martes, 9 de mayo de 2017

VIVIR

                                                                







Vivir hace que pasemos por una serie de acontecimientos  que están determinados por una serie de imponderables que hacen a la vida de una persona. Alguien puede afirmar, de esta manera, que existe un destino señalado, que nos llevó a ser de una forma y un fondo que estaba precisado de antemano. Tal vez las cosas sucedan así en la vida o puede ser que no. Pero lo cierto es que cuando algo es original, auténtico, cuando se dan valores realmente vitales, se debieran recibir en cambio los mismos valores o mejores quizás. Pero no siempre es así, o mejor dicho, casi nunca. Dios nos ha dado para que podamos incidir en lo que está escrito o predeterminado, en vaya saber que libro, una virtud que llamamos libre albedrío. También nos da la sabiduría para saber utilizarlo, claro que a veces nos cegamos y no sabemos ver en una encrucijada, el camino correcto que debemos tomar.
Hay cosas que traemos en los genes, desde que venimos al mundo a trajinar la vida que se nos ha dado sin nosotros solicitarla. Se nos dá por la gracia de Dios.
Vaya tarea que se nos encomienda, después de nacer a los gritos, doloridos y chirleados, tenemos la obligación de crecer, cosa que cuando somos mayorcitos no queremos que acontezca, porque al llegar a la etapa en que se nos considera adultos,  se espera de nosotros que seamos una persona  “como la gente”. Deducimos, que debe esperarse que seamos a imagen y semejanza de nuestro Creador y claro está que también nuestro “criador” alberga la esperanza de que nos parezcamos a él.
Decididamente hay cosas que nos complican la vida, suerte que también existen los sentimientos y éstos son más fáciles de entender cuando son reconfortantes  como el amor,  la emoción, la felicidad, la alegría o la amistad.
Nos cuesta sobrellevar  los sentimientos negativos, ésos que aparte de jorobarnos a nosotros, conforman una maraña intrincada de dolores, odios, pereza, envidia, lágrimas, etc. que aportan una alta dosis de infelicidad en nuestro entorno. Son  altamente contagiosos.
Hay cosas que nos suceden día tras día, sumando cada suceso llegamos a un resultado final que puede ser positivo o  negativo, según como hayamos usado la inteligencia superior con que se nos ha regalado.

Está en nosotros, seres privilegiados del universo, superar con felicidad, cada escalón que tenemos diseñado en nuestro complejo plano astral.

sábado, 29 de abril de 2017

DÍA DEL ANIMAL

A todos los animales en su día, a las mascotas y a los que viven felizmente en su hábitat de cualquier provincia de mi Argentina. Cuidar a los animales es como cuidarnos nosotros, los animales que pueden razonar de todo el Universo y tantísimas veces no lo hacen, obran por instinto y ofenden a los que realmente viven siendo fieles a su creador.











domingo, 9 de abril de 2017

CUANDO CAE LA LLUVIA

                                                                     





