quiero yo que defiendas mi cadáver
del más leve ritual profanador.

Quiero yo que me nombres y conjures
sobre labios y frente y corazón.
Quiero yo que sucumbas o enloquezcas...
¡loca, sí, muerta, sí, te quiero yo!

Mi querida, mi bien, mi soberana,
mi refugio, mi sueño, mi caudal,
mi laurel, mi ambición, mi santa madre...
¡y todavía más!
-

Estaciones







ESTACIONES

El viento es un canto sin alas
que acuna palomas de blanco silencio
y en la primavera de mis pensamientos
brillan la esperanza, el sol y el amor.
El aliento cálido del verano es
tu dulce mirada acariciándome
me tira puñales punzantes de luz
acuso recibo ,devolviéndote.
Amarillas hojas ruedan y vuelan
enredando penas, lloviendo tristezas
hermosas nostalgias doradas se acercan
azulando el cielo con lujoso añil.
Escarchas de luna sobre la llanura
el sol las derrite con manto sutil
el fuego es un sueño que dora la noche
bajo las estrellas, astillas de luz
que forman escolta al redondo candil.

Lydia Musachi

domingo, 11 de mayo de 2008

11 de Mayo- DIA DEL HIMNO NACIONAL ARGENTINO

DIA DEL HIMNO NACIONAL ARGENTINO

El 11 de mayo de 1813 (fecha que hoy conmemoramos), la Asamblea General Constituyente que regía los destinos de nuestro país aprobó la letra de la "Marcha Patriótica", compuesta por Vicente López y Planes en sólo dos meses a partir del pedido que la propia Asamblea le hiciera el 6 de marzo.

Junto con la bandera, la escarapela y el escudo, nuestro Himno Nacional integra el conjunto de símbolos patrios con el que nos sentimos identificados y unidos como argentinos. Son los distintivos de nuestra patria, y debemos ostentarlos con orgullo y tratarlos con respeto.

La iniciativa había surgido del Triunvirato, que el 22 de julio de 1812 sugirió al Cabildo que mandase a componer "la marcha de la patria", recomendando que fuera escuchada de pie y al descubierto al inicio de las funciones teatrales y en las escuelas al finalizar cada día de clases.
Desde su creación, el nombre de nuestro himno tuvo varias denominaciones: "Marcha Patriótica", "Canción Patriótica Nacional", y "Canción Patriótica", hasta que en 1847 se lo llamó definitivamente "Himno Nacional Argentino". La letra del Himno (que se cantó por primera vez en la casa de Mariquita Sánchez de Thompson el 14 de mayo de 1813) estuvo a cargo de Vicente López y Planes y la música fue compuesta por Blas Parera. La versión completa consta de 9 estrofas de 8 versos, más un estribillo de 4. La mayoría de las 76 líneas originales se refieren a los deseos de libertad e independencia de la Argentina y otros pueblos de América (menciona expresamente a México, Quito, Potosí, Cochabamba, La Paz y Caracas) con desprecio por el dominio de España, nación que es mencionada con gran diversidad de términos despectivos: "el ibérico altivo león"; "fieros tiranos"; "vil invasor"; "tigres sedientos de sangre"; "fiero opresor de la Patria" o "fieras" que devoran "todo pueblo que logran rendir" y hasta portadora de un "estandarte sangriento".

Con el correr de los años fue desapareciendo el furor anti ibérico y creciendo los objetivos de acercamiento a la madre patria, por lo que muchos de los versos de nuestro Himno perdieron objetividad desde la perspectiva de los nuevos tiempos. Tan así fue que en el año 1900 el presidente Julio A. Roca y los ministros Felipe Yofre, Luis M. Campos, José María Rosa, Martín Rivadavia, Martín García Merou y Emilio Civit firmaron el siguiente decreto:

