viernes, 23 de noviembre de 2007

Homenaje a Los Tucu Tucu

Homenaje a los Tucu Tucu

Integrantes:
Ricardo Romero
Héctor Bulacio
Carlos Sánchez
Roberto Pérez

Los Tucu Tucu fueron, sin duda, uno de los grupos populares más queridos de la Argentina. Durante su larga carrera cosecharon éxitos y una renombrada trayectoria.
Los Tucu Tucu nacieron en la provincia de Tucumán, en la década del sesenta bajo la dirección de su creador Ricardo Romero e iniciaron una etapa que quedó grabada en el corazón de muchos argentinos, con inolvidables temas como “Tristeza del Porqué”, “Zafrero”, Sin Adiós”, “La Cautiva”, Anoche no dormí, Negro José, y tantos otros.
Fueron premiados en muchas oportunidades. Recibieron el Ñandú de Oro como intérpretes y autores en el Festival de Punta Arena (Chile), el Primer Premio Internacional de Folklore en Madrid (España), el Premio a la Trayectoria en el Festival de la Tonada (Tunuyán – Mendoza). Además fueron padrinos de varios festivales como Monteros, La Santafecita, Reconquista, La Chaya de La Rioja, Jesús María, Tinogasta, Merlo, entre muchos más.
En 1992 recibieron el Premio S.A.D.A.I.C a los Grandes Intérpretes. Participaron como representantes de la Argentina en Expo Sevilla 92’ donde compartieron escenario con Julio Bocca y Alberto Cortéz. Al año siguiente Cosquín los nombró Caballeros del Folklore. En 1996 recibieron el Discepolín porteño y al año siguiente el Premio Cóndor como figuras destacadas de 1996/1997. En 1998 el Congreso de la Nación Argentina los distinguió por su aporte a la cultura nacional y también recibieron el 2º Camín Cosquín de Oro, máximo galardón del folklore argentino.
Su último trabajo se titula “Vida” (M&M), y es un reflejo de su marcada identidad. Su álbum incluye nuevos temas como “Que te quiera nadie”, “Anoche no dormí” “Abrázame” y clásicos del recuerdo como “Sin Adiós” y “Cuando rompa el alba” interpretados, como en su origen, por la voz de Coco Martos como invitado especial y Chango Paliza cantando “El gatito de las peñas y De la frontera.
Los Tucu Tucu, un grupo experimentado y talentoso , que quedará en nuestro recuerdo para siempre , pese a que Ricardo Romero y Héctor Bulacio, se fueron a cantar al cielo el domingo 9 de este mes de setiembre, en un fatal accidente al chocar con un tren en las cercanías de la ciudad de San Cristóbal en nuestra Pcia de Sta Fe. Deseamos con toda la fe puesta en Dios que Carlos Sánchez y Roberto Pérez, se restablezcan de las terribles heridas recibidas en el accidente y podamos contar con éllos para que sigan levantando las banderas de su canto, a la memoria de sus compañeros y para nuestro orgullo.

Bueyes perdidos


BUEYES PERDIDOS


Desperté cansada como si hubiera corrido y quise recordar el sueño. Todos los días de estos últimos años sigo esperando verte pasar atronando mi calle con tu súper motor y como ayer te necesité tanto mi subconsciente me llevó a correr detrás de la nube de polvo que levantaste al pasar. Estos locos sueños míos, me están indicando que te escapas, que te vas lejos, que no reparas en mí como yo lo hago contigo. Y es razonable, las mujeres como yo, ya no llamamos la atención y menos si tenemos la escoba en la mano cuando, como una exhalación pasan los vehículos por mi calle suburbana. Pero de ilusiones también se puede sobrevivir a los años, a los sueños incumplidos y a los amores perdidos en los vericuetos del tiempo.
Por eso te sueño, me empalago con el sonido de tu voz, escuchada a escondidas y pienso que al menos sabes que existo, que alguna vez me oyes nombrar y me recuerdas como un intento de acercamiento que por las dudas no dejaste ser. Los precauciones serán tu escudo, defenderán tu vida recién remendada y rejuntada de a pedazos por miedo a quedarte solo en la estacada de esa vida errante y llena de sorpresas que te has buscado para andar por tu destino.
No te asustes, no te pongo una trampera al paso, no acostumbro a cazar bueyes perdidos por las huellas del monte, solo espero que te canses de tirar del carro cargado de penas que no se pueden olvidar aunque cambies todo el tiempo de camino.
Quisiera contarte que te extraño aunque no me registres, de alguna manera busco eliminar las barreras y cruzarme sin que te des cuenta y vuelvas la mirada como volviendo al pasado no tan lejano, en que no te tuve miedo y enfrenté tus aires de no me mires que estoy muy lejos…. Me estoy yendo para armar el rompecabezas que me encontré como de regalo a la orilla de una ruta.
Por lo que sea que te pase en la selva por la que cruzas a menudo, quiero que te enteres y te lo grito, aquí estoy yo!, cuando cansado de hacer promesas y volar tan alto, te dejes caer y aterrices en mis brazos; en ese tiempo estoy pensando, me lo creeré o habré soñado?.