A veces siento que he vivido mil años. Porqué será que percibo que las experiencias no me caben en el cuerpo? Creo que he vivido en la edad media, la moderna y en la contemporánea. He usado polizón, miriñaque, minifalda, minishort, de todo, menos cinturón de castidad. Se puede deducir que tan tonta no he sido, al menos. Tampoco he sido una cortesana ligera de cascos, ni acróbata de cama redonda, ni geisha oriental sobre cojines, no creo haber sido copera de cabaret y mucho menos botinera, o sí, casi me olvido que una vez me gustó un arquero y además granadero de hermoso porte y buen bailarín. Ahora les dicen botineras a las chicas que salen con jugadores de fútbol. Estoy un poco confundida pero no del todo. Hago balance de amores de vez en cuando. Qué habrá sido del chico de la carpintería? del flaco rubio que no sabía bailar pero que lindo era sentir que te miraba y te decía al pasar ¿te puedo acompañar a la parada del colectivo? Nunca se rendía y me esperaba a la salida de la peluquería para pedirme que lo escuche. Y del morocho mas lindo que conocí, el de los ojos negros y de largas pestañas, tímido y tan educado ! Bailé tantos rocks con él, que acumulé movimientos para el resto de mi vida. Cuando me duelen las articulaciones digo que será por tantas piruetas y contorsiones que hice para ganar una torta y una botella de vino en las fiestas patronales del pueblo de las dos lagunas. Y los tangos que aprendí a bailar en el comedor de mi tío en el pueblo serenísimo, bonaerense y milonguero. Y aquel carnaval donde me llevaron mis primos y que en pleno trencito se me rompió uno de mis tacos. Terminé el baile descalza y subiendo al escenario para recibir un recuerdo por buena bailarina pero además por ser, según ellos rosarina, aunque fuera de un pueblo cercano a Rosario. Cuando llueve me pongo melancólica y me da por meterme en el túnel del tiempo, creo que es como conectarme con la alegría, cuando la vida aún no había comenzado a mostrarme la parte oscura, la que se va descubriendo a medida que van cayendo las hojas del árbol que nos regalan los que plantaron nuestra semilla. Mis hijos se aburren si les cuento, ellos piensan quizás, que nunca me he divertido. Los años han pasado, es cierto, pero tampoco soy Matusalén, recuerdo muchas cosas que han dejado  marcas en mi espíritu y era la época donde la juventud se vivía más con el cuerpo que con el alma. Hoy las cosas son al revés, se vive con el alma a flor de piel.