"Dado que, sin producir alteraciones en el texto del Himno Nacional, hay en él estrofas que responden perfectamente al concepto que universalmente tienen las naciones respecto de sus himnos en tiempo de paz y que armonizan con la tranquilidad y la dignidad de millares de españoles que comparten nuestra existencia, las que pueden y deben preferirse para ser cantadas en las festividades oficiales, por cuanto respetan las tradiciones y la ley sin ofensa de nadie; el presidente de la República, en acuerdo de ministros, decreta que en las fiestas oficiales o públicas, así como en los colegios y escuelas del Estado, sólo se cantarán la primera y la última cuarteta y el coro de la canción nacional sancionada por la Asamblea General el 11 de marzo de 1813".

sábado, 10 de mayo de 2008

Presentación del libro sobre Atahualpa Yupanqui


PRESENTACIÓN DEL LIBRO "ANTESALA DEL SILENCIO" DE ALFREDO MATEO, DEDICADO A DON ATA
Antesala del silencio, es un libro dedicado a Atahualpa Yupanqui, donde numerosos folkloristas, locutores, productores y periodistas cuentan vivencias, anécdotas y dan su parecer sobre Don Ata, su entorno y su obra. La recopilación y la idea es de Alfredo Mateo que junto a su equipo de Kusiya Producciones editó el material. El jueves 8 de marzo, en el Auditorio "Hugo del Carril" en el predio de la UOCRA, fue presentado el material, donde actuaron varios músicos y estuvieron presentes importantes figuras del folklore y la comunicación.


