miércoles, 16 de agosto de 2017

LUNA TAMBERA





                                                                  LUNA TAMBERA


Montando el nochero y fumando su pucho de armar
en frias noches de invierno mi padre va,
potrero de alfalfa, buscando las vacas
en la madrugada, para orde;ar.

Luna tambera, su compa;era, en la oscuridad,
como todas las veces llegando al corral,
camino de rocio, arreando las vacas,
silbando bajito, el Tonio va,
balar de terneros, taloneando al nochero,
por los potreros mi padre va.


Lydia Musachi

JULIO DOMINGUEZ ( EL BARDINO)




JULIO DOMINGUEZ (El Bardino)


Nació en Algarrobo del Águila el 20 de diciembre de 1933. Artista popular desde su origen, formación y desde el modo que ha elegido para expresar y reelaborar la tradición poético-musical a la que pertenece. Por eso su obra tiene acentos regionales auténticos y un tono de dignidad y de valoración de esa misma región.
Como autodidacta ha realizado grandes esfuerzos para lograr un crecimiento intelectual propio y, sobre todo, la evolución poética que manifiesta su obra. Fue socio fundador de la Asociación Pampeana de Escritores y de Coarte, primera cooperativa pampeana de trabajo artístico.
Entre sus obras se destacan: "Tríptico para el Oeste", "Canto al Bardino", "Rastro Bardino", "A Orillas de Santa Rosa", "Comarca", en tanto que otros muchos poemas aguardan, aún inéditos. Su creación trasciende el rubro "poesía" para proyectarse en la música, en los medios de comunicación y en la escuela porque "La Chilquita" y "Milonga Baya" son como banderas identificatorias de un paisaje, de un canto y están ya en la savia que alimenta nuestra pampeanidad. Su última edición es "No tan cuentos. Cuentos y relatos de La Pampa" (2004).
Falleció el 11.02.2007.

miércoles, 2 de agosto de 2017

PARA AGOSTO CAÑA CON RUDA


Caña con ruda es una tradición milenaria enraizada originalmente en el área guaranítica, sea el litoral argentino, especialmente en las provincias de Misiones y Corrientes, pero que se extendió por todo el país, como así también Paraguay. La creencia dice que, cada 1 de agosto del año, hay que beber tres tragos en ayunas para obtener sus beneficios. ​
"Caña con ruda es un remedio ecológico, es un popular sortilegio de este tiempo. Circula como el rumor, seduce porque es el emergente de lo que la gente cree y autojustifica cada uno a su manera".
La tradición de la caña con ruda tiene origen en los guaraníes. De acuerdo a los cronistas de Indias, en el mes de agosto de todos los años se producían grandes lluvias que junto al frío estacional, provocaban enfermedades epidemiológicas que llegaban incluso a diezmar las aldeas. Los nativos para combatir los males recurrían a sus chamanes que elaboraron un remedio consistente en mezclar hierbas con licores, del cual debía beberse un trago al comenzar la estación de las lluvias chaqueñas. Originalmente se utilizaban licores fabricados con chañarpataytunas o algarroba, a los que se les agregaba la contrayerba o hierbas medicinales.
Con la llegada de los europeos los componentes se "modernizaron" hasta como lo conocemos hoy en día. Con la introducción del cultivo de caña para la fabricación de azúcar, en la época de la colonización española, se empezó a producir paralelamente el aguardiente de caña. A esto se le agrega la llegada de la ruda en América cuyas capacidades medicinales no pasaron desapercibidas utilizándose la ruda macho contra parásitos y malestares estomacales. También era usada para calmar el ardor y la irritación de picaduras de bichos y alimañas. ​
Luego el imaginario guaraní le fue adosando propiedades y virtudes tanto a la planta como a la bebida misma. De allí se derivó una creencia popular que considera a la ruda como un conjuro contra la envidia ajena y la mala suerte, por lo tanto, la bebida es considerada para «espantar los males del invierno».​
Según la tradición, cada día 1 de agosto al levantarse y en ayuna se toma tragos de caña con ruda (generalmente tres) para atraer la salud y la suerte y alejar los maleficios. La fecha coincide con el Día de la Pachamama, celebrado en América del Sur​.