Lydia Musachi


sábado, 11 de marzo de 2017

Llegan los Colonos






LA INMIGRACION SUIZA EN ARGENTINA
La inmigración suiza en Argentina es el movimiento migratorio de ciudadanos provenientes de la Confederación Suiza hacia la República Argentina. La migración de helvéticos en Argentina ha sido una de las corrientes más destacadas, no solo en cantidad, sino también por su integración, su aporte y su contribución al poblamiento del país, especialmente en la región pampeana, así como en el resto del país donde se han formado numerosos asentamientos suizos Según datos del Archivo General de la Nación Argentina, entre 1857 y 1924 emigraron a la Argentina 37.017 suizos, que se asentaron principalmente en las provincias de CórdobaSanta Fe y Mendoza y, en menor medida, en provincias como Buenos Aires y Misiones. En 1856, se fundó en Santa Fe, la colonia agrícola Esperanza, la madre de colonias agrícolas en Argentina, y así comenzó un largo proceso de colonización europea e inmigración en suelo argentino. Hoy en día, en Argentina hay alrededor de 300.000 suizos contando a sus descendientes, encontrándose en el país la comunidad más grande de suizos en América Latina.2 De dicha cifra, unos 16.000 poseen la nacionalidad suiza. Historia, asentamientos y colonias
En febrero del año 1856 llegó a la provincia de Santa Fe el primer grupo con un total de 421 colonos europeos y para el mes de junio ya se habían establecido alrededor de 200 familias de agricultores, unas 1.400 personas, de las cuales más del 50% eran suizos de habla francesa y alemana. La primera colonia fundada por estos colonos suizos se llamó Esperanza, siendo ésta la principal y más grande colonia suiza en Argentina. Las concesiones se adjudicaron por sorteo y en 1862 se dio entrega de la propiedad definitiva a sus nuevos ocupantes. El principal motivo de la emigración suiza fue el cierre de fronteras provocado por las Guerras Napoleónicas que redujo las fuentes de recursos para las regiones suizas más pobres. También hacia mediados de los años 1800 un embalse en el río Rodano se rompió, arrasando con sembradíos, ganado, viviendas e incluso población.5 El país también sufría de hambruna por las pocas tierras cultivables. La mayoría de los inmigrantes suizos provenían de los cantones rurales. Asimismo, la provincia de Entre Ríos recibió una gran cantidad de inmigrantes suizos, especialmente aquellos provenientes de la Suiza romanda. Muchos de estos franco-suizos junto a inmigrantes franceses contribuyeron con la fundación de varias colonias en dicha provincia. En 1857 se fundó la primera colonia agrícola-ganadera en Entre Ríos: San José bajo el amparo del entonces presidente Justo José de Urquiza. Sus habitantes hablaban francés, italiano y/o alemán y algunos eran católicos y otros protestantes. Se introdujeron normas de convivencia democrática y se enyasó el sufragio secreto por primera vez en la historia argentina. Otra colonia fue la de Villa Urquiza conformada por familias de suizos que tenían como destino original la provincia de Corrientes. En 1869 se fundó Grutly y luego Santa María, Colonia Nueva y Rivadavia, con inmigrantes suizos e italianos.2 En Río Negro hay un pueblo llamado Colonia Suiza donde el asentamiento suizo se formó a finales del siglo XIX. A la ciudad de Bariloche y sus alrededores llegaron suizos que habían pasado más de una década en Chile. Uno de los principales pioneros en la colonización fue el germano-suizo Guillermo Lehmann (hijo de padres suizos, nacido en SigmaringendorfBaden-Wurtemberg),9 quien fundó varios pueblos y ciudades entre 1870 y 1880, con Rafaela (Santa Fe) como uno de los asentamientos más importantes. En 1872, el inspector colonial Guillermo Wilcken registró 16.678 habitantes extranjeros distribuidos en 34 colonias en las provincias de Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba. De esta cifra, 5.957 eran colonos suizos, seguidos por italianos, "nuevos argentinos" (hijos de colonos extranjeros y extranjeros naturalizados), franceses y alemanes. Mientras tanto, un informe del Consulado Suizo de la misma fecha indica un total de 10.000 residentes suizos en Argentina; con alrededor de 2.000 viviendo en Buenos Aires.
Uno de los principales factores que favorecieron el asentamiento de los inmigrantes en el interior del país fue el ferrocarril. Así sugieron las localidades y colonas de Roldán (originalmente Bernstadt, que en alemán significa «Ciudad de Berna», capital de Suiza), CarcarañáCañada de GómezTortugasArmstrongSan JavierRomang (fundada como Colonia Mal Abrigo), entre otras. Hubo pequeños contingentes de suizos arribados a Rosario, Ciudad de Córdoba, provincia de Tucumánprovincia de MendozaMar del Plata y Bahía Blanca.