"En esta noche tan importante esta sala va a estar iluminada por dos corazones: el de una señora de origen francés, una pianista excelenta, compositora con medalla de oro y con alma yaraví, y el de un campesino errante, un maestro con aires indios y sentir de paisano", decía Alfredo Mateo, el autor de esta obra que cuenta con más de 70 personalidades que escriben sobre "el Tata" para darnos la bienvenida. Antes un documental de Yupanqui, con su guitarra, su voz y con imágenes de su pago, el Cerro Colorado, nos ponían en clima y nos hacían sentir la presencia de esos corazones.Alfredo Mateo además expresó su agradecimiento a todos los que colaboraron con el libro y recordó a quienes "quedaron en el camino" con estas palabras: "en esta camino largo ha habido también huellas profundas y dolorosas, para mi y seguramente también para ustedes. En Uruguay me contacté con un poeta y estabamos viendo de que forma comunicarnos y no se dio esa oportunidad, me estoy refiriendo a Aníbal Sampayo que quedó en el camino. En la década del 90 con Mario Lucero, tuvimos unas reuniones de criollismo, folklore y estábamos con una señora, una gran señora que nos dió una amistad tremenda y se nos fue para el silencio también, me refiero a Marta Bruno. Casi al final del camino se nos quedan también dos paisanos muy queridos para nosotros, tambien el humilde homenaje a Romero y Bulacio"Por supuesto no podía faltar la música y el primero en subir al escenario fue el excelente guitarrista José Di Salvo, quién con su guitarra ejecutó con su habitual talento y sutileza "el alazán" y "agua escondida". José contó como llegó a participar de la propuesta de Alfredo Mateo y agradeció por ser parte de ella.La noche fue alternando entre los espectáculos musicales y la entrega de libros a los invitados y colaborades que presentaban Mario Lucero y Rubén Bayón.El segundo en subir al escenario para cantar fue Carlos Alonso, el cantor de la zona norte bonaerense, tuvo como invitada nada más y nada menos que a Marta Viera, toda una eminencia en el piano. Alonso, además de músico es docente y expresó: "una de las problématicas más grandes es el corte en la cultura de entretenimiento que existe en los chicos que son hijos de padres del interior con fuertes raíces tradicionalistas" además añadió: "esta propuesta va mucho más allá de un disco o un libro porque se que exige un compromiso y ese compromiso es tratar de dejar las huellas a los chicos".También cantó Eduardo Negrín Andrade, "un cantor bien fogonero" tal como lo presentó Bayón, quién recordó con sus palabras a Don Ata y contó lo lindo y sublime que era verlo bailar la zamba.Perla Aguirre y el Kolla Chavero en el cierre también subieron a cantar.Entre los que recibieron el material podemos citar a personalidades como: Adelina Villanueva, Hugo Alcaraz, Sandra Ceballos (locutora), Miguel Vicente (locutor), Tomás Lipán (quién recién llegado de Jujuy recitó con un notable sentimiento una estrofa de "Piedra y camino"), Argentino Luna, Juan Fernández (director Radio Mi País), Nacho Paz (cantante, integrante de Los Fronterizos), Marcelo Pereyra (uno de los directores del diario "El Palenque"), Rafael Amor, Leticia Pérez De La Riestra (hija de Charlo), Margarita Aybar, Alfredo Zeballos y José Ceresani (quién recibió el libro en nombre de su hija Lucía Ceresani).El tango también rindió su homenaje a Don Ata: Aníbal Gabarrella agradeció a Ricardo Albanese, Aldo Talarico, Ernesto Blazoni y Adriana Gayón entre otros por estar presente.En una noche de muchos recuerdos y emociones, rescatamos algunas declaraciones de los presentes, como por ejemplo estas palabras de Argentino Luna: "cuando yo lo escuché a Yupanqui, tenía 6 años, en una radio de esas que se cargaban a batería con carbón, que tenía mi padre en el campo... hará 60 años atrás.Papá estaba durmiendo en la cama con mi madre, rancho de una sola pieza, cocina económica, mesa limpita, pilchita surcida pero lavada y un paisano que decía: 'en las arenas bailan los remolinos (...). Te imaginás la magia de un chico de cinco años, pensando que a través de ese aparatito alguien le estaba cantando a mi padre y sabés que hoy a los 66 años Atahualpa Yupanqui le cantaba a mi padre'"El Kolla Roberto Chavero, hijo de Don Ata, decía "agradecemos a quienes participaron de esta iniciativa. Sinceramente cuando veía las imágenes del documental que se filmó cuando mi padre tenía 75 años, ver las imágenes del Cerro me emocionó porque ya hace como 12 días que estoy faltando a mi pago." con respecto al libro dijo: "Este trabajo Alfredo lo ha hecho con mucho esfuerzo y mucha seriedad, él es un personaje que está cerca nuestro y al que realmente le tenemos un gran estima, no solo en lo personal sino también con la seriedad con la que acomete cuando decide hacer algo. Y calladitos, hace 22 meses nos sentamos en la mesa de un bar y me dijo 'tengo ganas de hacer esto, ¿te parece Roberto?'... adelante. Veintidós meses después de mucho esfuerzo, mucho silencio y de algunos pequeños contratiempos, el libro esta en nuestras manos".El final no podía ser mejor, todos los músicos y cantores presentes: José Di Salvo, Marta Viera, Carlos Alonso, Negrín Andrade, Nacho Paz, Perla Aguirre, Tomás Lipán, Rafael Amor, Argentino Luna, Adelina Villanueva y Roberto Chavero, cantaron juntos "Luna tucumana".Estuvieron presentes además en el Auditorío personalidades como Mario Ruiz (cantor), el Bocha Martínez (integrante del Dúo Socavón) y Juan Carlos Fiorillo (locutor y escritor).Una noche de recuerdos, donde seguramente esos corazones del Tata y la Ñaña, que Alfredo Mateo evocó al principio, se habrán sentido regocijados, llenos... como los nuestros, que han presenciado un momento cultural inolvidable, aprendiendo de los grandes que siempre estarán en nuestra memoria gracias a propuestas como estas.Sobre Alfredo Mateo:Argentino. Cursó la carrera de Técnico, teoría y solfeo con el profesor Eladio Blanco; y composición con el profesor Miguel Suárez.Publicó el libro "De Buenos Aires al mundo" la poesía "como simple barrilete". Productor radial: "Amigos que yo quiero" (tango); "El fogón de Yupanqui" (folklore).Corresponsal del diario "El Palenque", Colaborador de FAY (Fundación Atahualpa Yupanqui). Autor. Difusor. Productor. Titular de Kusiya Producciones."Don Ata me enseño a no sacar los pies del camino, para no pisar la tumba de los abuelos dormidos, a no mendigar el éxito, a ponerse detrás del canto, solía sugerirnos, "del paisano me gusta todo, menos sus vicios". Mis oídos han escuchado el verso más coherente qe puede transmitir un paisano: "Hagamos otro mundo para los niños".Este libro con el apoyo de los musiqueros, intenta de alguna manera actualizar a los gurices cantores de mi patria,
a la raíz del canto nacional, a la esencia del canto criollo."
Extraído de Nuestras Raíces, el blog de Pablito Piris. Gracias Amigo