viernes, 21 de julio de 2017

RODRIGO PEQUEÑO

En los finales de los '90, este artista salteño estuvo emparentado con los aplausos y las ovaciones. Su melodiosa voz, acompañada de la buena presencia, le permitió ocupar un lugar de privilegio dentro del folclore. Los Nocheros fueron su padrino artístico. Un día se alejó hacia otro camino."Fueron trece largos años que me alejé de mi gran pasión, quizás fue desilución, impotencia o vaya a saber que motivo. Prefiero no volver sobre mis pasos, ahora quiero vivir el presente y empezar a soñar con mi carrera artística. Que mis canciones hoy se escuchen por Cadena 3 de Córdoba es regresar por la puerta grande", aseguró Pequeño.
Siempre lo definieron como un folclorista romántico, que apuntaba al corazón. "Me encuentro en un excelente momento de mi voz, inclusive gané en caudal; también llegué a una maduración exacta como compositor, tanto en las melodías como en la letra", añadió el salteño.
Durante el 2016, Rodrigo editó su segundo material discográfico titulado "Hoy", que contiene "siete temas de mi autoría, también compuse con La Moro, Daniel Cuevas, Griselda Ramello y Alejandro Montalba. Lo grabé en la ciudad de Córdoba. Los Tekis, gentilmente, participaron como invitados", sentenció finalmente Rodrigo Pequeño.

martes, 11 de julio de 2017

EL OJO DEL HACHA

                                                            





Un sol brillante y tibio no me alcanza hoy para disipar tanto frío. Es Junio y las sierras se ven grises y amarillas con puntitos anaranjados y blancos. El valle está silencioso y me siento con toda mi soledad a cuestas, esta amiga tan cercana  que no se ve, pero se siente instalada a mi costado como en guardia. No es material, pero al alma se la presto yo y el color se lo da mi tristeza.
Pronto debo regresar a mi llanura, hay obligaciones que cumplir, esta vez son elecciones legislativas. Acabo de recordar que yo elijo siempre mal…desde gobernantes hasta amores: siempre resultan imposibles.
Las sagitarianos tenemos un arquero como símbolo, tal parece que el mío tiene muy mala puntería, siempre le doy a lo mas inconveniente.
Vivir automáticamente, muy robotizada y con una parte de mi cuerpo que no obedece al control remoto, también es una manera de irse despacito, aunque tarde y con dolor, iré llegando a la meta. Cuesta salir de la cama por las mañanas, duele poner una pierna en el suelo y después seguir la rutina del robot ama de casa.
Disfruto de mi vida en las sierras, de mi casita hecha con esfuerzo y de a pedacitos. No recibo órdenes, el silencio es roto sólo cuando sopla el viento, leo mucho, tejo para mis nietos, duermo muchas horas y camino por senderos flanqueados de espinas secas y filosas, ansiando llegar hasta  el río. Es invierno y el paisaje difiere mucho del que se ve en verano. Los colores que prevalecen son el gris de las sierras, el amarillo de los pastos y el verde oscuro de los ligustros y los pinos. Es un marco perfecto para disimular las tristezas de la soledad entrometida y tenaz de este robot de larga trenza y de mirada brillante de ausencias.

En el río revuelto de mis pensamientos, se inmiscuye aquél que llega para alegrar mi  corazón chamuscado y lleno de agujeros como un gruyere. No podría ese alguien tan especial para mí, tomar una súbita determinación y llamarme para calentar mis oídos con su voz? Entonces el sol brillaría sobre mi paisaje brumoso de invierno y de golpe la primavera se vería resplandecer sobre mi valle. Pero el divague cesa y mis pupilas divisan  los tonos apagados y el vuelo silencioso de una palomita de la Virgen. Disgustada por soñar tantas pavadas, me doy la vuelta y rezongando, suelto: qué tiene que ver el amor con el ojo del hacha! 