Un ejemplo de la inmigración suiza en la provincia de Buenos Aires es el de la colonia suiza de Baradero. Dicha colonia fue establecida en 1856 por cinco familias de labradores provenientes de Châtel-Saint-Deniscantón de Friburgo.2 10 Baradero está hermanada con Châtel-Saint-Denis desde febrero de 2006. Otro ejemplo es la localidad de Helvecia fundada en la provincia de Santa Fe en 1865 que lleva el nombre de la Confederación Helvética, nombre oficial de Suiza, debido a que el fundador del pueblo, Teófilo Romang, y el agrimensor que realizó el trazado de las calles, Pedro Branslow, eran inmigrantes suizos. La localidad fue fundada junto a un grupo de inmigrantes suizos que se desprendieron de la localidad de Esperanza. Hacia fines del siglo XIX, habitantes de algunas colonias suizas santafesinas se levantaron contra la autoridad provincial (acusada de corrupción) en defensa de sus derechos. Esto llevó a que el Estado Argentino controle el asentamiento de colonias para evitar un posible separatismo. Luego de la Primera Guerra Mundial ocurrió otra inmigración suiza que se instaló en la región circundante al lago Nahuel Huapi (en las provincias de Río Negro y Neuquén), y en las provincias de Mendoza, Misiones y Chaco. Estas comunidades fueron menores a las de Santa Fe y Entre Ríos. Durante la década de 1930 llegaron suizos a las localidades de Montecarlo y Puerto Rico en Misiones. En 1937 los gobiernos de Argentina y Suiza firmaron un convenio de inmigración y colonización, donde el consulado suizo en Buenos Aires ubicó unos 400 suizos en dicha provincia. Para 1882 ya existían más de 30 colonias suizas. Entre 1883 y 1889 se registró la máxima llegada de suizos hacia la Argentina, decayendo bruscamente en 1890. En 1890 se contabilizaron unos 30.000 suizos en la Argentina, de los cuales algunos ya tenían la doble nacionalidad suiza-argentinaHacia 1940 el 33% de los suizos residentes en la Argentina era ya propietario de alguna vivienda. Además, el 35% de los suizos llegados entre 1857 y 1890, regresó a Suiza. La cifra llegó a alcanzar el 52% de los inmigrantes. La crisis política, económica y social en Argentina acentuada en 2001, provocó un movimiento migratorio temporal de argentinos descendientes de suizos hacia Suiza. Algunos retornaron en años posteriores.
 Regiones de origen
  Cantón de Valais
Inmigrantes valesanos en San Jerónimo Norte, Santa Fe.
En Argentina existen comunidades de inmigrantes y organizaciones de descendientes,14 originarias del Cantón del Valais que mantienen vínculos estrechos con la población del cantón desde 1989.De hecho, la mayoría de los inmigrantes suizos llegados a la Argentina provenían de dicho cantón. Se estima que un 85% de los valesanos que emigraron, eligió Sudamérica como destino, de los cuales el 70% se radicó en Argentina.5 Otras cifras indican que más de 17.000 de los más de 35.000 suizos arribados al puerto de Buenos Aires (es decir un 50%) entre 1850 y 1930 provenían del cantón de Valais. Las primeras colonias suizas en las provincias de Entre Ríos y Santa Fe fueron fundadas por valesanos y otros suizos franceses de Romandía. Los valesanos que se instalaron en Bariloche (provincia de Río Negro) y sus alrededores, había arribado desde Valais primero a Chile y luego cruzó la cordillera de los Andes. Existen centros valesanos en la ciudad de Buenos Aires,17 San Carlos de Bariloche (Río Negro),5 Córdoba,18 Paraná (Entre Ríos),19 Humboldt (Santa Fe), entre otras ciudades. La mayoría de estas organizaciones están nucleadas entorno a EVA (Entidades Valesanas Argentinas).5 La Asociación Valais-Argentina tiene su sede en el cantón suizo y regularmente hace visitas a las colonias suizas en Argentina. Dicha asociación fue creada en Suiza para recrear los vínculos entre los descendientes de los valesanos en Argentina y los habitantes actuales de cantón. Junto con el gobierno local y fundaciones, realiza ayudas a instituciones valesanas argentinas. También motiva viajes de intercambio cultural y pasantías. La ciudad de Sion, capital valesana, y la ciudad enterriana de Colón están hermanadas desde 2006. Esta última ciudad fue fundada por suizos franceses desde la colonia de San José por Urquiza en 1863. Dicha ciudad también aloja el Centro de Estudios Valais Argentina, una banda musical valesana y una escuela de idioma francés adherida a la Alianza Francesa. Suiza Alemana
Según la publicación «Familias alemanas y suizas alemanas en el Departamento Las Colonias 1869 y 1895», la mayor parte de los suizos del departamento Las Colonias de la provincia de Santa Fe provenía de la Suiza alemana
Descripción: Flag of Canton of Tessin.svg Tesino