jueves, 8 de mayo de 2008

El Romance de Lucía Miranda y Siripo



EL ROMANCE DE LUCIA MIRANDA Y SIRIPO

Por Ricardo E. Brizuela
http://comunidad.ciudad.com.ar/argentina/capital_federal/ricardobrizuela/

Siguiendo las huellas del Rey Blanco, Sebastián Gaboto se internó por el Río Paraná en 1527, buscando la ruta que lo llevara a las minas de oro y plata. El 9 de junio deja parte de sus hombres en un “real”, o pequeño fuerte compuesto por un rancho de techo de paja rodeado de palos clavados en el suelo. Así nació Sancti Spíritu, en la desembocadura del río Carcarañá, destinado a tener una vida efímera. En diciembre de 1529, el asentamiento fue incendiado por los indios timbues y sus ocupantes fueron muertos.

De este episodio se nutre una de las leyendas de la conquista: la que relaciona a Lucía Miranda, mujer de uno de los españoles de Sancti Spiritu y al indio Siripo.
También un 9 de junio, pero de 1754, nace un hombre que se vincularía con esta historia: don Manuel José de Lavardén, poeta, economista y estanciero. Estudió en Chuquisaca, Granada, Toledo y Madrid y de regreso a Buenos Aires se vinculó con Manuel Belgrano y participó del círculo intelectual de Buenos Aires.

Escribió su primera obra como poema con el nombre de “Sátira”. En los carnavales de 1789 estrenó una pieza de teatro en La Ranchería: Le puso como título “Siripo”, y en ella cuenta los amores de este jefe indio con la española Lucía Miranda. Relata que el cacique, valiéndose de una estratagema, hizo abrir para sus hombres las puertas del fortín y una vez adentro le prendió fuego, mató a sus ocupantes y secuestró a su amada.

Buenos Aires vivía por esa época un florecimiento del sentimiento criollo sin abandonar los valores españoles, por lo que la esencia de la obra teatral – primer drama escrito en el Río de la Plata – galvanizó a los porteños, con la óptica de una nueva raza que mezclaba la sangre de los naturales con la de los españoles.
En rigor, el argumento había sido tomado por Lavardén de la obra Argentina, de don Ruy Díaz de Guzmán, primer intento historiográfico relacionado con la conquista de estas tierras.

Lavardén, después de este éxito, continuó en Buenos Aires atendiendo sus negocios en la ciudad o trasladándose a sus estancias. En 1808 desapareció sin que nadie supiera qué había sido de él.

En un día también del mismo mes – el 8 de junio – pero de 1937, el argumento de Ruy Díaz de Guzmán y la obra de teatro de Lavardén, sirvieron para que el músico Felipe Boero, estrenara en el Teatro Colón de Buenos Aires su ópera “Siripo”.

Unos pocos años antes, en 1929, el escritor Gustavo Martínez Zuviría (Hugo Wast), escribió otra versión del tema con la novela “Lucía Miranda”. Martínez Zuviría fue ministro de Justicia y Educación del presidente Pedro Pablo Ramírez y adhirió a la doctrina del justicialismo peronista. Fue miembro de la Real Academia Española.