Lydia Musachi

sábado, 24 de junio de 2017

FIN DE SEMANA

                                                 



Me gusta el sábado desde siempre. En mis años jóvenes vivía en el campo, lejos de todo , por eso mi mayor preocupación era cómo hacer para salir a los bailes sin que se me notara que no había ido a la peluquería. Porque eso en una chica de 16 años era primordial. Siempre me ha gustado llevar el pelo largo, de hecho aún lo uso así. Mis vecinas de los campos cercanos, jóvenes de mi edad, también preocupadas para que no se note la diferencia entre las del “campo” y las del “pueblo”, venían a mi casa cruzando potreros, especialmente a peinarse. Así nos preparábamos para salir a la noche. El hermano de Graciela, nos llevaba, pobre, cargaba con la hermana y las amigas en su flamante Falcon celeste. Claro que el pago era guardarle turno para bailar alguna cumbia, lo que para mí era un problema: era tan patadura!!!.
Al pasar los años, ya casada y viviendo en mi pueblo natal, con marido viajante de comercio, esperaba el sábado para ir a la peluquería e ir al cine; en esos tiempos había tres cines, teníamos para elegir. Después, pasar a tomar un café por el bar del centro y caminar hasta nuestra casa. Una vez al mes el sábado era de baile… en cualquiera de los dos clubes o en las escuelas de campo de la zona, todas tenían su cena y baile repartidas en distintas fechas en el año. En invierno en pista techada con lonas y en verano al aire libre. Qué lindo era! Asistíamos en grupos de matrimonios o con chicas amigas. Siempre me gustó el sábado, será porque nací en ese día, dedicado a Saturno, que astrológicamente representa el lado oculto y restrictivo de las cosas, pero gracias a Dios que mi regente es Júpiter que es todo lo contrario, dándome la alegría y la expansión en mi vida. La luz disipa la oscuridad, la alegría rompe con las barreras de las restricciones y así lo percibe mi espíritu. Puedo tener una motivación muy importante, pero a la vez, si no me pongo los límites adecuados nunca lograría llevarla  a cabo. Mi Saturno y mi Júpiter siempre están y me lo recuerdan. Se dice que Júpiter puede firmar alegremente los cheques pero es Saturno el que los paga. Los domingos mates en la cama y radio con folklore….
Más tarde en mi vida, vino mi hija y mis hermanos quedaron a mi cargo. Ya los sábados fueron distintos, con más ropa que lavar, con más cabezas que arreglar y esperar que regresen mis hermanas de la “confitería” como se le llamaba entonces aquí al boliche bailable de ahora. Y ya no hubo tantas cenas y bailes de campo, seis chicos en edad escolar no lo permitía. Pero igual me siguieron gustando los fines de semana, el domingo un rato más en la cama, los mates en la bandeja, con Mónica en el medio, la única que se despertaba temprano ¡siempre!. Los almuerzos en familia, la cancha o una salida para dar la “vuelta del perro” a la tardecita, ya  motorizados con nuestro rastrojero.
Un día cambio de casa y de vida, chicos más grandes, problemas más grandes también, divorcio y sábados de soledad….. con libros y televisión, esperando el regreso de mi hija y mis hermanos. De todas maneras siempre me arreglé para que mis fines de semana fueran de relax…..pese al trabajo y a las rispideces propias de manejar una casa con varios adolescentes y sin esposo.
Hoy después de que ha corrido mucho agua bajo el puente, que mis hermanos se han casado, he tenido una nueva pareja , tres hijos más y ya voy por los seis nietos, elijo el sábado para dedicármelo , aunque sea en una pequeña parte; en mi arreglo personal, en la elección de una buena película en la televisión o leyendo un libro interesante. No soporto la violencia y en soledad espero que mis dos hijos varones, que todavía viven en casa, regresen sanos y salvos de su salida nocturna.