La mayor parte de los inmigrantes originarios del Cantón del Tesino llegados a la Argentina se caracterizaron por la inmigración individual y urbana hasta 1880. La mayoría fueron obreros de la construcción y artesanos. También hubo localidades y colonias fundados por otros originarios de la Suiza italiana.2 La localidad de Ticino en la provincia de Córdoba lleva el nombre en idioma italiano del cantón del Tesino y fue fundada por dos ítalo-suizos, Ricardo Simonini y Juan Thiele. Otros inmigrantes suizos del Tesino fueron los arquitectos Agustín y Nicolás Cánepa, quienes se dedicaron a la construcción de la Catedral de Salta y de la Antigua Iglesia y Convento de Santo Domingo, en San Miguel de Tucumán. En la Ciudad de Buenos Aires, José Ferdinando Francisco Soldati (nacido el 30 de mayo de 1864 en el cantón del Tesino y emigrado a la Argentina en los años 1880) decidió crear un pueblo al sur de la ciudad, adquiriendo una granja para ello. Debido a que Soldati procedía de Lugano y que las condiciones geográficas de las elevaciones que hoy en día se pueden observar en las calles del barrio eran muy similares a la de su ciudad natal, decidió ponerle al barrio Villa Lugano, que fue fundado el 18 de octubre de 1908. Posteriormente, el 29 de noviembre de 1908, nació el barrio de Villa Soldati, al subdividir y vender sus tierras.
Colonia Suiza, Río Negro.
El alemán suizo de Argentina (Argentinien-schwyzertütsch) es el nombre que recibe un dialecto del Alemánico hablado en dicho país sudamericano. Es hablado mayoritariamente por argentinos de origen suizo y sus descendientes.
 Arquitectura]
La localidad de Colonia Suiza en la provincia de Río Negro, mantiene su arquitectura orginal de origen suizo y similar a la encontrada en el sur de Chile. Las construcciones son de entramado de madera de un piso y medio o dos pisos de altitud con techo a dos aguas y cubierta de tejas de madera o chapas de zinc. La madera utilizada generalmente es de ciprés (Austrocedrus chilensis). Algunas de las edificaciones han sido consideradas patrimonio histórico de Bariloche. La vivienda más antigua data de 1899.
 Eventos
En la localidad de Romang, provincia de Santa Fe, se lleva a cabo la Fiesta Provincial Suiza en el mes de agosto.35 En San Jerónimo Norte, provincia de Santa Fe, se lleva a cabo la Fiesta Nacional del Folclore Suizo anualmente en el segundo fin de semana del mes de junio. Buenos Aires posee un coro suizo.
Suizos en Argentina Julio Ulises Martín
Personas y aportes
Entre los suizos llegados en el siglo XIX, se destacan personas ilustres que aportaron mucho al desarrollo del país. Entre ellos el arquitecto Francisco Righetti, la escritora Alfonsina Storni, el médico Enrique Pichon-Rivière, la actriz Myriam Stefford y el aventurero Aimé Tschiffely. Asimismo, Argentina tuvo dos presidentes de ascendencia suiza, Carlos Pellegrini y Néstor Kirchner. En la actualidad entre los argentinos con ascendencia suiza se encuentra el ex piloto de Fórmula 1 Carlos Alberto Reutemann, el tenista Eduardo Schwank, el médico y político Hermes Binner y la Gobernadora de la provincia de Santa Cruz Alicia Kirchner.
Entre las familias tradicionales de las primeras colonias suizas en Santa Fe y Entre Ríos se encuentran Juan Genoud, José Cardinaux, José Liandat, Carlos Beck y Jacob Reutemann.2
Félix Fernando Bernasconi era un fabricante de calzado argentino suizo a quien Francisco Pascasio Moreno le vendió una propiedad en la zona sur de Buenos Aires. En este sitio Moreno ya había establecido una escuela de caridad. Tras la muerte de Bernasconi en 1914, la financiación adicional por parte del gobierno argentino permitió construir la escuela más grande de Buenos Aires en el momento, llamado el Instituto Bernasconi, que se inauguró en 1929. Organizaciones
En Argentina existen numerosas organizaciones y asociaciones que nuclean a los suizos y sus descendientes, especialmente  valesanas.
En marzo de 1935 se crea la Federación de Sociedades Suizas en la República Argentina, por inicitiva de Antonio Demarchi, que en ese entonces era cónsul suizo en Buenos Aires. Allí se decide crear organizaciones sociales suizas en varias ciudades del Cono Sur, siendo la primera la Sociedad Filantrópica Suiza de Buenos Aires. Ese mismo año en la Casa Suiza de Buenos Aires, se reúne por primera vez la denominada «Magna Asamblea Constitutiva de la Federación de Sociedades Suizas en la República Argentina», que nucleó a 22 de las 30 organizaciones suizas de Argentina en ese momento. En diciembre del mismo año aparece la revista Helvetia como boletín mensual de la federación.39
Luego de años de inactividad en octubre de 2002 se lleva a cabo una reunión en la ciudad de Resistenciaprovincia del Chaco, entre representantes de asociaciones suizas donde se reflota la Federación de Asociaciones Suizas de la República Argentina. Hoy en día, existen asociaciones suizas en la ciudad de Buenos Aires, y las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Misiones, Río Negro y Chaco.  