De esta manera Siripo y Lucía Miranda – personajes de leyenda - influyeron, con una historia de amor que enlazaba dos mundos, en la construcción de una visión criolla de la vida argentina.


Este tema también fué abordado por la escritora Rosa Guerra (1834-1894). Gracias a la Biblioteca Digital Argentina presentamos completa su novela Lucía Miranda , editado en 1858.

domingo, 4 de mayo de 2008

El Rayo

Vacas Holando Argentino

EL RAYO


Madrugada de verano , allá por los años ’50, una familia de tamberos está haciendo su trabajo. Un gran corral con 120 vacas, un hombre de unos treinta años, su esposa de algunos menos y el hermano mayor de aquel paisano rubio con aires alemanes. Una tormenta de esas que da miedo, se va preparando desde hace unas horas, Antonio el tambero, apura el ritmo de sus manos en las tetas de las vacas y le pide lo mismo a Juan. Llama a los silbidos a la maneadora casi adolescente, que anda buscando a la que le toca el turno en el corral. La pucha que se viene feo del norte, apuremos el tranco a ver si zafamos, ya los relámpagos alumbraban como de día el campo, la casa, el blanco de las manchas de las holando argentino, encandilaba a la Zule, que andaba entreverada entre las patas de las vacas.
Un precario tinglado sin piso, un refrescadero con agua del molino, para enfriar los tachos llenos de leche recién ordeñada, el nochero atado bajo un árbol, cerca nomás y las ovejas durmiendo en el potrero detrás del galpón. Mi madre embarazada traficaba en el corral apurada por los truenos y relámpagos y los silbidos de mi padre pidiendo: otra más. El viento del norte , hacía temblar las paredes y se llevaba techos y molinos. Las ventanas y puertas de las casas, bien trancadas resistían porque eran de buena madera, pero el miedo que producía la tormenta hacía llorar a los chicos , encerrados en los roperos o tirados bajos las camas.
Esa madrugada, Zulema corre hasta la casa para ver que todo estuviera cerrado, los tres dormíamos sin enterarnos todavía del furor de la tormenta. Y sigue con su panza arriando y maneando las vacas para que los hombres las ordeñaran. Cuentan los que conocieron a este gaucho rubio, mezcla de alemanes, suizos e italianos, que era uno de los mejores ordeñadores de la zona, así que el tambo se hacía ràpido dadas las circunstancias, en unas 4 horas ó 5 horas ordeñando entre dos.
Esa madrugada los encontró a los tres en plena tarea, el viento apagó el farol a querosene, el famoso Sol de Noche, todo se puso negro y los truenos espantaban a los animales que buscaban saltar el corral. De repente un ruido ensordecedor y una luz desmayó a mi madre que cayó entre las patas de las vacas, mató al caballo atado y varias ovejas detrás del galpón. Los hombres buscaban a los gritos a mi madre y cuando la encuentran , la carga en brazos mi padre y corre para la casa. Sangrando por la nariz, toda magullada por los pisotones de las vacas, pero viva y con una hija en su panza, allí sobre la cama , se despierta llorando.
El olor a quemado de la lana de las ovejas muertas, el dolor de mi madre, el susto de mi padre y de tío Juan, nos despiertan a todos . Rato después éllos vuelven al trabajo y mi madre se queda con nosotros en la cama matrimonial, oyendo la lluvia torrencial que resuena en el techo de chapa de la humilde casa del tambero.
Al otro día cuando llega el patrón, se encuentra con el cuadro de los animales muertos y mi madre lastimada, entonces decide hacer revisar el pararrayos que había sobre la casa. Lo recuerdo perfectamente porque me llamaba la atención y pedía que me explicaran cuál era su función.
El técnico informó que el pararrayos ya estaba viejo y atraía el rayo, pero le faltaba fuerza para derivarlo hacia la tierra . Así se supo que lo atrajo hasta la cercanía de la casa pero, por su falta de fuerza lo dejó caer.