Lydia Musachi-  

CUMPLEAÑOS DE UN CANTOR

                                        


  
Este es un día especial para celebrar, porque mi gran amigo cantor está cumpliendo años. Voy a aprovechar para contarte querido Omar, que llevo en mi alma, con alegría, los momentos que hemos pasado junto a tu guitarra y a mis bailarines y a aquélla vez que me llevaste en ancas por el centro de tu pueblo, que es, en mi corazón, un poco mío también. Rescato tu amor por la música y el folklore yupanquiano que te gusta crear e interpretar, tus hermosas letras, con olor a tu tierra y a su gente, tu amor por la familia y el respeto por  la amistad. Aunque el tiempo y la vida nos ha ido alejando, escucho tu música y festejo cuando me entero de tus actuaciones. Seguirás cumpliendo años rodeado de tus amores y de tu guitarra, acompañado por los abrazos de los amigos y  a la sombra de tu alero. Pero hoy es un día especial, tus 70 años te están premiando con un montón de cariño y de merecidos aplausos.

Lydia Musachi


martes, 9 de mayo de 2017

VIVIR

                                                                







Vivir hace que pasemos por una serie de acontecimientos  que están determinados por una serie de imponderables que hacen a la vida de una persona. Alguien puede afirmar, de esta manera, que existe un destino señalado, que nos llevó a ser de una forma y un fondo que estaba precisado de antemano. Tal vez las cosas sucedan así en la vida o puede ser que no. Pero lo cierto es que cuando algo es original, auténtico, cuando se dan valores realmente vitales, se debieran recibir en cambio los mismos valores o mejores quizás. Pero no siempre es así, o mejor dicho, casi nunca. Dios nos ha dado para que podamos incidir en lo que está escrito o predeterminado, en vaya saber que libro, una virtud que llamamos libre albedrío. También nos da la sabiduría para saber utilizarlo, claro que a veces nos cegamos y no sabemos ver en una encrucijada, el camino correcto que debemos tomar.
Hay cosas que traemos en los genes, desde que venimos al mundo a trajinar la vida que se nos ha dado sin nosotros solicitarla. Se nos dá por la gracia de Dios.
Vaya tarea que se nos encomienda, después de nacer a los gritos, doloridos y chirleados, tenemos la obligación de crecer, cosa que cuando somos mayorcitos no queremos que acontezca, porque al llegar a la etapa en que se nos considera adultos,  se espera de nosotros que seamos una persona  “como la gente”. Deducimos, que debe esperarse que seamos a imagen y semejanza de nuestro Creador y claro está que también nuestro “criador” alberga la esperanza de que nos parezcamos a él.
Decididamente hay cosas que nos complican la vida, suerte que también existen los sentimientos y éstos son más fáciles de entender cuando son reconfortantes  como el amor,  la emoción, la felicidad, la alegría o la amistad.
Nos cuesta sobrellevar  los sentimientos negativos, ésos que aparte de jorobarnos a nosotros, conforman una maraña intrincada de dolores, odios, pereza, envidia, lágrimas, etc. que aportan una alta dosis de infelicidad en nuestro entorno. Son  altamente contagiosos.
Hay cosas que nos suceden día tras día, sumando cada suceso llegamos a un resultado final que puede ser positivo o  negativo, según como hayamos usado la inteligencia superior con que se nos ha regalado.

Está en nosotros, seres privilegiados del universo, superar con felicidad, cada escalón que tenemos diseñado en nuestro complejo plano astral.

sábado, 29 de abril de 2017

DÍA DEL ANIMAL

A todos los animales en su día, a las mascotas y a los que viven felizmente en su hábitat de cualquier provincia de mi Argentina. Cuidar a los animales es como cuidarnos nosotros, los animales que pueden razonar de todo el Universo y tantísimas veces no lo hacen, obran por instinto y ofenden a los que realmente viven siendo fieles a su creador.