miércoles, 8 de febrero de 2017

VALLE HERMOSO






Los bellos paisajes de Valle Hermoso en el verano 2016/2017, con mucha agua en los rios y arroyos, con un buen clima. Las fotos son para recordar.




sábado, 21 de enero de 2017

ESPERANDO LAS MARGARITAS AMARILLAS


En pleno verano y en las Sierras Cordobesas, espero ver florecer las margaritas amarillas, aun es pronto, pero cuando llegue el otonio, ellas seguro que apareceran en los pocos terrenos naturales que quedan en mi barrio de Villa Los Angeles, Valle Hermoso.
                                             
Las margaritas amarillas en grandes ramilletes, festejan la lluvia de otoño. Escondidos en sus nidos o refugiados en las ramas del pino, los pájaros que habitan mi jardín serrano, trinan tímidamente esperando que llegue el sol y entibie sus cuerpos y le saque lustre a sus alas. Desde la ventana de vidrios empañados, dibujo paisajes en mi corazón y respirando el aire puro de las sierras, cosquillea tu nombre en la nostalgia.
Un manto gris cubre los cerros y refleja a hurtadillas algún rayo de sol extraviado en la tormenta, sin querer una sonrisa modifica el ánimo tristón de esta mañana de abril en Punilla. Preparo mi mate y acompaño mis delirios con tu recuerdo y el suave sabor de la yerba. Penas y alegrías del amor dice el poema, más penas que alegrías digo yo, pero no cuenta en mi vida la tristeza, porque siempre abono la esperanza  y le echo leña al fuego que perdura en un rincón de mi corazón.
Al fin, cuando se asome el sol entre las nubes, livianas ya como algodones, se llenará mi patio de  trinos y aleteos, festejando la luz y el alimento que les brinda el pasto semillado de este otoño. Yo festejaré con los rayos de sol, el renacer de mi esperanza de encontrarte de improviso en cualquier esquina de mi pueblo o en alguna curva del camino.


jueves, 15 de diciembre de 2016

DÍA DEL CAMIONERO





EL CAMIONERO
Va el camino por tus venas escribiendo tu destino
con el peso de la carga manejando ese camión,
que tu llevas en el alma, con esfuerzo y sacrificio
sin tener un rumbo fijo, ni una misma dirección.
Silencioso es tu trabajo y tu vida todo un viaje
tu familia en la distancia y tu solo en un rincón,
de ese asiento que es tu casa, que te lleva hacia delante
ya soldado en el volante, como en otra dimensión.
En tu vida no hay descanso, ni campana de recreo
manejar por todas partes es el campo de tu acción,
y tu sigues sin quejarte por el mundo camionero
transportando con afecto, cada carga en tu camión.
Como nave de otro mundo recorriendo mil senderos
sin horario estipulado al rugir de su motor,
va el camión a todos lados, va girando como un sueño
por montañas y desiertos con temible decisión.
Como nave de otro mundo siempre yendo hacia delante
con sus faros en la noche sin rendir el corazón,
mas allá del horizonte a través de cada viaje
él es todo un personaje, un auténtico campeón.
Como nave de otro mundo se dirige a todas partes
silencioso con su carga es el alma del camión,
es bandera de esperanza que trabaja infatigable
que transita sin quejarse este noble servidor.
La familia es el soporte a pesar de la distancia
que se siente bien adentro al compás del corazón,
que tu llevas camionero en los ojos y en el alma
y que lejos te acompaña más allá de la razón.
Son los hijos y la esposa, esa abuela o esa madre
que a pesar de tanta ausencia van contigo en el camión,
que en el triunfo y la tristeza te dan fuerzas en el viaje
y te empujan adelante con la magia de su amor.
La familia es el soporte, es la estrella de tu cielo
es el sol de tus pupilas, combustible en tu motor,
es el fuego que te aviva, gran amigo camionero
es tu mundo y tu universo, el camino de tu amor. 

( Jose´Cantero Verni)